Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta cura. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cura. Mostrar todas las entradas
abril 17, 2020

La Biblia predijo la pandemia y Levítico 26 revela la cura, afirma pastor en un vídeo

Recientemente se viralizó en Instagram, el vídeo de un ministro cristiano que afirma que las Escrituras predijeron la pandemia actual y que un conocido medicamento es la cura para este.

El pastor Rodrigo Aldeia, se presenta a sí mismo como un erudito y escritor de los idiomas hebreo y griego.

Aldeia recientemente dijo que la solución a la pandemia del coronavirus radica en la interpretación del Antiguo Testamento; y que la ciencia ya conoce la cura, que supuestamente es la cloroquina.

“La Biblia, en el libro de Eclesiastés, dice que no hay nada nuevo bajo el sol, no hay nada nuevo bajo el cielo, y vemos que esta situación que estamos viviendo, esta pandemia, se está repitiendo. ¿Y habla la Biblia al respecto? ¿Sobre pandemia, plagas? ¿Qué necesitas hacer para contener estas plagas?”, inicia su preámbulo en el vídeo.

El escritor afirma que la idolatría y el abandono de la adoración y alabanza a Dios, trajeron como consecuencia el Covid-19.

«El libro de Levítico, capítulo 26, del versículo 14, que dice que debido a que la gente saca a Dios de sus vidas, saca a Dios de sus decisiones, saca a Dios de sus familias, de la sociedad, se aleja, Dios permitiría que la plaga viniera a nuestras carpas. Entonces, [esta pandemia] tiene mucho que ver con cada uno de nosotros, nuestras actitudes de sacar a Dios de nuestros corazones», dice el ministro.

Argumentos basados en el libro de Levítico
Aldeia continua haciendo referencia a algunas de las consecuencias que el virus trae consigo; basándose en lo que dice el libro de Levítico.

“En el libro de Levítico, capítulo 26, comenzando desde el 16, nos dice así ‘por eso enviaré pánico, terror sobre ti, enviaré física, una palabra hebrea que es se refiere a enfermedad pulmonar severa, retraso en el crecimiento de los pulmones. También enviaré una fiebre ardiente, una fiebre muy fuerte, también haré que tus ojos sufran y traeré escasez financiera”.

Frente a esto, el pastor explica que en la Biblia existen “códigos y secretos” que las personas necesitan conocer.

En cuanto al detenimiento de la pandemia, comenta que Dios está esperando que las personas lo llamen nuevamente a sus vidas y a sus hogares.

«Pero quería hacer un punto más importante de todo esto: en la palabra ‘fiebre ardiente’ se usa una palabra [hebrea] que significa fiebre de la malaria, tanto que esta palabra se usa, en términos hebreos, para referirse a la malaria. Entonces vemos que aquí hay un código que, cuando llega una plaga que causa problemas pulmonares, […] dice que lo que trata la malaria es la cloroquina», revela el ministro.

Luego se dirige al presidente y le motiva a avanzar, ya que la Biblia misma le está dando esta indicación, según él asegura.

“La cloroquina traerá una cura para este problema de coronavirus… Veremos esta cloroquina como el instrumento que detendrá esta plaga», finaliza Aldeia.

fuente: bibliatodo.com
abril 08, 2020

Apenas 5 años de cárcel contra cura que abusó de cientos de niños

Apenas 5 años de cárcel contra cura que abusó de cientos de niños. Para el Tribunal Correcional apenas ameritó 5 años de cárcel al  ex cura francés Bernard Preynat, quien de acuerdo a las acusaciones abusó de cientos de niños durante 20 años.

Protagonista del caso de pederastia que destapó los abusos sexuales en la Iglesia francesa y su encubrimiento por la jerarquía, no dejó conforme a nadie, pues la  Fiscalía,  había solicitado en el juicio ocho años de prisión.

El fiscal Dominique Sauves señaló ante el tribunal que Preynat había “puesto en marcha un método para dar respuesta a sus pulsiones”.

El fallo fue dado a conocer a puerta cerrada por la epidemia del coronavirus, luego de que el Ministerio de Justicia  pidió que se anulen o retrasen los procesos en la medida de la posible y a cerrar los juicios al público.

François Devaux, presidente de la asociación “La palabra liberada”, que agrupa a varias víctimas y que logró llevar al arzobispo de Lyon ante los tribunales, consideró en declaraciones a EFE que la condena es “ejemplar”, no tanto por el número de años sino por haber impuesto prisión firme.

El ex sacerdote  dirigió campamentos infantiles entre 1971 y 1991, período durante el cual abusó de numerosos jóvenes de entre 7 y 15 años.

Pese a ello, siguió trabajando en el seno de la diócesis de Lyon hasta 2015 pese a las numerosas denuncias y llamadas de atención que habían llegado en su contra, hasta que finalmente fue  procesado por la justicia.
abril 08, 2020

Absuelve justicia a cura pederasta; el Vaticano se regodea

Absuelve justicia a cura pederasta; el Vaticano se regodea. El cardenal george Pell, implicado en un caso de abuso sexual a niños y quien era un colaborador cercano del Papa Francisco, finalmente fue liberado por “dudas” sobre los hechos.

El Tribunal Supremo de Australia deliberó que en los cinco cargos de pederastia contra Pell no había pruebas suficientes para sentenciarlo.

Antes este fallo, el Vaticano recibió  “con satisfacción” la noticia. “La Santa Sede, que siempre ha confiado en la autoridad judicial australiana, acoge con satisfacción la sentencia unánime dictada por el Tribunal Supremo en favor del Cardenal George Pell, que lo absuelve de las acusaciones de abuso a menores, revocando su condena”, indicó  en un comunicado.

Pell, de  78 años, era responsable de la Secretaría de Economía del Vaticano y fue condenado en marzo de 2019 a seis años de cárcel por violación y agresión sexual de dos monaguillos en 1996 y 1997 en la catedral de Saint-Patrick de Melbourne, donde era arzobispo.

Su condena fue confirmada en apelación en agosto del año pasado pero este martes fue anulada por el Tribunal Supremo de Australia, que le absolvió de los cinco cargos de agresión sexual argumentado dudas sobre los hechos.

Fuente. paradigma.live
abril 04, 2020

¿Cura para el coronavirus? Sacerdote y microbiólogo comparte su esperanza

El sacerdote dominico y doctor en microbiología, P. Nicanor Austriaco, expresó su esperanza de que pronto pueda haber un tratamiento efectivo para el coronavirus COVID19, usando el fármaco hidroxicloroquina (HCQ).

El P. Austriaco es profesor de Biología y Teología en el Providence College en la localidad de Providence, estado de Rhode Island (Estados Unidos). Actualmente está con su madre en Filipinas, su país natal, mientras dura la cuarentena por el coronavirus.

“Como biólogo molecular, lo emocionante para mí sobre esta posibilidad es que la prueba clínica en Francia fue muy buena, dadas las circunstancias extremas”, escribió el especialista en un post de su blog.

“Sí, fue una prueba pequeña, pero si se lee el documento que la sostiene, fue algo riguroso para lo que se quiso hacer, que fue un estudio piloto. Y esto mostró que la HCQ acortó significativamente el tiempo de eliminación del virus del sistema del paciente”, continuó.

Además, refirió el experto filipino, otra prueba independiente realizada en un laboratorio en China mostró que la HCQ “puede prevenir la reproducción viral en un tubo de ensayo”.

En un correo electrónico enviado a CNA – agencia en inglés del Grupo ACI – el P. Austriaco explicó que la hidroxicloroquina y otro fármaco relacionado, CQ, han sido ya usados en seres humanos para tratar enfermedades como la malaria “en todo el mundo, incluyendo Filipinas”.

“También han sido usados para tratar enfermedades autoinmunes como el lupus. Así que sabemos que son seguras para la mayoría de personas”, resaltó. Sin embargo, la prescripción “solo puede hacerse bajo la supervisión de un médico porque en algunos casos, estos fármacos pueden generar problemas cardiacos”.

El experto resaltó que la Administración de Alimentos y Medicamentos del gobierno de Estados Unidos (FDA) ya ha aprobado la HCQ para uso humano para ciertas enfermedades pero no para el COVID19.

Sin embargo, “si la prueba que realiza la OMS llamada SOLIDARITY muestra que la HCQ y el CQ son efectivos para tratar el COVID19, entonces la FDA podría aprobarlos para ese uso”, dijo el sacerdote a CNA.

En su publicación, el P. Austriaco resaltó que el HCQ no es muy caro y puede conseguirse. En Filipinas por ejemplo el tratamiento de seis días costaría cerca de 30 dólares.

Sobre la posibilidad de una vacuna, el microbiólogo explicó a CNA que las vacunas toman “usualmente entre 12 y 18 meses para ser desarrolladas, aunque en el caso del COVID19 el tiempo se ha acelerado”.

“Mi principal esperanza es que estamos usando toda la capacidad del ingenio y la tenacidad humanos para luchar contra esta pandemia. Con la gracia de Dios, prevaleceremos”, dijo el especialista a CNA.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA
marzo 18, 2020

Diez años después de su muerte, un cura es encontrado culpable de pederastia

Diez años después de su muerte, un cura es encontrado culpable de pederastia. El sacerdote Renato Poblete, un carismático líder que murió hace 10 años, fue encontrado culpable de abuso sexual de menores y adultos.

La Compañía de Jesús en Chile hizo públicas las conclusiones de la investigación canónica en contra del difunto sacerdote, sobre quien pesaban 22 denuncias.

Los jesuitas señalaron que los casos habrían ocurrido entre 1960 y 2008. Cuatro de esos casos corresponden a menores de edad. Poblete falleció en 2010 a la edad de 85 años, sin nunca enfrentar ni la justicia canónica ni la civil. Todas las denuncias por abuso sexual fueron dadas a conocer en forma posterior a su muerte.

“Fue una figura que aparentemente daba confianza, y resulta que vimos que era un monstruo al final”, dice un habitante de Santiago tras difundirse que Poblete era un depredador sexual.

Sin embargo, la doble vida del sacerdote era tal que nunca nadie se dio cuenta de su lado oscuro y  en 2009 recibió un reconocimiento de la entonces presidenta Michelle Bachelet, e incluso uno de los parques más grandes de la capital llevaba su nombre.

Fuente: paradigma.live
marzo 03, 2020

Cura confiesa: “Durante 20 años abusé de 4 a 5 chicos por semana”

Este martes comenzó en Francia el tan esperado juicio contra el ex sacerdote y capellán scout de la diócesis de Lyon, Bernard Preynat, acusado de violencia sexual contra decenas de menores. Agresiones que él mismo reconoció y por las que fue destituido del estado clerical.

Las investigaciones apuntan a que el ex sacerdote agredió sexualmente a decenas de niños boy scouts entre los años 1970 y 1990 en la región de Lyon en el este de Francia. Este caso, revelado en 2015, salpicó a la máxima autoridad de la Iglesia francesa, el cardenal Barbarin, quien fue condenado por no haber denunciado estos actos ocurridos en su diócesis.

Él mismo, de pie y rígido en el estrado, aceptó los hechos: “Yo sabía que estos gestos estaban prohibidos, que eran caricias que nunca debería haber hecho. Eran a escondidas”, admitió. “Y sí, es verdad, me aportaban placer sexual”.

Bernard Preynat, de 74 años, deberá comparecer ante el Tribunal Penal de Lyon donde estarán presentes 15 demandantes civiles, incluyendo 10 víctimas, entre docenas de otros que figuran en la lista del sistema judicial, que deberán enfrentarse, después de tantos años, con la palabra de su agresor, informa Vatican News en su página web.

Los querellantes, antiguos boy scouts de 7 a 15 años en aquella época, le reprochan manoseos, besos y caricias sexuales obligados cuando Preynat era vicario-capellán en una parroquia cerca de Lyon en los años 80. Ante la policía, el excura ha reconocido casi todas estas agresiones, incluidas tres violaciones hoy prescritas.

“No hay duda de que será condenado”, reconoció el abogado del acusado. Preynat, quien hoy tiene 74 años, se expone a 10 años de cárcel y 150.000 euros de multa.

Fuente: joeirizarry noticiascristianas.com
enero 03, 2020

Sacerdotes confiesan su amor y cuelgan la sotana para contraer matrimonio

Pablo ejercía como sacerdote en Argentina y a los 40 años dejó el sacerdocio e hizo pública su homosexualidad. Después de enfrentar diversos obstáculos se casó con Oscar, un organizador de eventos.

Pablo cuenta a Vice que como cura conoció y tuvo relaciones con otros hombres.Su primera experiencia homosexual la tuvo a los 21 años mientras cursaba el seminario para ser sacerdote.

A la casa donde vivía junto al resto de sus compañeros, llegó un chico colombiano que venía de intercambio. Con él, se miraban de otra manera. “Ojo de loca no se equivoca”, diría más tarde su marido. Después de buscarse el uno al otro, el colombiano, como lo llama para no comprometerlo ya que sigue siendo cura, entró en su habitación y le propuso un juego: ambos tenían que cerrar los ojos y simular ser ciegos para reconocerse los cuerpos con las manos.

Esa noche, por primera vez, Pablo tocó el cuerpo de otro hombre.Al poco tiempo él se volvió para Colombia. Varios años después me enteré de que estaba en el Vaticano. «Fui varias veces para allá, pero por alguna u otra razón él nunca estaba.A ese mal timing Pablo lo llama “gracia divina”.

Pero como Dios los cría y el viento los amontona, mucho tiempo después, en su último viaje de estudios al Vaticano, se reencontró con el colombiano. Ahí estaba ese muchacho, ya no un recuerdo regurgitado por años sino todo un hombre de voz profunda y acento fascinante con un alto puesto eclesiástico.

En ese viaje que, sin saberlo, sería su último como parte de la Iglesia, Pablo y el colombiano tuvieron la oportunidad de terminar lo que habían arrancado como seminaristas en Buenos Aires casi una década atrás. Una noche que recuerda tibia, los dos sacerdotes cogieron puertas adentro de la Santa Sede.

«Mis padres no eran creyentes. Pero a los 10 años, cuando murió mi mamá, me mudé a Salta donde me criaron mis tías. Ellas me hicieron tomar la comunión y confirmarme. Inculcaron en mí una espiritualidad que marcó el primer rumbo de mi vida. Arranqué como asistente de un cura que me convenció para ir a un retiro espiritual.

Aunque al principio no me cerró, al año siguiente me metí en el seminario. Terminados mis siete años de estudios, me ordené en Salta y ahí arranqué como sacerdote». La profesión lo obligó a estar en constante movimiento. El noviciado le tocó en la misión del Mato Grosso de Brasil. Después vino el diaconado en Montevideo, Uruguay.

La lista sigue, pero aunque en su camino conoció una envidiable cantidad de lugares, sus ocho años en el colegio San Agustín, en la Ciudad de Buenos Aires, son los favoritos de su vida eclesiástica. Ahí, además de sus tareas como sacerdote, ejerció como docente. Como los demás curas eran bastante mayores, Pablo era el encargado de los jóvenes. Con muchos de sus alumnos conserva hasta hoy una relación estrecha. Varios, incluso, estuvieron en su casamiento.


Además de todas sus tareas para la pastoral y el colegio, que le exigían casi la totalidad de su tiempo, de alguna manera se las arreglaba para interrumpir cada tanto su celibato. Pero para contrarrestar la naturalidad con la que lo cuenta ahora, insiste en que no era algo que pudiera vivir con ligereza.


Pablo en un tono igual al de los sermones que daba en la misa mensual a la que todo el alumnado estaba obligado a ir— que todavía no era cura pero hoy lo es, vino a confesarse conmigo. Estaba arrepentido de haber tenido relaciones con otra mujer que no era su esposa. En ese momento casi le cuento mi situación. Pero no me atreví. Ambos estábamos en falta. Los dos habíamos traicionado nuestros votos sagrados pero de alguna manera lo mío era peor.


La paranoia de estar viviendo lo que sentía como una doble vida lo hacía desvivirse en precauciones. Si se encontraba con otro hombre era siempre en algún telo de Provincia, nunca de CABA, por miedo a que alguien lo reconociera.

Incluso prefería no ir con su auto ante la posibilidad de que su patente lo delatara. Para hablar con hombres tenía una cuenta de Facebook alternativa con un nombre falso que no le viene a la mente. Cierra los ojos y, en una asociación rápida, recuerda el apellido: Gutiérrez, como la calle del colegio y la iglesia desde la que mandaba los mensajes.

Fuente: elbog.












diciembre 29, 2019

Me abusaron en la casa del cura cuando era adolescente

No aguantó más. Llegó el momento. Alejandro Canale, de 75 años, está por relatar el trauma que intentó tapar desde que tenía 16 y que hoy necesita dar a conocer. "Tengo que hablar", reafirma, mientras nos abre las puertas de su casa en la localidad costera de Camet Norte, Provincia de Buenos Aires (Argentina), para contar por primera vez los reiterados abusos sexuales que le cometieron en un colegio católico durante su adolescencia, corrompida por los predicadores de la moral y las buenas costumbres.   

Corría 1960, y él pasaba sus días como estudiante de secundaria en la escuela San Juan el Precursor, una institución religiosa para alumnos de las familias mejores acomodadas del partido de San Isidro, en la misma provincia. El instituto fue fundado por Jorge Castagnet, un reconocido cura de la época con mucha influencia en su comunidad, al servicio del Obispado local, quien también cumplía el rol de director.

El presunto abusador, Edgardo Rubén Palavecino, era vicerrector y profesor de Filosofía, pero tiempo atrás fue seminarista con serias intenciones de convertirse en un referente del clero, aunque en ese momento no llegó a vestir la sotana.

Además del establecimiento principal de aquella casa de estudios para jóvenes cristianos de la alta sociedad, el sacerdote administraba una residencia a pocos metros, donde recibía alumnos para el dictado de algunas materias, y también servía de hospedaje para chicos que venían del interior del país.

Palavecino contaba con su propia habitación, donde dormía y también daba sus clases. Alejandro iba a esa quinta entre dos y tres veces por semana, y si estaba solo, casi siempre era abusado en aquel cuarto.

"Me hizo creer que eso era el amor"
"Cuando iba a estudiar ahí, encontraba a Palavecino en la cama, en su pieza. A veces éramos cuatro o cinco estudiantes, y no pasaba nada, pero me empezó a citar en horarios en que estaba durmiendo la siesta", relata. A partir de ahí, inició la manipulación psicológica: "Comenzó a decirme que me quería. Yo era un pibe muy abandonado de familia, que me dijeran eso me cambió la cabeza. Aprovechó mi carencia afectiva". Según recuerda, aquel profesor era unos 20 años mayor: "Hoy debe estar muerto", calcula.

Los encuentros subidos de tono duraron "entre uno y dos años", en el último tramo del colegio secundario, y conformaron sus primeras experiencias sexuales: "No tuve capacidad de elección", lamenta. Y aunque pasaron décadas, algunas imágenes no se pueden borrar: "Recuerdo el pecho peludo del tipo", visualiza.

Desde el punto de vista emocional, Alejandro sostiene que aquello fue un abuso porque le hizo creer "que eso era el amor", además de la relación de poder impuesta, que en ese momento no pudo ver. "¿Por qué me eligió a mí? Tenía alrededor a 300 alumnos, y se dio cuenta de que yo era débil", comenta. Pero no fue la única víctima del vicedirector.

Un compañero suyo, que también estudiaba en el cuarto del posible pedófilo, dijo en un recreo: "Palavecino me quiere mucho". Cuando otro de los alumnos se alertó de la situación, le preguntó: "¡¿Cómo que te quiere mucho?!". "Sí, me besa y me abraza, me quiere", respondió el chico. "Cuando escuché eso, me metí en un rincón y me hice el 'pelotudo' [tonto], totalmente", admite Alejandro. La conmoción se desataría por otros casos de pederastia, mientras él callaba su propia historia.

"Padre, tengo que decirle una cosa, muy grave"
A los pocos minutos, en la clase de religión a cargo del cura Castagnet, el chico que se había percatado de la aparente corrupción de menores, dio un sobresalto y expresó: "Padre, tengo que decirle una cosa, muy grave". Alejandro hubiese preferido que se lo trague la tierra: "Estaba escondido en el banco, tenía terror de que se supiera", relata.

Y sigue: "¿Es que has matado a alguien?", consultó el cura. "Peor, padre, Palavecino es 'bufa' [homosexual]", respondió el estudiante. La clase no pudo continuar: "Nos llamó a todos, uno por uno, y cuando llegó mi turno, preguntó si me habían abusado en algún momento. Yo lo negué. Mentí, aunque hace más de un año que me estaba abusando".

Desde ese entonces, nunca más se vio a Palavecino en el colegio: "No volvió a aparecer. Cuando lo descubrieron, por el otro caso, el padre lo sacó inmediatamente de la institución, le dieron una beca y se fue a España. Lo premiaron. No tuvo castigo", cuenta.

Esta práctica de encubrimiento es habitual en sedes ligadas directa o indirectamente a la Iglesia Católica, y por ello es común ver que un violador haya cometido delitos sexuales en más de un centro eclesiástico. Sucede que, en vez de llevar el caso a la Justicia local, se traslada al implicado a otro establecimiento, en una clara maniobra elusiva. "El cura sabía que era un abusador, por la rápida forma en que actuaron", opina Canale, casi 60 años después.

La última cena
Apenas horas después de haberse destapado el escándalo en la escuela, el autor de los supuestos abusos apareció en la casa del propio Alejandro para cenar, ya que tenía buena relación con la familia. Era una especie de despedida antes de su inminente viaje a España.

"En ese momento, pensé en suicidarme con un revólver de mi viejo, pero justo apareció papá. Lo único que atiné a decirle, fue: 'Palavecino a mí también me agarró'. Mi viejo me sacó el revólver, y me sentó en la mesa con el hijo de puta este", repasa. 

La familia Canale era muy respetada en la zona, y su pasar económico no estaba nada mal. De hecho, la casa de Alejandro contaba con varias empleadas de servicio: "Mi vieja nunca hizo nada, tenía planchadora, costurera, mucama y cocinera", recuerda. Pero faltaba lo más importante: "El único lugar donde recibía amor era la cocina, donde estaban ellas".


Según el entrevistado, el estatus social de sus padres conspiró para que no denunciaran el delito: "Fueron cómplices. No tuvieron coraje, por el miedo al qué dirán. En esa época, tener un hijo abusado era toda una vergüenza, ahora hay otra cabeza", reflexiona. Además, había conflicto de intereses: "Mis padres eran accionistas del colegio. Tal vez lo ocultaron para que no tomara mala fama la escuela". La falta de apoyo familiar también lo condicionó para callar durante todos estos años.

"Lo saco a la luz para que no pase más"
"Yo lo tapé, me casé y armé una vida normal. Gasté fortunas en terapia", explica. Pero las secuelas brotaban por los poros. Desde no poder ver desnudos a sus hijos, hasta mudarse constantemente de lugar, escapando de algo. Las molestias aparecían, sin saber bien por qué. Y todo ello sumado a los recurrentes pensamientos sobre el suicidio. "Todavía creo que él me eligió porque era el tonto de la clase. Sigo con un complejo de inferioridad", reconoce.

Sin embargo, recientemente se contactó con la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina, compartió su historia, y escuchó las de otros: "Estoy asombrado por cómo me está ayudando conocer más casos", se enorgullece.

Gracias al acercamiento, entendió que gran parte de los síntomas actuales tienen su raíz de origen en la pederastia, y encontró muchos patrones comunes con otros miembros de la agrupación: sentimientos, reacciones y formas de actuar que solo son compartidas por ellos, los abusados. Entonces, se dio cuenta que no quería esperar ni un solo día más sin escupir este mal trago, para sanar. Ni siquiera a sus hijos les había contado.

"Lo saco a la luz para que no pase más. Y quiero generar conciencia de que esto sucedió siempre, porque mi caso tiene casi 60 años", plantea. También desea demostrar que a pesar del horror, logró seguir adelante: "Se puede, más allá de eso, armar una vida, con hijos divinos y nietos más lindos todavía. Con toda la dificultad, a pesar de la depresión. Yo pude". Hoy, este abuelo pasa sus días cerca del mar, tejiendo y comiendo verduras que obtiene de su propia huerta.  

RT: Ahora puede haber algún lector que fue abusado, y todavía no se atreve a contarlo. ¿Qué le dirías?

A.C: Tomar conciencia de lo que a uno le pasó, es muy importante. Le diría que es una persona valiosa, y solo hay que descubrirlo. Lo que te haya pasado no borra al ser humano lindo que sos. A mí me sirve mucho poder contarlo, estoy sanando, y creo que les puede ayudar a muchos abusados. Cada vez entiendo más lo bien que hace hablar.

El Obispado niega el vínculo con el colegio
Desde la Diócesis de San Isidro nos negaron que la escuela católica haya pertenecido alguna vez a la organización dependiente del Vaticano. No obstante, el cura señalado como principal encubridor, y director del colegio en ese momento, sí era miembro del Obispado: "El padre Castagnet respondía al monseñor Aguirre", detalla Alejandro.

Prescripción VS derechos del niño
Si bien es cierto que para muchos jueces esta clase de delitos penales no son justiciables por su antigüedad, también hay excepciones. De hecho, en las últimas horas la Cámara de Apelaciones de la ciudad de La Plata, que actuó en el famoso caso Próvolo —un instituto para chicos sordos con denuncias por abusos a menores—, consideró que la pederastia no prescribe, porque más allá de las normas locales, los derechos internacionales del niño tendrían supremacía legal.

Asimismo, la llamada Ley de Respeto a los Tiempos de las Víctimas establece desde 2015 que los años para que una causa prescriba solo se cuentan a partir de la denuncia realizada en la Justicia, y no antes, porque se contempla una demora lógica para afrontar el trauma. A su vez, con el fin de evitar discusiones jurídicas, se baraja la posibilidad de sancionar una norma en el Parlamento argentino para que estos hechos no caduquen nunca.    

Leandro Lutzky
noviembre 09, 2019

Niña graba a un párroco para que le creyeran que era forzada a tener relaciones

Una niña de 11 años grabó en un video a un párroco de Italia, para poder descubrir que era forzada a tener relaciones

«Es solo un juego, no hacemos nada malo», le decía el cura a la menor, según reveló un programa italiano, tras el arresto del padre católico.

Los hechos comenzaron el pasado febrero, cuando el sacerdote empezó a conocer a la familia de Michele Mottola y empezó a ganarse la confianza  para llegar hacia su víctima.

El cura se empezó a a visitar a su hogar y le ofrecía regalos para que la familia tuviera confianza en él y así llegar hacia la menor.

«Es solo un juego, no hacemos nada malo», se escucha decir al cura a la niña en la grabación, después de que ella le pidiera parar: «déjame en paz, no debes tocarme».

 Tras los toqueteos, la  pequeña decidió contar los abusos a dos adultos de la parroquia, pero estos no la creyeron, lo que motivó hacer un video para que le creyeran

El caso se hizo mediático después de que el pasado 3 de noviembre, en un programa televisivo sacara las grabaciones a la luz y entrevistara a la madre de la pequeña.

La Policía italiana arrestó este viernes al cura al sur de Nápoles, detallaron medios locales.

Fuente. elblog.com









enero 13, 2019

Acusan a un sacerdote argentino de dejar morir a su amante para que nadie se entere de su relación

El cura era conocido por instaurar un código de vestimenta femenino para entrar a la iglesia: prohibía el uso de faldas, escotes y pantalones apretados, entre otras prendas.

Carlos Scarlata, un sacerdote argentino, fue acusado de dejar morir a su amante para que nadie se entere de su relación. Aparentemente, la mujer sufrió una descompensación a causa de la diabetes que padecía mientras estaba en su casa con el párroco, quien la habría abandonado sin solicitar auxilio. El caso ocurrió en la provincia de Mendoza, Argentina, de acuerdo a la información publicada por diario El Sol este jueves.

El cuerpo de la víctima, Valeria Cornejo, fue encontrado en estado de descomposición en octubre y se determinó que el deceso respondía a causas naturales. Sin embargo, la denuncia de una amiga suya, a quien el sacerdote le habría contado lo ocurrido en ese entonces, reabrió el caso.

Así, el religioso fue citado por la Justicia para rendir su declaración esta semana, al ser la última persona que tuvo contacto con la víctima y sugiriendo que a pesar de presenciar el quebranto de salud de Cornejo, no pidió asistencia para evitar la exposición de su relación sentimental.

Scarlata habría cometido el delito de "omisión de auxilio" y podría enfrentar entre cinco y quince años de prisión, según medios locales, además de las medidas que pueden tomar las entidades eclesiásticas en función de las disposiciones religiosas que promueven el celibato.

El psiquiatra que atendía a la víctima también habría confirmado el supuesto vínculo amoroso que existía entre su paciente y el sacerdote, ya que Cornejo estaba asistiendo a terapia, precisamente, por considerar que tenía una relación prohibida y afirman que era una mujer profundamente religiosa.

Esta no es la primera vez que el párroco se ve involucrado en una polémica. En 2016 fue conocido por instaurar un código de vestimenta femenino para entrar a la iglesia, a través del cual prohibía el uso de faldas, escotes y pantalones apretados, entre otras prendas, por considerar que las mujeres provocaban a los hombres. 

Fuente: actualidad.rt.com


noviembre 21, 2018

Mata a un cura al intentar castrarlo por la supuesta violación de su hija de nueve años

Un hombre de la ciudad de East London (Sudáfrica) mató a un predicador local tras acusarlo de violar a su hija de nueve años, según ha informado The South African.

De acuerdo con los informes, los hechos se produjeron la semana pasada, cuando la exesposa del acusado le aseguró que la pequeña había sido abusada sexualmente por el pastor Mase Malgas, de 66 años. Por tal razón, el padre enfurecido —cuya identidad permanece en secreto— irrumpió en casa del religioso, lo atacó y quiso cortarle los órganos sexuales.

Según la publicación, aunque el atacante no logró castrar a la víctima, le produjo heridas "graves" en la zona genital y luego lo llevó a una estación de Policía con la esperanza de que fuera arrestado. Sin embargo, el estado de salud de Malgas obligó a los oficiales a trasladarlo a un centro médico, donde falleció.

El padre de la niña fue arrestado y el pasado 14 de noviembre el tribunal de East London le negó la libertad bajo fianza. Según el magistrado encargado de la decisión, el tribunal defiende a la niña lastimada, pero no a alguien que hace justicia con sus propias manos.

Un agente de Policía manifestó entonces que los informes médicos habían confirmado que la menor había sido violada, pero los tribunales aún esperan que los resultados de ADN ratifiquen que Malgas sea el autor. El caso depende de este vital detalle y el juicio se reanudará en una fecha aún por confirmar.

Fuente: actualidad.rt.com


octubre 09, 2018

Sacerdote protegido por la Iglesia reconoció lo que hizo con un menor

El sacerdote salesiano Gustavo Eliéce, mejor conocido como Eliécer Salesman, fue confrontado por un hombre hace cinco año por todas las acciones que el religioso cometió en su contra cuando este era niño.

El cura incluso reconoció los hechos, pero a pesar de ello, la Iglesia Católica le brindaba protección.

Los hechos ocurrieron a partir de 1982 en el santuario Divino Niño, del barrio 20 de Julio en Colombia.

Ahora la víctima tiene 43 años de edad y aseguró que en su momento la iglesia le dio dos cheques de  indemnización por $16 mil cada uno.

“Yo lo único que estoy pidiendo es justicia. No es posible que eso se presente en la comunidad católica. Esto está afectando al mundo entero”, expresó la víctima, según el portal web Infobae.
octubre 08, 2018

Capellán de la Policía: “A ese pobre cura lo mandaron a prisión por la presión mediática”

Para el capellán de la Policía Nacional, Alejandro Cabrera, consideró que el sacerdote José Altagracia Rosario González, acusado de violar a una mejor de edad y a quien se le dictó tres meses de prisión preventiva, fue enviado a prisión por la presión mediática en las redes sociales, no porque una investigación demostró la acusación.

“Hay que profundizar cada uno de los casos que están saliendo a la luz. Por ejemplo, el último caso, el del padre José Altagracia, vimos como las redes sociales hicieron una presión mediática, y no es posible que sin profundizar casos que a lo mejor se pueden resolver de otra manera, a este pobre cura le cantan tres meses de medida de coerción”, expresó Cabrera.

El pasado jueves, el sacerdote José Altagracia Rosario González fue enviado a prisión por tres meses de manera preventiva, acusado de violar a una menor de edad. La decisión fue tomada por el magistrado José Augusto Santos Salvador, quien acogió la petición del Ministerio Público de Monte Plata.

El capellán, quien habló tras ofrecer una misa en el Palacio de la Policía Nacional, dijo que todos los casos de abusos sexuales deben salir a la luz, pero que antes se debe realizar una gran y seria investigación.

Atribuyó la situación, a una falta de valores a nivel general, “donde nosotros, los sacerdotes, formamos parte de una sociedad y no estamos exentos. Hay que pedirle a Dios que nos libre a todos. Nadie puede tener un dedo acusador, un dedo que juzgue y condene, sino pedirle al Señor que nos libre”.

Indicó que los culpables deben pagar, pero antes se debe hacer una investigación que demuestre la culpabilidad.

“La iglesia es una familia, y nos afecta todo esto, pero como familia, también hay una gran mayoría que hacemos el esfuerzo de mantener la integridad. No quitamos que algunos caigan en flagelos, pero la iglesia sigue firme, 2,000 años y nada y nadie puede detener lo que Dios ha construido”, precisó. 

Suicidios
Al ser preguntado sobre su parecer sobre la ocurrencia de suicidios en el país, consideró que se debe a la falta de valores.

“Por eso la gran invitación de siempre es que el hogar se convierta en un santuario de valores, un santuario de vida, paz y amor”, dijo.

Indicó que hay que poner mayor atención en el seno familiar. Son muchas las cosas que están pasando por la falta de valores, puntualizó el capellán Cabrera.

Fuente: listindiario.com
septiembre 21, 2018

Se suicida un cura acusado de agresión sexual Francia

El sacerdote Jean-Baptiste Sèbe, acusado de haber agredido sexualmente a una joven, se suicidó el martes en el interior de la iglesia Saint-Romain, en Ruán, en el norte de Francia.

Sèbe, de 38 años y cura desde 2005, no había sido denunciado formalmente ante la policía. Sin embargo, de acuerdo con la prensa, la madre de la supuesta víctima sí había transmitido al arzobispo de Ruán, Dominique Lebrun, que Sèbe había tenido “comportamientos indecentes y de agresión sexual” contra su hija, cuya edad no se precisa.

“No comprendemos para nada este gesto, aunque yo sé que pasaba un mal momento”, escribió ayer en una carta abierta Lebrun, quien no mencionó en su misiva la supuesta denuncia contra el párroco. Según el diario católico “La Croix”, el cura fallecido enseñaba teología en el Instituto Católico de París y era capellán en varios colegios e institutos públicos en Ruán, donde era muy apreciado.

Fuente: hoy.com.do
julio 26, 2018

Arrestan a sacerdote por mantener relaciones sexuales con una menor de edad en Perú (Video)

Arrestan a sacerdote por mantener relaciones sexuales con una menor de edad en Perú.

El cura fue detenido por las autoridades cuando se encontraba con una adolescente en una habitación de hotel en Perú. Más tarde, la joven confesó que mantenía una relación amorosa con el sujeto, algo que no es considerado un delito en este país.



Fuente: remolacha.net

mayo 01, 2018

Ladrones balean a sacerdote para robarle dinero que retiró de banco

Como el religioso trató de defender su dinero, dos de los hombres le dispararon

El cura irlándes Gerard Frances Desmond (70), de la parroquia “Cristo Salvador” en el asentamiento humano José Carlos Mariátegui, en San Juan del Lurigancho, fue baleado por poner resistencia en un asalto.

Este sábado, el extranjero acudió a una agencia del Banco Continental del mismo distrito, donde retiró la suma de 7,000 soles. Luego, subió a su auto con dirección a su domicilio en la zona de su parroquia.

Cuando iba a entrar a su vivienda, tres sujetos, armados y con gorros, lo abordaron. Como el religioso trató de defender su dinero, dos de los hombres le dispararon sin piedad.

Según los testigos, los hampones huyeron en un auto marca Toyota de color gris claro. El sacerdote fue llevado a una posta y, luego, trasladado al Hospital de Canto Grande, pues su estado de salud es grave.

El caso es investigado por el Depincri Canto Rey.

Fuente:ojo.pe
abril 03, 2018

El sacerdote Rogelio Cruz dice fue expulsado de orden Salesiana por supuesto hijo que procreó hace 28 años

El sacerdote Rogelio Cruz informó que fue expulsado formalmente de la orden Salesiana y hoy le entregarán la comunicación con la decisión de sus superiores.

El párroco dijo, durante una entrevista a RNN canal 27, que en el documento detallarán los motivos de su expulsión.

“El lunes es la hora cero y me van a entregar una cosa que se llama orden de expulsión”, expresó el religioso.

Afirmó que “me podrán expulsar de la orden, no así de la Iglesia ni de ser sacerdote, yo seguiré siendo cura para siempre. Yo seguiré siendo sacerdote hasta debajo de una mata”.

Rogelio Cruz señaló que su expulsión es un logro de las mineras y que sus tentáculos llegan hasta las iglesias.

“Estas mineras tienen sus tentáculos en todos los sitios y la Iglesia es parte de la sociedad y de este mundo y al ser parte de este mundo, cuando la sociedad está dirigida por personas, en este caso, que no son lo suficientemente conscientes, viene ese tipo de situaciones”, sostuvo el religioso.

El sacerdote, en una entrevista con elCaribe el pasado mes, informó que creó un espacio que le servirá como refugio en caso de ser expulsado por la Orden Salesiana, a raíz de la publicación de un supuesto hijo que procreó hace 28 años.

Se trata de la capilla “Al encuentro con el Cristo de los que no tienen Iglesia”, un templo construido en cana y con troncos de madera que sirven como asientos, ubicado en el local donde funciona la Fundación Rogelio Cruz, en el sector Villa Consuelo de la comunidad Las Maras, Santiago. El lugar donde funciona la capilla es el mismo donde está ubicado el edificio de la fundación que lleva ya 11 años operando y que ha permitido ayudar a decenas de familias de escasos recursos económicos.

Rogelio Cruz culpó a empresas mineras de llevar una campaña sucia en su contra y de atribuirle ser el padre biológico de un niño.

Fuente: elcaribe.com.do
febrero 22, 2018

Los escándalos de pedofilia se disparan en Argentina

Julieta Añazco empezó a recordar cuando nació su nieto y sintió un miedo repentino que no sabía explicar. "Me empezaron a venir imágenes que había olvidado y no lo pude parar", dice Añazco a pocos metros de la catedral de la ciudad argentina de La Plata. Aún no había cumplido los 10 años cuando el cura Héctor Ricardo Giménez la manoseó por primera vez, durante un campamento de verano. "Los abusos los perpetraba en el momento de la confesión. Nos hacía hacer una fila larga y todos pasábamos de a uno en una carpa. Mientras le confesábamos los pecados en su oído, pegados a su cuerpo, él nos tocaba. Y después decía que lo que allí sucedía no lo teníamos que contar porque era secreto de confesión y si lo hacíamos iríamos al infierno porque era un pecado. Y le hacíamos caso", relata.

Por las noches, asegura que el sacerdote se desnudaba en la tienda de campaña en la que dormía junto a otras cuatro o cinco niñas y les tocaba el sexo. También aparecía en las duchas y las enjabonaba. "Éramos niñas y adolescentes, no sabíamos bien qué pasaba. Nos quedamos paralizadas", responde. La imposibilidad de plantar cara al abusador y el miedo a contar lo que les hacía alguien que consideraban "lo más cercano a Dios" se repiten en el testimonio de muchas víctimas de curas pedófilos que permanecieron en silencio durante décadas. Argentina, el país del papa Francisco, se ha visto sacudida en los últimos meses por varios escándalos protagonizados por sacerdotes y cada vez son más los que acuden a los tribunales para exigir justicia.

El caso más resonante en manos de la Justicia argentina es el que investiga los supuestos abusos cometidos contra niños sordos en institutos de las ciudades argentinas de La Plata y Mendoza. Nicolás Corradi, de 82 años, y Horacio Corbacho, de 56, están imputados por "abuso sexual agravado con acceso carnal y sexo oral" contra al menos una veintena de niños hipoacúsicos de entre 10 y 12 años en el Instituto Próvolo de Mendoza. Los alumnos eran forzados a practicar sexo oral en presencia de los curas. Algunos fueron violados y golpeados, según sus relatos. El infierno que denuncian lo vivieron antes otros alumnos en la ciudad italiana de Verona, donde Corradi fue acusado de abuso sexual en los años 60. En vez de ser expulsado de la Iglesia católica, sus superiores ordenaron trasladarlo a Argentina. Los abusos y las golpizas se reanudaron en este país, primero en La Plata y después en Mendoza. En ambas arquidiócesis niegan haber sido informados de sus antecedentes en Verona, que habrían evitado nuevas vejaciones. Las víctimas y sus abogados lo ponen en duda.

"Tolerancia cero"

Ante una denuncia, los obispos deben apartar al sacerdote, abrir una investigación y remitirla al Vaticano. Las directrices eclesiásticas contemplan también que la Iglesia se ponga del lado de las víctimas y las acompañe, incluso si deciden acudir a la Justicia penal. "Desde hace tiempo la Iglesia no solamente está trabajando en los casos que se van descubriendo de abuso sexual a menores sino también en la formación de los sacerdotes. La Iglesia tiene una mirada no solamente para ver lo que pasó sino para evitar que pase, para hacer lo imposible para que estos casos no se vuelvan a repetir", dicen fuentes de la curia porteña. Desde el Vaticano, Francisco ha exigido "tolerancia cero" contra los curas pederastas y ha pedido a la jerarquia eclesiástica que tome las medidas necesarias contra esos crímenes.

En su país denuncian que en muchos casos eso no ocurre. "Los cambios impulsados por Bergoglio son barnices, son gestos pour la galerie, para salvar la imagen de la institución", critica el letrado Carlos Lombardi, de la Red de Sobrevivientes de abuso eclesiástico. "El superior de Corradi en Italia era el obispo (Giuseppe) Carraro, que hoy está en trámite de beatificación por parte del papa", denuncia. Llama la atención también sobre el padre Julio César Grassi, que no ha sido expulsado de la Iglesia pese a su condena a 15 años de cárcel por abuso sexual agravado contra un menor. Añazco critica el hermetismo con el que la Iglesia lleva la investigación interna sobre su denuncia y la indiferencia del Papa frente a la carta que le escribieron varias víctimas.

Lombardi representa a querellantes contra curas pedófilos desde hace siete años. Su primer caso fue el del mendocino Iván González, quien comenzó a ser abusado a los 19 años por el entonces diácono Jorge Luis Morello, responsable de su formación en el seminario. "Empezó con tocamientos en el cuello, decía que le dolía el cuello. Y fue avanzando de a poco, hasta que un día me tocó de más y me quedé helado", recuerda González casi dos décadas después. Asegura que el abuso se prolongó durante cuatro años, en los que el diácono le obligaba a guardar silencio bajo la amenaza de que si alguien se enteraba no podría entrar en el seminario.

Omar tenía 17 años y era, según sus propias palabras, un joven "introvertido, callado y de pocos amigos". Cuenta que las vejaciones empezaron durante un campamento, cuando compartió la tienda de campaña con un sacerdote que había sido la primera persona a la que se había atrevido a confesar que su padre abusó de él. "Comenzó con caricias, manoseos y luego concretó el abuso. Todo el tiempo me sentía mal, paralizado, angustiado. Me despertaba y tenía una angustia que no se pasaba con nada. Vivía con mis abuelos en ese momento y no se lo podía contar a la familia", describe.

Complicidad civil

Omar decidió acudir al psicólogo, pero este le recomendó no denunciar al cura para evitar el desgaste y la exposición que sufriría. Le hizo caso y el delito prescribió. Lo mismo le ocurrió a González. Sin embargo, más tarde González decidió querellarse contra el Arzobispado de Mendoza por daños morales ante sus reiteradas negativas para informarle sobre la causa eclesiástica abierta contra Morello. El Tribunal Superior de Justicia provincial le dio la razón en 2015 y obligó a indemnizarlo con 30.000 pesos (3.750 dólares en el momento de la sentencia).

González asegura que en algún momento todas las víctimas han pensado en suicidarse y por eso se consideran supervivientes. Cree que de a poco la sociedad argentina comienza a entender que no mienten, aunque en su momento no opusiesen resistencia ni denunciasen. "Tiene que ver con el poder del abusador sobre la víctima, te paraliza", explica.

El cambio social se percibe también en que cada vez son más los menores que se atreven a poner en palabras el horror que sufren, sin esperar a que pase el tiempo. Uno de ellos fue Renzo, el hijo de 11 años de Silvia Muñoz, habitante de una pequeña localidad de Entre Ríos. Hace unos meses, Renzo la sentó en la cama y le dijo que le tenía que hablar del cura del pueblo, el colombiano Juan Diego Escobar. "El cura me lleva a la pieza, me encierra y me toca. Me toca las bolas, el pito, por encima del calzoncillo", le dijo a su madre. Se quedó helada y se largó a llorar desconsoladamente. Después, decidió denunciarlo. La decisión de acudir a la justicia la enfrentó en un primer momento con los vecinos, pero las críticas disminuyeron cuando apareció otro denunciante. "Quiero que vaya preso, porque sino seguirá haciendo lo mismo en otros lugares", dice Muñoz. En unos meses comenzará el juicio contra el cura Juan José Ilarraz, acusado de abusar de medio centenar de seminaristas de 10 a 14 años, entre 1984 y 1992, en la ciudad de Paraná. "Esto es la punta del iceberg. A medida que las víctimas pierdan el miedo sabremos cuántos más casos hay", asegura Lombardi.

Fuente: elpais.com
noviembre 30, 2017

Envían a prisión a un párroco por mandar mensajes a un niño del que presuntamente abusó


El pasado 10 de julio el cura del municipio pacense de Mengabril José Donoso Fernández envió un Whatsapp a un niño rumano de 12 años: "Te quiero mucho. Esta noche hablamos. Perdóname”.

El Juzgado número dos de Don Benito (Badajoz) ha considerado clave este mensaje para justificar la entrada en prisión del párroco por un presunto delito de abusos sexuales. El religioso tenía una orden de alejamiento del menor desde enero, cuando EL PAÍS destapó el caso. El juez considera ahora que existe riesgo de fuga. El clérigo se enfrenta a una pena de 12 años de prisión.

Donoso, de 66 años, envió hasta siete Whatsapps aduladores al niño pese a no poder comunicarse con él por orden judicial. “Si vas esta tarde a ver a Don Enrique, te dará 10 euros, ya se lo he dicho yo [...] Un gran beso”. Don Enrique es un religioso conocido de Donoso, según reconoció el acusado al juez. “No sabía poner Whatsapps de voz, pero he aprendido para que veas que te quiero”, recoge otro mensaje.

    Te quiero mucho. Esta noche hablamos. Perdóname”, dijo el religioso al niño

Los servicios sociales de Mengabril, de 500 habitantes, descubrieron hace un año que el párroco acogía en su casa a un matrimonio rumano con tres hijos de 13, 7 y 4 años. El sacerdote tenía un trato de favor con el mayor de ellos, que se transformó en una obsesión, según una fuente municipal. “Se lo llevaba a su casa en el pueblo vecino de Don Benito, le compró un móvil de 800 euros y ropa de marca. En el colegio se sorprendían de que el joven llevase en el bolsillo 150 euros”. El pequeño rumano declaró en febrero ante el juez que no había sido víctima de los abusos sexuales de Donoso. Un informe forense concluyó que mentía.

El menor se encuentra junto a sus dos hermanos ingresado en un centro de Badajoz tutelado por la Junta de Extremadura. Sus padres están acusados de colaborar con Donoso y siguen viviendo en la casa parroquial de Mengabril, donde el clérigo impartía las catequesis y donde pudo abusar supuestamente de hasta tres menores, dos de ellos residentes en esta villa. “El ambiente en el pueblo es muy tenso”, reconoce su alcalde, el independiente Lorenzo Garrido.

El Obispado de Plasencia apartó a Donoso en enero de la actividad parroquial de Mengabril, donde el cura aterrizó hace cinco años. En este minúsculo pueblo de casas bajas el sacerdote se hizo pronto famoso por sus excesos verbales. “Tened cuidado: las mujeres son muy putas”, llegó a decir ante una decena de jóvenes en una catequesis.

    El pequeño declaró que no sufrió abusos. El forense considera que mintió

Varios exseminaristas declararon a este periódico haber sido víctimas de Donoso en 1981 durante su etapa como profesor en el Seminario Metropolitano de San Atón, Badajoz. Uno de ellos indicaba ayer su disposición a declarar en la investigación actual. “Solo quiero que me pida perdón. A mí me ha destrozado la vida. No soy el único. Fuimos muchos quienes sufrimos su cólera, violencia y excesos en los pasillos del seminario”.

Donoso se encuentra en tratamiento psiquiátrico desde que estalló el caso. El juez ha permitido por este motivo al religioso cumplir la prisión provisional en el Hospital Perpetuo Socorro de Badajoz, donde un forense decidirá si puede ingresar en un penal convencional.

El religioso enmarcó en enero las acusaciones contra él en “una venganza”. Se mostró tranquilo, pausado y no eludió ninguna de las preguntas de este periódico. Fuentes de la investigación apuntan a que el número de víctimas del cura podría ampliarse en los próximos días.

Fuent: elpais.com