Pandillero que se entregó tras tiroteo y pidió perdón a su madre mató a un adolescente en un culto - Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Post Top Ad

Pandillero que se entregó tras tiroteo y pidió perdón a su madre mató a un adolescente en un culto

José Alberto Marroquín Laínez, alias “chipilín”, palabrero de la pandilla 18, que opera en la jurisdicción de Ayutuxtepeque, quien fuera capturado luego de enfrentarse con la PNC en Mariona, y posteriormente resultara con varias órdenes de captura judicial por diferentes delitos, fue condenado a 25 años de cárcel por el delito de homicido agravado en perjuicio de Gabriel Edgardo Flores Quintanilla.

El hecho ocurrió el 10 de junio del 2015, alrededor de las 8:30  de la mañana, en el interior de la casa número 35 de la Lotificación Planes de Mariona, del municipio de Ciudad Delgado, en el departamento de San Salvador, lugar donde se realizaba un culto religioso, con unas 15 personas presentes, al cual llegaron cinco pandilleros de la 18 armados con pistolas.

Uno de los pandilleros se quedó en la puerta de la vivienda dando seguridad, e ingresan cuatro de ellos, los cuales fueron identificados como el “Panza”, “Miguelito”, “Ñaña”, estos menores de edad, y los imputados José Alberto Marroquín Laínez, alías “Chipilin”, y Miguel Ángel Menjívar Rivera; ellos comienzan a preguntar por Edgardo, por lo que las personas que se encontraban en la vivienda por temor no respondían.

Ante el silencio los imputados mencionados preguntaron nuevamente quien era Edgardo, y además manifestaron que si nadie les respondía iban a matar a todos los presentes; por lo que la víctima Gabriel Edgardo Flores Quintanilla, se identificó, por lo que inmediatamente los pandilleros se le acercan a él y le efectúan varios disparos, hasta causarle la muerte.

La jefe fiscal explicó que por este caso hubo una separación de procesos, y se condenó a José Alberto Marroquín Laínez, mientras que Miguel Ángel Menjívar Rivera, ha sido declarado como rebelde.

Durante la vista pública desarrollada el 25 de abril de 2017, en el Tribunal Primero de Sentencia de San Salvador, los fiscales del caso presentaron evidencia documental, pericial y testimonial, donde la declaración del testigo, fue fundamental para lograr la condena de Marroquín Laínez, a la pena de 25 años de prisión.

Se entregó al verse acorralado

En octubre de 2015, el pandillero al verse acorralado por los elementos policiales, tras un fuerte enfrentamiento armado en Ayutuxtepeque, decidió llamar por teléfono celular a su progenitora y pidió que se le perdonara la vida y que a cambio se iba a entregar a las autoridades.

"Perdóname mamá", fueron las palabras que el sujeto dijo, mientras se encontraba escondido en un cerro del municipio mencionado anteriormente.

Luego de varios minutos, el pandillero se entregó y fue detenido por elementos de la Policía Nacional Civil (PNC). Según el reporte policial, al individuo se le incautó un fusil M-16.

Fuente: elblog.com

No hay comentarios: