Radio Milagro: pecados

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta pecados. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pecados. Mostrar todas las entradas

domingo, 7 de julio de 2019

julio 07, 2019

Jesús murió por ti

Si te pregunto hoy, ¿crees que Dios murió por tus pecados? Lo mas probable es que la gran mayoría me responda con un “¡Amen!” lleno de seguridad.

Ahora bien, entendamos esto. Cristo murió por nuestros pecados. El ya nos perdonó (en tiempo pasado). Esto quiere decir que no importa que pecado hayamos cometido (o cometeremos), si nos acercamos a Dios con arrepentimiento, ¡el ya nos perdonó!

Pero entonces, ¿por qué te es tan difícil creer por sanidad y prosperidad? Si Dios murió para perdonar nuestros pecados (salvación), curar nuestras heridas y sanar nuestras enfermedades (sanación) y enriquecernos (prosperidad), ¿por qué dejas a un lado las bendiciones de Dios?

Es lo mismo:

1. Dios no quiere perdonar nuestros pecados. ÉL YA LOS PERDONÓ. (Salvación)
2. Dios no quiere sanar nuestras enfermedades. ÉL YA NOS SANÓ. (Sanidad)
3. Dios no quiere prosperarnos. ÉL YA NOS PROSPERÓ. (Prosperidad)

Así como crees para salvación, debes creer por todo lo que Jesús vino a hacer en el mundo. Creer por sanidad. Creer por prosperidad.

Versículos bíblicos:


“Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.” (Isaias 53:5)
“Ustedes conocen la gracia generosa de nuestro Señor Jesucristo. Aunque era rico, por amor a ustedes se hizo pobre para que mediante su pobreza pudiera hacerlos ricos.” (2 Corintios 8:9)


Fuente: ministros.org








martes, 2 de julio de 2019

julio 02, 2019

Si mi pueblo se Humillare Versiculo Predica Cristiana

2 Crónicas 7:14 – Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonare sus pecados, y sanare su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis iodos a la oración en este lugar.

Cuando tomamos el tiempo de mirar a nuestro alrededor, es decir, nos mantenemos informados de lo que sucede a diario, no es difícil llegar a la conclusión que lo que este mundo más necesita es un despertar a la verdad de Dios. En otras palabras, el mundo desesperadamente necesita que un avivamiento de la Palabra de Dios se derrame sobre todos, y que la humanidad reconozca y se vuelva a Su creador. Pero la realidad del caso es que este despertar que el mundo necesita tan desesperadamente nunca sucederá sin que antes suceda en la iglesia.

Ahora, deseo detenerme aquí para hacer una aclaración. Cuando me refiero a la iglesia, no me estoy refiriendo a esta congregación en particular, sino que me estoy refiriendo al pueblo de Dios en su totalidad. Así que no quiero que nadie aquí me vaya a mal interpretar, pero si deseo que todos aquí lleguen a un despertar.
 ¿Por qué digo esto?

Digo esto porque la iglesia ha sido agredida, y en ocasiones invadida y ocupada por los poderes de las tinieblas. Y esto ha producido un concepto erróneo acerca del verdadero significado de un avivamiento. ¿Por qué digo esto? Lo digo porque cuando tomamos a un grupo de creyentes y le preguntamos el significado del avivamiento, la mayoría de ellos responderán que el avivamiento es algo que se aplica al mundo y no necesariamente a la iglesia. Pero si piensas de esta manera, deseo informarte que estas en muy, pero muy mal camino. Con esto no quiero decir que el mundo no necesite reconocer, y volverse a Dios, sino que les digo que un avivamiento nunca llegara al mundo sin que antes suceda en la iglesia. Así que este será el tema que estaremos explorando en el día de hoy; hoy deseo que examinemos lo que significa el avivamiento, y aprendamos las condiciones a cumplir que existen antes de que suceda. Pasemos ahora a la Palabra de Dios.

2 Crónicas 7:14 – Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonare sus pecados, y sanare su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis iodos a la oración en este lugar.

Como acostumbro a decir, para poder tener un mejor entendimiento del mensaje que Dios tiene para nosotros en el día de hoy, nos será necesario hacer un breve repaso de historia. El segundo libro de Crónicas nos ofrece una historia tópica del fin del reino unido, es decir, el Reino de Salomón, y del reino de Judá. Aunque el segundo libro de Crónicas es una continuación del primero, en realidad se concentra más en el reino del sur (Judá) que en el reino del norte (Israel). La razón por esto es porque la mayoría de los reyes no habían llegado a la realización de que apartados de su verdadera misión como la nación del pacto, es decir, como el pueblo escogido de Dios para llamar a otras naciones a servir a Jehová, Judá sola no tenia llamado, destino, y ninguna esperanza de ser una gran nación. Solamente todo lo que hicieran de acuerdo a la voluntad de Dios tendría un valor duradero.  Pero la creciente apostasía inevitablemente les condujo al juicio de Dios[1].

Esto es algo que queda bien resumido en las palabras del profeta Hananí cuando fue a hablar con Asá, rey de Judá, según encontramos en 2 Crónicas 16:7-9 cuando leemos: “…En aquel tiempo vino el vidente Hanani a Asa rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Siria, y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por eso el ejército del rey de Siria ha escapado de tus manos. 8Los etíopes y los libios, ¿no eran un ejército numerosísimo, con carros y mucha gente de a caballo? Con todo, porque te apoyaste en Jehová, él los entregó en tus manos. 9Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él. Locamente has hecho en esto; porque de aquí en adelante habrá más guerra contra ti…” ¿Por qué les he hecho este recuento? La razón por la que les he expuesto este breve recuento es para que lleguemos a la conclusión que el Señor a través de Su Palabra nos enseña repetidamente que cuando nos olvidamos de Dios, Él retira sus bendiciones, pero cuando nos mantenemos fiel y obedientes, el Señor nos entrega la victoria.  Así que manteniendo estos breves detalles en mente, continuemos ahora con nuestro estudio de hoy.

Ahora preguntémonos, ¿qué es un avivamiento? Un avivamiento es: “Acción y efecto de avivar o avivarse[2].” En otras palabras, cobrar ánimo y vigor, ser energéticos en nuestra fe. Como les dije al inicio, una gran porción de los creyentes piensan que el avivamiento es algo que solo se aplica al mundo, pero la realidad es que el mundo nunca experimentara un avivamiento sin que antes suceda en la iglesia. ¿Por qué digo esto? Examinemos con más detalles los versículos que estamos explorando en el día de hoy para que entiendan bien.

Lo primero que vemos aquí es que se nos dice: “…Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado…” Reflexionemos en esto por un breve momento y preguntémonos: ¿a quién está dirigido esto? ¿Esta esto dirigido al mundo, es decir, a los que no conocen a Dios? La respuesta es un rotundo ¡NO! La razón por la que digo que esto no está dirigido al mundo es porque el mundo no busca a Dios, y no es Su pueblo.  Esto aquí está completamente dirigido a nosotros. El problema que existe es que el pueblo de Dios de hoy no está haciendo lo suficiente para la obra de nuestro Rey y Salvador.

Es fácil poner pretextos de por qué no podemos hacer esto o lo otro, pero, ¿qué pretexto le daremos a Dios cuando nos encontremos cara a cara con Él[3]. Muchos han encontrado un lugar cómodo y se encuentran pacientemente esperando el regreso del Señor. Muchos piensan que solo hacen el bien y están convencidos de que están salvos. Para muchos este concepto es lo todo suficiente, así que no se mueven para hacer más.

Pero, ¿es eso lo que desea Dios de nosotros? Absolutamente ¡NO! Cristo no dijo siéntense en el banco de la iglesia, o descansen en su casa hasta que yo llegue. Cristo nos entrego una misión, y esto es algo que queda sumamente claro en Mateo 28:19 cuando leemos: “…Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo…” Ahora bien, sé que muchos se estarán diciendo que cumplen y predican la palabra, pero les digo en el día de hoy que si el Espíritu Santo de Dios no está vivo en ti, entonces de nada te vale predicar, de nada te vale hablar. Escuchen bien lo que les digo, es imposible dar lo que no tenemos. Tenemos que avivar, fortalecer, y vigorar el Espíritu Santo que mora en nosotros. ¿Qué tenemos que hacer para que esto suceda? Para fortalecer el Espíritu Santo en nosotros existen tres condiciones a cumplir.

La primera condición: “…se humillare…” Como les dije al inicio, la maldad a penetrado las paredes de la iglesia; ha penetrado en forma del orgullo y la vanagloria, cosas que todos sabemos no agradan a Dios. Fíjense bien como esto es algo que queda bien resumido en la palabras del apóstol en 1 Juan 2:16 cuando leemos: “…Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo…” El orgullo y la vanagloria son cosas que destruyen, e impiden que obremos como Dios desea que obremos. Les voy a decir algo que quizás los impacte, los que más seguros están de que no son orgullosos son probablemente los más orgullosos; ¿de qué están orgullosos? Están orgullosos de su propia humildad. ¿Por qué digo esto? Lo digo porque existen dos tipos de orgullos que han tomado raíz en el Cuerpo de Cristo, el orgullo de nuestras acciones, y el orgullo de nuestra vida.

Si pensamos un poco en el tema estoy seguro que todos nosotros nos daremos cuenta de que conocemos a creyentes que actúan por orgullo. En otras palabras, hacen las cosas solo para obtener reconocimiento de lo que hacen, estos son los orgullosos de sus acciones. Este es el grupo de personas que buscan cargos en la iglesia para poder sentirse orgullosos de si, menospreciando el trabajo de otros. A este grupo de personas no se les puede decir o pedir algo más de lo que hace, o pedirle que hagan las cosas de cierta manera, porque de hacerlo estas infiriendo a que no hacen lo suficiente, o que no saben lo que hacen. Esto por supuesto nunca es tolerado, entonces lo que sucede es que se molestan, se ofenden, y luego se van hablando pestes del pastor y de la congregación.

Del otro lado de la moneda tenemos los orgullosos de su vida. Es triste ver como existen numerosos creyentes que teniendo problemas espirituales, problemas en su familia, problemas difíciles que afrentan, nunca pasan al frente para que se ore por ellos. ¿Por qué creen que sucede esto? Esto sucede porque su orgullo no le permite que otros piensen o sepan que están caídos o necesitados. El orgullo les detiene de recibir liberación y la bendición que Dios desea entregarles. El orgullo los detiene y mantiene encerrados en la prisión que se encuentran. Y es por eso que la Palabra de Dios aquí nos dice tenemos que humillarnos ante la presencia de Dios, tenemos que reconocer que nosotros nunca obtendremos la victoria sobre las adversidades que enfrentamos por nuestra propia fuerza. Y es por eso que digo que el primer paso que tenemos que dar para que suceda un avivamiento en nuestra vida es deshacernos del orgullo y la vanagloria.

La realidad es que ser humilde es la virtud que nos conducirá a someternos a la voluntad de Dios y no a la nuestra, y es por eso que el Señor en Mateo 11:29 nos dice: “…Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas…” ¿Cuantos desean este descanso? Claro está en que todos no solamente lo queremos, sino que lo necesitamos. Pero recordemos que todo tiene un comienzo, y el avivamiento comienza con humillarse ante Dios. Así que la primera condición a cumplir para avivar el Espíritu Santo en nosotros es humillarnos; en otras palabras, reconocer nuestras faltas y errores.

Fuente. ministros.org








jueves, 6 de diciembre de 2018

diciembre 06, 2018

SI TE MUERES EN ESTA NOCHE, ¿TE VAS AL CIELO O AL INFIERNO?

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe “Efesios 2: 8,9. (RV)

Nuestros pecados nos han separado de un Dios justo y santo, pero en Su misericordia y amor hacia nosotros ha hecho una vía de escape para todos aquellos que la buscan. Estoy hablando contigo, aquí y ahora mismo. Dios tiene un regalo increíble para ti, no te cuesta nada. Él derramó por usted en la cruz del calvario hasta la última gota de sangre. ¿Para qué? Para que seas salvo.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida “Romanos 5:8-10. (RV)

HAY UNA PENA POR TUS PECADOS – TORMENTO ETERNO EN UN LUGAR LLAMADO INFIERNO
“Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro “Romanos 6:23 (RV)

“Y así como está establecido a los hombres que mueran una vez, y después de esto el juicio” Hebreos 9:27 (RV)

JESUCRISTO ES LA PROVISIÓN DE DIOS PARA TU CONDICIÓN PECAMINOSA.
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5: 8 (RV)

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16 (RV)

Usted puede ser salvado, ahora mismo!

Jesucristo fue crucificado, murió, fue sepultado y resucitó al tercer día según las Escrituras. Él hizo todo eso para usted, para comprar su perdón y liberarte. Todo lo que tienes que hacer es aceptar o rechazar el REGALO GRATIS. Si lo rechazas, cuando mueras, te quemarás para siempre en un lugar llamado infierno. 

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia; pero con la boca se confiesa para salvación “Romanos 10: 9-10 (RV)

Ora y pídele al Señor: “Señor Jesús, reconozco que soy pecador. Perdóname y sálvame. Ahora, con un corazón arrepentido, te recibo como mi Salvador personal.“

“Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” Romanos 10:13 (RV)

“Es el AMOR que nos obliga a decirle a la gente que se pierden y que están siendo dirigidos hacia al infierno si no conocen a Jesucristo, no odio. El odio no dice nada. “- Geoffrey Grider

Fuente: tiemposprofeticos.org




sábado, 7 de octubre de 2017

octubre 07, 2017

TIROTEO EN LAS VEGAS: ASÍ SE BURLABAN DE DIOS (Video)

Así muestran las imágenes de un video posteado en YouTube como se burlaban de Dios antes que suceda el TIROTEO EN LAS VEGAS.

El violento tiroteo en medio de un concierto acabó con la vida de 59 personas y más de 500 heridos.

ANTES DE LA MASACRE, TODOS TUVIERON OPORTUNIDAD DE ARREPENTIRSE DE SUS PECADOS.

Al pasar la multitud hacia el lugar se ve un predicador siendo rechazado y burlado por muchos.

SE BURLABAN DE DIOS PORQUE LES HABLABA DE SU PECADO

La gente que estaba yendo al recital estaba molesta del predicador que les hablaba de su pecado y destino final a la multitud. Ellos no sabían que esta era su última advertencia y su última oportunidad. Desafiaban al predicador y se burlaban mientras este les exhortaba por sus pecados.

LES REFERÍA QUE ESTABAN MOLESTOS PORQUE ERAN ACUSADOS POR SU CONCIENCIA.

“Tu conciencia da testimonio contra ti”. “Cuando te alcoholizas y usas drogas, cuando miras a las jovencitas, cuando mientes. Dices… amo a Satanás (contesta a algunos) ¿sabes quién es? Es un ángel caído que Dios lo venció. Mira lo que Satanás ha hecho contigo, vino a matar, hurtar y destruir”.


EL PREDICADOR LES DA SU TESTIMONIO DE QUE JESÚS LE DIO LA VERDADERA VIDA.

La vida eterna. Les continúa exhortando que la vida que viven es una vida egoísta. Una vida centrada en satisfacer la carne. Les dice que la vida en que viven no tiene esperanza y que está vacía. No tienen destino y la forma en que viven es del diablo, dice.

UNA Y OTRA VEZ LES RECUERDA LOS PECADOS QUE COMETEN Y QUE SON RESPONSABLES ANTE DIOS.

“No pueden suprimir el dolor (interior) con el pecado”, les exhorta. Cuando dice: “Qué es la vida ¿Sexo, Drogas, Rock and Roll?” ¡Le contestan con algarabía festejando esos pecados y se burlaban de Dios!

Les habla que se perderán en el infierno, pero no les importa. Lo ven como un loco predicador. No sabemos quién es este valiente cristiano que dejó su comodidad para advertir a los pasantes a la eternidad.


Fuente: sanandolatierra.org


miércoles, 19 de julio de 2017

julio 19, 2017

¿Va al infierno un cristiano si comete suicidio?

“Si nuestra salvación dependiera de la hora de nuestra muerte por haber puesto al día todos nuestros pecados, entonces poca gente va a escapar, ¿no es así?”, cuestionó Augustus Nicodemus

En un vídeo divulgado en la Conferencia Fiel para Jóvenes, el pastor de la Iglesia Presbiteriana de Brasil, Augustus Nicodemus, trató de un tema delicado en la historia de la humanidad, envuelto por tabúes: El suicidio.

Cuestionado por alguien, Nicodemus respondió. “Creo que todos tenemos que estar de acuerdo en que el suicidio nunca debería ser la salida. Es uno de los pecados prohibidos en el mandamiento “No matarás”, introdujo.

“Interpretado por la comisión de fe de Westminster, él dice que ese pecado no sólo prohíbe que la gente le quite la vida a los demás, sino que se quite su propia. Entonces, el suicidio es pecado”, dijo Augustus.

A continuación, el líder inició su argumentación. “Pero este no es un pecado sin perdón. El único pecado sin perdón, que tiene la Biblia es la blasfemia contra el Espíritu Santo. Y probablemente ese pecado no es cometido por alguien que es creyente.

“Entonces puede suceder con todos estos factores, como presiones externas, problemas psicológicos, problemas existenciales que un creyente en un momento de debilidad ceda”, dijo el líder.

Sin embargo, Augustus no concuerda con la visión común de que el suicidio es un pecado “suficientemente fuerte” para que un cristiano no sea salvo. “¿Es pecaminoso? De hecho que lo es. Pero no será eso lo que lo separará de la gracia de Dios y del perdón que se da en Cristo Jesús”, dijo.

“Si nuestra salvación dependiera de la hora de nuestra muerte por haber puesto al día todos nuestros pecados, entonces poca gente va a escapar, ¿no es así?”, cuestionó Nicodemus.

“Entonces, la persona que cometió el suicidio y atentó contra su propia vida, de hecho pecó contra el mandamiento: ‘No matarás’, pero eso no le impedirá entrar en el goce de la vida eterna porque la salvación es dada por la gracia de Dios y nada puede separarnos de eso”, afirmó.

Por fin, el predicador hizo una analogía. “Si estoy en una carretera, peleando con mi mujer y discutiendo con ella, peleando feo con ella y de repente tenemos un accidente y morimos allí en ese momento sin haber tenido la oportunidad de reconciliarnos, no va a ser eso, lo que va a impedir entrar en la vida eterna. Porque es por la gracia y la misericordia de Dios”, dijo el pastor según publicó en su página oficial en Facebook.

Fuente: noticiacristiana.com

viernes, 26 de mayo de 2017

mayo 26, 2017

¿Qué pasa con los pecados después de morir?

Por Eli Levy - Esta semana leemos en la Tora dos Parashot llamadas: Ajarei Mot- Kedoshim. Siempre escuché un juego de palabras con estas porciones que vienen unidas, Ajarei Mot Kedoshim, significa en español: "Después de muertos santos serán".

Es muy común escuchar que después del fallecimiento de alguien apreciamos sus virtudes y dejamos de lado sus fallas, lo recordamos por las cosas buenas que hizo y que nos dejo. Dios nos creó con una memoria selectiva que nos permite dejar atrás lo malo y recordar lo positivo, de otro modo nos resultaría muy difícil poder crecer y avanzar en forma efectiva.

Pero, ¿No estamos siendo hipócritas, al recordar solo lo bueno? En realidad no. La Cábala nos dice que nuestras malas acciones no tienen vida eterna, eventualmente son borradas a través de la purificación divina. Pero nuestras Mitzvot y buenas acciones son eternas, y nos acompañan no solo en este mundo sino también en el mundo por venir hasta la llegada del Mashiaj.

Por eso no perdamos el tiempo y aprovechemos cada minuto para sumar una buena acción.

¡Shabat Shalom!

Fuente: Eschabad.org

lunes, 6 de junio de 2016

junio 06, 2016

Más de 40 presos se bautizaron en recinto carcelario argentino

Los presos y los policías afirman que gracias a la evangelización la vida de todos ha cambiado en la seccional. “ Dejamos atrás nuestras culpas y nuestros pecados sumergiéndonos en el agua, y renacemos en Cristo”, dijeron.

De repente se inclinó, se tomó las piernas y comenzó a llorar. Sentado en la pequeña pileta de plástico, balbuceó algo que sonó a arrepentimiento. “Perdí todo y ahora quiero cambiar, recuperar a mi familia y mis hijos”, aseguró en medio de más de 40 presos que se apiñaron en los húmedos y escasos tres metros de ancho por trece de largo que tiene el penal de la comisaría 19ª. Dos pastores lo sumergieron en el agua y estallaron los aplausos.

Así, el lugar vivió ayer una jornada distinta, cuando 46 detenidos de los 60 que pueblan sus celdas se convirtieron al culto evangélico, una situación que ya se dio en otras seis comisarías de Rosario y que promete no detenerse.

La escenografía no resulta la más simpática. El penal es oscuro y por más que afuera el sol se empeñe en salir, a las cuatro de la tarde parece de madrugada.

Al fondo, un paño blanco con la inscripción “Yahue Sebaot” (“el Señor de los ejércitos”, según traduce alguien) cierra el cuadro. El ambiente está impregnado de humedad, es angosto y largo. En el medio, una pequeña pileta de plástico sirve para efectuar los bautismos. Y al lado, parados sobre una especie de gran banco de cemento, los detenidos aplauden, se abrazan, cantan.

Uno a uno los bautizados son sumergidos en el agua, no sin antes lanzar una promesa al aire. “Voy a cambiar”, dice uno. “Quiero abrir el corazón a Cristo”, admite otro.

Detrás de las rejas, un policía se aferra a una Itaka y confiesa su punto de vista. “Esto es como tirar algo en un pozo ciego. Yo sé por qué te lo digo”, dice mirando el ritual bautismal y deja abierta la interpretación de sus palabras.

Inés, en tanto, espía por detrás de los periodistas que se apiñan para intentar ver algo de la ceremonia y después se retira unos metros mientras se seca las lágrimas.

Su hijo, Rodrigo Benítez, es uno de los que está bautizando a los detenidos. El muchacho tiene 27 años y purgó condenas en la cárcel de Coronda y en la propia comisaría 19ª, de donde salió en libertad hace tres años. “Cristo lo cambió. Antes estaba muy mal y cayó preso, pero ahora es otra persona”, asegura la mujer con orgullo.

Unos minutos después, Mario, un detenido de 39 años, también cuenta su historia. “Mi vida fue un desastre. Estuve 13 años en Coronda, me evadí de varios penales, pero ahora estoy aquí y siento que puedo cambiar. Cristo te cambia”, asegura y se abraza con un compañero.

Un policía ratifica sus palabras. “La verdad que Mario es uno de los que organizó todo esto”, admite y remarca que en el penal “nunca hay problemas de conducta”, sino todo lo contrario, los detenidos “son muy aplicados”.

La 19ª es la séptima comisaría de Rosario que se “convirtió al culto evangélico”. Y la conversión, según explica el pastor Eduardo Rivello, forma parte del programa “Misión a la libertad”, que tiene por objetivo “llevar la palabra de Cristo a los penales”.

Los aplausos vuelven a apoderase de la escena. Otro preso acaba de bautizarse y es hora de celebrar. “Somos más que vencedores en el nombre de Jesús”, cantan los internos. Afuera el sol brilla con fuerza y se cuela por entre las rejas que dan al patio. Parece festejar una jornada distinta en la 19ª.

Fuente: La Capital

martes, 31 de mayo de 2016

mayo 31, 2016

Bono asegura sentirse feliz de pertenecer a la Iglesia

“No tengo una visión hippy de Cristo. Los Evangelios hablan de un amor que pretende mucho y que a veces divide a muchos, pero siempre es amor”, declaró el lider de U2.

En estos días, ayer y hoy, está en Buenos Aires ofreciendo su espectáculo la banda irlandesa de rock, cuya figura central es el vocalista Bono, considerado como el más grande de los grandes en la música rock.

Las grandes estrellas de la música son con frecuencia sometidas a entrevistas para que opinen sobre los temas más variados, sepan o no de qué están hablando. Su modelo será referente de millares de personas, especialmente jóvenes.

El año pasado se publicó un libro de entrevistas a Bono. La banda U2 lleva años llenando los oídos y la cabeza de mucha gente con mensajes que desafían lo “políticamente correcto”.

Pero en el libro, según lo que informa la revista española “Palabra” en su número de febrero pasado, se descubre que Bono es sinceramente católico.

Ante el escepticismo del entrevistador, Bono se despacha con frases como éstas: “Cuanto mayor me hago, más me conforta el hecho de pertenecer a la Iglesia”; “me refugio en la gracia y acepto el hecho de que Jesús tomó mis pecados sobre la cruz”; “no tengo una visión hippy de Cristo. Los Evangelios hablan de un amor que pretende mucho y que a veces divide a muchos, pero siempre es amor”.

Bono, que junto con artistas de la talla de Quincy Jones y Bob Geldorf fue recibido por un Juan Pablo II ya muy enfermo -en el contexto de la lucha por la condonación de la deuda de los países pobres- se sintió conmovido por la humildad del Santo Padre.

Aquel emotivo encuentro se cerró con una simpática anécdota relacionada con las gafas que el cantante siempre lleva y que regaló al Papa. Bono afirma que las gestiones de Juan Pablo II facilitaron muchísimo la tarea que se traían entre manos para ayudar a los países con dificultades.

El año pasado, en un concierto multitudinario para luchar contra el sida, Bono quiso interpretar junto con Beyoncé una sencilla melodía en la que se habla de la oración como medio también adecuado para hacernos samaritanos y luchar contra la epidemia.

Pero Bono sigue arrinconando a su interrogador: “La respuesta laicista a la historia de Cristo siempre dice algo así como ‘era un gran profeta, obviamente tenía mucho que decir, en la línea de los otros profetas, sean Elías, Mahoma, Buda o Confucio’. Pero la realidad es que Cristo no te permite decir eso. No te deja esa salida. Cristo dice: […] ‘Soy el Mesías”, ‘Yo soy Dios encarnado’. Así que lo que te queda es: o Cristo es quien decía que era -el Mesías-, o era un completo chiflado. La idea de que todo el curso de la civilización de medio planeta ha cambiado, que se ha vuelto al revés debido a un supuesto chiflado… para mí, eso sí que es increíble”.

Fuente: AICA/Mercadocristiano.com
Foto: La tercera