NECESITAMOS TU COLABORACIÓN

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

La pastora religiosa que dejó todo para vender fotos en OnlyFans

 


La mujer descubrió su verdadero ser al observar las redes sociales.


Nikole Mitchell creció en una familia conservadora, incitándola a la religión. Se volvió pastora y ejemplo de su comunidad en Minnesotta, Estados Unidos. Pero tras ver una obra de teatro de temática LGBT, su mundo empezó a cambiar, de tal manera que se divorció y abrió una cuenta de Onlyfans.


Mitchell, de 36 años, comentó que siempre había sentido una parte de ella que no podía salir a la luz, debido a su conservador ambiente. Aunque formó una familia, con niños de 10 y 7 años; y llegó a ser un ejemplo en su comunidad religiosa, ella nunca se sintió cien por ciento confortable. Había crecido en un ambiente donde toda charla de sexualidad estaba prohibida, y además le enseñaron un papel limitado para una mujer. “Me decían que solo tendría que ocuparme de los niños”, admitía. Se volvió pastora para intentar acercarse al sueño que tuvo de niña, el cual era ser actriz. Todo cambió una vez que vio una obra de teatro de temática LGBT, por lo que empezó a divagar sobre el tema.


Tras ver varias de las redes sociales sobre modelos de lencería, poco a poco fue descubriendo nuevas partes de sí misma. Hasta hubo un momento donde pidió que le tomasen fotos desnuda, y sintió gran alivio ante ello.


Al final de tantos cuestionamientos, acabó por admitir que era bisexual, y de ahí dejó la comunidad religiosa. Dos años después, su marido se divorció de ella. Mitchell, queriendo experimentar más, abrió una cuenta de Onlyfans para ver cómo se llevaría a cabo que le paguen por producir contenido explícito. Onlyfans es una reconocida página web en Internet donde a las usuarias se las paga por producir contenido erótico como videos o fotografías.


Pese a todo, ella acabó mudándose y ha llegado a ganar buena fama en Onlyfans, con usuarios pagándoles miles de dólares por una solo foto incluso. Se mudó a Los Ángeles, ha considerado volverse prostituta incluso, y llega a admitir que es más “feliz que nunca”. “Toda persona tiene derecho a expresarse de la manera que le parezca bien y así es como me siento bien”, comenta, y dice que su vida actual es igual de “sagrada” como la anterior: “Mi sexualidad es increíblemente sanadora y sagrada. Y cuando le doy este regalo a la gente, los bendigo”.


Fuente: peru21.pe

No hay comentarios: