NECESITAMOS TU COLABORACIÓN

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta enfermo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta enfermo. Mostrar todas las entradas
octubre 27, 2020

Niño gravemente enfermo por mas de 11 años es sanado después de Oración


Un niño que estuvo gravemente enfermo por mas de 11 años fue completamente sano luego de la oración durante un culto en una iglesia. Los padres del pequeño tuvieron un largo camino de complicaciones médicas, ya que su hijo comenzó a tener problemas digestivos desde sus 6 meses de edad.


Durante tres años de internación, Adrián Nygard, el niño no podía digerir los alimentos, tenía un debilitamiento severo de los músculos. Debido a esta complejidad tuvo que usar una silla de ruedas desde los 4 años.


“Estaba muy enfermo, muchas veces pensamos que iba a partir de este mundo”, comentó el padre del niño, Thomas Nygard, al programa 700 Club Interactive.


La madre, Marian Nygard aseguro que clamo a Dios de manera incansable: “Lloré hasta que no tuve más lágrimas. Y luego, en el silencio, Él vino. Podíamos sentir su presencia”.


La familia del pequeño fue a California y decidió asistir a un culto en la Iglesia Bethel, ya que al niño le gustaban mucho las alabanzas. Cuando ya se encontraban en el lugar, Adrian le dijo a Marian: “Mamá, ahora sé que lo que Dios tiene para mí, esto es lo que quiero. Sé que quiere lo mejor para mí”.


Luego de varios años de intercesión por sanidad, Adrián levantó al cielo sus pequeñas manos pidiendo oración. Un joven oró por la curación de su estómago, pero no sintió ninguna diferencia. No obstante, en el almuerzo, sucedió algo sobrenatural: el niño comenzó a comer panes pequeños que se servían al comienzo de la comida.


Sus padres estaban con temor ya que Adrián cuando comía tenia complicaciones. Pero de manera milagrosa, no pasó nada ese día. A la mañana siguiente, el niño se despertó con hambre y se sentó a desayunar en la mesa.


Después de esa oración en la iglesia, Adrián pudo comer con normalidad y sus músculos se han vuelto a desarrollar.


Cuando la familia regresó a su hogar, los médicos dijeron que su curación no tenia una respuesta medica. Su fisioterapeuta reconoció abiertamente: “Este es un milagro de Dios. Simplemente no puede ser otra cosa”, afirma Marian.


Actualmente, Adrián es un joven sano de 16 años y da testimonio de su milagro de sanidad “Creo en el poder de la oración y creo en el poder de Dios. Creo que nada es imposible para Dios”, afirmo el joven.


“La sanidad está en el corazón de Dios. Él es quien es. Él es el creador, el que da vida, el que sana. Solía ​​pensar que Dios puede sanar, pero no estaba seguro de si eso era lo que Él quería. Y ahora sé que Él quiere”, concluyo la madre del pequeño.


Fuente: tiempocristiano.com


julio 11, 2017

Visitar a los enfermos

 Cuando el Bluzhover Rav estaba enfermo, uno de sus estudiantes quería ir a visitarlo. “Quiero cumplir con la mitzvá de visitar a los enfermos”, dijo el joven. El Bluzhover Rav no se conmovió con su petición. “No quiero ser el objeto de tu mitzvá”, le respondió (estoy parafraseando). “Sólo ven a visitarme si realmente quieres venir a visitarme”.

Tenemos una obligación de visitar a los enfermos y ésta no depende de nuestro ánimo. Sin embargo, si realizamos la mitzvá para satisfacernos a nosotros y nuestras necesidades, inevitablemente lo haremos mal. Como todos los mandamientos de jésed (bondad), visitar a los enfermos debe hacerse con sensibilidad y consideración. No se trata de adquirir puntos en el cielo; se trata de cuidar a un amigo enfermo. La idea es realizar un acto de bondad para otro ser humano; intentar descubrir lo que ellos necesitan, lo que sería una ayuda para ellos.

Es por eso que existen pautas, y es por eso que la ley judía controla estos asuntos. Porque nos confundimos, incluso cuando intentamos hacer lo correcto. Digamos que tienes a una amiga en el hospital. Corres a tu auto rápidamente cuando te enteras que la cirugía fue exitosa para estar ahí para saludarla en la sala de recuperación. ¿Estás segura que eso es lo que ella quiere? Ella estará cansada. Probablemente se verá terrible. Quizás querrá estar sola. Cuando tú llegues, ella sentirá la obligación de entretenerte. Podría sentirse avergonzada por su condición, y ciertamente podría sentirse mal físicamente. Es por eso que visitamos a los enfermos cuando ellos quieren que vayamos y no cuando nosotros queremos ir. Deberíamos adherirnos a las horas de visita sugeridas y no convencernos de que hay excepciones a la regla.

Nuestra visita debería “darle vida” a la persona enferma. Si vamos cuando no somos bienvenidos, cuando están cansados o necesitan descansar, podríamos, Dios no lo quiera, generar el efecto contrario.

Dado que nuestra visita es para satisfacer las necesidades de la persona enferma, deberíamos intentar atender esas necesidades. ¿Hay algún tipo de comida que le gusta en el hospital? ¿Podemos parar en el camino y comprarle algo? ¿Se está recuperando en casa y no puede cocinar? ¿Podemos llevarle la cena lista? ¿Podemos hacer por ella las compras de supermercado?

Si bien la mayoría de nosotros sentimos que somos amigos bondadosos y preocupados que hacen lo necesario cuando se requiere, aún así debemos ser cuidadosos y asegurarnos de que es realmente la necesidad de la persona enferma la que está siendo satisfecha y no nuestro propio deseo de sentimos necesitados y útiles. Además, si bien es fácil visitar a amigos o seres queridos, hay personas sin familia o comunidad que están en una necesidad incluso mayor de bondad. Si podemos presionarnos a nosotros mismos para visitar a una persona que no tiene quien la cuide, habremos realizado una mitzvá particularmente importante.

Visitar a extraños enfermos no es para todo el mundo (yo personalmente no puedo imaginarme haciéndolo y puedo sentir cómo se me traba la lengua de solo pensarlo) pero probablemente no es tan difícil como yo imagino y mucho más bienvenido de lo que uno podría pensar. Una de mis hijas fue voluntaria en un hospital local y se dio cuenta que la mayoría de los pacientes estaban ansiosos por la oportunidad de conversar y disfrutaban mucho sus visitas. (¡Me estoy animando a mí misma mientras escribo!).

Aprendemos sobre la mitzvá de visitar a los enfermos cuando Dios visitó a Abraham después de su circuncisión. Nuestro trabajo en este mundo es emular a Dios. Ciertamente deberíamos visitar a nuestros amigos y de vez en cuando podríamos incluso hacer un esfuerzo extra para visitar a extraños que no tienen familia o amigos, todo esto mientras nos aseguramos que nuestras visitas son lo que nuestro amigo o conocido enfermo realmente apreciará.

Fuente: Aish Latino
enero 10, 2017

Niño de 7 años murió mientras sus padres oraban por él en lugar de llevarlo al médico

Seth Johnson, un pequeño de 7 años que vivía con sus padres y su hermano de 16 años en Plymouth, Minnesota, tenía varias semanas enfermo.

Timothy y Sarah Johnson, padres del menor, tomaron la decisión de no llevarlo al hospital porque tenían “problemas” con los médicos. El niño sufría pancreatitis aguda y desde muy pequeño había sido diagnosticado con alcoholismo fetal.

El fin de semana que Seth murió, Timothy y Sarah salieron a una boda en otra ciudad y decidieron dejar al pequeño al cuidado de su hermano mayor, de 16 años.

El adolescente llamó a sus padres por teléfono para decirles que el estado de su hermano empeoraba. Cuando la pareja regresó a su casa, rezaron por la salud del niño, lo bañaron y lo pusieron a dormir. Seth murió a causa de la pancreatitis y de una sepsis.

Los padres han sido acusados de negligencia y comparecerán ante las autoridades durante este mes. “No podemos comprender cómo los padres dejaron a un niño enfermo de 7 años de edad al cuidado de un joven de 16 para irse lejos durante todo un fin de semana”, dijo el fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, al diario The Independent.

Fuente. eldiarony.com
septiembre 16, 2016

“Se vende esposa usada”, el controversial anuncio de hombre en eBay

 “Se vende esposa usada”. Lo anterior parece un comentario en tono de broma.

Resulta que sí fue una broma, pero, como era de esperarse, a la mujer que vendían Leandra (27) no le hizo mucho gracia.

Fue su marido Simon O’Kane (33) quien publicó el anuncio, el pasado miércoles, en el portal de subastas eBay con los pros y contras de la mujer, ya que ésta no lo atendió cuando se encontraba enfermo.

O’Kane, de Yorkshire, Inglaterra, escribió que su esposa tiene “carrocería decente”, pero, que “a menudo hace un ruido imposible de silenciar a menos que ordenes nuevas y brillantes piezas de metal”.


En un principio, la mujer reaccionó indignada.

“Estaba totalmente enfurecida. Quería matarlo. Todos en el trabajo lo vieron y se rieron, dándose vuelta para mirarme. No solo me puso en venta, sino que también agregó una pésima foto”, dijo Leandra al medio The Mirror.

Sin embargo, luego se tomó con humor la oferta de su esposo.

“Él siempre se queja de que está mal, es muy hipocondríaco, y luego va al gimnasio durante tres a cuatro horas en un día”, expresó la joven.

De hecho, dijo estar sorprendida del alto precio que algunos estaban dispuestos a pagar por ella. La suma subió a $85,000.

Fuente: eldiariony.com



febrero 23, 2016

Con seis años vendió limonada y recaudó 92 mil dólares para ayudar a su hermano enfermo

La pequeña puso una mesa delante de la casa para vender limonada y juntar así dinero que será destinado a la investigación del llamado síndrome de Angelman, la rara enfermedad genética que sufre su hermano.

Na'ama Uzan, una niña de Toronto, en Canadá, comenzó a vender golosinas fuera de la casa familiar en 2014, después de que su hermano fuera diagnosticado con este trastorno genético, que afecta el habla y las capacidades motoras.

Desde entonces, lleva el puesto con ayuda de su madre y ha sido invitada a Chicago, a la Conferencia sobre Síndrome de Angelman, en la ciudad estadounidense, donde vendió pasteles hasta reunir 350.000 dólares más destinados a investigar una cura para esta enfermedad que no muestra signos de desaceleración.

La gestión de la niña ha sido tan buena que ha ayudado a la Fundación Síndrome de Angelman Terapéutica a contratar a un investigador doctorado, cuyo salario lo paga las magdalenas y las limonadas que vende Na'ama Uzan.

Na'ama explicó al canal  CTV News que quiere su hermano Nadav sea capaz de "patinar, hablar y  de hacer un montón de cosas."

Fuente: primeraedicion.com.ar