NECESITAMOS TU COLABORACIÓN

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta entendimiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta entendimiento. Mostrar todas las entradas
junio 13, 2020

¿Se puede creer en los milagros?

David Hume, en su obra Investigación sobre el entendimiento humano,[1] plantea el problema de los milagros de modo distinto a Spinoza.

Para Hume, como buen empirista, no es la razón misma sino la experiencia la que nos guía en nuestros razonamientos. La experiencia es la que nos da la evidencia de cómo son las cosas.

Todos sabemos, por ejemplo, que si ponemos la mano en el fuego nos quemaremos, o que si intentamos andar sobre el mar nos hundiremos como el apóstol Pedro. Y esto lo sabemos por experiencia propia.

De entrada, Hume no niega la posibilidad de los milagros. Si es posible que Dios exista, también, a priori, los milagros podrían darse. Sin embargo, en lo que insiste, es que de todo esto no tenemos ninguna experiencia. 

Según él, no podemos demostrar, ni empíricamente ni racionalmente, la existencia de Dios, ni la realidad de los milagros. Aunque supongamos su existencia, no podemos saber nada de cómo es ese Dios ni si se digna en hacer milagros. La experiencia no nos permite tener evidencias de que haya milagros. Por tanto los milagros no son creíbles. No podemos creer en algo que va contra nuestra propia experiencia de las cosas.

El argumento de Hume se plantea de la siguiente manera:

a. Los milagros violan las leyes naturales (o de la ciencia)

b. Tenemos la experiencia de que las leyes naturales no puedan ser violadas.

c. Por lo tanto, los milagros no son posibles.

¿Qué son las leyes naturales o las leyes básicas de la ciencia? Aquellas regularidades que rigen en el mundo natural, en la naturaleza y en el Universo. Por ejemplo, la ley de la conservación de la masa-energía en el mundo actual que afirma: “La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Aunque hoy se cree, según la teoría del Big Bang, que al principio se creó toda la masa-energía del cosmos, así como el espacio-tiempo. De manera que las concepciones científicas pueden cambiar, a medida que se adquieren más conocimientos.

Otra ley importante es la de la gravitación universal de Newton, que se enuncia así: La fuerza (F) ejercida entre dos cuerpos de masas m1 y m2 separados por una distancia r es proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia, es decir:    


Donde G es la constante:




Y así, sucesivamente todas las leyes físicas, químicas y biológicas del mundo: las leyes electromagnéticas, las leyes de la óptica, las de la termodinámica, incluso las leyes estadísticas o del caos, etc.

Pero, volvamos ahora al argumento de David Hume. Con su segunda premisa: “Tenemos la experiencia de que las leyes naturales no puedan ser violadas”, Hume deduce que: como las cosas han sucedido siempre así, siempre han de seguir sucediendo de la misma manera. No habría posibilidad de alteración, ni posibilidad de milagro. Pero, esto es un razonamiento circular ya que supone precisamente lo que hay que demostrar. Es decir, que nunca ha ocurrido un milagro.

Veámoslo mediante un ejemplo: Nuestra experiencia nos dice que ningún hombre ha vuelto a la vida, por tanto, Jesús no pudo resucitar. Al decir que “nunca ningún hombre ha vuelto a la vida” se está ya suponiendo que nunca ha sucedido un milagro. Es decir, se supone, ya de entrada, aquello que se debería demostrar.

Hume cae en la falacia de creer que el pasado puede determinar, de manera absoluta, lo que debemos creer en el futuro. De manera que lo que está diciendo es: “si hasta ahora no ha habido milagros, -hagamos esa concesión- incluso aunque se produjera un milagro en el futuro, no podríamos aceptarlo como tal”. Pero, ¿deberíamos negarnos a reconocer un milagro sólo porque hasta ahora no ha sucedido?

En su opinión, si un milagro sucediera, dejaría inmediatamente de serlo, pues habría violado las leyes naturales, y dado que una ley si se viola ya no es ley, entonces tampoco habría milagro. Hume no analiza la evidencia del milagro por sí mismo, sino que lo descarta de entrada con el argumento de que nunca antes había ocurrido, o bien que, si ocurre, es porque no se trata de un verdadero milagro. No acepta ningún milagro por bien documentado que esté.

Pero si un milagro es obra de un ser superior, que escapa a la naturaleza, entonces la frecuencia no determina su probabilidad. La propia frecuencia reducida del milagro puede ser algo que forme parte de su naturaleza.

La creación del mundo, la resurrección de Jesús, así como muchos otros milagros relatados en la Biblia, fueron acontecimientos únicos y exclusivos. Su frecuencia fue igual a uno ya que sólo ocurrieron una vez. Nunca antes habían sucedido. No tenemos experiencia previa de tales sucesos. ¿Demuestra esta exclusividad que no ocurrieron? ¡Claro que no! Los milagros, si han ocurrido, han tenido también una primera vez, sean únicos (como la resurrección de Jesús) o no lo sean (como las diversas sanidades).

El apologeta cristiano Richard Whately mostró, ya en el siglo XIX, que, siguiendo este modo de argumentar de Hume, tendríamos que negar también la existencia de Napoleón, o de otros personajes históricos, como el propio Jesús, por su carácter novedoso y excepcional. Hume no puede creer en los milagros porque no quiere creer en ellos, porque en el fondo sigue pensando que los milagros no son posibles. Se negó, de entrada, a la posibilidad de cualquier evento sobrenatural, pero no pudo demostrar que éstos no se dieran en la realidad.

El teólogo Rainer Siemens, en su trabajo Los milagros ante las objeciones críticas de David Hume,[2] analiza las tres objeciones principales de Hume a los milagros (natural, histórica y religiosa) llegando a la conclusión de que tales críticas no logran negar la posibilidad de los milagros.

En realidad, el fundamento de todo el razonamiento de Hume es la negación del sobrenaturalismo. No obstante, la explicación naturalista del origen del mundo deja mucho que desear ya que implica la aceptación de que todo lo existente se originó de manera natural a partir de lo inexistente. Pero tampoco tenemos experiencia de que tales cosas ocurran en la realidad.

Sin embargo, la creencia en un Dios omnisciente y omnipotente que creó el universo por medio del mayor de los milagros es mucho más lógica. Y, si Dios creó, los milagros son posibles.

La creencia en la existencia de Dios ciertamente favorece la creencia en los milagros, pero los milagros por sí mismos, si existen, también pueden ser una prueba independiente de la existencia de Dios. 


Notas

[1] Hume, D. 2004, Investigación sobre el entendimiento humano, Akal, Madrid.

[2] Siemens, R. 2018, “Los milagros ante las objeciones críticas de David Hume”, en Cruz, A., Wiebe, D. & Siemens, R. Apologética en diez respuestas, El Lector, Paraguay, pp. 177-202; y también en la edición posterior de CLIE (2020, pp. 101-124). 

Publicado en: EVANGÉLICO DIGITAL - Zoé
septiembre 23, 2019

Malicia

Sin duda, la malicia bloquea el entendimiento espiritual de los cristianos, exactamente el mismo entendimiento de los incrédulos que Satanás ha cegado, como dice:

… el dios de este mundo ha cegado el entendimiento de los incrédulos, para que no vean el resplandor del Evangelio de la Gloria de Cristo, que es la Imagen de Dios. 2 Corintios 4:4

Medite en estas preguntas:

¿Por qué Satanás ha cegado los entendimientos de los incrédulos?
Él ha cegado los entendimientos, justamente, para que los incrédulos queden impedidos de conocer la Verdad que libera.

¿Él consigue cegar los entendimientos de los creyentes?
En principio no, por causa del Espíritu Santo. Pero cuando los mismos abrazan cualquier tipo de malicia, especialmente el sentimiento de desconfianza hacia otras personas de la misma fe, entonces la tendencia de incredulidad o la disposición de ver todo con malos ojos por miedo a ser engañados, acaba anulando la capacidad de entender la Palabra de Dios. Eso puede ser natural en el reino de este mundo, pero jamás en el Reino de Dios, donde todos creen en la misma Palabra.

Debido a eso, muchas personas buenas que no cometen pecados groseros, acaban siendo contaminadas con el virus de la malicia (desconfianza) y ya no logran desarrollar la fe para la salvación de la propia alma.

Lea y medite en los siguientes versículos:

El impío es derribado por su maldad, pero el justo tiene un refugio cuando muere. Proverbios 14:32

Te castigará tu propia maldad, y tus apostasías te condenarán. Reconoce, pues, y ve que es malo y amargo el dejar al Señor tu Dios, y no tener temor de Mí — declara el SEÑOR, DIOS de los Ejércitos. Jeremías 2:19

Lava de la malicia tu corazón, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo dejarás estar en medio de ti los pensamientos perversos? Jeremías 4:14

Hermanos, no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia (desconfianza), pero en la manera de pensar sed maduros. 1 Corintios 14:20

Fuente: blogs.universal.ogr
julio 13, 2017

¿Cómo se interpreta la Torá?

Nuestros sabios nos dicen que la Torá se puede interpretar de cuatro maneras generales: peshat, remez, drush y sod.

La Torá es la sabiduría de Dios. El intelecto, por su propia naturaleza, permite —y demanda, por supuesto— diferentes formas de entendimiento, en especial cuando se trata de abordar la infinita sabiduría del Dios infinito.

Nuestros sabios nos dicen que la Torá se puede interpretar de cuatro maneras generales: peshat, remez, drush y sod.

1) Peshat es la interpretación simple de la Torá. Cuando el versículo (Bereshit 1:1) dice que “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”, quiere decir exactamente lo que dice, en sentido literal.

2) Remez es el conjunto de pistas y alusiones contenidas en la Torá. Una de las metodologías que emplea la Torá para elaborar estas pistas es la gematría, el valor numérico que tienen las letras del alfabeto hebreo. Por ejemplo, la gematría de “Bereshit bará” (“En el principio creó”) es la misma que la de “b'Rosh Hashaná nivrá ha'olam” (¡“El mundo fue creado en Rosh Hashaná”!).

Tanto Bereshit bará como b'Rosh Hashaná nivrá ha'olam suman 1116.

3) El Drush (o Midrash) explica el significado más profundo del versículo. La palabra hebrea para “En el comienzo” es bereshit. El Midrash nos dice que esta palabra se puede separar en dos: b-reshit. La Torá nos dice que el mundo fue creado por dos (“b”) “reshit”s (“primeros”): los judíos y la Torá. Aunque esta no es la interpretación simple de la palabra, es una forma verdadera y válida de entender la Torá.

4) Sod (secreto) es la parte mística, esotérica de la Torá. El Tikunei Zohar —un libro que da setenta (!) explicaciones esotéricas diferentes para la palabra bereshit— explica que esta palabra también se puede separar en “bara shis”: “creado (con) seis”. Esto es porque el mundo fue creado gracias a los seis poderes emocionales de Dios: la bondad, la severidad, la belleza, la victoria, el esplendor y el fundamento.

Dentro de estos cuatro métodos para entender la Torá, existen innumerables caminos posibles de entendimiento. Por ejemplo: según el peshat, hay muchas maneras diferentes de entender la Torá. Es por eso que hay tantos comentaristas de la Torá que se centran en él—Rashi, Ibn Ezra, Rashbam y muchos más— y con frecuencia (pareciera que casi siempre…) están en desacuerdo en lo que respecta al significado literal de un versículo. De hecho, según las enseñanzas cabalísticas, ¡hay 600.000 maneras de entender el peshat, 600.000 maneras de entender el remez, 600.000 maneras de entender el drash y 600.000 maneras de entender el sod!

Toda perspectiva sobre la Torá es aceptable en la medida en que no contradiga ninguna de nuestras creencias fundamentales (y en la medida en que tenga sentido).

Nuestros sabios nos dicen que “cualquier jidush” (idea innovadora) que se le pueda ocurrir a un discípulo respetable ya le fue dada a Moshé en el Sinaí. “Moshé pudo no haber escuchado la idea específica que acaba de pensar un rabino miles de años después, pero los fundamentos de esta idea le fueron dados en el Sinaí”.

Dios nos dio las herramientas para hurgar en las palabras de la Torá y revelar la sabiduría divina que se esconde en su interior.

Cuando se trata de la halajá, sin embargo, hay una única verdad; porque mientras que la Torá es la sabiduría de Dios, que, como ya mencionamos, da lugar a diferentes opiniones, la halajá no es el intelecto, sino más bien la voluntad de Dios. Y la voluntad es absoluta, y no admite dos maneras de ver las cosas.

Fuente: Jabad
enero 06, 2017

¿Qué significa el número 666?

“Aquí hay sabiduría, El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis”. Apocalipsis 13:18
La Biblia enseña que el anticristo tomará el control económico, social, y religioso de todo el mundo. Todas las personas lo adorarán y recibirán una marca en sus manos o en sus frentes con el fin de comprar o vender. Los que se niegan a tomar la marca serán perseguidos y eliminados.

Vamos a ver el significado del número 666

El 666, es el número del nombre de la bestia escrito en el libro de Apocalipsis. Simboliza la perfección del sistema global del hombre que está separado de Dios y bajo la influencia constante de satanás el diablo.

El sistema del hombre en la tierra se compone en tres partes, cada una representada por un máximo de seis. Seis representa, por sí mismo, incompleto o imperfección, ya que es uno menos de siete (que es el número de la integridad).

Muchas veces, los números que se mencionan en la Biblia son simbólicos. El número 7 comunica la idea de plenitud o perfección. Y el número 6 —que antecede al 7— representa algo incompleto o imperfecto desde la perspectiva divina y suele estar vinculado a los enemigos de Dios (1 Crónicas 20:6; Daniel 3:1).

Número de Hombre

    Si 6 es número de perfección humana, entonces 666 es la trinidad de la perfección humana; la perfección de la imperfección; la culminación de la soberbia humana en independencia de Dios y en oposición a Cristo.
    El triple seis marca la culminación de la oposición del hombre a Dios en la persona del anticristo.
    666 era el símbolo secreto de los antiguos misterios paganos relacionados con la adoración al diablo.

Datos impresionantes

    El imperio Asirio duró 666 años antes de ser conquistado por Babilonia.
    Jerusalén fue pisoteada por el Imperio Romano exactamente 666 años desde el año 31 a. C. hasta la conquista sarracena en el 636 d. C.
    Hay en la Biblia tres hombres que están declarados enemigos de Dios y de su pueblo. Cada uno de ellos está marcado con el número 666.

        Goliat, tenía una estatura de seis codos, tenía una armadura de seis piezas de oro, el peso de la punta de su lanza era de 600 siclos de hierro(1 Samuel 17: 4 – 7).
        La estatua que Nabucodonosor creó tenía 60 codos de altura y 6 codos de anchura, la cual debería ser adorada cuando se oyera la música de 6 instrumentos. (Daniel 3: 1)
         El último adversario especial es el ANTICRISTO cuyo número es 666 (Apocalipsis 13:18).

    En Goliat vemos un seis conectado con la soberbia del poder carnal.
    En el segundo tenemos dos seis conectados con la soberbia del dominio absoluto.
    En el tercero tenemos tres seis conectados con la soberbia de la conducción satánica y la adoración global.
    A Salomón le eran traídos 666 talentos de oro, esto nos habla de la perfección del poder monetario. Vanidad y aflicción de espíritu Eclesiastés 2:8-11.
    Los hijos de Adonicam que volvieron del cautiverio eran 666 Esdras 2:13. Adonicam = el señor del enemigo.


Fuente. tiemposprofeticos.org
septiembre 23, 2016

El poder de la oración para liberarte de las deudas

La preocupación, como resultado de las deudas, no sólo produce un nivel de estrés capaz de enfermar a las personas sino que además nubla el entendimiento de los deudores e impide que tomen las mejores decisiones para salir a flote de forma efectiva.

Desde la perspectiva espiritual, la preocupación es aquello que ocupa el lugar de tu fe y que, por lo tanto, usurpa con pensamientos negativos del enemigo los pensamientos creativos que vienen de Dios.

Tener fe no es caer en el cinismo. Tener fe es sencillamente confiar en que Dios suplirá las respuestas y los recursos que necesitamos para superar un mal episodio de deudas por muy duro o cuantioso que parezca.

Me encanta y me llena de optimismo Filipenses 4:19, particularmente el pasaje de la Biblia Nueva Traducción Viviente: “Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús”.

Así es. Dios te cuida y tiene para ti salidas financieras que no conoces. Cuando caminas en tus fuerzas y no en las de Él, puedes cometer errores comunes como “abrir un hueco para tapar otro”, es decir, incurrir en nuevas deudas para tratar de resolver otras. Cuando te preocupas en vez de declarar la Palabra, también puedes caer en el error de vender aquello que has adquirido con esfuerzo para alcanzar una solvencia transitoria o cumplir con algún pago.

¿Cómo librarnos de estos errores y de los círculos viciosos que nos hacen caer en más y más deudas? Primero que todo, la perspectiva espiritual. La más importante, la que desata el poder de los cielos: desata el poder de Dios con una oración para ser libre de deudas. Ahora mismo, de serte posible, ora de esta forma:

“Señor Jesús. Tu palabra dice que eres el dueño del mundo pero particularmente dice que yo te pertenezco y tú cuidas de mí. Por eso en este momento ratifico tu señorío sobre mi vida y declaro que tú tomas el control soberano sobre mis finanzas.

Amado Dios, te pido perdón por los pecados que pudieron desencadenar esta situación, especialmente aquellos que me llevaron a andar en mi propia prudencia sin tener en cuenta tus preceptos. Cierro ahora toda puerta de pobreza o ruina que haya abierto y declaro tu obra sobrenatural sobre mis cuentas. Tú te glorificarás y me guiarás a la victoria para ser una persona próspera y libre de deudas que consumen mis recursos. Confío y no temo, en el nombre de Cristo Jesús”.

Si has hecho esta oración para ser libre de deudas, te felicito. Has dado el paso más importante en el proceso de tu saneamiento financiero porque pese a que todavía no ves la diferencia, el Señor está dándote su respaldo y está obrando desde ahora los cambios.

Ahora, sostente en la confianza de tu Señor y da algunos pasos prácticos de fe como evitar incurrir en nuevas deudas, evaluar con calma y sin presión tu situación con los acreedores y toma decisiones de presupuesto y pagos para empezar a salir del hoyo financiero.

De ser posible, consulta a un hermano en la fe, quien teniendo la Biblia como norma de fe, sea también hábil en la consolidación de deudas y te asesore sobre las alternativas que tienes para negociar. Tomes las decisiones que tomes, mantén una actitud de gozo y de gracia. El hecho de que tengas deudas no significa que no puedas ser feliz en el Señor.

CARLOS ANDRÉS GALLEGO
Coach Cristiano – Creelo.org
“Que Cada Cristiano Cumpla Su Propósito en la Tierra”
junio 01, 2016

Pronto los niños estadounidenses serán implantados con microchips

Apocalipsis 13: 16-18 Y hacía que a todos, pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente; y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre. Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

Un informe de la cadena NBC News que promueve la implantación de microchips en los niños afirma que “más pronto que tarde” los estadounidenses finalmente aceptarán el proceso como algo tan normal como el código de barras.

Steffany Rodriguez-Neely, madre de 4 niños, habla de cómo perdió brevemente a su hija después de que ella se escondiera detrás de un estante de ropa, haciendo hincapié de que es una pesadilla para los padres que no pueden encontrar a sus hijos.

“Si es para salvar a un hijo, “El microchip sería una capa adicional de protección, si algo malo sucede”, dice Rodriguez-Neely.

La señora Rodríguez  explica cómo se ha enfrentado a críticas por parte de miembros locales de Tampa.

“Si un pequeño chip del tamaño de un grano de arroz podría haber evitado una tragedia, creo que la mayoría de los padres se lo habrían implantado a sus hijos,” afirma  Rodríguez-Neely.

La reportera de la NBC Melanie Michael parece estar de acuerdo que el tamaño del chip es “muy, muy pequeño” y que “el experto nos dice que esto sucederá más pronto que tarde.” Señalando que “Usted puede apostar que alguien en algún lugar, algún día va a sacar esto adelante y vamos a poder ver los microchips en todo el mundo”.

Steffani Rodriguez se ha acercado a la NBC con la idea de promover los microchips implantables como una forma de búsqueda de niños perdidos, o es el segmento de un bombardeo de la propaganda pura para normalizar la idea en la mente de los espectadores?

Fuente: tiemposprofeticos.org
mayo 22, 2016

Tatúan a niños peruanos con el 666

Apocalipsis 13: 8 Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis.

Secta creciendo en gracia tatúa a niños y adultos en Perú con el apocalíptico número 666. Según los seguidores de su fallecido líder José Luis de Jesús Miranda, ellos han sido llamados a marcarse para ser “siempre salvos”.

Los representantes Oneid de Jesús Valdez Díaz y el tatuador, han sido denunciados por 7 años por la directora de una ONG, y hasta ahora no han recibido respuesta favorable.

Además de Lima, este grupo se encuentra operando en Trujillo y Tacna. Esta hereje congregación cuenta con mas de 400 iglesias en el mundo.

Los miembros del grupo son obligados a tatuase la piel y la de sus hijos, incluyendo la de los bebés porque según ellos, de esta manera podrán comunicarse con “los ángeles de luz y siempre estarán a salvo”.

José Luis de Jesús Miranda fue un polémico predicador religioso de la secta “Creciendo en gracia”, El cual se convirtió en uno de los falsos profetas más populares del mundo debido a su gran herejía de declararse como: Doctor, Papá, Dios, y principalmente Jesucristo Hombre.

Fuente: tiemposprofeticos.org