La estrella de cine para adultos que se convirtió en predicadora cuenta su vida pasada - Radio Milagro

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

sábado, 2 de febrero de 2019

La estrella de cine para adultos que se convirtió en predicadora cuenta su vida pasada

Hay un momento en la vida en el que todo el mundo reflexiona, recapacita y decide hacia dónde poner rumbo. Brittni de la Mora (Jenna Presley es su nombre artístico), fue una de las estrellas de porno más exitosas de la industria, pero desde hace seis años es predicadora.

Dejó atrás su sueldo de 30000 dólares mensuales y sus adicciones para centrarse en el evangelio. Desde Pablo de Tarso hasta Constantino, lo cierto es que la historia del cristianismo está llena de conversiones espectaculares.

Con una carrera de cientos de películas X, De la Mora explica en su blog que la vida como actriz porno la llevó al mundo de las drogas. "Ganaba mucho dinero y lo gastaba a la semana en sustancias nocivas para mi salud. Comencé con la cocaína, pero después me tocó lidiar con cosas peores como la heroína”, recordó a 'LNN'.

Jesús te llama
En uno de sus viajes a Las Vegas para rodar una de sus calientes escenas, donde según su testimonio estaba drogada, la predicadora llevó una Biblia consigo y leyó un versículo del libro del Apocalipsis que reprocha la prostitución del pueblo (la búsqueda de otros dioses). Sintió que aquel mensaje iba dirigido a ella y decidió cambiar su vida por completo.

No podía creerme que Dios quisiera a una actriz porno. Gracias a mi abuela comencé un camino de limpieza espiritual y todo mejoró

Desde entonces empezó a eliminar de su vida a las personas que estaban relacionadas con el cine X y se dirigió a la iglesia Cornerstone de San Diego, California. Allí conoció a Richard, del que se enamoró y en 2016 se unieron en matrimonio. En una entrevista con 'Fox News', Brittni reveló por qué aconsejaría que otras mujeres no se unieran a la industria del porno.

Hay un momento en la vida en el que todo el mundo reflexiona, recapacita y decide hacia dónde poner rumbo. Brittni de la Mora (Jenna Presley es su nombre artístico), fue una de las estrellas de porno más exitosas de la industria, pero desde hace seis años es predicadora.

Dejó atrás su sueldo de 30000 dólares mensuales y sus adicciones para centrarse en el evangelio. Desde Pablo de Tarso hasta Constantino, lo cierto es que la historia del cristianismo está llena de conversiones espectaculares.

Izzy Lush, que ahora cotiza en las principales páginas porno a nivel mundial, se ha convertido en una de las más buscadas de la industria del celuloide para adultos
Con una carrera de cientos de películas X, De la Mora explica en su blog que la vida como actriz porno la llevó al mundo de las drogas. "Ganaba mucho dinero y lo gastaba a la semana en sustancias nocivas para mi salud. Comencé con la cocaína, pero después me tocó lidiar con cosas peores como la heroína”, recordó a 'LNN'.

Jesús te llama
En uno de sus viajes a Las Vegas para rodar una de sus calientes escenas, donde según su testimonio estaba drogada, la predicadora llevó una Biblia consigo y leyó un versículo del libro del Apocalipsis que reprocha la prostitución del pueblo (la búsqueda de otros dioses). Sintió que aquel mensaje iba dirigido a ella y decidió cambiar su vida por completo.

No podía creerme que Dios quisiera a una actriz porno. Gracias a mi abuela comencé un camino de limpieza espiritual y todo mejoró

Desde entonces empezó a eliminar de su vida a las personas que estaban relacionadas con el cine X y se dirigió a la iglesia Cornerstone de San Diego, California. Allí conoció a Richard, del que se enamoró y en 2016 se unieron en matrimonio. En una entrevista con 'Fox News', Brittni reveló por qué aconsejaría que otras mujeres no se unieran a la industria del porno.

"Creo que lo mejor es no pensar en el ahora porque siempre viví lo que me hacía feliz en en el momento y nunca pensé en el futuro. Si realmente piensas en ello, ¿quieres que toda la vida se puedan ver tus actos sexuales en internet y tener que lidiar con las repercusiones? Todo el mundo me pregunta que por qué si soy predicadora mi porno continúa en internet. No tengo control sobre eso y no puedo eliminar los vídeos porque firmé la cesión de mis derechos", asegura.

Brittni ahora se preocupa de cómo las imágenes podrían afectar a los futuros hijos que tenga con su marido, por lo que está implorando a otras féminas que piensen de la misma manera. "¿Es que nadie va a pensar en los niños? ¿Quieres que pasen por la vergüenza de que otros lo sepan y se rían de ellos?", pregunta.

Hay un momento en la vida en el que todo el mundo reflexiona, recapacita y decide hacia dónde poner rumbo. Brittni de la Mora (Jenna Presley es su nombre artístico), fue una de las estrellas de porno más exitosas de la industria, pero desde hace seis años es predicadora.

Dejó atrás su sueldo de 30000 dólares mensuales y sus adicciones para centrarse en el evangelio. Desde Pablo de Tarso hasta Constantino, lo cierto es que la historia del cristianismo está llena de conversiones espectaculares.

Izzy Lush, que ahora cotiza en las principales páginas porno a nivel mundial, se ha convertido en una de las más buscadas de la industria del celuloide para adultos
Con una carrera de cientos de películas X, De la Mora explica en su blog que la vida como actriz porno la llevó al mundo de las drogas. "Ganaba mucho dinero y lo gastaba a la semana en sustancias nocivas para mi salud. Comencé con la cocaína, pero después me tocó lidiar con cosas peores como la heroína”, recordó a 'LNN'.

Jesús te llama
En uno de sus viajes a Las Vegas para rodar una de sus calientes escenas, donde según su testimonio estaba drogada, la predicadora llevó una Biblia consigo y leyó un versículo del libro del Apocalipsis que reprocha la prostitución del pueblo (la búsqueda de otros dioses). Sintió que aquel mensaje iba dirigido a ella y decidió cambiar su vida por completo.

No podía creerme que Dios quisiera a una actriz porno. Gracias a mi abuela comencé un camino de limpieza espiritual y todo mejoró

Desde entonces empezó a eliminar de su vida a las personas que estaban relacionadas con el cine X y se dirigió a la iglesia Cornerstone de San Diego, California. Allí conoció a Richard, del que se enamoró y en 2016 se unieron en matrimonio. En una entrevista con 'Fox News', Brittni reveló por qué aconsejaría que otras mujeres no se unieran a la industria del porno.

"Creo que lo mejor es no pensar en el ahora porque siempre viví lo que me hacía feliz en en el momento y nunca pensé en el futuro. Si realmente piensas en ello, ¿quieres que toda la vida se puedan ver tus actos sexuales en internet y tener que lidiar con las repercusiones? Todo el mundo me pregunta que por qué si soy predicadora mi porno continúa en internet. No tengo control sobre eso y no puedo eliminar los vídeos porque firmé la cesión de mis derechos", asegura.

Brittni ahora se preocupa de cómo las imágenes podrían afectar a los futuros hijos que tenga con su marido, por lo que está implorando a otras féminas que piensen de la misma manera. "¿Es que nadie va a pensar en los niños? ¿Quieres que pasen por la vergüenza de que otros lo sepan y se rían de ellos?", pregunta.

Tras más de 300 escenas, argumenta que en su momento lo hizo porque tenía que pagar las facturas y que poco a poco su adicción fue creciendo tanto que gastaba miles de dólares en drogas. Confiesa que desde muy joven buscó el amor en los sitios equivocados. Fue stripper y con ese sueldo se pagó la univerdad. Tras ser fichada por dos productores se convirtió en una pornstar y dejó sus estudios.

Creo que las mujeres deberían pensar en el futuro y no en vivir el ahora. El carpe diem trae consecuencias muy serias

"El primer disgusto me lo llevé tras contraer una gonorrea. Así empezó el declive. Muchos directores decían que tenía que tomar drogas porque estaba gorda y todo aquello consiguió que sufriera anorexia. Fue una espiral ridícula. También pensé en el suicidio, pero tras llamar a mi abuela, la cosa empezó a mejorar. Me ayudó. Empecé a ir a la iglesia y comenzó un camino de limpieza espiritual. No podía creer que Dios quisiera a una actriz porno", afirma.

Junto con su marido dirige el ministerio de jóvenes adultos de su parroquia. Acude a convenciones de pornografía para hablar con otros artistas sobre la Biblia y el camino que ella ha decidido tomar. "Estoy más que orgulloso de la transformación de Brittni", afirma Richard. "Simplemente me conmueve porque aquí hay una mujer que una vez estuvo perdida y ahora se ha encontrado", concluye.

Fuente. elconfidencial.com

No hay comentarios: