NECESITAMOS TU COLABORACIÓN

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta Santa Fe. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Santa Fe. Mostrar todas las entradas
julio 08, 2022

Cura y monjita renuncian a sus votos para vivir su historia de amor: “No quería una vida sin ella”

 

Actualmente, Daniel y Mercedes llevan más de dos décadas de casados y formaron una bella familia junto a sus dos hijas de 26 y 23 años.


El amor lo puede todo. La historia de amor entre Daniel Genoves y Mercedes Tarragona, un sacerdote y una monja en Argentina, se ha vuelto viral en todas las rede sociales y ha cautivado el corazón de miles de personas alrededor del mundo.

Y es que ambos se conocieron en la provincia de Santa Fe, aunque los dos estaban seguros de su camino, no esperaban que el amor nacería entre ellos.


Mercedes tenía 22 años cuando conoció a Daniel, de 26, y en ese momento ambos empezaron a sentir una atracción mutua, sin embargo, prefirieron llamarlo “amistad espiritual”.


Cabe señalar que ambos eran devotos de la Iglesia Católica, sin embargo, ella decidió dar el primer paso y renunciar al convento tras empezar a tener sentimientos hacia quien ahora es su esposo.


Aún con temor, Mercedes tomó el primer paso y le confesó sus verdaderos sentimientos a Daniel. Al escuchar esas palabras, Daniel también decidió renunciar y empezar una relación con ella.


“Me di cuenta que no quería una vida sin ella. Entonces fue simplemente tomar la decisión de emprender un camino juntos, y fue rápido”, contó Daniel.


Actualmente, Daniel y Mercedes llevan más de dos décadas de casados y formaron una bella familia junto a sus dos hijas de 26 y 23 años.


Fuente: ojo.pe


octubre 25, 2016

Condenan a la Iglesia argentina a resarcir a víctima de abuso

Buenos Aires, Argentina. AFP. Una jueza civil argentina condenó al arzobispado de la provincia de Santa Fe a indemnizar con 756.000 pesos (50.000 dólares) a un ex seminarista víctima de abuso sexual hace 25 años por parte del fallecido arzobispo Edgardo Storni, en un fallo difundido ayer sábado.“Es la primera vez en Argentina que se logra una condena civil contra la Iglesia Católica”, culto mayoritario en el país, declaró Pablo Bórtoli, abogado del ex seminarista Rubén Descalzo, la víctima que interpuso la demanda hace 15 años. Descalzo denunció haber sido sometido sexualmente en 1992 por Storni, quien murió en 2012 a los 75 años sin cumplir condena penal.

En 2009, una jueza había condenado a ocho años de prisión a Storni al considerar probado que ya siendo arzobispo, había cometido el delito de “abuso sexual agravado por el vínculo” contra el seminarista en 1992.

En el 2011, la Cámara Penal de Santa Fe (segunda instancia) anuló el fallo y ordenó que se dictara una nueva sentencia, pero el ex arzobispo falleció antes de que esto sucediera. En paralelo al juicio penal, Descalzo inició una demanda civil por la que la jueza Beatriz Forno de Piedrabuena condenó el viernes al Arzobispado de Santa Fe y a los herederos de Storni “a pagar la suma de 756.000 pesos en el término de diez días”, equivalente a cien salarios mínimos, según la resolución que la Iglesia puede apelar.

“Lo que se declama es daño moral y hay varias demandas; contra unos prosperó, contra otro no. Para mí el daño ha sido acreditado y corresponde una indemnización”, afirmó Piedrabuena en declaraciones a radio LT10 de Santa Fe y aclaró que “la responsabilidad civil es diferente a la penal”. Según el abogado del ex seminarista, la responsabilidad civil le cabe al arzobispado ya que el abuso ocurrió dentro del Seminario. “Fueron muchos años de espera, 25 desde que sucedieron los hechos y 15 desde que iniciamos la demanda”, declaró Descalzo.

El ex seminarista dijo que “alegría hubiera sido que esto (el abuso) nunca pase pero sí genera satisfacción y alivio” “l fallo. El caso de Storni saltó a la luz pública en 2000 y provocó fuerte conmoción con la denuncia realizada en el libro “Nuestra Santa Madre”, de la periodista Olga Wornat, aunque el religioso era investigado por orden del Vaticano desde 1994 a raíz de denuncias de aspirantes a sacerdotes. Sin admitir culpas, Storni renunció a su cargo en el 2002 y se recluyó en una finca en las sierras de Córdoba, propiedad del arzobispado de Santa Fe, donde murió diez años después.

Fuente: notimundoresaltantes.blogspot.com