Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta desierto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta desierto. Mostrar todas las entradas
enero 24, 2019

Transexual adorado como ‘dios’ en la India gana masiva cantidad de seguidores

Laxmi Narayan Tripathi, en una tienda del desierto custodiada por la policía armada, está “bendiciendo” un flujo constante de peregrinos, que se arrodillan para tocar sus pies.

Tripathi, un líder transgénero, ex estrella de reality shows, se ha convertido en un icono en el Kumbh Mela de India, un gran festival religioso que se celebra a orillas del río Ganges en la ciudad de Prayagraj. Se espera que asistan hasta 150 millones de personas para cuando finalice el festival en marzo.

El martes, su movimiento religioso, llamado Kinnar Akhada, se convirtió en el primer grupo de personas transgénero en bañarse en la confluencia del “sagrado Ganges” y los ríos Yamuna en el primer día del antiguo festival, tradicionalmente reservado para los sacerdotes hindúes solitarios, casi todos los cuales son hombres

Muchos en el festival aclaman a Tripathi por reclamar el lugar perdido en el hinduismo para el “tercer género” de la India, conocido como los hijras, adorados como semidioses durante miles de años, pero ridiculizados y marginados durante el dominio colonial británico.

julio 16, 2017

Israel: La nación que hizo florecer el desierto

 Israel, la nación que desarrolló una próspera agricultura en medio del desierto

En muchos sentidos, Israel es un país que ha sido ejemplar, especialmente si nos referimos al desarrollo tecnológico aplicado a desarrollar medios de producción. Es el caso de la agricultura, una industria próspera en una nación que está en medio del desierto. ¿Cómo se logró este milagro? Con un elemento clave: gestión inteligente del agua.

Raphael Singer, embajador de Israel en Perú, explica que la historia de su país con el agua es muy particular pues su territorio está constituido en un 70% por desierto. Y los afluentes que lo rodean no son de mucha ayuda: “Tenemos el mar de Galilea que no es mar; el Mar Muerto que es más bien un lago en el punto más bajo del mundo”, señala.

La revolución con respecto al uso del agua, apunta, viene desde antes de la independencia de Israel, pues ya en los años 30 sus dirigentes comenzaron a desarrollar programas de manejo y cultura del agua.

“En los años 50 comenzamos a construir túneles desde el norte de Israel para aprovechar el agua para nuestra población así como irrigar el desierto que hoy es una zona de producción”, sostiene.

Luego, el avance tecnológico hizo su parte: hoy, Israel recicla el 85% de sus aguas residuales a través de plantas especiales para este fin que le permiten desarrollar la agricultura, especialmente en la zona sur del país. Es el índice más elevado que se puede encontrar en el mundo de reciclaje de agua.

La embajada explica que las aguas residuales se recogen a través de grandes tubos, tras lo cual se retiran los sólidos y se le insertan microorganismos que consumen material orgánico y purifican el agua.

“Recogemos los efluentes y los recargamos en el suelo. Esta tecnología es muy especial y fue desarrollada en Israel. A fin de año recargamos esta agua para usarla en todo tipo de cultivos”, señalan.

Desde luego, nada de esto hubiera sido posible sin inversión en investigación y desarrollo, rubro en que Israel invierte cada año el 8% de su PBI. Así, no solo satisface sus necesidades internas sino que exporta al año más de 2 millones de dólares en tecnología para el agua.

“La experiencia de Israel ahorrando y produciendo agua puede ser compartida en muchas regiones del mundo”, dice Singer, pensando sin duda en Perú y sus grandes recursos hídricos que requieren gestión inteligente.


Fuente:agraria.pe
septiembre 17, 2016

ISRAEL: EL EXITO DE UN PAIS QUE NO TIENE NADA, PERO LO TIENE TODO

                                        Visto desde fuera, Israel es quizás el país más sorprendente del mundo.

 Mucha gente recuerda a menudo que Israel es la única democracia de Oriente Medio. Y es cierto. Pero a mí siempre me ha admirado más que también sea el único país próspero de la zona. Es que no hay cómo explicarlo: ocho millones de personas, metidas en una franja de terreno más pequeña que la Comunidad Valenciana. Tipos que en su gran mayoría salieron escapando de sus países de origen con apenas un puñado de posesiones. Familias que edificaron su hogar sobre el desierto más inhóspito. Rodeados de enemigos que querían acabar con ellos y que les obligaban a un esfuerzo económico para protegerse y a una dedicación de su tiempo que desde la confortable Europa Occidental no nos podemos imaginar.

Pues bien, esta gente ya tiene un PIB per cápita superior al de España. Y no sólo eso. Son el tercer país con más compañías en el Nasdaq, sólo por detrás de EEUU y China. Poseen una de las agriculturas más modernas y competitivas del mundo. Incluso han conseguido un sólido sector servicios que es capaz de atraer talento e inversiones.

Siempre he pensado que es exactamente el ejemplo contrario a la llamada maldición del petróleo, esa tendencia de los países ricos en recursos naturales a dilapidar los bienes a su alcance. Aparentemente, Israel no tiene nada: ni petróleo, ni oro ni minerales… Es que, por no haber, hasta escasea el bien más básico, el agua. ¿Cómo lo hacen?

A responder esa pregunta, entre otras cosas, se dedican Dan Senor y Saul Singer en uno de los libros de economía más entretenidos que recuerdo. Y digo economía pero podría decir política,sociedad o historia. El título,Start-Up Nation, nos puede llevar a pensar que se trata de una mera descripción del sector tecnológico israelí, quizás el segmento más sorprendente y exitoso de su economía. Pero este volumen es mucho más.

Es un retrato de una sociedad que sólo aparentemente no tiene nada. Porque en realidad posee unas cuantas cosas: orgullo, imaginación, ganas de salir adelante, atrevimiento, inteligencia, capital humano… En resumen, todo el potencial de sus ciudadanos. Vamos, ese tipo de bienes a los que normalmente nadie presta atención porque no se pueden tocar.

Por eso, leer este libro es como introducirse en una fantástica historia. Fantástica en sus dos acepciones: magnífica y difícil de creer. Porque casi hay que frotarse los ojos mientras te cuentan cómo una fábrica cumplía con sus compromisos con sus clientes en el extranjero en plena ofensiva terrorista, con cohetes cayendo a su alrededor. Y lo hacía gracias al empuje de sus trabajadores, que sólo abandonaban sus puestos para acudir al frente.

Para alguien crecido en una sociedad como la española, resulta igualmente difícil de imaginar cómo es ese ejército, en el que se mezclan sin ningún reparo directivos de multinacionales y los más modestos obreros. Una organización militar que es también una de las claves de la prosperidad del país, pues promueve contactos entre gente que nunca se habría conocido de otra manera. Y que permite que un chaval de 22 años de Tel Aviv se haya enfrentado a decisiones más comprometidas y delicadas (verdaderamente, de vida o muerte) que cualquiera de sus pares en Nueva York o Londres.

Todo esto, por no hablar del papel de sus inmigrantes. Esos desheredados que han ido llegando a sus costas en las últimas siete décadas simplemente en busca de un hogar. Sin nada. Con mucha esperanza y poco dinero.

Todo esto lo cuentan Senor y Singer. Y uno llega a la conclusión de que todas esas preguntas que se hacía al comenzar la lectura del libro empiezan a cobrar sentido. En España, cuando hablamos de empresarios (o emprendedores, esa palabra tan de moda), lo que se pide es atrevimiento, imaginación, atracción por el riesgo o capacidad para salirse de las soluciones convencionales. Háblele de eso a un tipo que ha guardado un puesto fronterizo ante Hezbolá. O a un hijo de un superviviente del Holocausto, que llegó solo en el año 48 a una tierra desconocida. O al habitante de una granja que se ha inventado (casi literalmente) el agua con que regar su huerto. ¿Montar una empresa? ¡Venga ya! Eso es lo más fácil, seguro y cómodo que han hecho en sus vidas.

    Israel tiene dos cosas para haberse convertido en una Start-Up Nation, una mentalidad orientada a la consecución de objetivos y la aceptación cultural de la necesidad de asumir nuevos retos.

    ….de cierto te bendeciré grandemente, y multiplicaré en gran manera tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu descendencia poseerá la puerta de sus enemigos.18Y en tu simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra, porque tú has obedecido mi voz. 19Entonces Abraham volvió a sus mozos, y se levantaron y fueron juntos a Beerseba. Y habitó Abraham en Beerseba.   Génesis 22:17-19


Fuente: anteelpeligrodeapartarsededios.com
julio 23, 2016

Hallan en Israel sistema hidráulico de tiempos bíblicos

Un grupo de arqueólogos desenterró en Israel un antiguo sistema hidráulico que fue modificado tras la conquista de los persas y que convirtió el desierto en un paraíso.

La red de depósitos, tuberías de drenaje y túneles subterráneos prestó servicio a uno de los grandes palacios en el reino bíblico de Judea.

Los arqueólogos descubrieron primero el palacio en 1954, una estructura construida en 2.4 hectáreas de terreno, donde ahora se extiende la granja comunal Ramat Rachel.

Las recientes excavaciones desenterraron cerca de 70 metros cuadrados de un sistema hidráulico único.

“Han encontrado un enorme palacio (…) incluso mejor que los palacios de Jerusalén, (que datan) desde la Edad de Piedra tardía a finales del período bíblico del siglo séptimo”, declaró Oded Lipschits, arqueólogo de la Universidad de Tel Aviv.

La infraestructura del palacio fue remodelada a lo largo de los siglos para hacer frente a las necesidades de babilonios, persas, romanos y hasmonaitas que regentaron la Tierra Sagrada, aseguró Lipschits, que encabeza la excavación con un estudioso de la Universidad alemana de Heidelberg.

Pero fueron los persas, que arrebataron el control de la región alrededor del 539 antes de Cristo a los babilonios, los que renovaron el sistema hidráulico y lo convirtieron en un signo de belleza.

Lipschits aseguró que añadieron pequeñas cascadas para intentar convertir el desierto en un paraíso.

“Imagine en este terreno plantas y agua fluyendo por aquí”, comentó Lipschits. “Esto era importante para alguien que considera interesante la estética, para alguien que quería sentirse aquí no como si estuviera en una remota esquina del desierto”, agregó.

Fuente: Esto Mexico
febrero 04, 2016

Científicos creen haber hallado la prueba de que existió vida en Marte

De ser cierta, una teoría basada en los yacimientos minerales de la superficie marciana sería una de las más importantes de la historia científica.
NASA/JPL-Caltech

Los científicos Steven Ruff y Jack Farmer, de la Universidad Estatal de Arizona (EE.UU.), sostienen que unos inusuales yacimientos minerales de sílice opalina hallados en la superficie de Marte pueden haber sido creados por microbios, informa 'The Independent'. De ser cierta esta teoría, supondría una revolución en la historia científica.

El proceso de estudio comenzó cuando el rover Spirit de la NASA descubrió en 2009 estos yacimientos minerales en el interior del cráter marciano Gusev, un lugar que los astrobiólogos creen que una vez estuvo cubierto de aguas termales y géiseres. Tras examinar el compuesto mineral con más detalle, los científicos hallaron que estaba recubierto de una serie de protuberancias diminutas en forma de coliflor.
Para profundizar en la investigación, Ruff viajó al desierto de Atacama (Chile), un área tan sumamente seca, inhabitada y elevada sobre el nivel del mar que representa uno de los ambientes terrestres más parecidos a la superficie marciana. Allí el científico se centró en la región desértica de El Tatio, repleta de géiseres, y quedó sorprendido al hallar formaciones de sílice muy similares a las que habían sido descubiertas en Marte.

El pasado diciembre, Ruff y Farmer sugirieron en una reunión de la Unión Americana de Geofísica que si se pretenden buscar pruebas de vida en el planeta rojo, estas formaciones podían ser un buen punto de partida. Aunque el rover Curiosity de la NASA, que actualmente se encuentra en Marte, no puede explorar el cráter Gusey, el rover Marte 2020 lo tiene establecido como uno de sus posibles lugares de aterrizaje.

Formaciones minerales similares han sido descubiertas en el parque nacional de Yellowstone (EE.UU.) y en el suelo volcánico del distrito Taupo (Nueva Zelanda), con la diferencia de que en esta ocasión iban acompañadas de restos fósiles con marcas que confirman la existencia de antigua vida microbiana. De esta forma, los científicos sostienen que si los microbios crearon estos yacimientos minerales en estos lugares pudieron haber hecho lo propio en el desierto de Atacama y, por extensión, en la superficie marciana.

Fuente: RT