Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta antiguo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta antiguo. Mostrar todas las entradas
noviembre 01, 2017

El Sol y la Luna dejaron de moverse

Este acontecimiento, que tuvo lugar el 30 de octubre de 1207 a.C., podría afectar a la cronología del mundo antiguo.

Unos científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) han combinado un pasaje de la Biblia y un texto egipcio para determinar la fecha del que podría ser el eclipse solar más antiguo registrado, según han publicado en la revista 'Astronomy & Geophysics'.

En sus pesquisas, estos especialistas han concretado las fechas en que reinaron algunos faraones egipcios —en particular, Ramsés el Grande— y, si la comunidad científica acepta esta versión, podría conducir a un reajuste en los cálculos de los egiptólogos.

La Luna y el Sol "se quedaron quietos"

En el Antiguo Testamento, el libro de Josué explica que, después de que condujera al pueblo de Israel a Canaán, —una región del antiguo Oriente Medio que cubría los actuales Israel y Palestina—, oró: "Sol, quédate quieto en Gabaón; y Luna, en el Valle de Ajalón. Y el Sol se quedó quieto, y la Luna se quedó quieta, hasta que la nación se vengara de sus enemigos ".

Colin Humphreys, coautor del artículo, considera que "si esas palabras describen una observación real", en ese momento se produjo "un gran evento astronómico".

Un significado alternativo

Normalmente, "las traducciones al inglés moderno" interpretan que "el Sol y la Luna dejaron de moverse" pero, según el texto original en hebreo, "determinamos que un significado alternativo" podría ser que el Sol y la Luna "dejaron de brillar", explica Humphreys.

El fenómeno podría haber sido un eclipse solar  —cuando la Luna se encuentra en la trayectoria entre la Tierra y el Sol—, una interpretación respaldada por el hecho de que la palabra hebrea traducida como "quedarse quieto" tiene la misma raíz que un término babilónico que aparece en textos astronómicos antiguos para describir eclipses".

Aconteciemientos históricos

Otra evidencia de que los israelitas estuvieron en Canaán entre 1500 y 1050 a.C. aparece en un texto egipcio escrito del faraón Merneptah, hijo de Ramsés el Grande. Esa losa de granito, que se encuentra guardada en el Museo Egipcio en El Cairo, indica que fue tallada en el quinto año del reinado y menciona una campaña en Canaán en la que Merneptah derrotó al pueblo de Israel.

De acuerdo con estos expertos, el único eclipse anular de Sol visible desde Canaán entre 1500 y 1050 a.C. sucedió el 30 de octubre de 1207 a.C. Si se confirma este hecho, no solo sería el más antiguo registrado, sino que permitiría fechar los reinados de Ramsés el Grande y su hijo Merneptah con una precisión casi exacta.

Fuente: actualidad.rt.com
junio 20, 2017

La Menorá: El Símbolo más antiguo del Pueblo Judío

La menorá es un candelabro de siete brazos. Es el símbolo más antiguo de la religión judía, y una variación de la misma se utiliza para la celebración de Janucá, que se celebra el día 25 del mes hebreo de Kislev.

Este año, la primera noche de la festividad de ocho días cae la noche del 27 de noviembre (esta noche), cuando los judíos de todo el mundo comenzarán a encender la janukiá, una palabra hebrea que describe el candelabro de nueve brazos que se asemeja a una menorá y se utiliza en este festival.

Una rama se enciende en la primera noche, y otra que se agrega cada noche subsiguiente hasta el octavo, cuando la menorá queda completamente iluminada. La novena rama en el centro se utiliza para la llama que ilumina las ramas principales.

La menorá original, estaba de pie en el Primer y Segundo Templos en Jerusalem. Los sacerdotes encendían en el santuario cada día, siguiendo el procedimiento detallado como se indica en la Biblia.

Janucá celebra dos milagros. Primero fue la victoria de un pequeño grupo de combatientes judíos contra el poderoso ejército sirio-griego. En segundo lugar, cuando regresaron los sacerdotes al Templo Santo para encender la menorá, una pequeña cantidad de aceite que debía haber durado no más de un día, duro finalmente durante ocho días, permitiendo así a los judíos encender todas velas.

El Talmud establece que está prohibido el uso de una menorá de siete brazos fuera del Templo, que es la razón por la chanukiah hoy en día es un poco diferente.

Según ha explicado el Instituto del Templo , una organización educativa y religiosa sin fines de lucro, el Santo Templo que el Rey Salomón construyó se asemejaba en gran medida a una menorá, en su diseño básico, aunque en una escala mucho más grande”.

No se ha comprobado si la menorá que fue llevada a Roma después de la destrucción del Segundo Templo en el año 70 dC era de hecho el menorá principal.

En el Arco de Tito, que fue construido en el año 82 dC en Roma en conmemoración del asedio de Jerusalem, un bajorrelieve representa la llegada de los vasos sagrados del templo, incluyendo una menorá. De hecho, según la reciente investigación científica por los estudiosos internacionales, encabezados por el Centro de Estudios de Israel de la Yeshiva University, el color original de la menorá pintado era realmente de oro.

“El libro de los Reyes dice que el rey Salomón tuvo once menorot que situó en el santuario”, afirma la literatura del Instituto del Templo. “Si bien sólo se sabe de una Menorah que se situó en el Santuario del segundo Templo Santo, sabemos con certeza que había una serie de piezas de Menorot en “stand-by” para el caso de que la menorá del santuario se convirtiera en impura o requiera de una reparación necesaria. Por lo tanto, es la opinión de muchos sabios de la Torá que la menorá llevada a Roma y representada en el Arco de Tito fue una de las piezas que se conservaban en el almacén del templo y no la menorá al servicio activo que se habría parado en el santuario”.

Muchos se preguntan lo que podría haber sucedido con la menorá central.

“Hay pasajes en el Talmud que dan testimonio de que, como el asedio romano de Jerusalem selló el destino de la ciudad, los habitantes de Jerusalem, que entendieron que a la destrucción del Templo Sagrado le seguiría inevitablemente, su propia destrucción, decidieron colocar cada uno de los vasos sagrados en la clandestinidad “, señala el Instituto.

La menorá se ha mantenido en el icono judío a lo largo de la historia. El pie de la lámpara en las sinagogas contemporáneas, conocido como el Ner Tamid (en inglés, Eternal Flame), simboliza la menorá. Es el emblema en el escudo de armas del Estado de Israel, y una gran menorá saluda a los viajeros que llegan al aeropuerto Ben Gurion de Israel.

Atara Beck, escritora de
Fuente:  United with Israel
julio 23, 2016

Hallan en Israel sistema hidráulico de tiempos bíblicos

Un grupo de arqueólogos desenterró en Israel un antiguo sistema hidráulico que fue modificado tras la conquista de los persas y que convirtió el desierto en un paraíso.

La red de depósitos, tuberías de drenaje y túneles subterráneos prestó servicio a uno de los grandes palacios en el reino bíblico de Judea.

Los arqueólogos descubrieron primero el palacio en 1954, una estructura construida en 2.4 hectáreas de terreno, donde ahora se extiende la granja comunal Ramat Rachel.

Las recientes excavaciones desenterraron cerca de 70 metros cuadrados de un sistema hidráulico único.

“Han encontrado un enorme palacio (…) incluso mejor que los palacios de Jerusalén, (que datan) desde la Edad de Piedra tardía a finales del período bíblico del siglo séptimo”, declaró Oded Lipschits, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv.

La infraestructura del palacio fue remodelada a lo largo de los siglos para hacer frente a las necesidades de babilonios, persas, romanos y hasmonaitas que regentaron la Tierra Sagrada, aseguró Lipschits, que encabeza la excavación con un estudioso de la Universidad alemana de Heidelberg.

Pero fueron los persas, que arrebataron el control de la región alrededor del 539 antes de Cristo a los babilonios, los que renovaron el sistema hidráulico y lo convirtieron en un signo de belleza.

Lipschits aseguró que añadieron pequeñas cascadas para intentar convertir el desierto en un paraíso.

“Imagine en este terreno plantas y agua fluyendo por aquí”, comentó Lipschits. “Esto era importante para alguien que considera interesante la estética, para alguien que quería sentirse aquí no como si estuviera en una remota esquina del desierto”, agregó.

Fuente: Esto Mexico
julio 09, 2016

Director de Instituto de Arqueología de Tel Aviv dice que “El Éxodo no existió”

Israel Finkelstein de 57 años, director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv cuestiona el origen divino de los primeros libros del Antiguo Testamento. El Pentateuco “es una genial reconstrucción literaria y política de la génesis del pueblo judío, realizada 1500 años después de lo que siempre creímos”, sostiene.

Añade que esos textos bíblicos son una compilación iniciada durante la monarquía de Josías, rey de Judá, en el siglo VII a.C. En aquel momento, ese reino israelita del Sur comenzó a surgir como potencia regional, en una época en la cual Israel (reino israelita del Norte) había caído bajo control del imperio asirio.

El principal objetivo de esa obra era crear una nación unificada, que pudiera cimentarse en una nueva religión. El proyecto, que marcó el nacimiento de la idea monoteísta, era constituir un solo pueblo judío, guiado por un solo Dios, gobernado por un solo rey, con una sola capital, Jerusalén, y un solo templo, el de Salomón.

En sus trabajos, que han marcado a generaciones de la nueva escuela de la arqueología bíblica, Finkelstein establece una coherencia entre los cinco libros del Pentateuco: el Génesis, el Exodo, el Levítico, los Números y el Deuteronomio.

Los siglos nos han traído esos episodios que relatan la creación del hombre, la vida del patriarca Abraham y su familia -fundadores de la nación judía-, el éxodo de Egipto, la instalación en la tierra prometida y la época de los Reyes.

Según Finkelstein, esos relatos fueron embellecidos para servir al proyecto del rey Josías de reconciliar a los dos reinos israelitas (Israel y Judá) e imponerse frente a los grandes imperios regionales: Asiria, Egipto y Mesopotamia.

En una entrevista realizada por Luisa Corradini del periodico LA NACION de Argentina el habla sobre estas interrogantes.

Durante más de veinte siglos, los hombres creyeron que Dios había dictado las Escrituras a un cierto número de sabios, profetas y grandes sacerdotes israelitas. Así es. Para las autoridades religiosas, judías y cristianas, Moisés era el autor del Pentateuco. Según el Deuteronomio, el profeta lo escribió poco antes de su muerte, en el monte Nebo. Los libros de Josué, de los Jueces y de Samuel eran archivos sagrados, obtenidos y conservados por el profeta Samuel en el santuario de Silo, y los libros de los Reyes venían de la pluma del profeta Jeremías. Así también, David era el autor de los Salmos y Salomón, el de los Proverbios y el del Cantar de los Cantares.

Y sin embargo? Desde el siglo XVII, los expertos comenzaron a preguntarse quién había escrito la Biblia. Moisés fue la primera víctima de los avances de la investigación científica, que planteó cantidad de contradicciones. ¿Cómo es posible -preguntaron los especialistas- que haya sido el autor del Pentateuco cuando el Deuteronomio, el último de los cinco libros, describe el momento y las circunstancias de su propia muerte?

Usted afirma que el Pentateuco fue escrito en una época mucho más reciente. La arqueología moderna nos permite asegurar que el núcleo histórico del Pentateuco y de la historia deuteronómica fue compuesto durante el siglo VII antes de Cristo. El Pentateuco fue una creación de la monarquía tardía del reino de Judá, destinada a propagar la ideología y las necesidades de ese reino. Creo que la historia deuteronómica fue compilada, durante el reino de Josías, a fin de servir de fundamento ideológico a ambiciones políticas y reformas religiosas particulares.

Según la Biblia, primero fue el viaje del patriarca Abraham de la Mesopotamia a Canaán. El relato bíblico abunda en informaciones cronológicas precisas. Es verdad. La Biblia libra una cantidad de informaciones que deberían permitir saber cuándo vivieron los patriarcas. En ese relato, la historia de los comienzos de Israel se desarrolla en secuencias bien ordenadas: los Patriarcas, el Exodo, la travesía del desierto, la conquista de Canaán, el reino de los Jueces, el establecimiento de la monarquía. Haciendo cálculos, Abraham debería de haber partido hacia Canaán unos 2100 años antes de Cristo.

¿Y no es así? No. En dos siglos de investigación científica, la búsqueda de los patriarcas nunca dio resultados positivos. La supuesta migración hacia el Oeste de tribus provenientes de la Mesopotamia, con destino a Canaán, se reveló ilusoria. La arqueología ha probado que en esa época no se produjo ningún movimiento masivo de población. El texto bíblico da indicios que permiten precisar el momento de la composición final del libro de los Patriarcas. Por ejemplo, la historia de los patriarcas está llena de camellos. Sin embargo, la arqueología revela que el dromedario sólo fue domesticado cuando se acababa el segundo milenio anterior a la era cristiana y que comenzó a ser utilizado como animal de carga en Medio Oriente mucho después del año 1000 a.C. La historia de José dice que la caravana de camellos transporta “goma tragacanto, bálsamo y láudano”. Esa inscripción corresponde al comercio realizado por los mercaderes árabes bajo control del imperio asirio en los siglos VIII y VII a.C. Otro hecho anacrónico es la primera aparición de los filisteos en el relato, cuando Isaac encuentra a Abimelech, rey de los filisteos. Esos filisteos -grupo migratorio proveniente del mar Egeo o de Asia Menor- se establecieron en la llanura litoral de Canaán a partir de 1200 a.C. Esos y otros detalles prueban que esos textos fueron escritos entre los siglos VIII y VII a.C.

El heroísmo de Moisés frente a la tiranía del faraón, las diez plagas de Egipto y el éxodo masivo de israelitas hacia Canaán son algunos de los episodios más dramáticos de la Biblia. ¿También eso es leyenda? Según la Biblia, los descendientes del patriarca Jacob permanecieron 430 años en Egipto antes de iniciar el éxodo hacia la Tierra Prometida, guiados por Moisés, a mediados del siglo XV a.C. Otra posibilidad es que ese viaje se haya producido dos siglos después. Los textos sagrados afirman que 600.000 hebreos cruzaron el Mar Rojo y que erraron durante 40 años por el desierto antes de llegar al monte Sinaí, donde Moisés selló la alianza de su pueblo con Dios. Sin embargo, los archivos egipcios, que consignaban todos los acontecimientos administrativos del reino faraónico, no conservaron ningún rastro de una presencia judía durante más de cuatro siglos en su territorio. Tampoco existían, en esas fechas, muchos sitios mencionados en el relato. Las ciudades de Pitom y Ramsés, que habrían sido construidas por los hebreos esclavos antes de partir, no existían en el siglo XV a.C. En cuanto al Exodo, desde el punto de vista científico no resiste el análisis.

¿Por qué? Porque, desde el siglo XVI a.C., Egipto había construido en toda la región una serie de fuertes militares, perfectamente administrados y equipados. Nada, desde el litoral oriental del Nilo hasta el más alejado de los pueblos de Canaán, escapaba a su control. Casi dos millones de israelitas que hubieran huido por el desierto durante 40 años tendrían que haber llamado la atención de esas tropas. Sin embargo, ni una estela de la época hace referencia a esa gente. Tampoco existieron las grandes batallas mencionadas en los textos sagrados. La orgullosa Jericó, cuyos muros se desplomaron con el sonar de las trompetas de los hebreos, era entonces un pobre caserío. Tampoco existían otros sitios célebres, como Bersheba o Edom. No había ningún rey en Edom para enfrentar a los israelitas. Esos sitios existieron, pero mucho tiempo después del Exodo, mucho después de la emergencia del reino de Judá. Ni siquiera hay rastros dejados por esa gente en su peregrinación de 40 años. Hemos sido capaces de hallar rastros de minúsculos caseríos de 40 o 50 personas. A menos que esa multitud nunca se haya detenido a dormir, comer o descansar: no existe el menor indicio de su paso por el desierto.

En resumen, los hebreos nunca conquistaron Palestina. Nunca. Porque ya estaban allí. Los primeros israelitas eran pastores nómadas de Canaán que se instalaron en las regiones montañosas en el siglo XII a.C. Allí, unas 250 comunidades muy reducidas vivieron de la agricultura, aisladas unas de otras, sin administración ni organización política. Todas las excavaciones en la región exhumaron vestigios de poblados con silos para cereales, pero también de corrales rudimentarios. Esto nos lleva a pensar que esos individuos habían sido nómadas que se convirtieron en agricultores. Pero ésa fue la tercera ola de instalación sedentaria registrada en la región desde el 3500 a.C. Esos pobladores pasaban alternativamente del sedentarismo al nomadismo pastoral con mucha facilidad.

¿Por qué? Ese tipo de fluctuación era muy frecuente en Medio Oriente. Los pueblos autóctonos siempre supieron operar una rápida transición de la actividad agrícola a la pastoral en función de las condiciones políticas, económicas o climáticas. En este caso, en épocas de nomadismo, esos grupos intercambiaban la carne de sus manadas por cereales con las ricas ciudades cananeas del litoral. Pero cuando éstas eran víctimas de invasiones, crisis económicas o sequías, esos pastores se veían forzados a procurarse los granos necesarios para su subsistencia y se instalaban a cultivar en las colinas. Ese proceso es el opuesto al que relata la Biblia: la emergencia de Israel fue el resultado, no la causa, del derrumbe de la cultura cananea.

Pero entonces, si esos primeros israelitas eran también originarios de Canaán, ¿cómo identificarlos? Los pueblos disponen de todo tipo de medios para afirmar su etnicidad: la lengua, la religión, la indumentaria, los ritos funerarios, los tabúes alimentarios. En este caso, la cultura material no propone ningún indicio revelador en cuanto a dialectos, ritos religiosos, formas de vestirse o de enterrar a los muertos. Hay un detalle muy interesante sobre sus costumbres alimentarias: nunca, en ningún poblado israelita, fueron exhumados huesos de cerdo. En esa época, los primeros israelitas eran el único pueblo de esa región que no comía cerdo.

¿Cuál es la razón? No lo sabemos. Quizá los protoisraelitas dejaron de comer cerdo porque sus adversarios lo hacían en profusión y ellos querían ser diferentes. El monoteísmo, los relatos del Exodo y la alianza establecida por los hebreos con Dios hicieron su aparición mucho más tarde en la historia, 500 años después. Cuando los judíos actuales observan esa prohibición, no hacen más que perpetuar la práctica más antigua de la cultura de su pueblo verificada por la arqueología.

En el siglo X a.C. las tribus de Israel formaron una monarquía unificada -el reino de Judá- bajo la égida del rey David. David y su hijo, Salomón, servirán de modelo a las monarquías de Occidente. ¿Tampoco ellos fueron lo que siempre se creyó? Tampoco en este caso la arqueología ha sido capaz de encontrar pruebas del imperio que nos legó la Biblia: ni en los archivos egipcios ni en el subsuelo palestino. David, sucesor del primer rey, Saúl, probablemente existió entre 1010 y 970 a.C. Una única estela encontrada en el santuario de Tel Dan, en el norte de Palestina, menciona “la casa de David”. Pero nada prueba que se haya tratado del conquistador que evocan las Escrituras, capaz de derrotar a Goliat. Es improbable que David haya sido capaz de conquistas militares a más de un día de marcha de Judá. La Jerusalén de entonces, escogida por el soberano como su capital, era un pequeño poblado, rodeado de aldeas poco habitadas. ¿Dónde el más carismático de los reyes hubiera podido reclutar los soldados y reunir el armamento necesarios para conquistar y conservar un imperio que se extendía desde el Mar Rojo, al Sur, hasta Siria, al Norte? Salomón, constructor del Templo y del palacio de Samaria, probablemente tampoco haya sido el personaje glorioso que nos legó la Biblia.

¿Y de dónde salieron sus fabulosos establos para 400.000 caballos, cuyos vestigios sí se han encontrado? Fueron criaderos instalados en el Sur por el reino de Israel varios decenios más tarde. A la muerte de Salomón, alrededor del 933 a.C., las tribus del norte de Palestina se separaron del reino unificado de Judá y constituyeron el reino de Israel. Un reino que, contrariamente a lo que afirma la Biblia, se desarrolló rápido, económica y políticamente. Los textos sagrados nos describen las tribus del Norte como bandas de fracasados y pusilánimes, inclinados al pecado y a la idolatría. Sin embargo, la arqueología nos da buenas razones para creer que, de las dos entidades existentes, la meridional (Judá) fue siempre más pobre, menos poblada, más rústica y menos influyente. Hasta el día en que alcanzó una prosperidad espectacular. Esto se produjo después de la caída del reino nórdico de Israel, ocupado por el poderoso imperio asirio, que no sólo deportó hacia Babilonia a los israelitas, sino que además instaló a su propia gente en esas fértiles tierras.

¿Fue, entonces, durante el reino de Josías en Judá cuando surgió la idea de ese texto que se transformaría en fundamento de nuestra civilización occidental y origen del monoteísmo? Hacia fines del siglo VII a.C. hubo en Judá un fermento espiritual sin precedente y una intensa agitación política. Una coalición heteróclita de funcionarios de la corte sería responsable de la confección de una saga épica compuesta por una colección de relatos históricos, recuerdos, leyendas, cuentos populares, anécdotas, predicciones y poemas antiguos. Esa obra maestra de la literatura -mitad composición original, mitad adaptación de versiones anteriores- pasó por ajustes y mejoras antes de servir de fundamento espiritual a los descendientes del pueblo de Judá y a innumerables comunidades en todo el mundo.

El núcleo del Pentateuco fue concebido, entonces, quince siglos después de lo que creíamos. ¿Sólo por razones políticas? ¿Con el fin de unificar los dos reinos israelitas? El objetivo fue religioso. Los dirigentes de Jerusalén lanzaron un anatema contra la más mínima expresión de veneración de deidades extranjeras, acusadas de ser el origen de los infortunios que padecía el pueblo judío. Pusieron en marcha una campaña de purificación religiosa, ordenando la destrucción de los santuarios locales. A partir de ese momento, el templo que dominaba Jerusalén debía ser reconocido como único sitio de culto legítimo por el conjunto del pueblo de Israel. El monoteísmo moderno nació de esa innovación.

Fuente: Agencia Orbita
abril 06, 2016

NanoBiblia; El antiguo Testamento en la cabeza de un alfiler

Berrie Nanotechnology Institute desarrollo la NanoBiblia como parte de un programa para que los jóvenes se interesen mas por la nanociencia y la nanotecnología.

Berrie Nanotechnology Institute desarrollo la NanoBiblia como parte de un programa para que los jóvenes se interesen mas por la nanociencia y la nanotecnología, se grabo la biblia hebrea completa en la cabeza de un alfiler la cual ocupa un area de 0,5 milímetros. La idea fue del Prof. Uri Sivan quien es director del Instituto de nanotecnología.

Fue escrita sobre una superficie de siliconas con una capa muy delgada de oro de 20 nanómetros de espesor, para ello se necesito de un artefacto llamado Focused Ion Beam (Rayo ionizado enfocado) el cual por medio de unos rayos enfocados hacia partículas iones de galio y hacia un objeto especifico, al llegar estas rebotan causando que los átomos reboten logrando de esta manera grabar, en este caso la biblia.

El proyecto se origino al tratar de responder; ¿Qué tan pequeña puede ser una Biblia?

Fuente: noticiacristiana.com
abril 04, 2016

La New Age se cuela silenciosamente entre los españoles

“Quien no sabe hacia donde va, cualquier transporte le sirve”, este dicho antiguo sirve para ilustrar a las personas que buscan llenar su vacío espiritual a través de lo fácil, los españoles cada vez más se dejan seducir a través de la New Age.

En la década de los noventa del Siglo XX comenzó el boom de la llamada Nueva Era o también conocida como New Age. Este movimiento, de una manera muy sutil ha comenzado a colarse en la vida cotidiana de los españoles, haciéndose llamativa hasta para cristianos que no conocen su trasfondo sino que sólo observan lo superficial y no lo que está detrás del telón.

El movimiento de la New Age es un sincretismo de religiones orientales, por ello aun no se le califica como secta, en él, se busca obtener una paz interior, una armonía en el ambiente donde se trabaja o vive, una armonía personal a través de músicas, olores, sensaciones, lo que conocemos como Reiki, Feng Shui, música con sonidos del mar y aves, por otro lado, pero en el mismo sentido, se le une la proliferación de quiromancia, cartomancia y toda clase de pitonisas haciendo augurios a distancia tan corta como una llamada de teléfono, ahorrándole así a las personas la vergüenza que sentirían si tuviesen que ir a un local de brujería, santería y otros , y ser visto por otras personas e incluso conocidos.

Este movimiento se ha vuelto tan fuerte y se ha introducido de forma tan sutil que no se puede reconocer en qué momento comenzó a formar parte de la sociedad; es muy fácil encontrarlo en los gimnasios, tiendas, centros comerciales, hospitales y hasta en los polideportivos, seguro que usted los ha escuchado en otros lugares inclusives.

Ahora, se puede preguntar ¿Por qué buscan satisfacer sus necesidades espirituales a través de las prácticas de la New Age? ¿Qué le hace tan llamativo? Y la respuesta es tan sencilla como que sienten un vacío tan profundo en sus vidas que no saben cuál es la pieza que le falta a su vida para que esté completa y feliz, y lo llamativo por la facilidad de acceder a ello si comprometerse a nada.  La práctica de estas actividades le traen felicidad momentánea, una felicidad que podría escribirse hasta con letras minúsculas, sin embargo, cuando se hace la decisión correcta que es llenar ese vacío con Jesucristo, se pasa a vivir una felicidad mayúscula y una fe que trae paz y sosiego.

Fuente: Galicia.es
febrero 29, 2016

¡Un misterio! Esta es la historia de la monja de la UCSAR

¿Qué hay detrás de su historia? Al norte de esta casa de estudios quedaba el antiguo cementerio de los hijos de Dios, uno de los primeros cementerios y el más viejo de la ciudad Capital.

La Universidad Católica Santa Rosa tiene décadas en servicio, por ello es de esperarse que ocurran hechos paranormales en sus instalaciones.Esta historia fantasmal comienza en el antiguo seminario de Caracas, ahora sede de una de las universidades más antiguas e importantes del país, la Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR).

Según cuentan, hubo una epidemia muy grave en Caracas, que mató a un centenar de personas, y los entes competentes de la ciudad decidieron hacer una fosa común al sur del cementerio -seguramente fue a las afueras de él-.

De ser cierto, los terrenos donde ahora se encuentra la capilla de esta universidad, podría estar encima de esa fosa común.

A través de los años, se dice que en la UCSAR aparecen varios fantasmas, uno de los más populares es el de una monja que aterroriza a los estudiantes y al personal que labora en dicha institución, llamada “la monja del seminario”.

Dicen que este fantasma hace su aparición justo a las 10:30 pm en los alrededores del jardín central, a su vez, a la 6:30 de la mañana en el primer piso del antiguo seminario.

La mayoría de las apariciones ocurridas han sido narradas por el personal que labora diariamente, incluyendo al personal de seguridad y los estudiantes sobretodo del turno nocturno, a quienes les toca caminar sin mirar atrás los extensos pasillos de dicha universidad en medio de la noche y el silencio.

¡Esto no es todo! Relatan que no sólo se trata de las apariciones de la monja, sino del seminarista que tuvo años atrás una lamentable muerte en la Iglesia San José, quien por razones desconocidas se ahorcó. Al parecer, el espíritu de este seminarista quedó deambulando por la institución como “cuidador de cuartos”.

¡Como dicen por ahí, de que vuelan vuelan!

Fuente: Tu zona Caracas   
febrero 17, 2016

El Vaticano juzga por primera vez por pederastia a un obispo

Jozef Wesolowski fue nuncio en República Dominicana. No estuvo en el inicio del proceso ya que fue hospitalizado el viernes
Ciudad del Vaticano. El primer juicio por presunta pederastia contra un antiguo obispo en el Vaticano comenzó con una silla vacía, la del propio imputado, el exnuncio en República Dominicana Jozef Wesolowski, quien fue hospitalizado ayer.

La celebración de este proceso contra el exprelado estuvo rodeada de una gran expectación mediática. El Vaticano se aseguró de que no se introdujeran aparatos electrónicos de ningún tipo en el aula que pudieran registrar el debate.

Por eso, el Vaticano pidió a los periodistas acreditados que se deshicieran de sus pertenencias antes de entrar. Solo podían utilizar el cuaderno y el lapicero repartido por los funcionarios vaticanos tras pasar el control de seguridad.

El juicio se celebró en la Oficina Judicial, en la planta baja del Tribunal Vaticano, un edificio ubicado a escasos metros del ábside de la basílica de San Pedro y de la Casa Santa Marta, la residencia del papa, quien se encuentra a miles de kilómetros de distancia a punto de concluir un viaje pastoral por América Latina.

Se trata de un aula austera, presidida por un crucifijo e iluminada por cuatro grandes lámparas de metal que, en sus poco más de cincuenta metros cuadrados, albergaba dos sólidas mesas de madera oscura y un estrado similar donde se sentaron los jueces, los fiscales y el secretario.

En sus muros de color amarillento además de un par de ventanas con cortinas blancas solo había una fotografía del papa argentino y un busto de Pio XI, suscriptor de los Pactos de Letrán (1929), con los cuales la Santa Sede obtuvo el estatus de Estado soberano.

El sonido metálico de una campana anunció la entrada en la estancia de los jueces: el presidente, Giuseppe dalla Torre, y sus adjuntos, Piero Antonio Bonnet y Paolo Papanti Pelletier.

A su llegada, la sala se alzó en señal de respeto y el secretario comenzó a enumerar los cinco delitos atribuidos al exnuncio polaco: aberraciones como abusos continuados a menores y posesión de una "ingente cantidad" de material pedopornográfico en dos ordenadores de su propiedad.

La audiencia, que comenzó a las 9:32 a.m. hora local (2:32 a.m. en el Perú), duró alrededor de seis minutos. Durante el trascurso de la delegación, destacó la silla vacía en la que debía sentarse el acusado, también de madera, situada en el centro del estrado y a un escaso metro de distancia aproximadamente de los acusadores y del Tribunal eclesiástico.

Wesolowski, que el próximo miércoles cumplirá 67 años, tuvo que ser hospitalizado durante la tarde del sábado por un problema de salud que el Vaticano no ha querido precisar por respeto a su intimidad.

El rumor que apuntaba a la ausencia del polaco en el juicio parecía confirmarse mientras los periodistas cruzaban la plaza de San Pedro en dirección al Tribunal, si bien no se confirmó hasta que accedieron al aula.

El acusado permaneció en la República Dominicana desde 2008 hasta 2013 y, tras ser llamado a Roma, sufrió un proceso canónico que le supuso la mayor pena prevista: la expulsión del sacerdocio.

Recurrió esta sentencia pero ahora afronta este nuevo proceso de naturaleza penal y que le podría suponer la cárcel.

De cara a este juicio, el papa Francisco tomó una decisión sin precedentes y el pasado septiembre decidió someterle al arresto domiciliario para evitar la hipotética contaminación de pruebas o, incluso, su huida.

En aquella ocasión su delicado estado de salud hizo que las autoridades vaticanas levantaran la mano y le permitieran cierta libertad de movimientos sin sobrepasar, eso sí, los confines del pequeño Estado.

Desde entonces, según explicaron hoy en el juicio, Wesolowski reside en la habitación número 5 del Colegio de Penitenciarios, anexa al Tribunal.

El promotor de justicia (fiscal), Gian Piero Milano, encargado de investigar los hechos, fue quien anunció la hospitalización del exarzobispo y entregó al presidente del Tribunal unos documentos que así lo atestiguaron.

Su abogado defensor, Antonello Blasi, lo corroboró y subrayó que su cliente tenía la voluntad de acudir a la audiencia.

Ambos pidieron posponer la visita y la solicitud fue aceptada por Dalla Torre, que retrasó la reunión a una fecha aún por determinar.

Será entonces cuando se retome el proceso y se estudien los delitos que se le atribuyen, presuntamente cometidos tanto en la isla caribeña como en Roma.

Fuente: EFE
febrero 02, 2016

Cerca de descifrar un antiguo misterio inca

En un cañón seco, cubierto con ruinas de una ciudad muerta tiempo atrás, los arqueólogos han hecho un descubrimiento que esperan ayudará a develar uno de los misterios del antiguo Perú: cómo interpretar los registros que llevaban los incas en cuerdas anudadas, conocidas como quipus.

FIBRAS Y NUDOS. Patricia Landa exhibe los quipus hallados en Incahuasi.
William Neuman / The New York Times

En el sitio llamado Incahuasi, a unos 160 kilómetros al sur de Lima, por primera vez los excavadores han encontrado varios quipus en un almacén de productos agrícolas. Parece ser que allí se habrían utilizado como libros de contabilidad para registrar la cantidad de maní, ají, frijoles, maíz y otros artículos que entraban y salían.
En algunos casos, los quipus -los primeros se encontraron en el sitio en 2013- estaban enterrados bajo los restos de productos orgánicos de siglos de antigüedad, que se preservaron gracias a lo extremadamente seco del desierto.
Fue un descubrimiento de gran éxito porque los arqueólogos antes habían encontrado quipus sólo en tumbas, ya que era frecuente que los enterraran con los escribas que crearon y usaron el instrumento. Muchos otros pertenecen a coleccionistas o a museos y carecen de la información de procedencia.
Lo básico
 Los quipus están hechos de una serie de cordones de algodón o lana que cuelgan de una cuerda principal. Cada uno puede tener varios nudos, cuyo tipo y ubicación transmiten un significado. Es posible que el color de los cordones usados para hacer la cuerda, y la forma en que están trenzados, sean parte del sistema de transmisión de información del quipus.
Los investigadores han tenido un conocimiento básico desde hace mucho tiempo del sistema de los quipus, en el que los nudos representan números, y la relación entre ellos y los cordones puede representar operaciones matemáticas, como sumas y restas.
Pero los investigadores no han podido identificar el significado de los indicadores no numéricos en los quipus y, como resultado, no pueden interpretar ninguna palabra o frase que no sea matemática.
“Podemos examinar cómo difieren los quipus del ají de los quipus del maní y de los quipus del maíz en términos del color y otras características; y podemos acumular una especie de vocabulario de signos de cómo querían decir esto o lo otro en su mundo”, explicó Gary Urton, experto que estudia el nuevo tesoro con Alejandro Chu, el arqueólogo que dirigió la excavación.
“No es la gran Piedra Rosetta, pero es un nuevo cuerpo de datos importante con el que trabajar. Es muy emocionante”, agregó.
La disculpa
Por ahora, los 29 quipus de Incahuasi, cuya antigüedad es de unos 500 años, están guardados en una modesta casa de ladrillo en un barrio residencial de Lima, junto con algunos objetos de otras excavaciones, incluidas dos momias (de un niño y un perro), bolsas con huesos humanos, docenas de textiles frágiles enrollados entre capas de papel, y ollas reconstruidas a partir de fragmentos.
La casa pertenece a Patricia Landa, una conservadora arqueológica que también tiene una colección de gatos y perros, incluidos tres perros peruanos sin pelo, del tipo que alguna vez criaron los incas para comerlos.
Es Landa quien toma los quipus de Incahuasi, algunos de los cuales se encontraron muy bien enrollados y otros en un montón enmarañado y revuelto; los limpia y desenreda con esmero, y los prepara para que los descifren.
“Tienes una relación muy especial con el material”, dijo Landa de 59 años. “Yo les hablo. Les digo: ‘discúlpen por perturbar su descanso, pero nos están ayudando a entender a sus antepasados’”.
Incahuasi, que significa “casa del emperador inca”, fue una ciudad que se utilizó como base de operaciones de la invasión inca de la costa sur de Perú a finales del siglo XV y principios del XVI, después de lo cual se convirtió en un próspero centro administrativo, según el arqueólogo Chu. Estaba ubicada en las áridas colinas, arriba de un verde valle del río Cañete. “Seguramente había mucho movimiento, con caravanas de llamas que traían los productos agrícolas”, dijo.
Acaso el almacén donde se encontraron los quipus se utilizara para guardar alimentos para la gran cantidad de tropas que se desplazaron para la invasión.
Los incas, altamente organizados y gobernantes de una vasta zona, habrían usado los quipus para llevar el registro de las provisiones y es probable que se mandaran copias de las cuerdas a un centro administrativo, como Cusco, la capital inca. En Incahuasi se han encontrado lo que son, esencialmente, duplicados de conjuntos de quipus amarrados juntos, lo que los investigadores creen que podría haberse hecho cuando se contaban dos veces algunos productos.
A uno de los quipus encontrados en el sitio le habían desatado los nudos, lo que sugiere que los contadores habían “borrado” la información almacenada para que pudiera reutilizarse, notó Landa.
Los datos
Al parecer, los quipus de Incahuasi son todos para contar frijoles. Sin embargo, documentos coloniales indican que los quipus tuvieron muchos usos, tanto en el periodo prehispánico como en la colonia, que iban más allá de la contabilidad e incluían registros calendarios y relatos históricos.
Documentos coloniales muestran que, en algunos casos, como en disputas por la tierra, los litigantes indígenas leían los quipus y un secretario del juzgado metía la información en actas del juicio.
Urton ha creado una base de datos de todos los quipus conocidos, unos 870, con información detallada de dos tercios de ellos, en la que se registra configuración, colores, valores numéricos y otros datos.
Debido a que los quipus de Incahuasi parecen ser inventarios simples de productos agrícolas, podría ser más fácil descifrarlos que los más complejos que registran información histórica, comentó Chu.
Y un adelanto en el descifre de los quipus de Incahuasi podría ser el primer paso para leer versiones más complejas.
Urton notó que la diferencia entre los quipus de contabilidad en Incahuasi y otros más complejos es la diferencia entre un formato para declarar impuestos y una novela. Sin embargo, también podrían tener similitudes claves: “en ambos se usa el mismo lenguaje, en ambos se usan los mismos números cuando se usan números, y están en el mismo sistema de escritura”.
Se detuvieron las excavaciones en Incahuasi por falta de financiamiento. Todavía se tiene que excavar gran parte del vasto complejo de almacenamiento, y Chu espera que haya más quipus ahí.

Fuente:  William Neuman / The New York Times