Ser pescador de cuerpos es un trabajo real en China - Radio Milagro

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

miércoles, 12 de octubre de 2016

Ser pescador de cuerpos es un trabajo real en China

China se ha convertido en una de las capitales de suicidio del mundo. Muchos optan por suicidarse saltando a los ríos. Se ha convertido en un problema de tal magnitud que ahora hay personas que trabajan como pescadores de "cuerpos", arrastrando cadáveres a la orilla para ser recuperados por los miembros de la familia.

China tiene una de las tasas más altas de suicidio en el mundo, según el Centro de China para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 250.000 personas se quitan la vida allí anualmente, muchos de ellos mujeres. Se estima que el 26 por ciento de todos los suicidios del mundo suceden en China.

Dado los muchos suicidios, ha surgido una industria extraña y escalofriante, un barco que ronda el Río Amarillo en busca de cadáveres flotantes, los recuperan y se los venden de nuevo a las familias desconsoladas obteniendo una pequeña ganancia. La mayoría de las víctimas son arrastradas aguas abajo a la ciudad de Lanzhou, capital de la provincia de Gansu en el noroeste de China. Se sugiere que, si bien algunos de estos cuerpos provienen de asesinatos y ahogamientos accidentales por inundación, alrededor del 85 por ciento ha sido por un suicidio.

Es un negocio triste y feo, los pescadores de cuerpos mantienen sus capturas sumergidas para mantener la cara de la putrefacción, y que se pueda reconocer el cadáver. Es mucho más fácil de obtener dinero cuando los familiares pueden identificar positivamente a sus seres queridos. Wei Zhijun, un pescador del cuerpo que se ganó el apodo de la "El hombre fantasma de Yellow River", afirma que durante la temporada de inundaciones de verano, ha encontrado 20 cuerpos en un solo día. La mayoría de las veces, los cadáveres se engancharon en otra basura en el río.

Según las estadísticas publicadas por la estación de agua de la ciudad de Lanzhou, en torno al 30 por ciento de las víctimas no son reclamadas. Después de unas tres semanas, los pescadores de cuerpos se desacen de su "captura". Lo más preocupante de todo, el río Amarillo sirve como una fuente de agua potable.

Por supuesto, el problema no se limita al río Amarillo, hay multitud de ríos y puentes que los chinos utilizan para suicidarse.

Fuente: losmasraros.com
Publicar un comentario