Radio Milagro: felicidad

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta felicidad. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta felicidad. Mostrar todas las entradas
julio 14, 2019

¿En qué consiste la felicidad?

והיה כעץ שתול על פלגי מים אשר פריו יתן בעתו ועלהו לא יבל

En este salmo, el primero de Tehilim, David HaMelej explica en qué consiste la felicidad para un Yehudí.

» … como un árbol plantado sobre corrientes de agua,  que dará frutos en su tiempo y sus hojas jamás se marchitan, y en todo lo que emprenda, prosperará «

PLANTADO:

David HaMelej compara al hombre feliz con un árbol. ¿Por qué? En primer lugar, debido a que ambos crecen. Probablemente no hay frustración más grande para un ser humano que darse cuenta de su propio estancamiento. Si nos quedamos en el mismo lugar año tras año, seguramente nos vamos a deprimir. La felicidad consiste en saber que estamos creciendo y avanzando.   Cuando estudiamos Torá, dice el Rey David, estamos en un constante crecimiento. Intelectual y emocional.   El agua alimenta constantemente las raíces de este árbol.  El árbol crece y se fortalece. Es tan fuerte que resiste la embestida de los vientos destructivos que lo quieren mover de sus principios.  El Yehudí que absorbe constantemente las aguas de la Tora, permitiendo que las palabras de HaShem nutran su alma, adquiere principios morales muy sólidos, que no son fáciles de mover.

FRUTOS

El árbol también da frutos. Los «frutos» son la mayor recompensa en la vida de una persona virtuosa. Los frutos son los hijos de este hombre, que continuarán en el camino de HaShem. A diferencia de los sentimientos de estancamiento e improductividad de los que viven una vida intrascendente, cuando un hombre ve sus frutos/hijos se da cuenta que su camino va a continuar, aún después de que él se haya ido de este mundo.

HOJAS

A diferencia de los frutos, beneficiosos para la continuidad del árbol, las hojas producen sombra que disfrutan los demás. La felicidad del hombre no consiste sólo en asegurar su propia perpetuidad y la continuidad de sus creencias y principios. Un individuo no puede sentirse realizado a menos que sea también generoso y productivo con los demás. Como un árbol que ofrece libremente su sombra a todo el que lo precise, la buena persona de Am Israel practica el Jesed, ofrece su ayuda a todos los que la necesiten.

Para David HaMelej, el hombre feliz es el que se nutre de la Torá, creciendo y desarrollando principios muy sólidos; ve a sus hijos siguiendo el camino correcto y es generoso con los que necesitan su ayuda. Esa persona  «…prosperará en todo lo que emprenda » .

SHABBAT SHALOM








mayo 24, 2019

¿La felicidad existe?

¿Ya vio a alguien corriendo tras el viento? ¡Imagínese a una infinidad de cucarachas tontas! Pues bien, así camina la humanidad.

Todos, en una búsqueda frenética, han colocado toda su fuerza en la conquista de la felicidad.

Los fuertes atropellando a los débiles para la posesión más rápida.

La mayoría pobre, dejándose llevar por el viento de la “suerte”, dice: “¡Quien sabe un día mi vida cambie!” Y va yendo de esperanza en esperanza.

Los enfermos buscan la felicidad en la cura física. Para ellos, la salud es lo más importante.

Otros creen que la felicidad está en la realización profesional. Para ellos, el dinero es el alma de la felicidad.

Y para los solitarios y frustrados en el amor, la felicidad está en encontrar a su otra mitad. Por eso, se rinden a las aventuras amorosas como un juego de lotería. De cualquier manera, intentan tener suerte en el amor para ser felices.

Sin embargo, todos, sin excepción, se han perdido en sus búsquedas. Cuanto más se revuelven en las búsquedas, más se hunden en la arena movediza de este mundo, al punto de cuestionar la existencia de la felicidad, como hacen los ateos respecto a la existencia de Dios.
Si existe la felicidad, entonces ¿dónde y cómo alcanzarla?

¿Quién puede responderme? Preguntan los infelices…

Para alcanzar la felicidad, antes es necesario tomar posesión de la vida. Los muertos no tienen derecho a la felicidad. Mientras la persona esté espiritualmente muerta en sus delitos y pecados, ¿cómo alcanzar la felicidad? Imposible.

Primero tiene que resucitar. Y, para eso, tiene que buscar al Autor de la vida.

El Señor Jesús dijo:

Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá. Juan 11:25

Creer en el sentido de entregarse de cuerpo, alma y espíritu.

A partir de esa entrega incondicional, ella recibe vida. Y entonces, tendrá el derecho a la felicidad tan soñada.

Quien sea suficientemente humilde para someterse y temerle, heredará riquezas, honra y vida. Proverbios 22:4
O sea: será feliz en la Tierra.

El  es la gran oportunidad para los, literalmente, infelices. A partir de este domingo – 19/05/19 – para quien quiera aislarse de toda información secular en televisión, radio, internet, revistas, periódicos, deportes, entretenimientos, en fin, ayuno audiovisual total.

Será hecha una limpieza en el corazón y en la mente de todo el bagaje inútil que ofrece este mundo, reservándonos apenas a las informaciones relativas a la Palabra de Dios – la Biblia Sagrada.

Entonces, en el transcurso de este ayuno, el Espíritu de Dios será derramado conforme Su promesa en Joel 2:13-19.

Que Dios, en la Persona del Espíritu Santo, abra el entendimiento de todos los que creen.

Fuente: blogs.universal.org
octubre 04, 2018

Ese pichón de satanás me violó y me quitó la infancia y la felicidad

Él era el muchachito de “mandao” de la iglesia. Su apariencia lo dice. Se ve dócil y cooperador aun hoy a sus 23 años. Fue a los 14 cuando se convirtió en víctima de pedofilia por parte de un religioso.

Es un joven educado y saluda con amabilidad. Al parecer, el haber sido abusado sexualmente no acabó con esos buenos modales que asegura aprendió de su madre. “Bueno, disculpen la facha, estaba trabajando y salí antes para juntarme con ustedes, pero ahora con esto del aumento del pasaje, no hay muchos vehículos... En fin, eso no es lo que a ustedes les interesa”, sonríe como queriendo ocultar la vergüenza que le proporciona saber que se aproxima a compartir un triste secreto.

Con 240 libras, el protagonista de esta historia no para de caminar mientras va contando lo sucedido aquella mañana de mayo cuando junto a un grupo de jovencitos se aprestaba a dar los últimos toques al altar. Con ello se daría inicio a la celebración de las fiestas en honor a la virgen María.

“Me llamó por mi nombre completo, una cosa que todos me decían mi apodo. Con respeto lo sigo hacia donde él iba caminando y le iba dando los detalles de cómo habíamos hecho todo para la celebración. Noté que no me estaba prestando atención, y luego me di cuenta por qué”, hace una pausa y traga en seco como se dice popularmente.

Su intención evidenciaba que estaba por abandonar la historia. “¿Crees que sería prudente darme un segundo”, apenas pudo responder. “Es difícil, sabes”, se repone un poco.

Prosigue: “Yo lo noto callado y raro. Y creo que es porque hicimos algo malo, pero de pronto me entra para el baño que hay cerca de la sacristía. Comienza a manosearme, y le pregunto: ‘¿Qué es padre, que le pasa, dígame qué le pasa?’, todavía no quiero perderle el respeto sin darme cuenta que ya él me lo había perdido a mí”, respira profundo, se rasca la cabeza, se acomoda la camisa, y se nota tan inquieto como de seguro estaba aquel día.

“Me bajó el pantalón con una furia. Parecía otro. No me hablaba, me puso una mano en la boca para callarme, y...”, no dice nada más. Las lágrimas habían aparecido haciendo uso del protagonismo que este joven le había dado en su historia.

Sin parar de llorar, continúa. “Me violó, me violó, me violó...”, repetía como si al decirlo se deshacía de todas las frustraciones que lleva por dentro desde hace nueve años. Qué si hubo amenazas tras el abuso, era la pregunta que correspondía. Sí, respondió aun llorando. “Ese pichón de Satanás, me dijo: ‘¿Tú sabes que yo tengo un arma, verdad? Con eso te digo todo. Ah, y por supuesto, nadie te lo va a creer’. Eso me dijo el cura al que todo el mundo le confiaba sus hijos”, dice con una evidente tristeza.

Quería que se le hicieran las preguntas de lugar porque aunque se fuera en llanto estaba dispuesto a revelar su historia. “Lo que quiero con esto es que sepan que no son solo las denuncias que se quedan “engavetadas” o a las que se les dan curso las que dicen que estos casos suceden. Son las vivencias de gente como yo, sin infancia, sin felicidad, sin vida por culpa de un malnacido que escondía bajo su sotana al más cruel de los monstruos”, ahí deja que aflore una firmeza que por primera vez hace asomo.

Ese día, se fue a su casa con “dolor de cabeza”, según dijo a sus compañeros para despistarlos de la realidad. “No sé si algunos de ellos había pasado por lo mismo en ese entonces. Aunque se dijo que la lista era larga. Bueno, prefiero quedarme con las dudas de cuántos para sentir menos dolor y rencor”. Lo cuenta mientras pide permiso para ir a la cocina en búsqueda de un poco de agua. Brinda. “¿Quieren un poco?”. No, fue la respuesta. “Yo tomo mucha agua, porque a los pasaditos de libras nos da mucho calor”.

Dejó la iglesia
El caso es que dejó de ir al lugar que hasta ese día era su refugio preferido. “Creí que así me zafaría de él, pero no”, vuelve a llorar, esta vez con una evidente nostalgia. Retoma el tema: “No se conformó con acabar con mi inocencia, con destruirme como persona, con quitarme lo que más me gustaba, que era la iglesia. Es más ,yo quería ser sacerdote”, descansa. “Él acabó con todo. El caso es que como a las dos semanas del suceso mandó a una hermana de la comunidad a buscarme para él hablar algo conmigo, dizque que yo iba a ser su mano derecha. Le dije que no, pero ella insistió”, vienen los recuerdos, y eso evidentemente lo aturde.

Mueve la cabeza de un lado a otro, y la deja agachada mientras termina esa parte que se le ha hecho tan difícil contar. “Accedí a ir para decirle que no me molestara, y que si no me dejaba tranquilo, iba a hablar. Se burló de mí. Me chantajeó diciéndome incoherencias que yo, muchacho al fin, ni entendía. Me entró de nuevo al baño, esta vez a la fuerza pura, me amarró un trapo en la boca, y abusó de mí por segunda vez. Mientras lo hacía me decía: Tienes que entender que tú me gustas así gordito’, eso me repetía”, ahora el llanto regresó, y de verdad, fue fuerte ver su estado de ansiedad, desolación, frustración... Uffff qué dolorosa esta escena.

En lo que se espera el tiempo necesario para continuar el relato, el joven que producto de aquel daño vino a vivir a la Capital, y que hoy trabajaba en un taller de mecánica, hacía ademanes para comunicar que se le aguardara un tiempo más. Había que entenderlo. Era la primera vez que hablaba de un tema que lo mantiene “muerto en vida”.

EL CURA TAMBIÉN ABUSÓ DE UNA MADRE
Pese a la amarga experiencia que ella vivió, la madre dejó que él siguiera yendo a la iglesia porque siempre le decía que quería ser cura, y entendía que no tenía derecho a destruir sus sueños. “Nunca imaginó que era otro quien había roto esos anhelos. Yo siempre le preguntaba a ella que por qué había dejado de ir a misa, que dónde estaba su fe. Siempre me respondía lo mismo: ‘Yo solo creo en el Señor’. Eso me decía y me dejaba complacido”, cuenta.

Cuando él tenía como 12 años fue que ella dejó de ir a la iglesia. Es decir, explica el protagonista de esta historia, que cuando abusó de él a sus 14 años, hacía alrededor de dos años que había violado a su mamá. “Realmente, a ese hombre que ahora debe estar en el infierno dando sus cuentas, no le gustaban las mujeres, pues se descubrió que era un pedófilo en potencia. No sé por qué le hizo eso a mi mamá y sabrá Dios a cuántas más”, hace conjetura.

Aunque era menor de edad, él mismo tomó su decisión de no volver a la parroquia. Abandonó su sueño de estudiar mucho, hacer todo lo posible para ir al Seminario y convertirse en un sacerdote para evangelizar a su pueblo. Jamás ha vuelto a misa, aunque admite, al igual que su madre, que sí cree en Dios. Aún conserva en su cuello un crucifijo que da sentido a lo que dice.

 “La bomba explotó”
La denuncia de dos casos de igual número de menores abusados por el cura del pueblo, ante las autoridades religiosas, dio pie a que se conocieran muchos otros más. “Cuando la bomba explotó, yo callé y mi mamá también. De eso hace unos nueve años. Sabrá Dios cuántas personas más hicieron lo mismo”, dice con tristeza.

Recuerda que ese día una comisión de la comunidad del pueblo fue a hablar con él, pero no le atendió. Mandó a decir que estaba ocupado, que volvieran al día siguiente. “Los que fueron hicieron guardia, pero no salió ni a visitar a los enfermos como acostumbraba a hacer después de misa”. En esta ocasión no llora, pero pasa un largo rato callado. Cuando lo entiende pertinente pide disculpa.

“Qué cosa la vida ¿eh?”, se pregunta. “Tantos temas fuertes que hemos hablado, tantos secretos que le he contado, y sin embargo, lo que más me duele decir es que yo lo vi a la mañana siguiente de que fuera la comisión a hablar con él. Yo iba para la escuela y vi cuando se montaba en su vehículo, con maleta en mano, y no dije nada, me quedé callado...”, se arrepiente y lo deja saber cómo si quisiera devolver el tiempo.

Fue trasladado y años después murió
Luego de mandar una comunicación a las autoridades eclesiásticas, al tiempo se enteraron en el pueblo que “su querido cura” había sido trasladado a otro lugar del país. “Lo mandaron para otro sitio sabiendo por qué no podía volver a donde estaba. Era como una recompensa a sus malas acciones. Y digo recompensa, porque allí iba a encontrar carne fresca, nadie lo conocía, e igual que como hizo con nosotros, se ganaría la confianza de la gente para luego ejecutar su obra: abusar de los menores”.

Hubo gente que dejó de ir a la iglesia por un largo tiempo hasta que se dieron cuenta de que el sacerdote que le habían asignado era un padre con vocación de servicio y con valores. “De hecho así lo ha demostrado. Porque tengo que ser honesto, hay muchos curas que son serios, que nacieron para servirle al Señor y al prójimo, pero hay escorias que se escudan en la religión para hacer realidad sus más asqueantes deseos”, al pronunciar esta frase mira al equipo de LISTÍN DIARIO buscando su aprobación.

No se alegra del mal de nadie, y mucho menos de la muerte de un ser humano, pero admite que sintió un gran alivio cuando supo que aquel cura que le había arrebatado su inocencia a él, a otros niños, y por si fuera poco, a su mamá, había fallecido. “Créeme, no es que con esto pagó lo que hizo, es que con su muerte se salvaron sabrá Dios cuántos menores más”, concluye, y se levanta de la silla para despedirse y darse el baño que se había prometido para quitarse de encima tal vez, uno de sus días más difíciles de su vida, aunque liberador.

DOS SECRETOS EN UNO
Pasó alrededor de un mes para que fuera abandonando el miedo a las amenazas hechas por su verdugo, y lo peor, para que se vistiera de valor y decidiera contar a su madre su gran verdad. Ese día le tenía a su progenitora las respuestas a las tantas interrogantes que durante todo ese tiempo ella le hacía.

“Mi mamá y yo somos amigos, nos conocemos el uno al otro desde que yo tengo uso de razón. Yo comencé a ir a la iglesia desde chiquitito por ella”, cuenta con tranquilidad para ir fortaleciéndose para el siguiente paso: desenmascarar al cura. “Bueno, ese día me dije: Prefiero morir sabiendo que él pagará por lo que me hizo a que siga matando en vida a otros jóvenes como yo. Hoy por fin me quitaré ese peso de encima”, se dijo. “Mami quiero hablar algo con usted cuando pueda”.

La respuesta de ella fue según él cuenta: “Yo siempre puedo, pero voy donde mamá que me mandó a buscar para que la ayude a hacer una escoba y vengo de una vez”.

Volvió rápido, comenta. “Parece que sabía que era algo serio, pues desde el primer día que me pasó lo que me pasó, ella me preguntaba y yo trataba de esquivarla. Me ponía a leer, que penosamente fue él quien me enseñó la importancia de hacerlo, por eso es que hablo así”, se refiere a su dicción casi perfecta. Eso le agradece.

Cuando se sentaron a conversar, ella en la cama y él en un silloncito contiguo, la madre no espero palabra alguna para irrumpir en llanto.

“Mi semblante, mis lágrimas, mi vergu¨enza, todo yo, le dejaron claro que había sido víctima de abuso”. Para su sorpresa, la entristecida mujer, también tenía algunas revelaciones que hacerle: “Habla mi hijo sin miedo. Yo puedo imaginar lo que te pasó, yo también pasé por eso”, al hacer esta cita se para y vuelve a la cocina por agua.

Regresa con un vaso azul en la mano izquierda y en la derecha con un cuchillo. “Este era el que yo tenía que coger para ese esbirro, este era...”, sostiene moviendo el arma blanca. “Esta vez no por lo que me hizo a mí, sino por lo que le hizo a mi madre. Por si no entendieron, eso fue lo que mi mamá me dejó claro, que ese malnacido también abusó de ella”. Siempre han vivido solos. El padre de este joven abandonó a su mamá cuando ella estaba embarazada.

Fuente: listindiarioi.com
octubre 15, 2017

Pastor reza "en nombre de Jesús" para que le crezca el pecho a una mujer


Lo que comenzó entre risas terminó en lágrimas y felicidad. Una mujer pidió a un pastor evangélico que hiciera que crezca uno de sus pechos, debido a que, según ella, tiene problemas para usar blusas. "Se ve en desnivel", aseguró. "No sé si Dios puede hacer algo, pero voy a orar", respondió el hombre y luego decidió aclarar: ¿Cuál es el que está más pequeño? "El izquierdo", respondió ella, y comenzó la oración.

Parecía algo irreal, pero el pastor le preguntó qué sentía y la mujer respondió que "sí, va creciendo". Al final del rezo, el hombre le pidió un favor: "Ve al baño y chécate". Al volver, le preguntó: "¿Ya están iguales?". "Sí", respondió la joven. "Nunca había orado por algo así", aseguró el pastor.

Fuente: actualidad.rt.com
junio 12, 2017

La fe y el miedo; una historia judía

 La doctrina jasídica se basa en educar el corazón y las emociones para conocer a Dios. Consiste en estar presente en todo momento, en encontrar la harmonía y la alegría dentro de cada detalle que la vida ofrece; porque sólo así, con amor y felicidad, uno puede entender que Dios se expresa en toda la Creación. El Baal Shem Tov, Israel Ben Eliezer, fue su líder espiritual, uno de los rabinos jasídicos más importantes. En estas dos historias podemos apreciar la fuerza de su fe que llegó a romper encantamientos. Conocemos a fondo al gran rabino, aquel que guió a niños y ancianos a través de bosques. Esperamos les gusten las historias.

Las palabras de su padre

El padre de Israel murió cuando él todavía era un niño.
Cuando sintió la muerte de cerca, tomó al niño en sus brazos y le dijo: “Puedo ver que engrandecerás mi luz y que no estoy destinado a verte crecer. Sin embargo, querido hijo, recuerda todos los días que Dios está contigo, y por esa misma razón no hay nada en el mundo a lo que le debas temer.”
Israel cuidó de estás palabras en su corazón.

La primer pelea

Cuando el niño creció, buscó trabajo como asistente de profesor. Temprano en la mañana llamaba a los niños desde las puertas de sus casas, los llevaba a la escuela y a la Casa de Oración. Mientras caminaban les enseñaba a cantar con él las canciones que se desprenden de los rezos. Cuando regresaban a sus casas, andaban por el camino del bosque.

Los maestros jasídicos cuentan que en el cielo los ángeles se regocijaban cada mañana justo como en su tiempo lo hicieron con las canciones de los Levitas en Jerusalén. Las horas en que se reunían a escuchar las voces de los mortales eran horas de gracia, pero LeSatán estaba ahí también. Para probarlos, entró en el cuerpo de un hechicero quien tenía la habilidad de convertirse en lobo.

Una vez que Israel iba caminando con sus pequeños por el bosque se lanzó sobre de ellos y provocó que los niños gritaran y corrieran por todos lados. Algunos de ellos inclusive se enfermaron del miedo que el monstruo les ocasionó. Gracias a ese evento, los padres decidieron no permitir más las acciones del joven asistente. Sin embargo, Israel recordó las palabras que su padre le dijo antes de morir y volvió a visitar las casas de los niños. Tocó en cada puerta, entró a cada casa y prometió a las familias proteger a sus hijos. Después de un tiempo Tuvo éxito convenciendo a los padres que confiaran en él una vez más.

La siguiente vez que pastoreo a los niños por el bosque llevó consigo un palo sencillo y cuando el lobo atacó nuevamente, lo golpeó en medio de los ojos. El lobo pereció en el momento. Al día siguiente, encontraron al hechicero muerto en su cama.

Escrito por Martín Buber
Traducción e introducción: Aranza Gleason

Fuente: Tales of the Hasidim.
Enlace Judio
marzo 09, 2017

Carta de José Smith Explicando la Poligamia a Nancy Rigdon

"La felicidad es el objeto y propósito de nuestra existencia, y será el final de la misma, si seguimos el camino que conduce a ella; y este camino es la virtud, la justicia, la fidelidad, la santidad y la obediencia a todos los mandamientos de Dios, pero no podemos guardar todos los mandamientos sin primero conocerlos, y no podemos esperar conocerlos todos, o más de lo que ahora sabemos, a menos que cumplamos con o guardemos los que ya hemos recibido. Lo que está mal bajo una circunstancia, puede estar, y a menudo es, justa en otra."

"Dios dijo: "no matarás"; en otro momento dijo "Tú lo destruirás todo". Este es el principio por el que el gobierno de los cielos es conducido - por la revelación adaptada a las circunstancias en las que se encuentran los hijos del reino. Todo lo que Dios requiere es justo, no importa lo que sea, aunque no podamos ver la razón para ello sino hasta mucho después de que los hechos sean verificados. Si buscamos primero el reino de Dios, se añadirán todas las cosas buenas. Así que como Salomón: en primer lugar, pidió la sabiduría, y Dios se la dio, y con ella todos los deseos de su corazón, incluso cosas que podrían considerarse abominables a todos aquellos que entienden sólo en parte el orden de los cielos, pero que en realidad están en lo correcto porque Dios lo dio y sancionó a través de una revelación especial."

"Un padre puede azotar a un niño, y justamente, también, porque robó una manzana; mientras que si el niño hubiera pedido la manzana, y el padre se lo hubiera dado, el niño habría comido con más apetito; y no habría habido ningún azote; todo el placer de la manzana habría estado asegurado, toda la miseria de robar se habría perdido".

"Este principio se aplica con justicia a todos los tratos de Dios con sus hijos. Todo lo que Dios nos da es recto y justo; y es adecuado que disfrutemos de sus dones y bendiciones siempre y cuando Él esté dispuesto a concederlos; pero si hay que apoderarse de esas mismas bendiciones y placeres sin leyes, sin la revelación, sin mandamientos, esas bendiciones y placeres se convertirían finalmente en maldiciones y vejaciones, y tendríamos que tendernos en la tristeza y los lamentos del eterno remordimiento. Pero en la obediencia hay gozo y paz sin mancha, puros; y como Dios ha diseñado nuestra felicidad - y la felicidad de todas sus criaturas, él nunca padece - Nunca instituirá una ordenanza o dará un mandamiento a su pueblo que no esté en su naturaleza el promover la felicidad que Él ha diseñado y que no va a llevar a una mayor cantidad de bienes y gloria a los que se convierten en los destinatarios de su ley y ordenanzas. Las bendiciones ofrecidas, pero rechazadas, son bendiciones cortas, pero llegan a ser como el talento escondido debajo de tierra por el siervo malo y negligente; las ofrecidas con buena rentabilidad para el dador; son las bendiciones que se otorgan a aquellos que las recibirán y usarán; porque al que tiene se le dará, y tendrá en abundancia, pero al que no tiene o no quiere recibir, se le quitará lo que tiene, o pudo haber tenido".

    Sea prudente hoy; aplace la rabia:
    Al día siguiente un precedente fatal puede declararse.
    De esa manera hasta la sabiduría es empujada fuera del tiempo
    hacia la eternidad.

"Nuestro Padre Celestial es más liberal en sus opiniones, e ilimitado en sus misericordias y bendiciones de lo que estamos dispuestos a creer o recibir; y, al mismo tiempo, es más terrible para los que hacen iniquidad, más horrible en la ejecución de sus castigos, y más preparado para detectar todo camino de mentira, que nos inclinamos a suponer que viene de él. Él se pregunta por sus hijos diciendo:

    "Pedid y se os dará, buscad y hallaréis;" pero, si toman lo que no es suyo, o lo que no les he dado, serán recompensados de acuerdo con sus obras, pero no hay nada bueno que se le niegue a los que andan en integridad delante de mí y hacen mi voluntad en todas las cosas - quienes escuchan mi voz y la voz de mi siervo a quien he enviado; porque me deleito en los que me buscan con diligencia para conocer mis preceptos, y cumplir con la ley de mi reino, y que todo se les dará a conocer en mi propio y debido tiempo, y al final tendrán gozo".

- Historia Oficial de la Iglesia, vol. 5, p.134-136, Ver también "La Carta del Profeta, José Smith a la Señorita Nancy Rigdon", José Smith Collection, archivos LDS.

Fuente: libresdefe.blogspot.com.co
marzo 01, 2017

¿En qué consiste la felicidad?

En este salmo, el primero de Tehilim, David HaMelej explica en qué consiste la felicidad para un Yehudí.

” … como un árbol plantado sobre corrientes de agua,  que dará frutos en su tiempo y sus hojas jamás se marchitan, y en todo lo que emprenda, prosperará “

PLANTADO:

David HaMelej compara al hombre feliz con un árbol. ¿Por qué? En primer lugar, debido a que ambos crecen. Probablemente no hay frustración más grande para un ser humano que darse cuenta de su propio estancamiento. Si nos quedamos en el mismo lugar año tras año, seguramente nos vamos a deprimir. La felicidad consiste en saber que estamos creciendo y avanzando.   Cuando estudiamos Torá, dice el Rey David, estamos en un constante crecimiento. Intelectual y emocional.   El agua alimenta constantemente las raíces de este árbol.  El árbol crece y se fortalece. Es tan fuerte que resiste la embestida de los vientos destructivos que lo quieren mover de sus principios.  El Yehudí que absorbe constantemente las aguas de la Tora, permitiendo que las palabras de HaShem nutran su alma, adquiere principios morales muy sólidos, que no son fáciles de mover.

FRUTOS

El árbol también da frutos. Los “frutos” son la mayor recompensa en la vida de una persona virtuosa. Los frutos son los hijos de este hombre, que continuarán en el camino de HaShem. A diferencia de los sentimientos de estancamiento e improductividad de los que viven una vida intrascendente, cuando un hombre ve sus frutos/hijos se da cuenta que su camino va a continuar, aún después de que él se haya ido de este mundo.

HOJAS

A diferencia de los frutos, beneficiosos para la continuidad del árbol, las hojas producen sombra que disfrutan los demás. La felicidad del hombre no consiste sólo en asegurar su propia perpetuidad y la continuidad de sus creencias y principios. Un individuo no puede sentirse realizado a menos que sea también generoso y productivo con los demás. Como un árbol que ofrece libremente su sombra a todo el que lo precise, la buena persona de Ama a Israel practica el Jesed, ofrece su ayuda a todos los que la necesiten.

Para David HaMelej, el hombre feliz es el que se nutre de la Torá, creciendo y desarrollando principios muy sólidos; ve a sus hijos siguiendo el camino correcto y es generoso con los que necesitan su ayuda. Esa persona  “…prosperará en todo lo que emprenda ”.

Fuente: halaja.org
diciembre 08, 2016

Miles de personas protestan en contra del matrimonio homosexual

Miles de manifestantes se reunieron en el Boulevard ketagalanes para expresar su oposición a la ley que legalizaría el matrimonio del mismo sexo en Taiwán.

Alrededor de 80.000 personas rodearon Jingfu puerta que llevaba sus camisas blancas. La protesta fue organizada por la Coalición para la felicidad de nuestra próxima generación y también que hubo manifestaciones en Taichung y Kaohsiung.

Más de 90.000 personas se presentaron en Kaohsiung, la parte sur de Taiwan, para protestar contra la inicialización del gobierno del mismo sexo factura de la igualdad de matrimonio. Durante la protesta, una obra de teatro se llevó a cabo por parte de algunos participantes que exigían a las escuelas dejar de enseñar la  pro-homosexualidad en su plan de estudios.

Yu Mei-nu es un legislador por el Partido Democrático Progresista pro-derechos de los homosexuales, y fue uno de los legisladores que está presionando para la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. También forma parte del comité judicial y leyes orgánicas y los Estatutos, de la que es uno de los organizadores.

Esta no es la primera protesta contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, que el mes pasado la Alianza de Taiwán grupos religiosos para la Protección de la Familia organizada alrededor de 20.000 personas en la parte delantera del Yuan Legislativo pesar de que el proyecto de ley estaba siendo discutido por los legisladores en el interior del edificio.

A pesar de que una reciente encuesta de opinión muestra que más y más personas taiwaneses apoyan el matrimonio homosexual, los manifestantes del mes pasado insisten en que debe haber audiencias públicas y que las personas deben ser preguntado por su opinión sobre la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo. Ellos argumentan que el confucianismo, de los cuales la sociedad taiwanesa reconoce como sus raíces, hace hincapié en los valores tradicionales de la familia.

Un pastor que representa el grupo dijo. “El matrimonio es un derecho humano, pero al igual que todos los derechos humanos, existen limitaciones, sólo un matrimonio heterosexual puede crear la posibilidad de tener hijos, y sólo entonces se puede sostener que la próxima generación de la nación”.

También expresó el portavoz de la alianza Chu Wu-hsien “Estamos en contra de la unión homosexual siendo modificado en el Código Civil debido a que el sistema de la familia compuesta por el matrimonio entre un hombre y una mujer es el fundamento de la sociedad, y si se daña se, que conducirá al matrimonio, la familia y la estructura de la sociedad siendo completamente aniquilado “ .

El secretario general Episcopal Otried Chan dijo. “Toda persona tiene derecho al amor, pero también hay una orden propia del amor: No utilizamos la misma forma de amar a los animales como las personas, y el amor de un esposo y una esposa es diferente de la forma en que amas amigos” .

Fuente. bibliatodo.com
agosto 05, 2016

Falsa Iglesia Online “Burladores del Ultimo Tiempo”

La palabra de el propio Señor Jesucristo nos advierte en 2 Pedro 3:3 Ante todo, sepan esto: que en los últimos días vendrán burladores con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones. En esta ocasión Radio Cristo Viene Pronto informó de un sitio que ha causado enojo en el ambito cristiano.

Un Pseudo profeta Andrés de la Barra (nombre ficticio), es quien lidera la supuesta “IFT  “Iglesia del Final de los Tiempos”. Que parece ser unicamente se trataría de una iglesia virtual construída con el animo de desacreditar el evangelio, y de ofrecer pie a que muchas más personas, que notan el sentido sarcástico de sus publicaciones den rienda suelta a sus ofensas y burlas contra las cosas santas de Dios.

En una de sus publicaciones muestra un aviso para entrevistas con un pastor en linea que los atenderá , escuchará sus inconvenientes, con quien va a poder “confesar sus pecados” etc, por un valor de 100 dolares la hora.
Está claro que esto es una manera clara de aprovechamiento, por que el verdadero evangelio no practica tal acto.

Dios obra en las vidas por felicidad, y el ponerle precio es solo una práctica propia de algún blasfemo, apóstata o burlador.

En otra publicación, hace mofa y broma de las ofrendas y diezmos, aduciendo que Dios no facilita que sus ofrendas sean en monedas, sino solo en cheques.
El contenido de la publicación dice lo siguiente” Llevamos un extenso tiempo diciendo que el ruido de las monedas ofende al Creador. La ofrenda y el diezmo NO DEBEN SONAR.Advertimos desde debido a que los hermanos que sean sorprendidos ofrendando con monedas van a ser eliminados del Libro de la Vida y expulsados de nuestra Congregación.Recuerde abonar su diezmo antes del día 5 de cada mes para evadir las multas e intereses por retardo.” Siendo esto una clara broma y un intento de desacreditar la Ofrenda y el Diezmo.

En visibles expresiones esta “organización” es pura y de forma exclusiva una blasfemia a eso que verdaderamente profesa un verdadero cristiano. Dejamos en claro que no estamos determinados por este sitio autodenominado “cristiano”.

 Fuente: Radio Cristo Viene
febrero 02, 2016

Un barba postiza que mide la felicidad del que la usa

Olvídese de las aplicaciones que miden pasos caminados, frecuencia cardíaca y distancia recorrida. ¿Qué tal un dispositivo para realizar un seguimiento de la felicidad? La agencia McKinney lanzó Jolly, actualmente en fase beta, que rastrea la frecuencia de la sonrisa de un usuario a través de una larga barba blanca bordeada de sensores adhesivos.

“Llevamos dispositivos en nuestras muñecas, los fijamos a nuestra ropa, los guardamos en nuestros bolsillos y cada uno de ellos envía datos sobre nuestro bienestar con la esperanza de mejorar nuestras vidas”, comenta Peter Nicholson, Director General Creativo de McKinney. “Jolly es una parodia en nuestra obsesión con los wereables y sus datos. Es, simplemente, un recordatorio alegre de que las fiestas son la época más feliz del año. Vamos todos a sonreír, reír y hasta compartir un sonoro ho-ho-ho con el mundo”.

Parodia o no, funciona. Jolly utiliza cuatro sensores que se fijan a las mejillas y mandíbula del usuario. Una placa Arduino con conexión wi-fi procesa los datos. En caso de que el usuario deje de sonreir, un quinto sensor se activa dándole un shock eléctrico (o “provocaciones disruptivas”) para que su app no registre una baja en sus marcas de felicidad. La minicomputadora escondida en la barba se comunica con la app del smartphone via Bluetooth.
En este video más detalles de la idea y de cómo funcionaría:
Fuente: periodismo.com
 
febrero 01, 2016

Cumple 116 años y confiesa que es virgen

Margarida Alexandrina de Oliveira, es una mujer brasileña de 116 años, considerada la mujer más anciana del país, ha confesado que nunca estuvo con un hombre.
“Soy muy feliz y no tengo nada que reclamar, porque mi felicidad no está en los hombres”, dijo la anciana, quien cumplirá 117 años el próximo 6 de julio.
Margarida, confeso que nunca tuvo un novio en su vida pues tenía miedo que no le gustara a su padre. Además tenía mucho miedo de lo que podía llegar a pensar su padre. También decidió hacerle caso a su madrina que hace mucho tiempo le dijo que nunca se case.
Según Margarida, los compañeros más fieles en su vida, es una imagen de San Francisco, del cual es devota y una antigua radio a baterías en donde escucha la transmisión de las misas celebradas en Cruzeiro do Sul.
Margarida tuvo tres hermanos, que ya fallecieron, al igual que sus padres, y vive con una cuñada en la ciudad de Cruzeiro do Sul, en el interior del estado amazónico de Acre.

Fuente: noticiasimpactantes.com.ar