Radio Milagro: pensamientos

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta pensamientos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pensamientos. Mostrar todas las entradas
abril 10, 2019

¿Iría al cielo si siendo cristiano me suicido?

Aunque la Biblia nos advierte sobre las actitudes y actividades de las que debemos alejarnos, ¿qué tan seriamente la mayoría de los cristianos siguen el consejo bíblico?

Las advertencias de Dios son para nuestro bien, e ignorar su guía y sus mandamientos nos abre a ser engañados. Para ayudarnos a mantener nuestros pies en el camino que conduce a la vida, a continuación, se incluyen 10 advertencias bíblicas que los seguidores de Cristo deben tomar más en serio.

1. Ten mucho cuidado de cómo vives

Con tantas voces y opiniones que bombardean nuestros pensamientos hoy, nosotros, los humanos, podemos desviarnos del camino sin siquiera darnos cuenta de la dirección hacia la que nos dirigimos. Efesios 5:15 advierte a: “Ten mucho cuidado, entonces, cómo vives, no como imprudente sino como sabio”.

Las decisiones diarias que tomamos se suman a toda la vida, por lo que, al tomar decisiones diarias, es bueno considerar cómo podemos recordar nuestras decisiones dentro de veinte años y cómo pueden afectar nuestra vida en general.

Romanos 12: 2 insta: “No te conformes con el patrón de este mundo, sino que te transformes con la renovación de tu mente. Entonces podrás probar y aprobar cuál es la voluntad de Dios: su buena, agradable y perfecta voluntad”.

Centrarse más en la verdad de Dios, en lugar de lo que el mundo dice que es verdad, renovará nuestras mentes, transformará nuestros pensamientos y nos guiará a seguir su voluntad para nuestras vidas.

2. Asegúrate de probar los espíritus

Muchas personas se apresuran a saltar a bordo de nuevas ideas y tendencias. Sin embargo, tenga en cuenta las siguientes palabras: “Queridos amigos, no crean en todos los espíritus, pero analicen a los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo”, (1 Juan 4: 1).

Entonces, ¿cómo probamos los espíritus? A menudo, nuestros propios sentimientos y comprensión pueden llevarnos por mal camino, como Proverbios 16:25 describe: “Hay una manera que parece ser correcta, pero al final conduce a la muerte”.

En cambio, las Escrituras nos urgen a “Confiar en el Señor con todo tu corazón y no apoyarte en tu propio entendimiento; en todos tus caminos sométete a Él, y Él enderezará tus caminos”, (Proverbios 3: 5, 6).

Volviendo a la palabra de Dios para ver lo que está escrito con respecto a una nueva idea o tendencia, es necesario orar y pedirle a Dios que nos revele la verdad, así podemos probar a los espíritus.

3. Deja ir las palabras vacías

¿Por qué son tan importantes las palabras? ¿Realmente importa lo que decimos?

Jesús explicó por qué importan, “Pero te digo que todos tendrán que rendir cuentas el día del juicio por cada palabra vacía que hayan hablado”, (Mateo 12:36).

Entonces, ¿qué es exactamente una palabra vacía? “No permitas que salgan de tu boca palabras insulsas, sino solo lo que es útil para edificar a los demás según sus necesidades, para que pueda beneficiar a los que escuchan” (Efesios 4:29).

Efesios 5: 4 continúa explicando con más detalle: “ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias”.

4. Poner a un lado la venganza

Como cristianos, ¿cómo manejamos el hecho de que nos mientan, nos maltraten, nos maltratan o nos engañen de cosas tales como promociones, posiciones o pertenencias que deberían haber sido nuestras?

¿Sometemos el mal a Dios y confiamos en Él para hacer las cosas bien?

La Escritura insta: “No digas: ‘¡Te pagaré por esto mal!’ Espera al Señor, y Él te vengará” (Proverbios 20:22).

Jesús es el último ejemplo de confiar en Dios, como se describe en 1 Pedro 2:23: “Cuando le lanzaron sus insultos a Él, Él no tomó represalias; cuando sufrió, no hizo amenazas. En cambio, se confió a Aquel que juzga con justicia”.

En el sufrimiento, podemos mirar a Cristo y seguir Sus pasos como nuestro ejemplo para caminar a través de él (1 Pedro 2:21).

Incluso si hemos hablado palabras vacías en el pasado, en el futuro podemos comprometernos a elegir nuestras palabras con cuidado. Como lo alienta Colosenses 4: 6, “deje que su conversación esté siempre llena de gracia, sazonada con sal, para que sepa cómo responder a todos”.

Como David, podemos confiar nuestras palabras a Dios. “Que estas palabras de mi boca y esta meditación de mi corazón sean agradables a tu vista, Señor, mi Roca y mi Redentor” (Salmo 19:14).

5. Usa tu poder influyente sabiamente

¿Alguna vez alguien te ha presentado o te ha presionado para que intentes ciertas actividades con el potencial de desviarte y alejarte de Dios?

Si es así, considere lo que “Jesús dijo a sus discípulos: ‘Las cosas que causan que las personas tropiecen, vendrán, pero ¡ay de cualquiera a través de quien vengan’” (Lucas 17: 1).

Al enfatizar la seriedad de desviar a otros, Jesús dijo: “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”, (Mateo 18: 6).

Es importante para nosotros ser extremadamente cuidadosos en la forma en que influenciamos a otros, entendiendo la advertencia de Dios con respecto a desviar a otros. 1 Tesalonicenses 5:11 nos insta a alentarnos unos a otros y a construirnos unos a otros.

Del mismo modo, Hebreos 10:24 dice: “Y consideremos cómo podemos estimularnos unos a otros hacia el amor y las buenas obras”.

6. Di “No” a imitar el mal

En la sociedad actual, no es infrecuente ver a las personas adoptar la apariencia, los refranes y los comportamientos de las celebridades populares, los libros y las figuras de películas de personajes menos honorables: vestirse como ellos mismos, adoptar sus lemas como propios.

Tal vez solo parezca algo inofensivo y divertido, pero mire lo que 3 Juan 1:11 tiene que decir al respecto. “Querido amigo, no imites lo que es malo sino lo que es bueno. Cualquiera que hace lo que es bueno es de Dios. Cualquiera que hace lo que es malo no ha visto a Dios”, (3 Juan 1:11).

Aunque es fácil quedar atrapado en el encanto y la simpatía de los personajes inteligentes y rebeldes, las Escrituras nos advierten: “Rechaza todo tipo de mal” (1 Tesalonicenses 5:22).

Como lo indica 1 Pedro 2:21, cuando busque un modelo a seguir en la vida, siga el ejemplo de Jesús.

7. Mantén tus votos a Dios

Algunos cristianos pueden creer que, ya que vivimos bajo la gracia, no estamos obligados a cumplir nuestros votos a Dios porque ya estamos perdonados, Él lo entenderá, y eso no le importa realmente a Él.

Sin embargo, Deuteronomio 23:21 dice:  “Si haces un voto al Señor tu Dios, no tardes en pagarlo, porque el Señor tu Dios ciertamente te lo pedirá y serás culpable de pecado”.

Desde romper los votos matrimoniales hasta prometerle a Dios varias cosas en tiempos de crisis, muchas personas racionalizan no cumplir su palabra a él.

Números 30: 2 urge: “Cuando un hombre hace un voto al Señor o hace un juramento para obligarse a sí mismo con una promesa, no debe romper su palabra, sino que debe hacer todo lo que dijo”.

Dios es fiel y guarda su palabra para nosotros. Deuteronomio 7: 9 nos recuerda: “Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es Dios; Él es el Dios fiel, guardando su pacto de amor a mil generaciones de aquellos que lo aman y guardan sus mandamientos”.

Cuando tengas la tentación de romper tu palabra a Dios, pídele que te ayude a ser fiel, ya que Él te es fiel.

8. Evita el pecado sexual

1 Corintios 6:18 advierte: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”.

Desafortunadamente, incluso los cristianos están atrapados viendo pornografía, participando en una sociedad de enganche y jugando con tentaciones adúlteras. Los sitios en línea y las aplicaciones telefónicas hacen que sea más fácil que nunca sentirse tentado y ofrecen infinitas oportunidades para perseguir el pecado sexual.

Sin embargo, 1 Tesalonicenses 4: 3 explica: “Es la voluntad de Dios que usted sea santificado; que debes evitar la inmoralidad sexual”.

Como la palabra de Dios alienta, “Por lo tanto, los exhorto, hermanos y hermanas, a la vista de la misericordia de Dios, a ofrecer sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios; esta es su adoración verdadera y apropiada” (Romanos 12: 1).

Si luchas con el pecado sexual, pídele a Dios que te ayude a resistir tus tentaciones. Como 1 Corintios 10:13 asegura: “Ninguna tentación te ha superado, excepto lo que es común a la humanidad. Y Dios es fiel; Él no te dejará ser tentado más allá de lo que puedas soportar. Pero cuando seas tentado, Él también te proporcionará una salida para que puedas soportarlo”.

9. Niéguese a llamar bueno a lo malo

La Biblia advierte en Isaías 5:20, “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”.

Nuestra sociedad actual, incluye más y más iglesias en el proceso de llamar a las cosas buenas que Dios ha llamado mal. A medida que los gobiernos crean nuevas leyes e n la tierra, renombran y legalizan las prácticas pecaminosas, muchas son iglesias que se unen al cambiar las doctrinas para apoyar la cultura.

Efesios 5: 11-12 advierte: “No tengas compañerismo con los hechos infructuosos de la oscuridad, … Porque es vergonzoso incluso mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto”.

Al observar lo que dice la Biblia y buscar a Dios por sabiduría y comprensión, podemos resistirnos a decir lo que es malo y bueno, y en su lugar buscar una vida que sea “aceptable y agradable para él” (Filipenses 4:18), para que podamos producir buenos frutos y crecer en nuestro amor y conocimiento de nuestro Padre.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM





octubre 12, 2017

Dios esta de tu Parte


Cualquiera que sean tus circunstancias , buenas o malas , necesitas saber que Dios esta de tu lado . El esta a tu favor no en tu contra. El conoce tus preocupaciones y esta trabajando en secreto para preparar futuros eventos a tu favor. A medida que aprendas a confiar en El de manera mas completa , podrás dejar de preocuparte y podrás rechazar cualquier cosa que insinúe pensamientos, palabras o hechos negativos. Recuerda, cuando crees activas el poder del Padre celestial. Puedes decir: Dios , voy a confiar en ti .” Yo creo que tu tienes un plan maravillo y grandioso para mi vida”. Cuando haces eso , sentirás que se te quita un peso enorme de encima. No solo vas a disfrutar mas la vida sino que veras las bendiciones de Dios y su favor . Seras lo mejor de ti…..

Fuente: embajadadelreino.wordpress.com


marzo 03, 2016

Nauru: la isla de los obesos

En una recóndita isla del océano Pacífico llamada Nauru, más del 90% de los habitantes tiene sobrepeso u obesidad, siendo el país con mayor proporción de obesos del mundo. ¿La principal razón? La alimentación occidental supuso una amenaza frente a la que no estaban preparados.

Normalmente, cuando pensamos en una población con gran cantidad de personas obesas, inmediatamente nos vienen a la mente imágenes de Estados Unidos. Sin duda, no estaríamos demasiado desencaminados al elegir este país en nuestros pensamientos: En torno al 65% de la población estadounidense tiene sobrepeso o es obesa. Unas cifras que, lejos de disminuir, van aumentando año a año en el país. Pero, por sorprendente que parezca, "sólo" ocupan el noveno puesto en el ranking mundial de países con mayor población obesa o con sobrepeso.

Las pequeñas islas estado del océano Pacífico baten todos los récords de problemas de peso entre la población, con unos porcentajes que se mueven en torno al 78% y el 94% de habitantes con un índice de masa corporal (IMC) superior a 25. Es decir, tienen sobrepeso (de 25 a 30) u obesidad (por encima de 30).

El pequeño Estado de Nauru encabeza la lista mundial de países con obesidad o sobrepeso. Su isla se sitúa en el océano Pacífico, al noreste de Australia. La población ronda, en la actualidad, los 14.000 habitantes.

Resulta irónico que Nauru, la isla estado más pequeña de todo el mundo, sea ampliamente conocida por el gran peso de sus habitantes. Hablar de este país es hablar de un gran problema de salud pública de enormes dimensiones: 9 de cada 10 habita
ntes tiene sobrepeso u obesidad. De media, los hombres adultos ingieren 7.500 kcal. diarias y las mujeres adultas 5.000 kcal. Como consecuencia de lo anterior: Alrededor del 30% de la población de Nauru sufre diabetes tipo II y otro tanto de hipertensión y arteriosclerosis. Las muertes asociadas a la obesidad (de causa cardiovascular principalmente) son la norma, con unas cifras de infartos cardíacos increíblemente elevadas. Los estragos que el sobrepeso y la obesidad causan en la población provocan que la esperanza de vida sea de 58 años en los hombres y de 65 en las mujeres.
Si los datos sobre los problemas de peso de Nauru llaman la atención por batir todos los récords, aún resulta más sorprendente (si cabe) la evolución que ha tenido el peso de sus habitantes en menos de un siglo. De ser una tribu con su cultura tradicional y un peso normal, o incluso más bajo de lo recomendable, han pasado a ser una población ampliamente occidentalizada con unas cifras de peso alarmantes. Con las fotografías de la izquierda puedes hacerte una idea de esta evolución. Como si de un anuncio de "Antes y después" para perder peso se tratara, sólo que a la inversa.
¿Qué ha llevado a los habitantes de Nauru a ser lo más obesos del planeta?

La situación de Nauru ha sido extensamente estudiada por numerosos investigadores y, aún hoy, sigue siendo centro de atención en el estudio de la obesidad. Se trata del ejemplo más paradigmático de la enorme influencia que puede tener la sociedad (predominantemente los hábitos alimenticios) en las cifras de obesidad de una población pero también de la vulnerabilidad de ciertos grupos humanos frente a este problema.

Durante decenas de miles de años (en torno a 40.000) los habitantes de la isla de Nauru estuvieron aislados del mundo, apañándoselas como podían para llevarse algo a la boca. No habían desarrollado la agricultura, por lo que su alimentación consistía en lo que podían pescar, cazar y recolectar de la isla. Así pues, su alimentación era rica en carbohidratos complejos y fibra, y escasa en grasas y proteínas. De cuando en cuando, la isla se veía azotada por los ciclones, lo que ocasionaba épocas de hambruna entre la población.

Debido a la dificultad para acceder a la comida y estos frecuentes periodos de hambruna, se debió potenciar la capacidad de los nauruanos para sobrevivir en estas condiciones. Es decir, en época de abundancia, cuando podían comer más de lo que necesitaban, acumulaban el exceso de calorías en forma de grasa con facilidad, para resistir posteriormente a las constantes hambrunas. Aquellos que no desarrollaron estos mecanismos murieron como consecuencia de las presiones de la selección natural. Dicho de otra manera: Se potenció el genotipo ahorrador (una mayor facilidad para acumular grasa, algo de lo que estuvimos hablando hace un tiempo) entre los habitantes de la isla (también en otras muchas islas del Pacífico), como un mecanismo de supervivencia.

Esa adaptación, que durante miles de años les vino de perlas a los nauruanos, dejó de ser tan ventajosa cuando empezaron a tomar contacto con la sociedad occidental en el siglo XX y, principalmente, con su dieta. De la variada y escasa dieta de la isla que mencionábamos antes, pasaron a tener una dieta abundante en grasas y azúcares simples y pobre en fibra. Adaptados a vivir con escasez de alimentos y con ejercicio físico frecuente, los nauruanos se enfrentan hoy a la comida en abundancia y un nulo ejercicio físico. Si, anteriormente, la facilidad para acumular grasa era una cuestión de supervivencia, hoy en día es una cuestión de enfermedad.

Se junta, además, que el 90% de la isla está cubierta de depósitos de fosfato, que dificultan la implantación de la agricultura. En su lugar, obtienen la mayor parte de la comida a través de la importación de alimentos procedentes de Australia y Nueva Zelanda. La mayoría de estos alimentos importados son carnes y dulces ricos en grasas y azúcares simples. De hecho, el "Spam" o carne enlatada es uno de los "manjares" más populares en la isla, mientras que sólo un 3% de los habitantes de Nauru come fruta o verduras con frecuencia.

Pero no sólo la occidentalización bestial de la población de Nauru ha sido la desencadenante de los problemas. Entre los habitantes de las islas del pacífico existe todavía la percepción generalizada de que un exceso de peso es signo de riqueza y poder. Lo que motiva muy poco o nada a sus habitantes para que intenten frenar la ganancia excesiva de peso. Y es que los habitantes de Nauru no estaban preparados, de ninguna manera, para la invasión alimenticia de occidente.

Fuente: soitu.es