Radio Milagro: Soberano

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta Soberano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Soberano. Mostrar todas las entradas

miércoles, 3 de abril de 2019

abril 03, 2019

¿Cómo puede Dios ser soberano y bueno y permitir el sufrimiento?

Hay muchas mentiras que creemos acerca de nosotros mismos que nos impiden avanzar hacia nuestro destino. Cuando creemos estas mentiras sobre quién y qué no somos, puede haber efectos graves y sofocantes. Estas mentiras y etiquetas ocultan la verdad de lo que estamos destinados a ser y eliminan la vida que estamos destinados a vivir.

Ya sea que estas mentiras estén enraizadas en la vergüenza, el miedo o una mala interpretación de la naturaleza de Dios, todas tienen el mismo resultado destructivo. Si el enemigo puede hacerte creer en una mentira, o asumir una etiqueta que no debes, entonces todo tu cuadro de la vida se distorsionará.

No eres el único que ha sido presa de las mentiras. Aquí están algunos de los más comunes que creemos:

1. “Puedo hacerlo por mi cuenta”

Solemos quedar atrapados por el pensamiento de que nuestros problemas son una carga para los demás, por lo que tomamos el asunto en nuestras propias manos. Demasiados de nosotros llevamos cargas solos. Es un camino que conduce al aislamiento y al cansancio. Ya sea que tenga un amigo o un batallón de amigos, estamos mejor juntos que solos.

Nuestros problemas no son un inconveniente para Dios. Dios nos dice que echemos nuestras preocupaciones sobre él y que su carga es ligera. Esta mentalidad de “puedo hacerlo por mi cuenta” es otro de los esquemas del enemigo para mantenernos aislados y atados. La libertad llega cuando hemos hecho todo lo que podemos para mantenernos en pie, permitimos que nuestros hermanos y hermanas sostengan nuestros brazos en nuestra debilidad. Moisés tuvo a Aarón. David tuvo a Jonatán. Elías tenía a Eliseo. Timoteo tuvo a Pablo. Jesús tuvo a los discípulos. No puedo imaginar cuánto más difíciles serían mis circunstancias sin el aliento y las oraciones de mis amigos.

Es una cosa muy valiente admitir que no puedes hacerlo por tu propia cuenta. Dios siempre puede trabajar con eso.

 2. “No estoy calificado”

Existe la noción de que solo aquellos que están en el ministerio de tiempo completo o en el personal de la iglesia son calificados por Dios. Exaltamos posiciones y títulos y nos descontamos. No hay una lista de 10 pasos sobre cómo Dios elige o equipa a sus hijos e hijas. Además, Dios no está buscando quién reza las oraciones más elocuentes, no compara nuestros testimonios uno al lado del otro para elegir el mejor, no está mirando nuestras vidas para ver quién está sirviendo en la mayoría de los ministerios. Estás calificado porque eres suyo.

Su palabra dice en 1 Pedro 2: 9, “Eres una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo por su propia posesión, que puedes proclamar las excelencias de él …”. En la Biblia, cuando Dios llamó a Gedeón y Moisés a sus respectivas misiones, a ambos les preocupaba si estaban calificados para hacer lo que Dios les estaba pidiendo. Sin embargo, ellos eligieron dar un ‘Sí’ obediente a Dios. Dios está buscando a aquellos que, aunque no pueden ver cómo encajan en la ecuación, son obedientes y dispuestos.

Recuerden, queridos hermanos y hermanas, que pocos de ustedes fueron sabios a los ojos del mundo o poderosos o ricos cuando Dios los llamó.  En cambio, Dios eligió cosas que el mundo considera insensatas para avergonzar a quienes piensan que son sabios. Y eligió cosas que son impotentes para avergonzar a los que son poderosos.  Dios eligió las cosas despreciadas por el mundo, las cosas no se consideraron nada en absoluto, y las utilizó para llevar a la nada lo que el mundo considera importante (1 Corintios 1: 26-28).

3. “La vulnerabilidad es la debilidad”

Vengo de una familia que, públicamente, éramos lo que parecía ser una familia funcional y detrás de puertas cerradas, fue un partido de equipo de etiqueta WWF de derribo y arrastre. Ser abierto acerca de nuestros sentimientos y pensamientos no era algo alentador, sino más bien ridiculizado. Entonces, aprendí a reprimir las cosas y todo el dolor que estaba sufriendo se manifestó de diferentes maneras (es decir, ira, baja autoestima y complacer a las personas, etc.).

Lo mejor de la vida no fue suficiente para llenar ese vacío que sentí. Muchos de nosotros caminamos rotos porque permitimos que el dolor o la desilusión de una situación cierren nuestros corazones y definan quién es Dios. No quiere decir que las picaduras de esas experiencias no duelen, pero realmente llega un punto en el que necesitamos “dejar ir y dejar a Dios”. Llega un momento en el que hemos acampado en la tierra del dolor y la decepción durante demasiado tiempo. Necesitamos confiar en que Dios puede darnos la fuerza y ​​la fe para seguir adelante. Necesitamos confiar en que él puede liberarnos y llenar nuestros espacios vacíos con sanidad.

El enemigo nos engaña para que creamos que, si nos abrimos y hablamos sobre nuestros problemas, nos encontraremos con juicios o vergüenza. Sin embargo, la verdad es que la vulnerabilidad en las manos correctas siempre lo llevará a su libertad. La vulnerabilidad es la puerta a la profunda intimidad con Dios.

4. “Dios nunca podría usar a alguien como yo”

Decimos cosas como: “Dios nunca podría usar a alguien como yo” como si hubiera un criterio. Dios nunca ha colocado parámetros sobre a quién ama, comisiona, equipa o perdona. Su respuesta a nosotros siempre ha sido por venir. Ven y bebe, ven y come. Ven a ver, ven y sigue. Nuestro único trabajo es responder a su amor manifestado a través de la gracia, eso es todo. Dios nunca te confrontará con tu pasado para impulsar tu futuro.

Tenemos que dejar de abatir nuestra libertad y nuestros destinos. Hay una sensación de indignidad que tendemos a proyectar sobre Dios debido a la vergüenza. La vergüenza ya no necesita ser la lente por la que te veas.

En Hebreos 12: 2 dice: “…él soportó la cruz, sin tener en cuenta su vergüenza”. Eres la alegría que siempre ha esperado a Dios. ¿No estás agradecido de servir a un Dios que ignora la vergüenza y te saluda con dignidad? Él nos creó para ser ” instrumentos para sus propósitos especiales para ser útiles al Maestro y preparados para hacer cualquier buen trabajo” (2 Tim2: 21).

5. “Necesito realizar algo para ser visto”

En la vida, cuantos más pones en algo, más esperas salir de él. Por ejemplo, si ponemos suficiente esfuerzo en nuestro trabajo, esperamos ser notados y finalmente obtener la recomendación que esperábamos. Tal es la práctica que tenemos para servir a Dios, donde, si no tenemos cuidado, caemos en la trampa del desempeño, por lo que nos preocupamos más por lo mucho que hacemos para vernos y menos por el por qué. Nos hemos convertido en artistas profesionales, involucrándonos en cada ministerio posible. Estamos en el equipo de adoración, el equipo de saludos, el equipo de misiones, el equipo de jóvenes, el equipo de producción, el equipo de ofrendas, el equipo de desmontaje, el equipo de oración. Es agotador. Debemos romper el acuerdo de que no somos vistos o dignos de ser vistos. No tienes que manipular para ser visto. Somos vistos por Dios, simplemente porque somos suyos.

 Cuando el Hijo Pródigo estaba lejos en su camino de regreso a casa, las escrituras dicen: “Todavía estaba muy lejos, su padre lo vio y se llenó de compasión por él; corrió hacia su hijo, lo abrazó y lo besó” (Lucas 15:20). Servimos a un Dios que nos ve y nos encuentra donde estamos antes de que levantemos un dedo de la actuación.

6. “Estoy solo”

Hay un tema constante en la Biblia donde Dios se sale del camino trillado para encontrarse con aquellos que están solos. Dios encontró a Agar en el desierto y le dio sombra a su cabeza y descanso a su alma cansada. Jesús encontró a Pedro mientras estaba solo en las mundanidades de la vida y lo llamó a ser un discípulo. Habló con la mujer samaritana en el pozo. Destacó a Ruth en el campo. Conoció a Pablo en la cárcel. Conoció a Ana en el templo. Se reunió con leprosos en el camino del aislamiento y el endemoniado poseído en las cuevas del destierro.

Dios te ha echado el ojo desde que te tejió en el vientre de tu madre. Está en su naturaleza venir siempre por la persona que ama. La gente va y viene, pero él nunca te dejará ni te abandonará. Él va delante de ti. Su bondad y su misericordia te siguen. Sus ángeles acampan a tu alrededor. Su Espíritu Santo está en ti. Dios ha hecho que cada movimiento que hagamos, que cada respiración que respiramos se encuentre con su presencia.

Él es nuestro primer, mejor y siempre compañero.

7. “Si solo fuera como esta persona”

En una cultura de redes sociales, la comparación ha sido peor. Ahora vemos las vidas de otros a través de nuestras pantallas. A través de historias y publicaciones, descubrimos los bonitos detalles de los amigos y las celebridades que seguimos.

Sin embargo, hay una trampa a la que somos propensos a sucumbir cuando contemplamos algo durante demasiado tiempo. Comenzamos a ver sus vidas a través de la lente de esa cosa y comenzamos a ver las inconsistencias en nuestra propia vida. Glorificamos los resultados del ajetreo de alguien, sin darnos cuenta del arduo proceso que llevó llegar allí. Ídolatramos las publicaciones de vidas glamorosas, sin tener idea de los demonios personales y las pruebas con las que se enfrentan estas personas.

Esta comparación es una distracción para privarnos de ser nuestro verdadero ser. Una plataforma nunca debe determinar quién eres, pero quién eres determina cómo usas esa plataforma. Tú eres suficiente. Lo que tienes que ofrecer es suficiente. No tienes que ser falso para encajar. Puedes ser tú mismo.

No dejes que una copia tuya te robe el mundo de la versión original. Todos somos llamados de acuerdo a sus propósitos. Todos tenemos un destino que Dios quiere trabajar en nosotros y por medio de nosotros.

8. “No soy aceptado”

Todos tenemos este deseo de ser parte de algo. Queremos ser elegidos primero para estar en el equipo. Todos deseamos ser elegidos en el amor. Todo esto apunta al sentimiento inherente de pertenencia.

La Biblia dice que cuando el mundo estaba vacío, Dios comenzó a llenarlo. Cuando creó el sol, los firmamentos y toda la creación, declaró que era bueno. La sociedad nos dice que debemos comportarnos para demostrar que pertenecemos, que debemos cambiar nuestra apariencia, nuestro discurso y a nosotros mismos, y ahí está el engaño de Satanás. En Génesis 1:31 se afirma: “Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno, y Él lo ha validado por completo”.

Hemos estado buscando validación en lo incorrecto; una validación que ya nos ha dado Dios. Somos, ante todo, aceptados por aquellos cuya opinión es más importante. Nuestra mayor libertad es saber que él ha visto lo peor de nosotros, conoce nuestros pecados secretos y nos acepta de todos modos.

9. “Lo que tengo que decir no importa”

Siendo el más joven de mi familia ruidosa, era bastante difícil decir una palabra. Los niños deben ser vistos y no escuchados era la regla de oro en mi educación. Lo que no me di cuenta fue cuánto esto devaluó mis palabras e incluso mis pensamientos. Me asusté de decir lo que creía, lo cerré y hasta tuve miedo de orar en voz alta.

Nuestra arma más fuerte está en nuestra voz. Es táctica del enemigo silenciarnos. Hay vida y muerte en el poder de lo que hablamos. Poder para construir y derribar. Poder para atar y perder. Poder para bendecir y maldecir. Dios habló y la tierra y todo el cielo llegaron a existir. Cuando declaramos el nombre de Jesús, invitamos al cielo a la Tierra. Mantener silencio es sofocar nuestros sueños, permanecer donde ya hemos estado, y nunca descubrir completamente quiénes somos y quiénes somos.

10. “No tengo autoridad”

Jesús solo hizo lo que su padre le ordenó que hiciera; ahí es donde reside su autoridad. Tiene poco que ver con nosotros y todo con el que lo da. Cuando abrazamos la autoridad del padre, nos convertimos en una fuerza a tener en cuenta. Cada vez que ejercemos nuestra autoridad, estamos difundiendo la fama y el gobierno de Dios a través de esta Tierra. El poder del nombre de Jesús cobra vida cada vez que usamos tu autoridad. El enemigo está bastante amenazado por esta autoridad dada al pueblo de Dios a través del Espíritu Santo. Entonces, él pone el miedo y la distracción en los corazones de los hombres para sofocar la autoridad que viene de Dios. El enemigo sabe que cuando tomamos la autoridad, el poder de Dios se revela: la sanidad se produce, los demonios huyen, las almas se liberan, las vidas se sanan, entramos en nuestro verdadero ser y el reino de Dios está a la mano. Es esa misma autoridad la que remueve el aguijón de la muerte y la tumba. Tu autoridad es tu victoria.

Es hora de que rompamos acuerdos con estas etiquetas y mentiras. Han causado estragos en nuestras vidas durante demasiado tiempo. Es hora de liberar el reino de Dios y su verdad sobre nuestras vidas. Usted es aceptado Usted es elegido. Usted es visto. Eres de valor. Eres creado con un propósito. Tú eres suficiente.

No eres una copia, pero es mejor cuando aceptas que eres tú.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM

miércoles, 6 de febrero de 2019

febrero 06, 2019

¿Es incorrecto que los hombres cristianos tengan el pelo largo?

Esta es una pregunta muy aguda. Si Dios es soberano, ¿cómo oramos por las cosas buenas y también honramos la decisión final de Dios como la mejor opción? Es una pregunta de un oyente llamado Connor.

“Pastor John, ¿cuánta confianza debemos expresar al solicitarle a Dios la sanidad física? De alguna manera se siente mal o es barato orar: “Dios, sana a esta persona, pero si no lo hace está bien; hágase tu voluntad. Me siento menos genuino cuando le pido a Dios que se mueva en nombre de alguien cuando constantemente me reconozco a mí mismo que puede que no, y debo reconocerlo. ¿Podrías dar un ejemplo de cómo orar correctamente en confianza y con autoridad en nombre de alguien para que se sane mientras permaneces en total sumisión al misterio de la voluntad de Dios?

TODAVÍA UN MISTERIO

Bueno, déjeme decirle a Connor que a la edad de 72 años me pregunto si iré a mi tumba sin haber respondido satisfactoriamente a esta pregunta. Regreso a esta pregunta una y otra vez debido a los textos que nos llaman a la confianza de que recibiremos del Padre lo que preguntamos cuando preguntamos con fe (como Marcos 11: 23–24), y los textos que le dan al Señor Jesús. como modelo cuando, después de que hizo su pedido, incluso como orador perfecto, dijo: “Sin embargo, no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42). Claramente, no fue pecado para Jesús agregar ese calificativo. Él no pecó.

Así que permítanme simplemente darles las piezas del rompecabezas de la oración que sigo reorganizando en mi mente para tratar de ver la imagen bíblica coherente. Sé que hay una imagen coherente. Esta es la Biblia. Esta es la palabra de Dios. Si hay un problema, es un problema conmigo, no con Jesús.

Aquí están dos de las piezas que ya hemos mencionado. Tenemos fuertes promesas de parte de Jesús, en Juan 15 y Juan 16 y Marcos 11 y en otros lugares, que siempre que pedimos y creemos que tenemos lo que pedimos, lo recibiremos. La otra pieza son las palabras de Jesús “sin embargo, no se haga mi voluntad, sino la tuya” (Lucas 22:42).

DIOS SIEMPRE DA LO MEJOR

Ahora, hay algunas otras piezas del rompecabezas, así que déjame ponerlas en la mesa y ver si podemos organizarlas en un orden que pueda hacer una imagen que podamos entender.

Jesús dijo en Mateo 7: 7-11: “Pide, y te será dado; busca y encontraras; llama, y ​​se te abrirá. Porque todo el que pide, recibe, y el que busca encuentra, y el que llama será abierto. ¿O cuál de ustedes, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pescado, le dará una serpiente? Si entonces [esto es realmente importante para entender el corazón de nuestro Padre en la oración], que son malos, saben cómo dar buenos regalos a sus hijos, ¡cuánto más dará su Padre que está en el cielo cosas buenas a aquellos que le piden a él!”.

A lo largo de los años ha sido un gran estímulo para mí que el último verso no prometa que Dios dará exactamente lo que un niño tonto a veces pregunta, sino que siempre le dará cosas buenas: “¿Cuánto más hará tu Padre que está en el cielo?” ¡Que da cosas buenas a los que piden!

Una de las piezas en el rompecabezas de la oración parece ser que siempre debemos orar no con la calificación de que Dios retendrá cosas buenas: “Sin embargo, no se haga mi buena voluntad, sino tu mala voluntad”. Ese no es el punto de esa calificación.

No asumamos que vamos a calificar nuestras oraciones diciendo: “Bueno, estoy pidiendo cosas buenas, y Dios podría dar una cosa mala, así que supongo que solo debo someterme”. Eso no es lo que él hace. No les da cosas malas a sus hijos. Más bien, debemos orar con la confianza de que lo que él da puede ser diferente de lo que pedimos, y aun así bueno, incluso mejor.

La certeza de nuestra fe puede no ser precisamente lo que creemos que es mejor, pero nuestra certeza debe basarse en la bondad de nuestro Padre, que siempre hace lo que es mejor para sus hijos.

BIEN GARANTIZADO

Ahora, debajo de esa confianza está lo que llamo la lógica del cielo de Romanos 8:32: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?”.

En otras palabras, debido a la sangre de Jesús, Dios ha asegurado, garantizado, comprado y asegurado todas las cosas. ¿No nos dará todas las cosas con gracia? Esta es la seguridad que podemos tener cuando oramos por el bien en la vida del pueblo de Dios.

CONFIANZA EN DIOS

Otra pieza del rompecabezas está implícita en lo que acabamos de ver, y es que la seguridad en la oración debe apoyarse en la revelación que Dios ha dado. No honramos a Dios asumiendo que sabemos qué es lo mejor en una situación dada. Necesitamos una revelación de él para tener plena confianza de que lo que estamos pidiendo es lo mejor.

Lo que ha prometido explícitamente en las Escrituras, esta es la revelación que tenemos en Mateo 7:11, es que dará buenas cosas a los que lo pidan. La pregunta ahora es: ¿Cómo alineamos nuestras solicitudes con lo que él considera algo bueno, lo bueno que pretende hacer a través de nuestra oración en esta situación?

REGALOS DIFERENTES

Aquí es donde entra otra pieza del rompecabezas. En 1 Corintios 12: 8–9, Pablo describe los dones del Espíritu que no todos los creyentes tienen: “Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu”.

Ahora piense en eso y en las implicaciones de que la fe se llama un don espiritual, y la sanidad se llama un don espiritual.

Pablo dice explícitamente que no todos los creyentes tienen esto todo el tiempo. ¿No enseña eso necesariamente que algunos podrán tener fe para orar por la sanación en los puntos donde otros no lo harán? Sin embargo, no es pecado tener un don espiritual. La Biblia enseña que no está designado para que todos tengan esto todo el tiempo.

El hecho de que hay dones de fe, dones de sanación y otros dones puede ayudarnos a explicar lo que está sucediendo en Santiago 5:15, donde Santiago habla de la oración de fe que sanará al enfermo. Quizás ese sea el don de fe que se da en ese momento a uno o más de los ancianos que están orando.

Ahora, hay otras piezas del rompecabezas de la oración que deben encajar en la imagen, pero estas son, quizás, suficientes para darle algo con que trabajar durante los próximos años, o décadas.

ALMACÉN DE NUESTRO PADRE

Esto es lo que Connor preguntó específicamente: ¿Cómo puedo orar correctamente, con confianza y con autoridad en nombre de alguien, para su sanidad mientras permanezco en plena sumisión al misterio de la voluntad de Dios? Esa es su pregunta.

Esto es lo que diría. Debemos poner nuestra confianza y nuestra autoridad en la promesa de Jesús en Mateo 7:11 y la promesa de Pablo en Romanos 8:32 . Debido a la muerte de Jesús, todo lo bueno para los elegidos de Dios ha sido comprado para ellos infaliblemente por Jesús. Nuestro Padre celestial siempre da de ese almacén. Y da lo que es bueno para sus hijos cuando lo pedimos.

Él les da bien cuando lo pedimos, y sí, debemos permanecer abiertos, receptivos y ansiosos por recibir un don espiritual de fe en un momento dado que pueda fijar nuestra confianza en un resultado específico. Pero no asumamos que esta es la forma en que se debe hacer en cada oración.

John Piper (@JohnPiper) es fundador y profesor de desiringGod.org y canciller de Bethlehem College & Seminary. Durante 33 años, se desempeñó como pastor de la Iglesia Bautista de Belén, Minneapolis, Minnesota. Es autor de más de 50 libros.

martes, 9 de agosto de 2016

agosto 09, 2016

Cientos de reyes africanos se reúnen para alabar a Dios en Israel

Afirmando ser judíos, ellos quieren cumplir las profecías de Zacarías

El rey Ayi fue coronado en 1994 como soberano del pueblo Ayigbe, que se propaga por la Costa de Marfil, Ghana, Togo y Benin. Él vive en el exilio en los EE.UU. En 2002, durante la Segunda Conferencia Mundial del Consejo de Jefes y Reyes de África, fue elegido por sus colegas como jefe de la organización.

En la siguiente conferencia, en 2005, anunció su deseo de llevar a todos los 350 reyes africanos a Israel, a recitar el Shema (la declaración de fe judía, Deuteronomio 6: 4-9), en el Muro de Lamentaciones en Jerusalén.

Se dice que la idea fue recibida con gran entusiasmo.

“Al menos la mitad de los reyes que irán afirman que por la tradición de su pueblo, ellos son descendientes de los Judios”, dijo Ayi. “Algunos de estos reyes, sin embargo, son imanes musulmanes. Aun así, ellos quieren ir. Ellos van con la intención de reconocer que Dios creó el mundo”.

Después de 11 años y muchos viajes, la visión del líder Ayigbe se concretizará durante el sukkot [Fiesta de los Tabernáculos] en octubre. La reunión está siendo organizada con el apoyo del Ministerio de Asuntos Religiosos de Israel.

El rey africano también buscó el apoyo de los líderes religiosos.

Ayi se reunió con los rabinos Jaim Kanievsky y Shmuel Auerbach, dos figuras importantes en el judaísmo ortodoxo. Conmemora que recibieron el estímulo de Beit Din (Corte rabínica) de Bnei Brak, así como el nuevo Sanedrín.

La idea detrás de la reunión de la realeza se basa en la profecía de Zacarías 14:16. Además de la misión religiosa, la visita será también una oportunidad para profundizar la relación diplomática entre Israel y África. Seminarios educativos y visitas serán intercaladas con las reuniones con funcionarios del gobierno.

Para rey Ayi, este es el punto culminante de un viaje personal. Breaking Israel News explicó que en su familia todos creen que son descendientes de los judíos. “Siempre nos abstuvimos de alimentos considerados prohibidos por la Torá”, dijo. “Las circuncisiones se llevan a cabo en el octavo día, y se guardan las leyes de niddah (pureza familiar). Celebramos el Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío, soplando un shofar (trompeta de cuerno de carnero)”.

Judíos negros son comunes

Aunque pueda parecer extraño, muchas diferentes tribus africanas tienen tradiciones que los conecta a la Tierra Santa. Hay varias comunidades de judíos negros dispersos en toda África. Los más conocidos son los Lembas en Zimbabwe y Sudáfrica, los Igbos en Nigeria y los Ybir, Somalia y las aldeas en Mozambique, Camerún, Costa de Marfil, Ghana y Kenia.

La mayoría de ellos fueron reconocidos por los judíos de Europa desde el siglo 19. Antes de que Israel se fundara de nuevo, los rabinos y jefes reconocen la conexión con ellos desde 1947. Los etíopes, por ejemplo, recurrieron a la Biblia. Sus familias reales pretenden ser descendientes de la reina de Saba, que habría quedado embarazada del rey Salomón.

Otros grupos étnicos, como los Lemba tienen pruebas científicas. En 2010, su origen semita fue confirmado por pruebas de ADN en una investigación dirigida por Tudor Parfitt, profesor de estudios judíos modernos en la Universidad de Londres, Inglaterra.

Apodados “Tribus Perdidas de Israel”, según el investigador, son descendientes de los cohanim, la familia de sacerdotes judíos de la tribu de Levi. Los estudios indican que el ancestro común de ambos pueblos, vivió entre hace 2.600 y 3.100 años.

El rey Ayi explicó que la tradición oral de su pueblo dice que sus ancestros provienen de Egipto, donde los judíos vivieron durante siglos. “Judíos y negros son casi los mismos. Somos realmente una gran familia”, dice.

Fuente: noticiacristiana.com

sábado, 2 de abril de 2016

abril 02, 2016

Murió Juan Pablo II

Juan Pablo II fue Papa de la Iglesia Católica, Monarca y Soberano de la Ciudad del Vaticano entre 1978 y 2005, tras haber sido Obispo auxiliar (desde 1958) y Arzobispo de Cracovia (desde 1962). Falleció el 2 de abril de 2005 debido a una septicemia y a un colapso cardiopulmonar irreversible, agravado por su enfermedad de Parkinson. Fue un extraordinario políglota, ya que no sólo llegó a dominar el polaco, esperanto, griego clásico, latín, italiano, francés, español, portugués, inglés y alemán, sino que también tuvo suficientes conocimientos del checo, lituano, ruso y húngaro, además tenía conocimientos de japonés, tagalo y varias lenguas africanas. Fue un gran deportista en la juventud, llegando a adelantar su ceremonia de entronización como Papa para no interferir con un partido de fútbol que tenían previsto emitir por televisión. Fue el primer Papa en hacer uso intensivo de los medios de comunicación y, en especial, de Internet para hacer llegar su mensaje, además de tener acercamientos con líderes de religiones tales como la judía, musulmana, ortodoxa y tibetana (a través del Dalai Lama), entre otras.


Fuente: mx.tuhistory.com
Imagen: giulio napolitano / Shutterstock.com