Nadia Hilton estrella de cine para adultos lo deja todo para convertirse en pastora de su iglesia - Radio Milagro

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Nadia Hilton estrella de cine para adultos lo deja todo para convertirse en pastora de su iglesia


Con el caso que os traemos hoy podemos sacar una conclusión muy clara: si el oficio en el que te encuentras actualmente no te hace feliz, siempre hay tiempo para un cambio de aires que realmente te sirva para cumplir tus sueños. Una mujer que estuvo trabajando como actriz de cine para adultos, con salarios de seis cifras, automóviles de lujo, y todo tipo de caprichos, decidió dejarlo todo para convertirse en pastora de su iglesia. Crystal Bassette, oriunda de Clay, Nueva York, ganaba más de 300.000 dólares al año cuando ejercía como Nadia Hilton, protagonizando más de 100 películas X durante 10 largos años.

Sin embargo, decidió poner fin a su estilo de vida hedonista después de encontrar a Dios y comenzar a asistir a la iglesia, donde conoció a su actual esposo, David, de 26 años, también pastor. Crystal, que tiene 33 años de edad, se graduó en la universidad y estuvo estudiando para convertirse, junto a su marido, en un miembro autoritario de su propia iglesia de Nueva York. “Definitivamente era el cambio que más necesitaba. He ido de un extremo a otro. Tenía que alejarme como fuera de toda esa vida”, dijo.

Crystal se quedó embarazada de su hijo mayor, Justin, a los 16 años de edad. Decidida a darle el mejor comienza posible en la vida, se marchó de su hogar en Carolina del Norte a Hollywood, California, con el objetivo de comenzar a modelar y bailar para poder pagar el alquiler. No obstante, unos años después de trasladarse, tomó la decisión de presentarse a un agencia de cine para adultos, hecho que le ayudó a poder entrar en el casting de su primera película subida de tono mientras era seducida por la promesa de ganar 30.000 dólares al mes. Lejos de ser lo que esperaba, el rodaje, que se llevó a cabo en una casa de Malibú, la dejó algo traumatizada.

“Recuerdo que después de las primeras escenas, me senté en la ducha llorando durante aproximadamente dos horas”, dijo Crystal. “Entonces dejé de acudir a las grabaciones y no fui durante un mes. Al final, terminé volviendo a ese mundo, pero traté de insensibilizarme tomando medicamentos para el dolor y bebiendo alcohol con tal de superarlo”. La actriz pronto cayó en la rutina diaria de dejar a su hijo en la escuela y dirigirse a un set de grabación. “Era como un trabajo normal, de 9 de la mañana a 5 de la tarde”. Crystal también dijo que su familia siempre la estuvo apoyando, pero que aun así, tuvo problemas para lidiar con su carrera.


Fuente: paraloscuriosos.com
Publicar un comentario