Radio Milagro: pasajes

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta pasajes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pasajes. Mostrar todas las entradas

sábado, 25 de agosto de 2018

agosto 25, 2018

4 cosas que todo cristiano debería saber sobre el rapto

El estudio del Fin de los Tiempos y el rapto pueden causar preguntas, aprensión y temor. “¿Por qué necesito estudiar profecía?” “Es demasiado complicado, y no entiendo lo que significa”. “Me pone ansioso y nervioso”. No discutiré el hecho de que estudiar la profecía puede ser compleja y abrumadora. Es difícil ver cómo estos pasajes oscuros pueden tener algún significado para nosotros hoy.

Parecen carecer de relevancia para lo que estamos pasando en este momento. Si continuamos con esta mentalidad, perderemos la rica verdad que Dios nos ha provisto. No podemos entender dónde estamos ahora si no entendemos hacia dónde vamos.

Para ayudarlo a comenzar a comprender y apreciar este tema difícil, he compilado respuestas bíblicas a cuatro de las preguntas más frecuentes sobre el rapto.

El rapto, la elevación de la Iglesia al cielo (1 Tesalonicenses 4:17) -es el próximo evento en el calendario profético. Las siguientes señales indican que los últimos tiempos están cerca.

Muchas personas afirman ser el Mesías y afirman tener las respuestas para un mundo atribulado.

Jesús dice “ten cuidado”, literalmente, para mantener nuestros ojos abiertos para que no nos engañen. En los últimos tiempos, la gente llorará desesperadamente por que los líderes los entreguen, y buscarán místicos y líderes religiosos que afirmen tener un conocimiento más profundo.

La señal de las disputas entre las naciones

A medida que las guerras y las disensiones entre los grupos de personas comienzan a intensificarse, sabemos que es una señal del regreso de Cristo. El libro de Apocalipsis nos dice que el Período de Tribulación está lleno de guerras, incesantes, interminables y terribles guerras, que aumentarán hasta que el mundo se vea involucrado. La Biblia dice que a medida que avanzamos hacia el Fin de los Tiempos, habrá conversaciones constantes de conflictos, escaramuzas fronterizas, guerras de raza y batallas nacionales.

La señal de la devastación

Hoy, mientras lees esto, millones de personas en el mundo pasan hambre, a pesar de que Dios nos ha bendecido con un planeta fructífero y abundante. A medida que nos acercamos al Fin de los Tiempos, habrá más y más hambre. También habrá terremotos, algo que la ciencia ha dicho que sucederá. Cristo también habló de pestilencia: la propagación de nuevas enfermedades. Nuestro mundo está experimentando una avalancha de nuevas enfermedades trágicas que no podemos controlar.

La señal de la liberación en la Tribulación

Justo antes de que Jesús regrese, habrá una explosión de antagonismo hacia el pueblo de Dios. Cristianos serán perseguidos. Estamos viendo esto suceder hoy y más fuerte fue con el surgimiento del Estado Islámico y sus horribles ataques contra los cristianos en el Medio Oriente. A medida que nos acerquemos al final, muchos pagarán un alto precio por vivir su fe en nuestro mundo.

2.-¿POR QUÉ DEBERÍA EVITAR DETERMINAR UNA FECHA Y HORA PARA EL RAPTO?

El hecho es que no podemos calcular el día en que Cristo regresará por su Iglesia porque Dios escogió específicamente no revelarlo a nosotros. Cuando los apóstoles le preguntaron a Jesús sobre el tiempo apocalíptico, él respondió con dulzura pero con firmeza: “No es para ti conocer los tiempos o las temporadas que el Padre ha puesto en su propia autoridad. Pero recibirás poder cuando el Espíritu Santo te haya sobrevenido”, (Hechos 1: 7-8).

Solo Dios sabe a qué hora será, y solo Dios sabe cuándo se acabará el tiempo. La verdad futura impacta la responsabilidad actual. Es el conocimiento de que su venida es pronto que pone un poco de urgencia en nuestro paso y determinación en nuestro servicio.

3.-¿SERÉ PARTE DEL RAPTO SI MI CUERPO ES CREMADO?

Cuando las Escrituras dicen: “Los muertos en Cristo resucitarán”, está hablando de la resurrección corporal de los creyentes. En este momento, los espíritus de los creyentes se unirán con sus cuerpos perfectos y completos de resurrección. “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras”, (1 Tesalonicenses 4: 16-18).

Si Dios puede hacer la parte difícil de llamar a la creación a la existencia a través de sus palabras, entonces no será problema para él recuperar los cuerpos de aquellos que han sido arrastrados al mar, o consumidos por el fuego, o trágicamente mutilados y asesinados. por ataques viciosos y asesinos de un enemigo.

4.-¿QUÉ PASARÁ EN EL CIELO DESPUÉS DEL RAPTO?

Después del rapto, los cristianos vendrán ante el tribunal de Cristo (2 Corintios 5:10). El asiento del juicio no se trata de si vamos a entrar al cielo; estaremos allí porque nuestros pecados han sido expiados en la muerte y resurrección sustitutivas de Jesucristo. Sin embargo, será un momento para dar cuenta de las obras que hemos realizado en la tierra, y seremos recompensados ​​en consecuencia. Se nos asignarán lugares de autoridad en el próximo Milenio basados ​​en nuestra fidelidad a Dios cuando estuvimos en la tierra, así como en la influencia que dejamos atrás.

¡Hay tanta verdad relevante que descubrir en los pasajes proféticos de la Biblia! Te animo a que continúes estudiando el plan de Dios para el futuro. Lo que usted cree acerca de muchos de estos temas puede determinar de qué lado está usted cuando Dios decide dibujar el telón final sobre el drama de la historia. ¡Estoy seguro de que usted encontrará, como yo lo hice, que estudiar los eventos del mañana cambiará su visión de hoy!

Por el Dr. David Jeremiah

martes, 5 de septiembre de 2017

septiembre 05, 2017

La estatua de un faraón confirma una historia de la Biblia

La escultura de piedra fue hallada en Israel, y los arqueólogos aseguran que corresponde a un hecho descrito en el libro bíblico de Josué.

Un grupo de arqueólogos determinó que una estatua de 4.300 años de un faraón egipcio confirma la autenticidad de uno de los pasajes de la Biblia. La escultura, hallada en Jasor, al norte de Israel y reconstruida en 1995, sería evidencia de la sublevación de los judíos contra Jabín, rey de Canaán.

Dimitri Laboury, de la Fundación Nacional de Investigación Científica de Bélgica, señaló al sitio arqueológico como el lugar donde se llevaron a cabo los hechos descritos en el pasaje Josué 11:10-11, donde se describe la destrucción de la ciudad de Jasor a manos de las tropas israelíes lideradas por el profeta Josué. El egiptólogo indica que la estatua fue destruida hace unos 3.300 años, aproximadamente al mismo tiempo en que habrían ocurrido tales sucesos bíblicos.

"Las grietas indican que la nariz se había roto y la cabeza se separó del resto de la escultura antes de ser destrozada", indicó Laboury, coautor del reciente estudio arqueológico sobre la cabeza encontrada de un faraón egipcio sin identificar, según informó Live Science.

Los restos fueron encontrados en el mismo complejo arqueológico donde fueron halladas otras estatuas egipcias, incluyendo una encontrada en 2013 que tenía las garras de una esfinge.

Fuente: elblog.com

lunes, 24 de julio de 2017

julio 24, 2017

¿Qué es la Torá y cuál es la diferencia entre la Torá oral y la Torá escrita?

Usamos la palabra Torá para referirnos a una clase, para hablar de pasajes, sentimientos y veinte mil cosas. Decimos Torá para esto, Torá para aquello, Torá… Tanto así que muchos de nuestros lectores nos han preguntado qué es la Torá y cuál es la diferencia entre la Torá oral y la Torá escrita. Es una de las preguntas más difíciles que me han hecho en la vida, porque contestarla representa poner en palabras y sistemas dialógicos premisas básicas de mi fe. Sin embargo, es una pregunta medular porque en ella se fundamenta todo el judaísmo.

Hay varios niveles en los cuales la pregunta puede ser interpretada, trato de responderla desde lo más básico y fundamental sin banalizar y simplificar su significado. Espero haber logrado mi objetivo y que este artículo logre clarifique varias dudas. Ojalá lo disfruten.

¿Cómo conocemos el pasado? La Torá como historia y tradición.

Imagínate a un hombre que nace y a los pocos años es abandonado en una isla desierta. Cuando crece no sabe nada de su origen y nunca ha tenido contacto con otro ser humano. Esta persona se acostumbraría a creer únicamente en lo que sus sentidos le dicen.

De repente llega otro ser idéntico a él, logran comunicarse y le platica que nació de otro hombre. Le dice que hace muchos años era pequeño y durante nueve meses vivió en el vientre de un ser llamado “mujer”; que dentro de ese vientre se alimentó de lo que ella comía a través de un cordón conectado a su panza y que una bolsa repleta de agua lo rodeaba para protegerlo del exterior.

Si el hombre vive en una isla donde sólo hay pájaros o peces no tiene forma de creerle a la persona que le habla. No puede comprobar lo que le está diciendo aunque sea cierto. Ese hombre nació sin tradición; a través de la razón y los sentidos físicos jamás va a poder sustituir la verdad que la experiencia enseña.

Ese es el gran conflicto que la humanidad ha enfrentado por años: lo que sabemos de nuestro origen es bastante poco. La historia que nos cuentan nuestros padres y maestros sucedió mucho antes de que nosotros naciéramos. La razón nos puede indicar si lo que nos dicen es congruente o no, lógico o no, pero jamás va determinar si es verdadero en su totalidad. Mucho de lo que conocemos y creemos no es comprobable, sin embargo, no por ello falso.

Éste es el eterno problema que enfrentan ateos, agnósticos y creyentes diariamente. No sabemos cuál fue el origen del Universo, de la vida y del hombre. Tratamos de explicarlo a través de creencias y teorías, de mundos materiales o espirituales, pero al final del día lo único que nos quedan son teorías; creencias y misterios.

Si nos vamos por la vía de la ciencia, nos damos cuenta que la física, la química y la geología nos pueden dar datos físicos, nos pueden hablar del presente, sobre leyes comprobables y fenómenos medibles, pero no nos pueden dar una historia. No pueden hablar del pasado porque no pueden comprobarlo científicamente. Tampoco nos pueden hablar del futuro, porque no saben si las condiciones que estudiaron van a ser alteradas.

Cuando aceptamos una ley científica aceptamos la creencia de que un patrón que se repite en el presente se repetirá en un futuro. Cuando aceptamos una teoría, aceptamos la explicación que se le dan a esos fenómenos en su totalidad, una deducción. Sin embargo, el futuro no puede ser comprobado porque no ha sucedido y nada nos asegura que lo que sucede en el presente realmente ocurrió en el pasado.

Sólo la historia nos puede hablar del pasado. De algo que ya ocurrió, pero para creerle a la historia necesitamos creer en las personas que lo dicen. Nuevamente nos movemos en un mundo donde no hay certezas; en ese mundo, si el individuo quiere tener un poco de sanidad debe de formar su propio marco de creencias. A través de la experiencia y a través de la razón deducirá lo que considera cierto y verdadero.

Sin embargo, si quiere saber su origen y su sentido en este mundo en todo momento depende de la historia, de la memoria que sus antecesores le han legado. Depende de una tradición, de lo que hombres y mujeres construyeron antes que él y han decidido enseñarle; de los relatos que familias enteras han decidido contarles a sus hijos, de culturas que no se han dejado vencer por el tiempo y han trasmitido los conocimientos adquiridos a lo largo de siglos.

Finalmente tenemos historia y tenemos cultura gracias a aquellos que decidieron dárnosla; gracias a aquellos que quisieron darnos un legado, una tradición.

La Torá es nuestra tradición y es nuestra memoria. Son las enseñanzas que nos fueron dadas de padres a hijos a través de los milenios y que hemos decidido preservarlas.

Es lo que nos configura como judíos, el código que marca nuestro comportamiento moral con las demás personas, con nosotros mismos y con Doos; las prácticas que realizamos comunitariamente, la forma en que educamos a nuestros hijos y el sentido que le damos a nuestro futuro.

La Torá es el centro del judaísmo: en ella se encuentran las prácticas judías, la filosofía judaica y la historia del pueblo judío. Nos fue dada y la hemos preservado de dos formas distintas: una oral y otra escrita.

Torá Escrita

La Torá escrita son los textos sagrados que preservamos en rollos dentro de casas y sinagogas. Se tratan con un cuidado extremo y se les da una reverencia especial. Se leen en servicios religiosos, y fueron hechos por un sofer (un escriba) que recibió instrucción durante años y fue preparado específicamente para copiar correctamente los textos sagrados y dotarlos de la santidad requerida.

Al hacer un rollo nuevo, él copia letra por letra el texto de un rollo anterior. Si un punto, una línea de cualquier símbolo es incorrecta o tiene un pequeño defecto, todo el rollo se considera no kasher (no legal), se le entierra y se vuelve a empezar nuevamente. Esto se ha hecho por más de 4,000 años. Por esta rigurosidad hemos logrado mantener nuestros textos sagrados inmutables a través del tiempo y el espacio geográfico.

Los primeros rollos de Torá que fueron escritos, son los cinco libros del Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) fueron dictados letra por letra por Dios a Moisés. Desde entonces todos los rollos que se han escrito han sido una copia de los anteriores. Son divinos porque cada una de sus palabras fue dicha por Dois.

En ellos se cuentan la historia de la creación del hombre y del mundo, las historias de los patriarcas, la conformación del pueblo judío, el Éxodo en Egipto, la entrega de la Torá, la travesía por el desierto y la construcción del Tabernáculo. Es decir, cuenta la historia del pueblo judío y la conformación del judaísmo con genealogías y fechas. Es el relato que nos habla de nuestro origen.

Por si fuera poco, aparte, entre cada relato se encuentran las leyes que fueron dadas por Dios a Moisés y al pueblo judío. En ellas se encuentran normas con respecto a relaciones interpersonales, normas con respecto a rituales, rezos y prohibiciones. A estas leyes se les llaman mitzvot son 613 y alrededor de ellas giran todas las prácticas judías.

Aparte del Pentateuco, al cual uno se refiere como La Torá, tenemos otros textos escritos que se consideran sagrados pero no divinos. Son los Profetas (Nevim) y los Escritos (Ketuvim). En ellos se encuentran libros que fueron escritos por personas que tenían profecía como Ezequiel, Mica o David.

También se preservan en rollos, pero se leen en distintas épocas y de distintas formas. Se les considera parte de la Torá escrita, porque aunque no fueron dictados por Dios, tienen santidad y fueron escritos para ser preservados a lo largo de los milenios.

Juntos las tres compilaciones (Torá, Nevim y Ketuvim) toman el nombre de Tanaj, y son toda la Torá escrita que tenemos. Es decir, son la tradición escrita que nos fue dada, todos los otros textos que existen sobre judaísmo forman parte de la tradición oral.

Torá oral

En la Torá oral encontramos aquello que da vida a la Torá escrita. Es decir, nos dice cómo interpretar y llevar a cabo las leyes que aparecen en ella, da explicaciones a pasajes enigmáticos y enseña formas de conocer y domar las emociones.

De la Torá oral se desprende la halajá (la ley judía), el musar (libros sobre crecimiento personal), la cábala (mística judía), los midrashim (relatos explicativos de sucesos o personajes bíblicos), la liturgia y la hagadá (la filosofía judía).

Todas son enseñanzas de una sabiduría viva, porque el objetivo del estudio de Torá es que la persona integre los aprendizajes adquiridos a su vida; que la practique; que se relacione de una mejor forma consigo misma, con el prójimo y con Dios.

Durante años se prohibió escribir estas enseñanzas, precisamente porque se requiere estudiarlas de forma íntima para conocerlas, es decir con un maestro. La Torá oral fue pensada para ser trasmitida de padres a hijos, para que el conocimiento fuera interno y no externo como un libro. Y la persona supiera de dónde aprendió las enseñanzas, de su propio padre. Así también, la persona sabría que su padre lo aprendió de su abuelo, su abuelo de su tatarabuelo y éste de su propio padre, hasta llegar a Moisés quien lo aprendió de Dios.

Exilio

Durante siglos, el judaísmo soportó numerosos exilios con las formas de enseñanza tradicionales, recluyéndose en yeshivot (escuelas judaicas), pueblos y templos. Sin embargo, en el último exilio, el exilio romano, muchos de los centros de estudio fueron destruidos y se corrió el riesgo de perder toda la Torá oral. Por eso, Rabí Yehudá Anasi se vio en la dolorosa misión de recopilarla y escribirla, para evitar su destrucción.

Así en el siglo I e.C. se creó la Mishná, que contiene alrededor de 4,224 preceptos distribuidos en 6 tratados distintos. Los mishanyiot, los preceptos de la Mishná, son frases que contienen la halajá (ley judía). Por ejemplo, te dicen cuáles son los trabajos que están prohibidos realizarse en Shabat, qué se considera un espacio privado, qué es un tefilin y cómo se usa. Todas las particularidades que no vienen escritas en los rollos de Torá.

Eran preceptos que niños y adultos estudiaban y se sabían de memoria. Eran más de 70,000, pero quedaron escritos únicamente las que todo el mundo conocía y aceptaba. Para recopilarlas, Yehudá Anasi recorrió todos los centros y pueblos judíos existentes en el momento; preguntó a niños y adultos cuáles eran los preceptos y escribió únicamente aquellos que todos recitaban.

Más adelante, ya escrita la Mishná se escribe la Guemará, ésta es más que nada es filosofía judaica. Conecta la Torá oral con pasajes de la Torá escrita y da explicaciones a por qué se hace así la ley. La obra que recopila a ambas se llama Talmud es el corpus de libros más importante de la Torá oral, en él se encuentra la Mishná y la Guemará recopiladas y los comentarios que hacen a ambas varios de los rabinos más importantes. En el estudio del Talmud se centra casi toda las prácticas y creencias judías.

Aparte se encuentran otros libros de Torá oral que se han ido escribiendo a lo largo de los milenios como el Sidur, que es el libro de rezos más importante, el Zohar, el libro de donde se desprende toda la cábala el Shulján Aruj la recopilación de la halajá más completa que tenemos hasta nuestros días y el (El camino de los justos), que es el libro de musar más conocido en nuestros días. Éstos sólo por poner unos ejemplos bastante populares de los cientos de libros de Torá oral que existen y han sido recopilados a lo largo de los siglos.

En nuestros días

Es muy importante recordar que la Torá oral aunque haya partes de ella escrita sigue siendo oral. Hoy en día miles de rabinos siguen enseñando a sus alumnos judaísmo, siguen compartiendo reflexiones al hacer los servicios y familias enteras siguen estudiando Torá con sus hijos. Todo ello, las pláticas con amigos sobre un pasaje, las vivencias personales al festejar una celebración, los sentimientos hacia Dios y la Torá, las miles de pláticas y conferencias que se dan día a día son parte de la Torá oral. Contribuyen a que nuestra tradición no se pierda.

Hay un rabino que dice que la Torá escrita tiene una dimensión finita e infinita. Finita en cuanto a que está escrita y se puede leer de principio a fin sin problema, infinita en cuanto a que el aprendizaje que se obtiene de ella es infinito. La Torá oral representa ese aprendizaje, es inagotable porque se encuentra dentro de cada persona que se acerca a Hashem y su Torá y con cada persona con cada generación se mantiene y se renueva. Es el agua que riega a la semilla, el alimento de la fe.

Finalmente la Torá en su totalidad, de forma escrita y oral, es nuestro origen y nuestra tradición. Nuestro futuro, nuestra salvación.

El sentido por el cual fuimos creados, la verdad absoluta, el pacto más íntimo que se puede hacer con Dios. La razón por las que todas las cosas que existen fueron creadas.

Fuente: Enlace Judío

lunes, 29 de mayo de 2017

mayo 29, 2017

La Iglesia ya encontró al culpable

Las Iglesias hoy día utilizan un lenguaje diferente, pero el oscuro espíritu que se encuentra detrás de muchos pasajes bíblicos lamentablemente sigue siendo el mismo.

La Biblia contiene pasajes no demasiado conocidos que muy probablemente se han intentado ocultar por su gran violencia, y por la facilidad con la que se recomienda matar. Por ejemplo: El Antiguo Testamento no duda en recomendar matar adúlteros, homosexuales, adivinadores, a quienes trabajen en sábado e incluso a aquellos hijos que desobedezcan a sus padres. ¿Pero qué sucedería en el supuesto de que la Iglesia hoy día y en base a su propia Biblia, quisiera condenar a estas personas a muerte? Provocaría un movimiento social sin precedentes. Por una parte porque entraría en conflicto con la legislación vigente que protege la vida, y por otra porque millones de personas huirían en tropel para salvarse, o por la incongruencia de un mandato anticuado e incoherente.

De lo que no hay duda es que el seguir tales disposiciones religiosas pondría en peligro el futuro de la propia Institución. Esto, que no es ajeno a los dirigentes eclesiásticos, ha dado lugar a que busquen una explicación coherente y convincente a pesar de la dificultad de tal empresa, y el resultado fue el siguiente: «Tales disposiciones ya han dejado de tener valor puesto que Dios ha cambiado». Con ello la Iglesia cree haber encontrado la solución a su problema. De hecho el presidente de la Iglesia luterana en Alemania, el obispo Wolfgang Huber, dijo al respecto: «La Biblia es la historia del progresivo distanciamiento del Dios belicoso del Antiguo Testamento, hasta llegar al Sermón de la Montaña donde se vuelve otra vez bondadoso y no violento».

Sin embargo lo realmente preocupante de este tema es que dentro del seno de la Iglesia se piensa que uno de los rasgos más trágicos del cristianismo es que la Iglesia llevó a cabo su oscura historia de violencia basándose en las recomendaciones de Dios. Con esto se le hace a Él culpable de todo, de hecho más de un clérigo opina: «Lamentablemente también nosotros participamos en toda esa insensatez que Dios cometió».

Pero en el Antiguo Testamento se puede leer lo siguiente: «Porque yo Jehová no cambio» (Malaquías 3,6). Y lo mismo sucede en el Nuevo Testamento, en la epístola a los hebreos capítulo 13,8: «Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por todos los siglos». Ciertamente Dios no ha cambiado, lo que significa que en todo esto hay algo que no cuadra. ¿No será más bien que aquellos que han cambiado son la Iglesia y sus representantes? Las Iglesias hoy día utilizan otro lenguaje pero el oscuro espíritu que se encuentra detrás de esos pasajes lamentablemente aún existe. Aún siguen justificando las guerras, incluso la guerra atómica ha sido justificada por los teólogos. Ya no se exige la ejecución de homosexuales, pero durante siglos han sido discriminados. Ya no se exige la ejecución de los hijos desobedientes, pero la Inquisición persiguió durante siglos a los que tenían una fe diferente. Ciertamente hoy se sigue haciendo todo de forma parecida sólo que con modernos métodos inquisitoriales como la difamación y el asesinato moral.

Ha llegado la hora en que la Iglesia debería cuestionar su propia Biblia diciendo: “Tenemos que distanciarnos de esos pasajes porque ya no corresponden a los tiempos actuales, por eso ya no los queremos tener en la Biblia”. Ciertamente toda esa incitación al odio y al asesinato debería ser borrado de raíz, o sencillamente advertirse de su lectura. El que esto no se haga viene motivado porque se tendría que reconocer entonces que la Biblia no es el perfecto libro dictado por Dios desde el Cielo, algo que sin embargo ya se sabe.

Fuente: diariosigloxxi.com

domingo, 6 de noviembre de 2016

noviembre 06, 2016

Especialistas Teológicos aseguran que Obama sería designado Rey de América

Se conoce que la Iglesia Bautista del Sur en su plenitud, ha prohibido de manera sutil que se mencione en sus comentarios, pasajes de la Biblia que serian factibles a ofender a personas de otros credos. Obviando a las escrituras que dicen:

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6).

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5).

Estados Unidos ha olvidado su capacidad de discernir entre lo bueno y lo malo. Ya no tienen verguenza en publicitar con sus niños constantemente en reclames de radio, TV e Internet basados en pro- alcohol y pro-cigarrillos.

Su sociedad está convulsionada de sexo y locura, adoran a Hollywood y su fabrica de contenido demoníaco. Si Dios se manifestara en algunas iglesias, no lo reconocerían y casi ninguno querría que estuviera allí.

Se vive en una generación maléfica que ha llenado la copa de la ira e indignación de Dios.Es por eso que Él les ha dado el rey que merecen, les dio a Barack Hussein Obama EE.UU y su presidente número 44, sacrifica niños a Baal atraves de Planned Parenthood – PRO-ABORTO-

En el OBAMA CARE el aborto es ya un derecho que pagan los contribuyentes, esto significa que hizo complices a los ciudadanos norteamericanos del asesinato de criaturas inocentes, y que la sangre de ellos está sobre toda la comunidad. A esto hay que sumarle la aprobacion del matrimonio entre homosexuales (que glorifican las perversiones sexuales) Declaró a junio, como el Mes del Orgullo Norteamericano de los homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgéneros. En sí, lo convirtió en una ordenanza nacional. Tal es asi que la revista Newsweek lo consideró el “Primer presidente gay” debido a estos movimientos extraños.

Obama es musulmán de origen, pero afirma que se convirtió a “cristiano” para ganar adeptos, manipulación y demagogia pura.

Barack Obama es contrario abiertamente a todas las cosas que Dios detesta, y se siente orgulloso por tal cosa.

No se trataba de depositar una papeleta, sino que las personas votaron con su corazón, con sus pasiones y con la visión nacional de lo que será Estados Unidos en los próximos cuatro años.  Con su acción confirmaron que comparten las pasiones de Barack Hussein Obama.  De que están en favor del aborto y la lista continúa…

Es por eso que estudios en teología insisten en que Obama es la personificación del espíritu del Anticristo. El se ríe del Dios de la Palabra resaltando su amor al islam, sin embargo las multitudes lo aclaman a viva voz.

Estados Unidos demostro a Dios abiertamente que ya no desean seguir sus caminos, ni someterse a sus mandamientos, y Él les entregará un REY que los gobierne para que satisfagan ese deseo. Dios les ha dado una mente reprobada. Escrito está:

    “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican” (Romanos 1:28-32).

Fuente: Radio Iglesia

lunes, 1 de febrero de 2016

febrero 01, 2016

Zapatero citó pasajes de la Biblia y a don Quijote de la Mancha en Desayuno Anual de Oración

En su intervención el Presidente Zapatero llamó a mantener la libertad, el derecho moral, el amor y la paz, citó la Biblia y a Don Quijote de la Mancha.
El día de hoy, 04 de febrero ha sido una fecha esperada por varias semanas por la controversia generada por saber si el presidente de España asistiría al Desayuno Anual de Oración con el presidente Obama. El presidente Zapatero, es el primer español que interviene como invitado extranjero en este acto.
Se hace difícil pensar o imaginar que el presidente Zapatero termine un discurso diciendo “Dios bendiga a España”, o que en las Cortes arrancasen cada una de las sesiones parlamentarias con la bendición de un capellán rotativo entre diferentes credos, o que las citas de la Biblia formasen parte de los alardes retóricos de un ganador candidato a la presidencia más bien de izquierdas, o que durante el descanso de la final más reñida de la Liga apareciese un anuncio contra el aborto protagonizado por un famoso jugador de fútbol y su madre.
Zapatero ha realizado su intervención dirigiéndose en español al presidente norteamericano, a los crongresistas, y a un foro con un total de 3.500 personas, haciendo sobresalir en su corto discurso la tolerancia y convivencia entre religiones, la creación de empleo, el pago justo al jornalero por su trabajo, y dio lectura a un pasaje de Deuteronomio 24, “No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país.
Págale su jornal ese mismo día antes de que se ponga el sol porque está necesitado y su vida depende de su jornal”, su intervención parece haber sido redactada por el mismo presidente. Para concluir su intervención, realizó una cita del Quijote, “La libertad es el mayor don que los cielos han dado a los hombres” y deseando todo lo mejor tanto para los Estados Unidos como para todos los pueblos de la tierra.
Su plegaria en este desayuno fue elevada pidiendo por el derecho total de autonomía moral, libertad en el camino de cada uno por buscar su verdad y en el amor.

Fuente: noticiacristiana.com