Radio Milagro: arqueólogos

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta arqueólogos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta arqueólogos. Mostrar todas las entradas

jueves, 7 de septiembre de 2017

martes, 5 de septiembre de 2017

septiembre 05, 2017

La estatua de un faraón confirma una historia de la Biblia

La escultura de piedra fue hallada en Israel, y los arqueólogos aseguran que corresponde a un hecho descrito en el libro bíblico de Josué.

Un grupo de arqueólogos determinó que una estatua de 4.300 años de un faraón egipcio confirma la autenticidad de uno de los pasajes de la Biblia. La escultura, hallada en Jasor, al norte de Israel y reconstruida en 1995, sería evidencia de la sublevación de los judíos contra Jabín, rey de Canaán.

Dimitri Laboury, de la Fundación Nacional de Investigación Científica de Bélgica, señaló al sitio arqueológico como el lugar donde se llevaron a cabo los hechos descritos en el pasaje Josué 11:10-11, donde se describe la destrucción de la ciudad de Jasor a manos de las tropas israelíes lideradas por el profeta Josué. El egiptólogo indica que la estatua fue destruida hace unos 3.300 años, aproximadamente al mismo tiempo en que habrían ocurrido tales sucesos bíblicos.

"Las grietas indican que la nariz se había roto y la cabeza se separó del resto de la escultura antes de ser destrozada", indicó Laboury, coautor del reciente estudio arqueológico sobre la cabeza encontrada de un faraón egipcio sin identificar, según informó Live Science.

Los restos fueron encontrados en el mismo complejo arqueológico donde fueron halladas otras estatuas egipcias, incluyendo una encontrada en 2013 que tenía las garras de una esfinge.

Fuente: elblog.com

viernes, 4 de noviembre de 2016

noviembre 04, 2016

Hallan en Guatemala la escultura maya "más espectacular" jamás encontrada

Arqueólogos guatemaltecos hallan un friso de la cultura maya, considerado el "más espectacular" visto jamás, en el centro arqueológico precolombino de Holmul, Guatemala, según reveló este miércoles uno de sus descubridores. El arqueólogo guatemalteco Francisco Estrada-Belli, director del proyecto arqueológico Holmul, explicó en rueda de prensa que el friso, de ocho metros de largo por dos de ancho, fue hallado en una pirámide maya que data del año 600 después de Cristo.

"Es una de las cosas más fabulosas que he visto nunca", dice el arqueólogo. "Este es un hallazgo extraordinario, una obra de arte que también nos proporciona mucha información sobre la función y significado del edificio", subrayó, en referencia a la pirámide.

 El arqueólogo precisó que el friso, hecho en estuco (una pasta de grano fino compuesta de cal apagada, mármol pulverizado, yeso y pigmentos naturales), está construido en relieve y en él se pueden apreciar tres personajes principales que visten ricos atavíos de plumas de quetzal (ave símbolo nacional) y de jade, sentados sobre cabezas de monstruos.

El personaje central de la composición se identifica como Och Chan Yopaat, que significa "el dios de la tormenta entra en el cielo", según los signos jeroglíficos que aparecen en su tocado y en el texto debajo de su imagen. 

El experto añadió que desde la boca del monstruo, situado en el centro de la composición, "se desprenden dos serpientes emplumadas de las cuales emergen los ancestros y cerros laterales de la región".

Estrada-Belli, que trabajó con un equipo de arqueólogos y excavadores guatemaltecos, recordó que la primera investigación en Holmul, yacimiento que data del periodo clásico y preclásico, se hizo en 1909, y él la retomó en el año 2000 pero tuvo que interrumpirla por falta de recursos.

Fuente: actualidad.rt.com

jueves, 29 de septiembre de 2016

septiembre 29, 2016

La Biblia una vez más tiene razón: hallazgo arqueológico confirma el relato de Ezequías

Según los arqueólogos, este descubrimiento hecho en Israel confirma el relato de Ezequías, el duodécimo rey de Judea.

Arqueólogos israelíes han sacado a la luz en Tel Lakhish un santuario y una puerta de la ciudad, de 2.900 años de antigüedad, que confirman el relato bíblico del rey Ezequías, informa la revista 'Live Science'.

Según la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA, por las siglas en inglés), la puerta y el santuario son una evidencia de las medidas tomadas por Ezequías, el duodécimo rey de Judea, para abolir las deidades. Según reza la Biblia, Ezequías, cuyo reinado se remonta al siglo VIII a.C., "Quitó los altares paganos, destrozó las piedras sagradas y quebró las imágenes de la diosa Aserá".

La puerta se encuentra en un área de 24,5 por 24,5 metros de tamaño, con seis cámaras y en la calle mayor de la ciudad. La sección norte de la puerta fue excavada hace varias décadas por una expedición liderada por arqueólogos del Reino Unido y la Universidad de Tel Aviv. La última excavación, realizada este año, ha tenido como objetivo sacar la puerta completa.

"El tamaño de la puerta coincide con los conocimientos históricos y arqueológicos que tenemos", ha manifestado Sa'ar Ganor, director de la excavación de la IAA. Conforme con lo que narra la Biblia, "todo tuvo lugar" cerca de las puertas de la ciudad antigua de Tel Lakhish, donde esa construcción fue erigida, ha destacado la IAA.

Según Ze'ev Elkin, ministro de Asuntos de Jerusalén, el hallazgo ilustra "cómo cuentos bíblicos, que conocemos, se convierten en hechos históricos y arqueológicos", mientras la investigación avanza.




Fuente: actualidad.rt.com

martes, 2 de agosto de 2016

agosto 02, 2016

Hallan restos del primer Templo Judío en sitio sagrado

Los restos, incluyendo fragmentos de cerámicas y huesos de animales, proceden del siglo VIII al VI antes de Cristo, precisaron arqueólogos.

Arqueólogos israelíes descubrieron restos del período del primer templo judío bíblico en el sitio de Jerusalén donde éste supuestamente se encontraba, informaron hoy las autoridades israelíes.

Los restos, incluyendo fragmentos de cerámicas y huesos de animales, proceden del siglo VIII al VI antes de Cristo, precisaron arqueólogos.

Los objetos fueron descubiertos en lo que se conoce para los judíos como Monte del Templo y para los musulmanes como Haram a Sharif o el Noble Santuario, y es considerado sagrado para ambas religiones.

El lugar es punto de disputa permanente en el conflicto árabe-israelí.

John Seligman, de la Autoridad para Antigüedades, dijo a dpa que es la primera vez que restos del periodo del primer templo, durante la Era de Hierro, son descubiertos en el lugar, y apuntó que el hallazgo se concretó hace aproximadamente un mes.

Apuntó que estos descubrimientos probablemente permitirán indicar los límites del Monte del Templo durante el periodo en cuestión, pese a que no hay restos arqueológicos directos descubiertos del propio templo, conocido como el Templo de Salomón, por el nombre del rey judío que lo construyó.

Fuente: La Tercera

sábado, 23 de julio de 2016

julio 23, 2016

Hallan en Israel sistema hidráulico de tiempos bíblicos

Un grupo de arqueólogos desenterró en Israel un antiguo sistema hidráulico que fue modificado tras la conquista de los persas y que convirtió el desierto en un paraíso.

La red de depósitos, tuberías de drenaje y túneles subterráneos prestó servicio a uno de los grandes palacios en el reino bíblico de Judea.

Los arqueólogos descubrieron primero el palacio en 1954, una estructura construida en 2.4 hectáreas de terreno, donde ahora se extiende la granja comunal Ramat Rachel.

Las recientes excavaciones desenterraron cerca de 70 metros cuadrados de un sistema hidráulico único.

“Han encontrado un enorme palacio (…) incluso mejor que los palacios de Jerusalén, (que datan) desde la Edad de Piedra tardía a finales del período bíblico del siglo séptimo”, declaró Oded Lipschits, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv.

La infraestructura del palacio fue remodelada a lo largo de los siglos para hacer frente a las necesidades de babilonios, persas, romanos y hasmonaitas que regentaron la Tierra Sagrada, aseguró Lipschits, que encabeza la excavación con un estudioso de la Universidad alemana de Heidelberg.

Pero fueron los persas, que arrebataron el control de la región alrededor del 539 antes de Cristo a los babilonios, los que renovaron el sistema hidráulico y lo convirtieron en un signo de belleza.

Lipschits aseguró que añadieron pequeñas cascadas para intentar convertir el desierto en un paraíso.

“Imagine en este terreno plantas y agua fluyendo por aquí”, comentó Lipschits. “Esto era importante para alguien que considera interesante la estética, para alguien que quería sentirse aquí no como si estuviera en una remota esquina del desierto”, agregó.

Fuente: Esto Mexico

viernes, 15 de julio de 2016

julio 15, 2016

Arqueólogos creen haber hallado la tumba de Aristóteles en la antigua ciudad de Estagira

El equipo de excavadores llega a la conclusión de que un edificio descubierto en 1996 podría ser el mausoleo.

Arqueólogos griegos creen haber hallado la tumba de Aristóteles en unas excavaciones llevadas a cabo durante más dos décadas en la antigua ciudad de Estagira, el lugar de nacimiento del filósofo.

"No tenemos pruebas, pero indicios muy fuertes que rozan la certeza", declaró el director de las excavaciones, Konstandinos Sismanidis, a medios locales.

Sismanidis presentó los resultados en el congreso internacional "Aristóteles – dos mil 400 años" celebrado en la Universidad de Salónica.

El equipo en torno a Sismanidis llegó a la conclusión de que un edificio descubierto en 1996 en las citadas excavaciones no puede ser otra cosa que el mausoleo de Aristóteles, tras analizar dos manuscritos en los que se hacía alusión al traslado de las cenizas del filósofo a su ciudad natal.

A los arqueólogos que trabajaban en Estagira desde el inicio de los años 1990 les sorprendió que en medio de una fortificación del periodo bizantino hubiera restos de un edificio, cuyas características no coincidían con esa época ni con eras posteriores.

Los hallazgos en el interior de las ruinas del edificio -monedas del Alejandro el Magno y de sus sucesores- sitúan su construcción al comienzo del periodo helenístico.

Los restos del techo encontrados en este yacimiento arqueológico demostraron que se había fabricado con tejas de la fábrica real, lo que demuestra que se trataba de un edificio público.

El edificio está situado entre una galería del siglo V a.C. y un templo de Zeus del siglo VI a.C., dentro de la antigua ciudad, cerca de su ágora, y con vistas panorámicas.

En el suelo del edificio hay un rectángulo de 1.30 por 1.70 metros, lo que corresponde a un altar.

Todas estas indicaciones y el hecho de que la forma del edificio no permitía atribuirle otro uso que el de una tumba, hicieron sospechar a los arqueólogos que se trataba de un mausoleo.

Finalmente, llegaron a la conclusión de que probablemente la persona a la que estaba dedicado el mausoleo era Aristóteles con la ayuda de dos documentos antiguos: una traducción en árabe del siglo XI d.C. de una biografía del filósofo griego y el manuscrito No. 257 de la Biblioteca Marciana de Venecia.

Ambos documentos precisan que cuando Aristóteles murió en 322 a.C. en la ciudad de Calcís (actual Calcidia) los habitantes de Estagira trasladaron sus cenizas a una urna de cobre, la pusieron en un mausoleo y a al lado de ellas construyeron un altar.

Fuente: presencia.mx

jueves, 7 de julio de 2016

julio 07, 2016

Descubren una antigua moneda con la imagen de Jesucristo

Un grupo de arqueólogos descubrió en la ciudad de Tiberias, en Israel, una antigua moneda con la imagen de Jesucristo.

Anna De-Vincans, arqueóloga, expresó que en la moneda se apreciaba una clara imagen de Jesús en un lado, y una inscripción en griego que dice (por si quedara alguna duda) “Jesucristo rey de reyes”.

Se cree que la moneda fue utilizada en el siglo seis.

Los expertos dicen que se emitió en Estambul, Turquía.

Además descubrieron dos celdas que datan de finales del periodo romano.

Yitzhar Hirschfeld, arqueólogo, comentó: “un pequeño cuarto con un banco, que está alrededor de dos metros por debajo del piso de la construcción y encontramos en el muro exterior dos ventanas”.

Una de las ventanas era para iluminación y otra para la comunicación entre prisioneros.

fuente: Once TV

lunes, 28 de marzo de 2016

marzo 28, 2016

Hallan restos de emperador chino que solo reinó por 27 días

Los restos del emperador chino Liu He, cuyo reino, de 27 días, es uno de los más cortos de la Historia, han sido hallados por un equipo de arqueólogos en la provincia suroriental china de Jiangxi, anunció hoy el jefe de las excavaciones, Xin Lixiang, citado por la agencia oficial Xinhua.

Los restos de Liu, que reinó del 18 de julio al 14 de agosto del año 74 AC, durante la dinastía Han, fueron encontrados en un ataúd en las afueras de Nanchang, la capital provincial, donde sellos reales encontrados en el interior del féretro parecen corroborar la autenticidad de la tumba.

Ésta comenzó a ser excavada hace cinco años, aunque hasta ahora no se había probado que perteneciera a uno de los emperadores más breves de la historia de China, hasta el punto de que en el país es más conocido como el "Marqués de Haihun", el título nobiliario que se le concedió tras ser depuesto.

Liu, nieto y sobrino de emperadores, fue coronado como tal con apenas 18 años de edad, pero en sus primeros días de reino dio cargos de alta responsabilidad a personas de su camarilla y celebró grandes fiestas -saltándose las normas de luto por la muerte del anterior monarca-, hechos que le costaron una rápida destitución.

Generales, ministros y otros influyentes personajes de la corte conspiraron para su destitución y la retirada de sus títulos nobiliarios, aunque 10 años después, enviado al exilio, se le reconoció el de marqués, con el que ha pasado a los anales históricos.

Pese a la brevedad de su reinado, Liu He no es el emperador chino que menos tiempo se sentó en el trono.

Ése es un título disputado por varios candidatos, entre ellos una emperatriz de la dinastía Wei (siglo VI) que técnicamente reinó sólo cinco horas del 1 de abril de 528, el mismo día en que nació, y ayudada por engaños de su abuela, quien tras el parto aseguró públicamente que era un varón.

Fuente: EFE

lunes, 22 de febrero de 2016

febrero 22, 2016

¿Aparece un ordenador portátil en una escultura de 100 años a.C.?

Mientras que los arqueólogos afirman que la antigua escultura representa "claramente una caja", otros creen que se trata de un ordenador portátil moderno.

Los objetos arqueológicos en numerosas ocasiones han servido de motivo para teorías conspirativas, como por ejemplo, el hallazgo en diciembre de 2015 de un 'teléfono móvil' de 800 años de antigüedad.

En ese sentido, en las últimas semanas la atención se ha centrado en una escultura de la Antigua Grecia que, según algunos, es una prueba de los viajes en el tiempo.

Se trata de un relieve funerario en mármol del Museo J. Paul Getty de California, EE.UU., denominado 'Tumba en Naiskos de mujer en trono con sirviente', que data aproximadamente de 100 años a.C. La sirviente sujeta en las manos un objeto rectangular que, según afirman algunos teóricos de la conspiración, representa un ordenador portátil moderno.

"La afirmación es ridícula ya que es claramente una caja", ha comentado la arqueóloga clásica Dorothy Lobel King a Discovery News. El propio museo igualmente ha explicado que el objeto no es más que "una caja poco profunda". "La representación de un fallecido que estira la mano hacia un objeto que sujeta un sirviente tiene una larga historia en el arte funerario griego y probablemente alude a la esperanza de continuar con los placeres terrenales en la vida de ultratumba", han añadido desde el museo.

"Cualquier viajero en el tiempo sabría que los portátiles se alimentan de electricidad, mientras que los griegos no tenían tomas de corriente", ironiza Lobel King.

Fuente: rt.com

martes, 2 de febrero de 2016

febrero 02, 2016

Cerca de descifrar un antiguo misterio inca

En un cañón seco, cubierto con ruinas de una ciudad muerta tiempo atrás, los arqueólogos han hecho un descubrimiento que esperan ayudará a develar uno de los misterios del antiguo Perú: cómo interpretar los registros que llevaban los incas en cuerdas anudadas, conocidas como quipus.

FIBRAS Y NUDOS. Patricia Landa exhibe los quipus hallados en Incahuasi.
William Neuman / The New York Times

En el sitio llamado Incahuasi, a unos 160 kilómetros al sur de Lima, por primera vez los excavadores han encontrado varios quipus en un almacén de productos agrícolas. Parece ser que allí se habrían utilizado como libros de contabilidad para registrar la cantidad de maní, ají, frijoles, maíz y otros artículos que entraban y salían.
En algunos casos, los quipus -los primeros se encontraron en el sitio en 2013- estaban enterrados bajo los restos de productos orgánicos de siglos de antigüedad, que se preservaron gracias a lo extremadamente seco del desierto.
Fue un descubrimiento de gran éxito porque los arqueólogos antes habían encontrado quipus sólo en tumbas, ya que era frecuente que los enterraran con los escribas que crearon y usaron el instrumento. Muchos otros pertenecen a coleccionistas o a museos y carecen de la información de procedencia.
Lo básico
 Los quipus están hechos de una serie de cordones de algodón o lana que cuelgan de una cuerda principal. Cada uno puede tener varios nudos, cuyo tipo y ubicación transmiten un significado. Es posible que el color de los cordones usados para hacer la cuerda, y la forma en que están trenzados, sean parte del sistema de transmisión de información del quipus.
Los investigadores han tenido un conocimiento básico desde hace mucho tiempo del sistema de los quipus, en el que los nudos representan números, y la relación entre ellos y los cordones puede representar operaciones matemáticas, como sumas y restas.
Pero los investigadores no han podido identificar el significado de los indicadores no numéricos en los quipus y, como resultado, no pueden interpretar ninguna palabra o frase que no sea matemática.
“Podemos examinar cómo difieren los quipus del ají de los quipus del maní y de los quipus del maíz en términos del color y otras características; y podemos acumular una especie de vocabulario de signos de cómo querían decir esto o lo otro en su mundo”, explicó Gary Urton, experto que estudia el nuevo tesoro con Alejandro Chu, el arqueólogo que dirigió la excavación.
“No es la gran Piedra Rosetta, pero es un nuevo cuerpo de datos importante con el que trabajar. Es muy emocionante”, agregó.
La disculpa
Por ahora, los 29 quipus de Incahuasi, cuya antigüedad es de unos 500 años, están guardados en una modesta casa de ladrillo en un barrio residencial de Lima, junto con algunos objetos de otras excavaciones, incluidas dos momias (de un niño y un perro), bolsas con huesos humanos, docenas de textiles frágiles enrollados entre capas de papel, y ollas reconstruidas a partir de fragmentos.
La casa pertenece a Patricia Landa, una conservadora arqueológica que también tiene una colección de gatos y perros, incluidos tres perros peruanos sin pelo, del tipo que alguna vez criaron los incas para comerlos.
Es Landa quien toma los quipus de Incahuasi, algunos de los cuales se encontraron muy bien enrollados y otros en un montón enmarañado y revuelto; los limpia y desenreda con esmero, y los prepara para que los descifren.
“Tienes una relación muy especial con el material”, dijo Landa de 59 años. “Yo les hablo. Les digo: ‘discúlpen por perturbar su descanso, pero nos están ayudando a entender a sus antepasados’”.
Incahuasi, que significa “casa del emperador inca”, fue una ciudad que se utilizó como base de operaciones de la invasión inca de la costa sur de Perú a finales del siglo XV y principios del XVI, después de lo cual se convirtió en un próspero centro administrativo, según el arqueólogo Chu. Estaba ubicada en las áridas colinas, arriba de un verde valle del río Cañete. “Seguramente había mucho movimiento, con caravanas de llamas que traían los productos agrícolas”, dijo.
Acaso el almacén donde se encontraron los quipus se utilizara para guardar alimentos para la gran cantidad de tropas que se desplazaron para la invasión.
Los incas, altamente organizados y gobernantes de una vasta zona, habrían usado los quipus para llevar el registro de las provisiones y es probable que se mandaran copias de las cuerdas a un centro administrativo, como Cusco, la capital inca. En Incahuasi se han encontrado lo que son, esencialmente, duplicados de conjuntos de quipus amarrados juntos, lo que los investigadores creen que podría haberse hecho cuando se contaban dos veces algunos productos.
A uno de los quipus encontrados en el sitio le habían desatado los nudos, lo que sugiere que los contadores habían “borrado” la información almacenada para que pudiera reutilizarse, notó Landa.
Los datos
Al parecer, los quipus de Incahuasi son todos para contar frijoles. Sin embargo, documentos coloniales indican que los quipus tuvieron muchos usos, tanto en el periodo prehispánico como en la colonia, que iban más allá de la contabilidad e incluían registros calendarios y relatos históricos.
Documentos coloniales muestran que, en algunos casos, como en disputas por la tierra, los litigantes indígenas leían los quipus y un secretario del juzgado metía la información en actas del juicio.
Urton ha creado una base de datos de todos los quipus conocidos, unos 870, con información detallada de dos tercios de ellos, en la que se registra configuración, colores, valores numéricos y otros datos.
Debido a que los quipus de Incahuasi parecen ser inventarios simples de productos agrícolas, podría ser más fácil descifrarlos que los más complejos que registran información histórica, comentó Chu.
Y un adelanto en el descifre de los quipus de Incahuasi podría ser el primer paso para leer versiones más complejas.
Urton notó que la diferencia entre los quipus de contabilidad en Incahuasi y otros más complejos es la diferencia entre un formato para declarar impuestos y una novela. Sin embargo, también podrían tener similitudes claves: “en ambos se usa el mismo lenguaje, en ambos se usan los mismos números cuando se usan números, y están en el mismo sistema de escritura”.
Se detuvieron las excavaciones en Incahuasi por falta de financiamiento. Todavía se tiene que excavar gran parte del vasto complejo de almacenamiento, y Chu espera que haya más quipus ahí.

Fuente:  William Neuman / The New York Times