Radio Milagro: expulsado

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta expulsado. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta expulsado. Mostrar todas las entradas

martes, 3 de abril de 2018

abril 03, 2018

El sacerdote Rogelio Cruz dice fue expulsado de orden Salesiana por supuesto hijo que procreó hace 28 años

El sacerdote Rogelio Cruz informó que fue expulsado formalmente de la orden Salesiana y hoy le entregarán la comunicación con la decisión de sus superiores.

El párroco dijo, durante una entrevista a RNN canal 27, que en el documento detallarán los motivos de su expulsión.

“El lunes es la hora cero y me van a entregar una cosa que se llama orden de expulsión”, expresó el religioso.

Afirmó que “me podrán expulsar de la orden, no así de la Iglesia ni de ser sacerdote, yo seguiré siendo cura para siempre. Yo seguiré siendo sacerdote hasta debajo de una mata”.

Rogelio Cruz señaló que su expulsión es un logro de las mineras y que sus tentáculos llegan hasta las iglesias.

“Estas mineras tienen sus tentáculos en todos los sitios y la Iglesia es parte de la sociedad y de este mundo y al ser parte de este mundo, cuando la sociedad está dirigida por personas, en este caso, que no son lo suficientemente conscientes, viene ese tipo de situaciones”, sostuvo el religioso.

El sacerdote, en una entrevista con elCaribe el pasado mes, informó que creó un espacio que le servirá como refugio en caso de ser expulsado por la Orden Salesiana, a raíz de la publicación de un supuesto hijo que procreó hace 28 años.

Se trata de la capilla “Al encuentro con el Cristo de los que no tienen Iglesia”, un templo construido en cana y con troncos de madera que sirven como asientos, ubicado en el local donde funciona la Fundación Rogelio Cruz, en el sector Villa Consuelo de la comunidad Las Maras, Santiago. El lugar donde funciona la capilla es el mismo donde está ubicado el edificio de la fundación que lleva ya 11 años operando y que ha permitido ayudar a decenas de familias de escasos recursos económicos.

Rogelio Cruz culpó a empresas mineras de llevar una campaña sucia en su contra y de atribuirle ser el padre biológico de un niño.

Fuente: elcaribe.com.do

miércoles, 31 de mayo de 2017

mayo 31, 2017

El barco del aborto fue expulsado de Guatemala

Barco abortista expulsado de Guatemala llega a México

El barco Women on Waves cuenta con todos los permisos en México para practicar abortos que en ese país solo son permitidos en caso de violación. (Centro Público)

El barco de la organización Women on Waves (Mujeres sobre las olas) ha arribado a México, para practicar abortos seguros a pesar de que en el país azteca esta práctica es permitida solo en casos de el embarazo sea producto de una violación.

El objetivo de esta organización es claro y sin condiciones: “atender en aguas internacionales a mujeres con hasta nueve semanas de embarazo que desean realizarse un aborto”.

La embarcación, propiedad de una organización no gubernamental holandesa, arribó a las costas del estado de Guerrero este jueves en donde pretende “visibilizar la necesidad de abortos seguros en todo México, asì como la solidaridad de las mujeres de todo el mundo” según explica un comunicado de la organización que auspicia denominada Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE).

Este grupo indicó que “el derecho a un aborto seguro va más allá de ideologías, es una necesidad urgente que debe garantizarse en todas las entidades federativas del país. Quienes ahora estén cursando un embarazo no deseado pueden solicitar apoyo”.

“Women on Waves” cuenta con todos los permisos para operar en México, y sus servicios son apegados a los más altos estándares de la medicina internacional y a su vez atienden las recomiendaciones de la Organización Mundial para la Salud (OMS) y han anunciado que estarán dando servicio en la costa mexicana hasta el próximo 23 de abril. Desde el 2009, se estima que en México se han realizado un millón de abortos.

Fuente: Panampost

lunes, 1 de agosto de 2016

agosto 01, 2016

Detenido y expulsado de Rusia un pastor estadounidense al que se acusaba de pretender celebrar matrimonios de parejas del mismo sexo

La Policía rusa ha detenido al pastor estadounidense Jim Mulcahy, que se encontraba realizando un encuentro con miembros del colectivo LGTB en la ciudad de Samara, bajo la acusación de que pretendía celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo. Tras horas de interrogatorio, ha sido puesto a disposición judicial y condenado a pagar una multa y abandonar el país por violar los términos de su visado de turista. La detención ha sido difundida por la cadena de televisión NTV, de filiación progubernamental y carácter sensacionalista, que ha vertido contra Mulcahy todo tipo de infundios.

Jim Mulcahy, de 72 años y originario de Boston, es el coordinador en el este Europa de la Comunidad de Iglesias Metropolitanas. La organización, con sede en los Estados Unidos, mantiene estrechos lazos con la comunidad LGTB, hasta el punto de que una de sus iglesias integrantes fue la primera en celebrar el matrimonio religioso de una pareja del mismo sexo en el país americano, sin bien no ofrece ese tipo de servicio en Europa.

Mulcahy reside desde hace unos años en la ciudad ucraniana de Krivói Rog, desde donde realiza su labor pastoral y de coordinación. Días atrás, comunicó a través de su página de Facebook que iba a realizar un viaje a la vecina Rusia. En ese momento, fue contactado por la asociación LGTB Avers, que tiene su sede en la ciudad de Samara, una ciudad de más de un millón de habitantes situada a 760 kilómetros al sudeste de Moscú. Mulcahy aceptó tener un encuentro con ellos para tratar sobre asuntos de actualidad.

Una vez en Samara, se reunió con un grupo de unas doce personas, con quienes debatió acerca de los derechos de las personas LGTB en Rusia, la pretendida intromisión de Occidente en los asuntos rusos, o las dificultades de las confesiones religiosas que no cuentan con el apoyo del Estado. Recientemente, se ha aprobado una ley que prohíbe el proselitismo religioso fuera de los templos, incluida la predicación y la difusión de textos religiosos, de la que está exenta la Iglesia ortodoxa.

Cuando se estaba celebrando la reunión, irrumpieron cuatro agentes de Policía, que procedieron a detener al pastor Mulcahy alegando que habían recibido la denuncia de que iba a celebrar el matrimonio de una pareja del mismo sexo. Tras amenazarle con esposarle si no colaboraba, Mulcahy fue conducido a comisaría, donde fue interrogado durante ocho largas horas. A pesar de que informó de que era diabético y padecía un cáncer de próstata, no le fue permitido acudir a su hotel para recoger su medicación.

La noticia fue difundida por la cadena de televisión NTV, de filiación progubernamental y estilo sensacionalista, que realizó un reportaje en el que ponía en tela de juicio la condición de Mulcahy como pastor, afirmando que se había convertido al cristianismo ortodoxo, lo que el pastor posteriormente negó con rotundidad. También se afirmaba que el clérigo había realizado diversos seminarios religiosos en Rusia, además de celebrar ceremonias no especificadas para homosexuales, todo ello sin prueba ni fundamento algunos.

Los activistas de Avers informaron inmediatamente de la detención a través de la redes sociales, ocasionando que desde todas partes del mundo, incluida la familia de Mulcahy en los Estados Unidos, se realizaran llamadas a la comisaría de Samala para interesarse por la situación del pastor.

Tras el largo interrogatorio, Mulcahy fue puesto a disposición judicial. El tribunal, ante el que no se pudo demostrar que Mulcahy fuera a celebrar matrimonios de parejas del mismo sexo, terminó  condenándole a una multa de 2.000 rublos (27 euros, 30 dólares) y a abandonar el país en el plazo de cinco días, por el cargo de haber violado los términos de su visado al participar en actividades religiosas fuera de los templos, en aplicación de la ley contra el proselitismo.

Vera Bochkareva , portavoz de Avers, expresaba su preocupación “por que las organizaciones LGTB se están etiquetando como agentes extranjeros o incluso sufren agresiones físicas. Grupos como el nuestro mantienen una relación crítica con las autoridades”.

Una vez en Ucrania, Mulcahy ha apelado la decisión del juez, además de negar todos los infundios propagados por la cadena NTV. El pastor afirma que ha hecho muchos amigos entre la comunidad LGTB rusa, y que quiere volver a visitarlos de nuevo como turista. “Crecí durante la Guerra Fría creyendo que Rusia era un lugar sombrío frío”, afirma Mulcahy, “pero, una vez que he visitado el país, la hospitalidad del pueblo ruso ha hecho que cambie de opinión”.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la terrible realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades, y que son muy tímidamente perseguidos por las autoridades.

De hecho, en lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Y aun así sigue habiendo valientes que se atreven a dar la cara, como el joven Ivan Kravistin, del que hablábamos hace unos meses, que se niega a volver al armario y hacer más discreta su apariencia pese a haber sufrido una grave agresión por parte de un hombre al que no gustó su aspecto de “maricón”. Kravistin sí que denunció, y aunque el agresor fue acusado de “gamberrismo” no hubo la más mínima intención de considerar el ataque un crimen de odio…

Fuente Agencias/Dosmanzanas

domingo, 19 de junio de 2016

junio 19, 2016

Por predicar la Palabra de Dios lo botan de su centro de trabajo

Fue expulsado por el “delito” de predicar la palabra de Dios en horario laborable.

Carlos González Flores un joven cristiano, miembro de la Iglesia Evangélica Pentecostal “Asambleas de Dios”, ubicada en las calles Infanta y Santa Marta en el municipio capitalino de Centro Habana, fue expulsado de su centro de trabajo por el delito de predicar la palabra de Dios en horario laborable.

Carlos trabajaba como técnico de refrigeración en la empresa constructora No. 6, ubicada en el poblado de Cojimar del municipio de Habana del Este, cuando el pasado 15 de noviembre fue citado en horas de la tarde por Guillermo Rodríguez, jefe de la oficina de personal de su empresa, quien le comunicó que se le suspendía el contrato de trabajo, por que el se pasaba todo el tiempo predicando la Biblia y la empresa lo que necesitaba era obreros, no misioneros, reportó González Flores.

“Yo siempre he cumplido con la jornada laboral y varias veces resulté destacado por mi labor. Mis compañeros de trabajo nunca se han quejado de mi actitud, esto es un acto de discriminación y de la intolerancia religiosa que todavía se respira en este país. Ya escribí al departamento de asuntos religiosos del Consejo de Estado para ver si se hace justicia, pero realmente no espero resultado alguno “, aseguró Carlos González.

Fuente: Agencia Orbita

lunes, 30 de mayo de 2016

mayo 30, 2016

Cristianos de Marruecos bajo acoso

Pastor evangélico salvadoreño expulsado de Marruecos tras haberse convertido de la fe musulmana al cristianismo

“¿Es usted espía o misionero?”. Gilberto Orellana tiene aún grabada la pregunta del comisario de policía de Tetuán que le interrogó largo y tendido hace una década. El jefe guardó las formas, pero algunos de sus subordinados le insultaron y le amenazaron al tiempo que le gritaban: “¡Dinos qué es lo que haces en Marruecos!”. Le levantaron la mano, pero nunca le pegaron.

Tras años de estancia en la capital del antiguo protectorado español, Orellana había sido descubierto.

Este salvadoreño que ejercía como profesor de música en el conservatorio de Tetuán era también pastor evangélico que se esforzaba, con mucha discreción, en convertir a colegas y alumnos.

Excepto una pequeña minoría judía de unas 3.500 almas, en Marruecos toda la población es, en teoría, musulmana. El Código Penal reconoce la libertad de culto, pero su artículo 220 también prevé entre seis meses y tres años de cárcel para todo aquel que intenta quebrar la fe musulmana, es decir, para los que hacen proselitismo.

“Algunos escolares no querían ni siquiera tocar la Biblia”, recuerda ahora Orellana en su piso de Málaga, donde se instaló con su familia en 1995.

“A veces dejaban de hablarme cuando les empezaba a dar cuenta de mi fe”, prosigue. Otros, en cambio, se adentraron por el camino propuesto por el pastor. “Hubo cinco bautismos en la bañera de mi casa y un sexto, el de una hermana algo gordita, en el mar”, afirma orgulloso.

Esa labor le valió una condena a un año de cárcel, aunque sólo pasó tres semanas en el presidio de Tetuán, hacinado en una celda con 16 traficantes de droga. La movilización internacional hizo que el juicio de apelación se celebrase rápidamente. Quedó absuelto y, tras pasar 72 horas en comisaría sin comer ni beber, fue expulsado a Ceuta. Los conversos marroquíes, a los que les habían caído ocho meses de cárcel, fueron también puestos en libertad por el tribunal de apelación tetuaní después de recitar la profesión de fe musulmana: “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su Profeta”. Al hacerlo, las ovejas descarriadas volvían, al menos formalmente, al rebaño de la ortodoxia religiosa.

A estos dos discípulos de Orellana la policía marroquí les asestó unos cuantos golpes. Yussef, nombre supuesto, estudiante de Ciencias de Taourit, una pequeña ciudad situada no muy lejos de Melilla, tuvo una experiencia parecida hace tan sólo nueve meses después de haberse convertido siguiendo los programas de SAT 7, una televisión evangélica en lengua árabe con sede en Beirut.

En plena noche, unos gendarmes le sacaron a trompicones de la cama para interrogarle en el cuartelillo sobre su fe cristiana. Le propinaron algún que otro puntapié antes de soltarle.

“Le dije que en el Marruecos de hoy en día el ciudadano víctima de abusos dispone de cauces para tratar de hacer valer sus derechos, pero el chaval tenía exámenes y su prioridad era sacarlos y no dedicar tiempo a protestar por lo sucedido”. El que cuenta su conversación con Yussef es Alí, marroquí y pastor evangélico en el este del país. A condición de que su verdadero nombre y el de la ciudad donde ejerce no figure en este periódico, ha accedido a conversar con este corresponsal en un populoso café.

No ha sido fácil dar con Alí ni con sus correligionarios. Las iglesias marroquíes no figuran en la guía telefónica ni disponen de páginas web. Las iglesias católicas o protestantes, que gozan de un estatuto legal en Marruecos y que sólo pueden atender a fieles europeos y subsaharianos, apenas conocen a los conversos y no facilitan sus números. Una larga cadena de contactos permite localizarles. Cuando uno de ellos otorga su confianza al periodista toda la comunidad se abre.

“Lo que le pasó al pastor centroamericano e incluso al hermano Yussef es irrepetible en las grandes ciudades de Marruecos”, asevera Alí mientras bebe a sorbitos su café. “A los cristianos nos siguen convocando de vez en cuando a comisaría, a mi me citaron la última vez hace un par de meses, pero es para charlas en tono amistoso en las que intentan sonsacarnos cosas”, añade. “No hay golpes, ni amenazas, ni advertencias ni mucho menos cárcel como los hubo en tiempos de Hassan II”. “Sólo hay, digamos, exceso de celo en lugares pequeños”.

“El problema”, prosigue mientras mira de reojo buscando a algún hipotético soplón sentado cerca de nuestra mesa, “ya no son las autoridades” aunque en Massa, al sur del país, Jamaa Ait Bakrim fue condenado en 2003 a 15 años por proselitismo y destrucciones de propiedades públicas. “El problema son los familiares, los vecinos, la sociedad en su conjunto”, insiste. “El majzen [entorno del rey] quiere saber todo lo que hacemos, pero ya no quiere impedirlo siempre que seamos cautos”. “Le preocupa también nuestra seguridad, que no nos agredan unos fanáticos”.

Nacido en una familia numerosa de clase media-alta, Alí, que acaba de rebasar los 40 años, tuvo una crisis religiosa en su adolescencia. “El Dios del islam no me comprendía y con 16 años acabé declarándome ateo”, recuerda. “El islam, tal y como se interpreta actualmente, es una losa”. “Al entrar en la universidad un compañero me dejó la Biblia”. “Encontré a un Dios que me aceptaba como era para después cambiarme”. Se convirtió. Profundizó el conocimiento de su nueva religión a través de un curso por correspondencia. “Recibía cartas sin membretes de un país árabe, en teoría muy musulmán”.

“¿Sabe que, para mi entorno, es más aceptable que sea ateo que cristiano?”, señala el pastor, casado y padre de dos hijos. “Ser ateo es un error de juventud, ser cristiano es una traición”, asegura. “No sólo has rechazado el islam sino que te has pasado a la religión del colonizador francés”. “La gente se piensa que te has convertido porque así te será más fácil emigrar legalmente a Europa o vas a obtener a cambio algún provecho económico”. Un sondeo del instituto norteamericano PEW señala que el 61% de los marroquíes tienen una opinión negativa del cristianismo.

Radouan Benchekroun, presidente del Consejo de los Oulemas (sabios religiosos) de Casablanca, contribuye a fomentar este criterio: “Los evangélicos engañan a la gente, la atraen con dinero y con apoyo social”. “Propagan mentiras sobre el islam y los musulmanes”, añade. “Renegar su religión es el mayor pecado que pueda cometer un musulmán”, sentencia.

Por eso, a medida que Alí revelaba su nueva fe, fue perdiendo amigos. “No fue fácil”, rememora. “Les pedía que me juzgaran por mi comportamiento, no por mi elección religiosa”. “Algunos lo aceptaron e intentaron comprenderlo”. “Incluso entre mis 12 hermanos, tres se convirtieron”. En la familia de Alí, como en otras muchas, las primeras que dieron el paso fueron las mujeres.

“Ser cristianas es, para ellas, ser más libres y más iguales a los hombres”, explica Abdelhak, otro pastor evangélico que ha fundado un club de amigos supuestamente fanáticos de la informática tapadera para poder reunirse más fácilmente con sus fieles. Abdelhak no tuvo que convertirse porque, recalca sacando pecho, “tengo el privilegio de tener unos padres cristianos”. Optaron por el protestantismo justo después de la independencia, hace medio siglo.

Los domingos y los días de fiesta los cristianos se dan cita, para rezar, en casas particulares, generalmente la de su pastor. “Solemos ser entre 15 y 20 porque congregar a más gente llamaría la atención”, indica Alí. “Por eso en mi domicilio las entradas y las salidas son espaciadas”. “En el casco antiguo de la ciudad hay también un puñado de artesanos cristianos que, como trabajan el domingo, oran al Señor los viernes”.

Los conversos no frecuentan las iglesias oficiales porque quieren crear la suya propia, árabe o berebere, o porque hacerlo pondría en apuros a párrocos y pastores extranjeros, a los que Rabat podría acusar de proselitismo. En Navidad algunos, sin embargo, no se aguantan y franquean la puerta del templo. “La pareja de policías de guardia durante el culto ni se inmutó y el pastor, que me conoce, me miró sorprendido mientras me sentaba entre los fieles”, recuerda Abdelhak.

Lo peor para los cristianos, según coinciden todos los entrevistados, son el mes de ayuno del Ramadán y las fiestas musulmanas. “Aunque no comemos en plena calle durante Ramadán tampoco respetamos la abstinencia, ni celebramos el iftar [ruptura del ayuno], ni degollamos un cordero con motivo del Aid”, subraya Alí. “Es entonces cuando los vecinos te miran como un bicho raro y te sientes de verdad diferente”.

Al lado de los pocos pastores reconocidos por las autoridades están llegando a Marruecos estos últimos años otros muchos, como antaño Gilberto Orellana, cuya actividad declarada, muchas veces cooperante, esconde su empeño misionero. La mayoría son estadounidenses aunque en sus filas figuran también algunos latinoamericanos. “La Administración Bush les alienta y su Embajada en Rabat les brinda, incluso, un cierto amparo”, afirma un diplomático europeo acreditado en esa capital.

¿Cuántos son? La prensa estima en 500 a los nuevos pastores, con frecuencia formados en tres universidades evangélicas de Estados Unidos, y esparcidos por todo el país. La cifra no sorprende a las iglesias reconocidas. Su desembarco inquieta hasta el punto de que el Istiqlal (Independencia), la segunda fuerza parlamentaria, interpeló, en mayo en ambas cámaras, al ministro de Asuntos Religiosos, Ahmed Taoufik sobre “la ofensiva evangélica”. “El pueblo marroquí (…) exige medidas concretas para garantizar su seguridad espiritual”, insistía At Tajdid, órgano de los islamistas moderados.

Taoufik echó balones fuera en su respuesta aunque su predecesor sí envió una circular a los oulemas para que pusieran en guardia a la población. Por esas fechas el Ministerio del Interior expulsó también a un pastor surafricano, Dean Malan, de Marraquech. Pero aunque les incomoda el activismo evangélico, a las autoridades les resulta difícil ir más lejos. A Rabat acuden importantes delegaciones de las iglesias evangélicas de Estados Unidos que se entrevistan con ministros. “Se benefician de un trato de favor porque nuestro majzen no ahorra esfuerzos para agradar a Bush”, asegura el semanario independiente Le Journal.

Gran mayoría de evangélicos

En su intervención parlamentaria Abdelhamid Aouad, del partido nacionalista Istiqlal, evaluó en 40.000 a los marroquíes convertidos y advirtió de que el objetivo evangélico era lograr que en 15 años, el 10% de la población fuese cristiana.

La cifra es muy exagerada. Jean-Luc Blanc, presidente de la Iglesia Evangélica de Marruecos, la que goza de reconocimiento oficial, la rebaja a “una horquilla de entre 800 y 1.000″, de los que sólo 200 serían católicos. “Es verdad que el número aumenta”. “Casi tocan a un pastor por converso”, subraya.

Los más optimistas de los pastores evangélicos entrevistados calculan que sus fieles se elevan a 3.500, a los que hay que añadir otros 500 católicos, anglicanos, etcétera.

Blanc establece dos categorías de conversos: “Aquellos que intentan vincularse a iglesias tradicionales y que son gentes acomodadas, muchos de ellos profesores o pertenecientes a profesiones liberales”.

“Los fundamentalistas cristianos predican más bien entre las clases desfavorecidas y se aprovechan de su debilidad para convertirles”, prosigue poniendo de relieve sus discrepancias con los misioneros anglosajones con los que apenas mantiene contactos.

Este pastor francés, que recibe a periodistas marroquíes, les explica que ni él ni los demás pastores o sacerdotes extranjeros con estatuto oficial hacen proselitismo. “Respetamos la ley”, recalca.

Pese a su prudencia acaba, de vez en cuando, perdiendo la paciencia cuando le preguntan si el militantismo evangélico supone un peligro para Marruecos. “Mire”, contestó en una ocasión, “la gran pregunta consiste más bien en averiguar si la libertad religiosa es una amenaza para Marruecos”. Blanc no responde a su pregunta pero sí lo hace Alí, pastor marroquí. “Es una libertad básica, pero la presión islamista hace que el Estado no se atreva a consagrarla en las leyes”.

El Pais

martes, 8 de marzo de 2016

marzo 08, 2016

Pone en facebook su visión bíblica de matrimonio y le echan de la universidad

Un estudiante de fe cristiana ha sido expulsado de la Universidad pública de Sheffield de Trabajo Social por manifestarse en contra del matrimonio homosexual. 
 
La universidad pública de Sheffield ha expulsado a un estudiante de trabajo social después de que hiciera unos comentarios en su página personal en Facebook en apoyo de la enseñanza bíblica del matrimonio y la ética sexual, según informa el Centro Jurídico Cristiano (Christian Concern). El estudiante Felix Ngole, de 38 años, que cursaba el segundo año de su maestría, ha sido “excluido y ya no es reconocido como estudiante de la universidad”. La razón por la que fue expulsado, según se informó al alumno por parte del comité responsable de la decisión, es que sus comentarios en Facebook “puede haber causado ofensa a algunos individuos” y “había límites traspasados que no se consideran adecuados para alguien que quiere desempeñar la profesión de trabajador social”.

El comité considera que su opinión podría tener un efecto sobre su “capacidad de llevar a cabo un papel como un trabajador social”, dijo el comité. El estudiante dice que está “decidido a impugnar la decisión debido a sus consecuencias más amplias y las grandes cuestiones de la libertad de religión y la libertad de expresión que se plantean”. 

COMENTARIOS EN SEPTIEMBRE 

Ngole hizo el comentario el pasado mes septiembre en su página personal de Facebook, en relación con el caso de Kim Davis, la secretaria del condado de Kentucky, quien objetó de conciencia sobre la emisión de certificados de matrimonio a parejas del mismo sexo. El estudiante expresó su apoyo a la libertad Kim Davis y explicó además la enseñanza bíblica sobre ética sexual. 

Casi dos meses después, recibió un correo electrónico de un funcionario de la universidad diciéndole que sus comentarios estaban siendo investigados y lo convocaron a una reunión el lunes siguiente. Tras otras reuniones el Comité dictaminó que debía ser expulsado del curso. “Su expediente del estudiante se dará por terminado en breve y su calidad de miembro de la biblioteca y de la Universidad será retirada. Es posible que desee ponerse en contacto con el organismo de financiación para asesoramiento sobre su situación financiera”, se le dijo. 

CENSURA 

“La forma en que me han tratado plantea cuestiones muy serias sobre la forma en que censuran en las universidades inglesas los puntos de vista y creencias de los estudiantes”, dijo Ngole. “Si las declaraciones personales de los estudiantes en sus propias páginas de medios sociales, y entre sus propios amigos pueden ser utilizados para juzgar si son 'personas capacitadas para prestar sus servicios en profesiones como derecho, medicina, trabajo y educación social, entonces debemos preguntarnos por el estado de las libertades en el Reino Unido”, añadió Ngole. 

CREENCIAS BÍBLICAS 

Ngole considera que sus creencias sobre el matrimonio y la ética sexual “reflejan la corriente principal en el cristianismo, la comprensión bíblica compartida por millones en todo el mundo”. “Hay un problema mucho más serio en juego. La formación continua es un momento en que todos los estudiantes deben ser ayudados a explorar sus creencias, a través de la interacción y el debate. Si son censurados incluso al compartir sus ideas o creencias como parte de una discusión en Facebook entonces, ¿qué será lo próximo?”, expresó el estudiante. 

APOYO LEGAL 

La directora del Christian Concern, Andrea Williams, dijo que “el tratamiento de la universidad viola fundamentalmente las atribuciones que la Ley de derechos humanos. La universidad no ha protegido a su libertad de expresión en virtud del artículo 10 y su libertad de religión en virtud del artículo 9. Los estudiantes tienen derecho a discutir y debatir sus propios puntos de vista personales en su propia página de Facebook”. “Félix ha trabajado con personas que se identifican como homosexuales, tratándolos con respeto y sin discriminarlos”, agrega Williams. “Tiene derecho a expresar su opinión”, la cual “no hay evidencia de que esta perspectiva hay impactado de forma negativa a su labor”. “Tristemente -opina Williams- es otro caso de cristianos siendo castigados en la arena pública y censurando sus ideas. Ayudaremos a Felix Ngole en su lucha ante la Universidad, y ante la Justicia si llega a ser necesario”.

Fuente: http://protestantedigital.com

miércoles, 2 de marzo de 2016

marzo 02, 2016

Expulsan a 70 cristianos de Marruecos en lo que va del mes

En sólo 12 dias han expulsado a 70 cristianos, muchos de ellos residentes de Marruecos, acusados de “evangelizar” y “abusar” de la libertad religiosa.

En tan sólo 12 días, han sido expulsados de Marruecos 70 cristianos, acusados por el gobierno por proselitismo, por intentar “evangelizar” y “abusar” de su tradición de tolerancia religiosa recibida hasta el momento.

Con anterioridad, Marruecos ya había expulsado a otros cristianos y misioneros pero de forma muy aislada un caso del otro, pero no había caso alguno en el cual fueran tantos los expulsados y menos en tan poco espacio de tiempo y generalmente eran cristianos procedentes de las iglesias evangélicas de Estados Unidos.

En esta oportunidad, los cristianos expulsados han sido de diferentes nacionalidades, organizaciones benéficas y diplomáticos occidentales. En este grupo de expulsados pueden encontrarse tanto estadounidenses como holandeses, británicos y neozelandeses.

Las últimas expulsiones que han afectado a los miembros de algunas organizaciones muy asentadas en el país magrebí hace parecer que éste ha asumido una nueva línea más dura.

Entre los expulsados se encuentran parejas que adoptaron a niños marroquíes y un grupo que había fundado una casa de acogida para niños en las montañas del Atlas Medio.

Según el Gobierno, los vecinos de ese lugar habían denunciado que los extranjeros estaban reclutando menores y aprovechándose de la pobreza de la población local para cambiar su fe musulmana. “Cambiaron su conducta para empezar a hacer actividades misioneras con los niños”, dijo el ministro de Comunicaciones marroquí, Jalid Naciri, en declaraciones a Reuters. “Esta decisión no va en contra de una religión u otra. Marruecos es, y seguirá siendo, abierto y tolerante”, aseguró.

Los gobiernos occidentales manifestaron malestar ante las expulsiones y dijeron que los expulsados deberían haber tenido la oportunidad de defender sus actividades ante un tribunal. El embajador de Estados Unidos en Rabat, Samuel Kaplan, manifestó en un comunicado que su país estaba “consternado” por “la reciente expulsión por parte del Gobierno marroquí de varios extranjeros, incluidos numerosos estadounidenses, que había estado residiendo legalmente en Marruecos”.

De la misma manera, se pronunció el ministro de Asuntos Exteriores holandés, Maxime Verhagen, destacando: “No estamos hablando de personas que pasaran unas semanas en Marruecos para repartir biblias. Afecta a personas que han estado cuidando de niños tranquilamente durante 10 años”, eran residentes continuos del país y no turistas pasajeros.

Fuente: europapress.es

viernes, 26 de febrero de 2016

febrero 26, 2016

Muere Fernando Cardenal, clérigo sandinista y teólogo de la liberación

El sacerdote generó grandes simpatías a la revolución sandinista, por lo que fue expulsado de la orden jesuita
El sacerdote jesuita y miembro de la teología de la liberación, Fernando Cardenal (Granada, Nicaragua, 1934), falleció la madrugada de este sábado en Managua a causa de un paro cardíaco tras dos semanas ingresado en cuidados intensivos en un hospital de la capital nicaragüense, por complicaciones tras una operación de hernia abdominal, informaron fuentes de la Compañía de Jesús.

Cardenal fue un gran impulsor y renovador de la educación en este país centroamericano. Dirigió la Campaña Nacional de Alfabetización impulsada por el gobierno sandinista en los ochenta —que tantas simpatías atrajo a la revolución que derrocó la dictadura de Anastasio Somoza— y como ministro de Educación del gobierno revolucionario impulsó profundas reformas en un país con altas tasas de analfabetismo y una educación mediocre. Su vinculación a la revolución le valió la expulsión de la orden jesuita en 1985.

En los años ochenta, tras el triunfo de la llamada Revolución Popular Sandinista, Fernando Cardenal formó parte de un grupo de sacerdotes que se vincularon directamente con el gobierno revolucionario, lo que les generó fuertes críticas de la jerarquía católica del país y del Vaticano. Junto a Cardenal trabajaron en el gobierno sandinista el religioso de la Congregación Maryknoll, Miguel D’Escoto, canciller del país en aquel entonces; el poeta Ernesto Cardenal, sacerdote diocesano y ministro de Cultura; y Edgar Parrales, también diocesano, embajador de Nicaragua ante la OEA. En el caso de Fernando Cardenal la orden jesuita lo expulsó por lo que él mismo denunció como presiones de Juan Pablo II, gran crítico de los movimientos revolucionarios de izquierda en Latinoamérica.

"Quien se negó rotundamente a conceder la excepción a los sacerdotes de Nicaragua para seguir trabajando en el Gobierno Revolucionario fue el papa Juan Pablo II. Me duele esta afirmación pero cristianamente no puedo callarla”, escribió Fernando Cardenal en un conmovedor texto titulado "Carta a mis amigos”, en el que explicaba detalladamente las circunstancias de su expulsión. Cardenal presentó una “objeción de conciencia” ante su caso y en su alegato contra la decisión de la jerarquía jesuita dijo: "Estaría cayendo en un grave pecado si abandonara mi sacerdocio para los más pobres y mi trabajo por la Revolución Popular Sandinista”. Y agregó: “Dios me ha dado el deseo de no abandonar mi trabajo. No puedo concebir un Dios que me pida renunciar a mi compromiso con el pueblo”.

Fernando Cardenal fue una de las voces más progresistas dentro del catolicismo en Nicaragua. El año pasado, tras la convocatoria al Sínodo de la Familia por el papa Francisco, Cardenal dijo que ese encuentro de 400 sacerdotes y obispos del mundo era idóneo para renovar la iglesia y que esta se abriera a discutir temas considerados tabúes, como la homosexualidad, el aborto o el celibato.

En una entrevista concedida en octubre de 2015 al periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, Cardenal hizo un acto de ‘mea culpa’ al aceptar que él mismo había atacado a los homosexuales en su juventud. “En el Colegio Centroamérica de Granada yo era una bestia en cuanto al homosexualismo, porque había una actitud de rechazo total. Es decir, hasta linchamos a uno. Éramos unos salvajes”, dijo Cardenal. “En el internado decíamos “aquí no hay homosexualismo”. Nosotros mismos nos lo prohibíamos. Después fui cambiando, por supuesto, a una actitud de gran respeto por los homosexuales, que es lo que está pidiendo el papa Francisco. Respeto y misericordia por ellos”, agregó.

Cardenal también se mostró abierto a la práctica del aborto terapéutico en un país donde este fue criminalizado en 2006, tras más de cien años de práctica por parte de los médicos, con votos en el Parlamento del Frente Sandinista —controlado por Daniel Ortega—, movimiento político del que Cardenal se distanció, como lo hicieron los intelectuales más importantes del país. “En el aborto terapéutico se pretende salvar la vida de una mujer enferma que está embarazada. Como consecuencia no deseada, se produce la muerte del feto. Ese feto no está destinado a la vida, está destinado a morir, con o sin aborto terapéutico. Si no hay aborto muere su mamá, si hay aborto muere el feto como efecto secundario. La vida de la mujer es lo que se está salvando y eso es lo importante”, dijo.

Fernando Cardenal fue un personaje muy querido en Nicaragua. Su trabajo estuvo vinculado siempre a la juventud, a la que apoyó impulsando una educación de calidad desde la organización Fe y Alegría, que él dirigía. Personalidades nicaragüenses lamentaron el fallecimiento del sacerdote, quien había sido readmitido en la Compañía de Jesús. El cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, dijo que se unía “en oración a toda la comunidad Jesuita en Nicaragua”, mientras que el escritor Sergio Ramírez, vicepresidente del país en los años ochenta, recordó que Cardenal fue “todo un símbolo de entrega y humanidad”. “Queda —agregó el escritor— su ejemplo: la Cruzada de Alfabetización”.

Fuente: elpais.com

domingo, 7 de febrero de 2016

febrero 07, 2016

Expulsan a misionero norteamericano de Marruecos

El americano fue expulsado pues la ley marroquí no permite juicios relacionados con este tipo de delitos.

Un misionero de quien no se tiene datos de su identidad fue detenido en la provincia de Al Hauz, el cual pretendía predicar el credo evangélico y tener nuevos fieles entre un grupo de 14 marroquíes, los cuales la mayoría eran mujeres y niños.

Al querer realizar una reunión secreta, el servicio de seguridad tuvieron información, al registrar el lugar se dio a conocer que se encontró documentación proselitista como folletos y vídeos.

El americano fue expulsado pues la ley marroquí no permite juicios relacionados con este tipo de delitos, se permite el desarrollo de cultos de diferentes religiones pero el proselitismo, propaganda, materiales no son permitidas.

En marzo del año pasado, paso algo similar; fueron expulsadas cuatro evangélicas españolas y una alemana, detenidas en Casablanca acusadas de proselitismo.

Fuente: noticiacristiana.com

lunes, 1 de febrero de 2016

febrero 01, 2016

De ‘sin papeles’ a héroe en París por salvar rehenes del comercio judío

Lassana Bathily, emigrante de Malí, ocultó a clientes del comercio atacado por un yihadista

 Lassana Bathily abandonó su pueblo de Malí con apenas 14 años para buscar una vida mejor en París. A punto de ser expulsado en 2009, logró el permiso de residencia a fuerza de no ceder en su empeño por integrarse. Se convirtió en héroe nacional hace justo un año: es el empleado del supermercado judío atacado el 9 de enero de 2015 por el yihadista Amedy Coulibaly que escondió a varios clientes y ayudó a la policía a asaltar el comercio para poner fin a la toma de rehenes. Su historia dio una nota de esperanza a una Francia aturdida por los ataques. Siguió una lluvia de homenajes, del presidente estadounidense, Barack Obama, al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y recibió la nacionalidad francesa por decisión del presidente François Hollande.
A punto de cumplirse un año del ataque, Bathily ha escrito un libro autobiográfico, en venta desde este miércoles, intencionadamente titulado No soy un héroe (Je ne suis pas un héros; de la editorial  Flammarion). “No he hecho nada más que ayudar a mis compañeros y a los clientes que estaban en peligro”, explica ahora Bathily, de 25 años, en un despacho de la editorial en París frente al Teatro de Odeón. “Cuando los periodistas insistían en que era un musulmán que salvó a judíos, no sabía ni qué responder. No pensé en la religión en ningún momento, sólo en ayudar a seres humanos como yo”, insiste.
En el libro recuerda su viaje y trayectoria desde su pueblo de Samba Dramané, en una región remota pegada a Senegal, hasta las precarias condiciones de vida una vez alcanzado el sueño europeo y la avalancha mediática y de homenajes que siguió a los ataques de enero.
Aquel 9 de enero, Bathily se encontraba en el sótano del Hyper Casher de Porte de Vincennes, al este de París, colocando los alimentos en la despensa. Se tenía que dar prisa, porque como cada viernes dejaba el trabajo a la una para ir a la mezquita. Eran las 12.45 cuando Coulibaly, que la víspera había matado a una policía en la periferia sur de París, entró en el supermercado. Bathily oyó los disparos y vio cómo varios clientes se refugiaban en el sótano. Escondió a seis de ellos, incluido un bebé, en la cámara frigorífica y propuso escapar por el montacargas. Ninguno se animó y Bathily decidió huir solo.
“En aquel momento yo pensaba que eran los hermanos Kouachi”, los autores dos días antes de la matanza en la revista Charlie Hebdo, que ese día estaban atrincherados en una imprenta en las afueras de París. El montacargas estaba en el primer piso, lo accionó para que bajara a pesar del tremendo ruido que hacía. Verificó que no había ningún terrorista en su interior. “Cuando subía mi corazón latía a toda velocidad, me podían estar esperando a la salida”, cuenta. Corrió hasta la salida de emergencia y logró escapar sin ser visto. “Tuve suerte, Dios me ayudó”, dice.
Pero su pesadilla no acabó allí. Una vez fuera, la policía tomó a Bathily por un cómplice de Coulibaly. “Mi vida corrió casi más peligro fuera que dentro. Si no hubiese obedecido a la policía me podían haber matado”, recuerda. Pasó una hora y media esposado en un furgón policial donde le interrogaban, hasta que unos compañeros de trabajo se acercaron y confirmaron su identidad. Identificó las llaves del local para las fuerzas de seguridad, les dibujó en detalle los planos del supermercado y ayudó a lanzar el asalto de la forma más segura posible. Cuatro personas murieron durante la toma de rehenes, ninguna de ellas durante el asalto.
Bathily trabaja ahora por las tardes para el Ayuntamiento de París, en el estadio de atletismo de Charlety. Por las mañanas sigue clases de francés para mejorar su nivel. Vive en un pequeño apartamento. Se encuentra a escasos metros de la sala Bataclan, atacada el pasado 13 de noviembre por otros yihadistas que mataron en el local a unas 90 personas. “Justo antes del ataque pasé por delante, vi a la gente que entraba al concierto y me fui a cenar con unos amigos”, recuerda. “A la vuelta oímos los disparos, estábamos a 100 metros, nos refugiamos en un bar hasta las cinco de la mañana”, dice. “Pensé en los rehenes, en que el tiempo iba a pasar muy despacio para ellos”.
Los atentados del pasado noviembre y la cercanía del aniversario de los de enero han reabierto la herida, pero Bathily es un optimista y quiere seguir avanzando. Una vez finalizada la promoción de su libro, quiere concentrarse en la fundación que ha creado para fomentar la ayuda al desarrollo a África. Con el tiempo quiere trabajar también en la sensibilización de los jóvenes para prevenir la radicalización. Y en lo personal, seguir progresando. “He llegado a Francia con un visado de turista, he estado sin papeles y he logrado integrarme. Pero no acaba aquí, quiero seguir mejorando. El combate continúa”.

Fuente: elpais.com