Radio Milagro: salvadoreño

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

RADIOS AMIGAS

Mostrando entradas con la etiqueta salvadoreño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta salvadoreño. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de abril de 2018

abril 16, 2018

Pastor salvadoreño usaba cuenta falsa de Facebook para seducir a menores de edad

Fue arrestado junto con otros delincuentes por el FBI.

El pastor se encuentra de manera indocumentada en Estados Unidos.

Al salvadoreño se le fijó una fianza de $ 750,000 dólares

Un pastor salvadoreño de Carolina del Norte, Estados Unidos, figura entre los 76 detenidos durante un operativo especial contra la explotación sexual de menores realizada de manera paralela en ocho estados del sur del país.

De acuerdo con la Oficina del Investigaciones Estatal (SBI) en Carolina del Norte, Juan Alberto Juárez Saravia, de 35 años, se encuentra bajo custodia en el condado Durham, acusado de varios cargos de explotación sexual de menores.

Saravia, según el SBI, trabajaba como un pastor viajante en el área de Durham y admitió haber utilizado una cuenta ficticia de Facebook para seducir a una niña de 14 años de Virginia, y convencerla de producir y enviarle videos sexualmente explícitos.

El salvadoreño, quien se encontraba en el país sin autorización legal, está detenido en la cárcel del condado Durham acusado de los delitos de explotación sexual de un menor en primer grado, explotación de un menor en segundo grado y libertades indecentes con un menor.

El SBI informó que la investigación del caso continua, debido a que las evidencias indican que podría haber más menores que fueron víctimas de Saravia y que muchas de ellas podrían ser indocumentadas, por lo tanto, menos dispuestas a reportar los crímenes cometidos en su contra.

Fuente: MundoHispánico

lunes, 4 de septiembre de 2017

septiembre 04, 2017

Anticristo es acusado de matar a 4 personas


Los pandillero mataron a los cuatro jóvenes pensando que eran rivales.

El salvadoreño podría ser condenado a cadena perpetua

Trump ha prometido acabar con la MS-13

Al salvadoreño Omar Antonio Villalta, que tiene 22 años y se le conoce como 'Anticristo', la corte federal del Distrito Este de Nueva York, Estados Unidos, lo procesó este martes, acusado de ser uno de los pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) que mató el pasado 11 de abril a Justin Llivicura, Michael López, Jorge Tigre y Jefferson Villalobos en un parque de Central Islip, en Suffolk, Long Island.

Villalta, junto a los acusados Alexis Hernández, Santos Leonel Ortiz Flores y otros mataron a Llivicura, López, Tigre y Villalobos " para entrar, mantener y ascender de rango en la MS-13", lee el documento de la formulación de cargos.

Un documento judicial y la carta de detención del gobierno revelaron que miembros de la MS-13 y sus asociados pensaron que los cuatro jóvenes hispanos asesinados en abril eran miembros de un grupo rival. También trascendió que los pandilleros usaron a dos mujeres como señuelo para que las víctimas fuesen a un parque donde los mataron con machetes, cuchillos y bates de madera. Los cuerpos de las víctimas fueron descubiertos la noche del 12 de abril.

El pasado 13 de abril, mientras Alexis Hernández y Santos Leonel Ortiz Flores y otros presuntos pandilleros eran procesados en la corte federal de Central Islip, Omar Villalta -identificado en Central Islip en Long Island, Nueva York y Charlottesville, Virginia- compareció en una corte de distrito de Virginia.

Este martes en la tarde, Villalta se declaró "no culpable", confirmó un portavoz de la fiscalía del Distrito Este de Nueva York.

Tras la muerte de Llivicura, López, Tigre y Villalobos, el fiscal general Jeff Sessions y el presidente Donald Trump visitaron Suffolk, el condado de Long Island que ha sido testigo de al menos 11 muertes atribuidas a la MS-13 desde septiembre del año pasado.

 (Univisión Notivias)

martes, 29 de agosto de 2017

agosto 29, 2017

El cruel ataque que le dieron a un párroco salvadoreño en Guatemala

Fue víctima de un asalto y posteriormente lo lanzaron a un barranco.

Lo lanzaron a un barranco.

Se encuentra en estado delicado.

Juan Carlos Mendoza, un sacerdote de origen salvadoreño y que realiza su servicio religioso en la parroquia San José, en Jutiapa, Guatemala, fue víctima de un cruel ataque.

Un grupo de sujetos fuertemente armados lo interceptó el pasado sábado 19 de agosto en el municipio de Yupiltepeque y lo despojaron de sus pertenencias.

El religioso iba en su vehículo con destino a la referida iglesia cuando otros automotores le impidieron el paso  y varios hombres lo obligaron a bajarse.

Posteriormente lo golpearon y lanzaron a un barranco. Mendoza fue rescatado y trasladado en estado inconsciente a un centro médico donde se encuentra en recuperación, pero su estado de salud es muy delicado.

(Nota elaborada con reporte de Jutiapa Noticias)

lunes, 26 de junio de 2017

junio 26, 2017

Joven salvadoreño impartía clases bíblicas y violaba a sus alumnas

El salvadoreño trabajaba en una casa hogar

Un hombre de origen salvadoreño fue capturado este domingo en una casa hogar de Tegucigalpa, Honduras, donde impartía clases de biblia y violó a varias niñas del centro.

La Agencia Técnica de Investigación Criminal de Honduras,  efectuó la detención preventiva del ciudadano salvadoreño Stanley Aleinikov Flores López, de 24 años de edad, acusado por los delitos de violación especial y actos de lujuria agravados en perjuicio de una menor.

Según la investigación efectuada por agentes asignados al Grupo de Investigación de los Delitos en Contra de la Libertad Sexual de la ATIC, el sospechoso labora en una casa hogar, desde octubre de 2016 a la fecha.

El salvadoreño comenzó a impartir clases de biblia a los menores de dicho centro al grado que lo llamaban “pastor o capellán”.

Aprovechando esa condición, según la investigación se abusó de una menor, desde enero de este año.

Fuente: elblog.com

viernes, 23 de junio de 2017

junio 23, 2017

Salvadoreño usa la religión para evitar ser deportado de los Estados Unidos

El salvadoreño vive en Estados Unidos desde 2001

Faltan menos de 10 días para la fecha límite (29 de junio) que las autoridades migratorias estipularon para que el salvadoreño Juan Rodríguez salga de Houston, Texas, Estados Unidos.

En un intento desesperado por impedir que su padre sea forzado a abandonar el país y a dejar a su familia, su hija mayor, Karen, se llenó de fortaleza y decidió, con el apoyo de su madre, desafiar la orden federal de inmigración interponiendo una demanda que no tiene precedentes.

Los Rodríguez son cristianos adventistas, y uno de los preceptos de esta religión establece que la familia debe permanecer unida. Con ese argumento, Karen, sus dos hermanas menores y su madre Celia, buscan convencer a un juez para que haga valer sus derechos constitucionales de libertad de culto.

“Esto (la deportación) es algo muy injusto. Como adventistas del Séptimo Día, en nuestras 28 creencias, la número 23 dice que las familias deben de estar juntas", dijo Karen durante una rueda de prensa en la que se anunció la demanda.

Con el apoyo voluntario los abogados hispanos David Medina, Juan Vasquez y David Calvillo, miembros de una prestigiosa firma legal en Houston, además de la Barra Hispana de Abogados de Houston, la organización FIEL y algunos líderes religiosos, la familia Rodríguez cree que harán historia al lograr detener la deportación del padre y mantenerse unidos en territorio estadounidense.

"La demanda que se ha presentado (la) mañana (del lunes) vindica esos derechos (a la libertad de culto), esos valores que tenemos como cristianos y como americanos", dijo el abogado David Calvillo.

Calvillo está muy optimista de que el caso va a tener un desenlace positivo. Cree que “la ley y las cortes pueden aprender algo… y pensamos que si la justicia se lleva a cavo en este caso, se aplica en otras situaciones con otras familias”, dijo.

El abogado de inmigración Raed González, quien está tramitando una petición de asilo para Rodríguez, dijo que la religión que practica la familia les exige que estén juntos y que si el padre llega a ser deportado, todos tendrán que irse para cumplir con ese precepto, sin importar que la esposa y las tres hijas sean ciudadanas estadounidenses.

“La situación en estos momentos en El Salvador es peligrosa, (el padre) puede llegar a ser atacado o lastimado por la asociación con su familia… lo que (los delicuentes) van a ver es a cuatro ciudadanos estadounidenses y van a pensar que tienen dinero”, advirtió González.

"Van a mandar a cuatro ciudadanas estadounidenses y a un buen hombre a un país que no conoce, donde no tiene nada y donde hay pandillas y están matando a gente", recalcó Karen.

Así inició el caso

Juan Rodríguez, de 47 años de edad, ingresó a territorio estadounidense en 2001 pero fue arrestado por agentes de la Patrulla Fronteriza. Un juez le concedió una orden de salida voluntaria, que no fue cumplida, según Gregory Palmore, vocero para el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en Houston.

“Como él no cumplió con lo acordado, la orden de salida voluntaria se convirtió en una orden final de remoción efectiva a partir de octubre 30 de 2002. Ha estado aquí con esa orden por más de 14 años”, agregó Palmore.

La versión de Rodríguez es diferente. El inmigrante argumenta que le permitieron quedarse en EEUU bajo una orden de “discreción procesal” y que se venía presentando ante las autoridades migratorias de manera regular hasta que en el mes de febrero pasado le informaron que las reglas habían cambiado.

(Noticia de Univisión)

miércoles, 24 de mayo de 2017

mayo 24, 2017

El 1o. de junio sería el fin del mundo, según profeta salvadoreño (Video)

En un parque de la ciudad de Santa Tecla, en La Libertad, un predicador que se hace llamar profeta de Dios declaró reciéntemente que el primer día de junio sería el fin de los tiempos.

Haciendo un llamado de arrepentimiento a todos los presentes, el hombre detalla que hay un secreto simple para entender dicho evento. "La clave es el número 6 y es número de hombre, y la bestia lo sabe y se goza... y él es uno, así que escuchad: 1 del 6... 1 del 6" repitió en voz alta.

Añadió que "escrito está hasta en nuestra oración (a la bandera) que dice apacibles lagos, no serán más apacibles, serán cráteres" de los que emanará fuego para todos aquellos que no se arrepienten, sería parte del escenario que se avecina, según el supuesto profeta.

En su peculiar mensaje, en el que abordó diferentes temas, exhortó a "aquellos que se van a la playa del Tunco el fin de semana a cultivar sus placeres, verán enormes olas", las cuales les cubrirán.


Fuente: elblog.com

domingo, 9 de octubre de 2016

octubre 09, 2016

José Castellanos Contreras, El cónsul Salvadoreño que arriesgo su vida para salvar a 40,000 Judíos

José Castellanos Contreras: El desobediente que salvó a miles.

Un cónsul salvadoreño puso en riesgo su vida con tal de salvar a 13.000 familias judías durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo logró la hazaña el Schindler centroamericano?

George Mantello se llamaba György Mandl. En algún momento entre 1942 y 1945, cambió su nombre por una cuestión de salud: cargar un apellido judío en el centro de Europa era, en aquellos años, poco recomendable. Decidió agregar una O porque supuso que la vocal le otorgaría a Mandl un tinte latino. Después de todo, su certificado de identidad aseguraba que su patria era El Salvador.

George Mantello fue el primero de decenas de miles de judíos que fueron rescatados por el coronel José Castellanos Contreras; el último a quien el coronel salvó no tiene un solo nombre, porque son todos los descendientes de aquellas familias a quienes Castellanos otorgó una oportunidad de escapar del régimen Nazi.

A 70 años del final de la Segunda Guerra Mundial, el nombre de Castellanos no hace eco en balde. En el 2010, el Yad Vashem –el centro de investigación oficial de Israel sobre el holocausto y los crímenes cometidos contra los judíos por los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial– le otorgó a Castellanos el mayor honor posible: le designó Justo entre las Naciones, título que convierte al portador en ciudadano de honor del Estado de Israel y de la comunidad judía.

Castellanos, quien murió en 1977 en medio del anonimato y sin haber hablado en público más que una vez sobre su hazaña, probablemente hubiera recibido el honor con humildad, casi con timidez. Después de todo, como él mismo aseguraba, “¿Qué más podía hacer? ¡Salvar una vida!”.


Europa ardía cuando Castellanos fue designado cónsul de El Salvador en Ginebra, la capital de la siempre neutral Suiza. Alemania no cesaba en sus afanes imperialistas y la mancha oscura del fascismo se esparcía con celeridad por los rincones del continente.

Ser diplomático en aquellos años violentos no se trataba de honor: se trataba, casi, de locura.

En el 42, Castellanos albergó en su oficina a György Mandl, un comerciante venido de Transilvania, quien se convirtió en su primer secretario. Ambos se habían conocido la década anterior en Bucarest, la capital de Rumania, entablando negocios. Cuando la guerra estalló, Mandl consiguió escapar de los fascistas rumanos y se dirigió a Suiza, donde se reencontró con el coronel.

La relación entre ambos progresó al tiempo que el nazismo cobraba más y más víctimas. Ante la situación dramática de la familia de Mandl, Castellanos decidió otorgar a su secretario un certificado que aseguraba que él y su familia provenían de El Salvador.

Ya Castellanos había emitido pasaportes salvadoreños a judíos mientras trabajó, también como cónsul, en Inglaterra y en la misma Alemania.

Nada menos que un encuentro con la Gestapo sirvió para probar la efectividad de los papeles de su secretario: la nueva identidad latina de Mandl evitó que el máximo órgano policial nazi lo enviaran, junto a su familia, a los campos de concentración de Auschwitz, de donde difícilmente hubieran salido vivos.

“El régimen alemán podía deportar polacos y rumanos; gente que provenía de lugares que, por la invasión, ya eran parte de la jurisdicción nazi”, cuenta David Miremberg, vocero del Yad Vashem en Costa Rica.

Escapar de la Gestapo inspiró a Castellanos y abrió las puertas de su acto heroico: si los papeles de una familia engañaron a los nazis, ¿cuántas familias más podía salvar?

70 años más tarde, la cifra apunta a 13.000 familias: unas 40.000 personas.

Los nietos del coronel

Álvaro y Boris no conocieron a su abuelo.

Solo habían escuchado rumores sobre su mito: historias familiares que rebotaban de un sitio a otro, susurrando una gran gesta de otros tiempos. El relato hacía espejo en sus propias vidas: ambos salvadoreños, tuvieron que refugiarse en Canadá desde 1982, como consecuencia de la guerra civil que azotó a la nación vecina durante la década de los ochenta; hoy, ambos mantienen el acento anglosajón cuando hablan en su español natal.

Ambos hermanos visitaron días atrás Costa Rica con motivos de celebración: el Centro Israelita Sionista de Costa Rica decidió honrar la memoria de Castellanos, develando una placa en honor al Justo entre las Naciones; Castellanos es el único centroamericano que ha recibido dicho honor.

“Hemos pasado tanto tiempo investigando sobre nuestro abuelo que, aunque no lo conocimos en vida, siento que ahora lo conocimos mejor que al resto de nuestra familia”, cuenta Álvaro. Junto a su hermano, los nietos del coronel Castellanos han pasado los últimos años produciendo Abuelo El Salvador: El rescate de José Arturo Castellanos , un documental de próximo estreno que rescata y revaloriza los actos heroicos del abuelo.

    El Estado de Israel ha reconocido a más de 25.000 Justos entre las Naciones, provenientes de 51 países distintos. El más famoso de ellos es el alemán Oskar Schindler.

Con el audiovisual los nietos pretenden hacer eco –“Memoria viva”, le llama Miremberg– ya no solo de las víctimas del holocausto sino también de los héroes que evitaron una tragedia aún mayor.

La investigación no solo les ha servido para recuperar un recuerdo, sino para mirar al presente y al futuro: “No hace falta estar en guerra para buscar el bien. No hace falta enfrentarse a la muerte para hacer lo correcto”, opina Álvaro. “Podemos ser héroes en la cotidianidad si tan solo ayudamos al prójimo”.

Esa, dicen los nietos del coronel, es la mayor lección que les queda de su abuelo: no importa el contexto, David siempre puede derrotar a Goliath.

La prueba mayor de ello la otorga la misma historia, el propio recuerdo del coronel salvador: Castellanos no era judío.

“No hay que temer a la desobediencia cuando esta es justificada por la razón y el bien común. Maximiliano Hernández Martínez, presidente de El Salvador durante la Guerra, prohibió a mi abuelo emitir las visas salvadoreñas”, recuerda Boris. “¿Qué hubiera pasado si hubiera obedecido a ciegas, sin antes razonar?”.

Fuente: La Nacion

lunes, 30 de mayo de 2016

mayo 30, 2016

Cristianos de Marruecos bajo acoso

Pastor evangélico salvadoreño expulsado de Marruecos tras haberse convertido de la fe musulmana al cristianismo

“¿Es usted espía o misionero?”. Gilberto Orellana tiene aún grabada la pregunta del comisario de policía de Tetuán que le interrogó largo y tendido hace una década. El jefe guardó las formas, pero algunos de sus subordinados le insultaron y le amenazaron al tiempo que le gritaban: “¡Dinos qué es lo que haces en Marruecos!”. Le levantaron la mano, pero nunca le pegaron.

Tras años de estancia en la capital del antiguo protectorado español, Orellana había sido descubierto.

Este salvadoreño que ejercía como profesor de música en el conservatorio de Tetuán era también pastor evangélico que se esforzaba, con mucha discreción, en convertir a colegas y alumnos.

Excepto una pequeña minoría judía de unas 3.500 almas, en Marruecos toda la población es, en teoría, musulmana. El Código Penal reconoce la libertad de culto, pero su artículo 220 también prevé entre seis meses y tres años de cárcel para todo aquel que intenta quebrar la fe musulmana, es decir, para los que hacen proselitismo.

“Algunos escolares no querían ni siquiera tocar la Biblia”, recuerda ahora Orellana en su piso de Málaga, donde se instaló con su familia en 1995.

“A veces dejaban de hablarme cuando les empezaba a dar cuenta de mi fe”, prosigue. Otros, en cambio, se adentraron por el camino propuesto por el pastor. “Hubo cinco bautismos en la bañera de mi casa y un sexto, el de una hermana algo gordita, en el mar”, afirma orgulloso.

Esa labor le valió una condena a un año de cárcel, aunque sólo pasó tres semanas en el presidio de Tetuán, hacinado en una celda con 16 traficantes de droga. La movilización internacional hizo que el juicio de apelación se celebrase rápidamente. Quedó absuelto y, tras pasar 72 horas en comisaría sin comer ni beber, fue expulsado a Ceuta. Los conversos marroquíes, a los que les habían caído ocho meses de cárcel, fueron también puestos en libertad por el tribunal de apelación tetuaní después de recitar la profesión de fe musulmana: “No hay más Dios que Alá y Mahoma es su Profeta”. Al hacerlo, las ovejas descarriadas volvían, al menos formalmente, al rebaño de la ortodoxia religiosa.

A estos dos discípulos de Orellana la policía marroquí les asestó unos cuantos golpes. Yussef, nombre supuesto, estudiante de Ciencias de Taourit, una pequeña ciudad situada no muy lejos de Melilla, tuvo una experiencia parecida hace tan sólo nueve meses después de haberse convertido siguiendo los programas de SAT 7, una televisión evangélica en lengua árabe con sede en Beirut.

En plena noche, unos gendarmes le sacaron a trompicones de la cama para interrogarle en el cuartelillo sobre su fe cristiana. Le propinaron algún que otro puntapié antes de soltarle.

“Le dije que en el Marruecos de hoy en día el ciudadano víctima de abusos dispone de cauces para tratar de hacer valer sus derechos, pero el chaval tenía exámenes y su prioridad era sacarlos y no dedicar tiempo a protestar por lo sucedido”. El que cuenta su conversación con Yussef es Alí, marroquí y pastor evangélico en el este del país. A condición de que su verdadero nombre y el de la ciudad donde ejerce no figure en este periódico, ha accedido a conversar con este corresponsal en un populoso café.

No ha sido fácil dar con Alí ni con sus correligionarios. Las iglesias marroquíes no figuran en la guía telefónica ni disponen de páginas web. Las iglesias católicas o protestantes, que gozan de un estatuto legal en Marruecos y que sólo pueden atender a fieles europeos y subsaharianos, apenas conocen a los conversos y no facilitan sus números. Una larga cadena de contactos permite localizarles. Cuando uno de ellos otorga su confianza al periodista toda la comunidad se abre.

“Lo que le pasó al pastor centroamericano e incluso al hermano Yussef es irrepetible en las grandes ciudades de Marruecos”, asevera Alí mientras bebe a sorbitos su café. “A los cristianos nos siguen convocando de vez en cuando a comisaría, a mi me citaron la última vez hace un par de meses, pero es para charlas en tono amistoso en las que intentan sonsacarnos cosas”, añade. “No hay golpes, ni amenazas, ni advertencias ni mucho menos cárcel como los hubo en tiempos de Hassan II”. “Sólo hay, digamos, exceso de celo en lugares pequeños”.

“El problema”, prosigue mientras mira de reojo buscando a algún hipotético soplón sentado cerca de nuestra mesa, “ya no son las autoridades” aunque en Massa, al sur del país, Jamaa Ait Bakrim fue condenado en 2003 a 15 años por proselitismo y destrucciones de propiedades públicas. “El problema son los familiares, los vecinos, la sociedad en su conjunto”, insiste. “El majzen [entorno del rey] quiere saber todo lo que hacemos, pero ya no quiere impedirlo siempre que seamos cautos”. “Le preocupa también nuestra seguridad, que no nos agredan unos fanáticos”.

Nacido en una familia numerosa de clase media-alta, Alí, que acaba de rebasar los 40 años, tuvo una crisis religiosa en su adolescencia. “El Dios del islam no me comprendía y con 16 años acabé declarándome ateo”, recuerda. “El islam, tal y como se interpreta actualmente, es una losa”. “Al entrar en la universidad un compañero me dejó la Biblia”. “Encontré a un Dios que me aceptaba como era para después cambiarme”. Se convirtió. Profundizó el conocimiento de su nueva religión a través de un curso por correspondencia. “Recibía cartas sin membretes de un país árabe, en teoría muy musulmán”.

“¿Sabe que, para mi entorno, es más aceptable que sea ateo que cristiano?”, señala el pastor, casado y padre de dos hijos. “Ser ateo es un error de juventud, ser cristiano es una traición”, asegura. “No sólo has rechazado el islam sino que te has pasado a la religión del colonizador francés”. “La gente se piensa que te has convertido porque así te será más fácil emigrar legalmente a Europa o vas a obtener a cambio algún provecho económico”. Un sondeo del instituto norteamericano PEW señala que el 61% de los marroquíes tienen una opinión negativa del cristianismo.

Radouan Benchekroun, presidente del Consejo de los Oulemas (sabios religiosos) de Casablanca, contribuye a fomentar este criterio: “Los evangélicos engañan a la gente, la atraen con dinero y con apoyo social”. “Propagan mentiras sobre el islam y los musulmanes”, añade. “Renegar su religión es el mayor pecado que pueda cometer un musulmán”, sentencia.

Por eso, a medida que Alí revelaba su nueva fe, fue perdiendo amigos. “No fue fácil”, rememora. “Les pedía que me juzgaran por mi comportamiento, no por mi elección religiosa”. “Algunos lo aceptaron e intentaron comprenderlo”. “Incluso entre mis 12 hermanos, tres se convirtieron”. En la familia de Alí, como en otras muchas, las primeras que dieron el paso fueron las mujeres.

“Ser cristianas es, para ellas, ser más libres y más iguales a los hombres”, explica Abdelhak, otro pastor evangélico que ha fundado un club de amigos supuestamente fanáticos de la informática tapadera para poder reunirse más fácilmente con sus fieles. Abdelhak no tuvo que convertirse porque, recalca sacando pecho, “tengo el privilegio de tener unos padres cristianos”. Optaron por el protestantismo justo después de la independencia, hace medio siglo.

Los domingos y los días de fiesta los cristianos se dan cita, para rezar, en casas particulares, generalmente la de su pastor. “Solemos ser entre 15 y 20 porque congregar a más gente llamaría la atención”, indica Alí. “Por eso en mi domicilio las entradas y las salidas son espaciadas”. “En el casco antiguo de la ciudad hay también un puñado de artesanos cristianos que, como trabajan el domingo, oran al Señor los viernes”.

Los conversos no frecuentan las iglesias oficiales porque quieren crear la suya propia, árabe o berebere, o porque hacerlo pondría en apuros a párrocos y pastores extranjeros, a los que Rabat podría acusar de proselitismo. En Navidad algunos, sin embargo, no se aguantan y franquean la puerta del templo. “La pareja de policías de guardia durante el culto ni se inmutó y el pastor, que me conoce, me miró sorprendido mientras me sentaba entre los fieles”, recuerda Abdelhak.

Lo peor para los cristianos, según coinciden todos los entrevistados, son el mes de ayuno del Ramadán y las fiestas musulmanas. “Aunque no comemos en plena calle durante Ramadán tampoco respetamos la abstinencia, ni celebramos el iftar [ruptura del ayuno], ni degollamos un cordero con motivo del Aid”, subraya Alí. “Es entonces cuando los vecinos te miran como un bicho raro y te sientes de verdad diferente”.

Al lado de los pocos pastores reconocidos por las autoridades están llegando a Marruecos estos últimos años otros muchos, como antaño Gilberto Orellana, cuya actividad declarada, muchas veces cooperante, esconde su empeño misionero. La mayoría son estadounidenses aunque en sus filas figuran también algunos latinoamericanos. “La Administración Bush les alienta y su Embajada en Rabat les brinda, incluso, un cierto amparo”, afirma un diplomático europeo acreditado en esa capital.

¿Cuántos son? La prensa estima en 500 a los nuevos pastores, con frecuencia formados en tres universidades evangélicas de Estados Unidos, y esparcidos por todo el país. La cifra no sorprende a las iglesias reconocidas. Su desembarco inquieta hasta el punto de que el Istiqlal (Independencia), la segunda fuerza parlamentaria, interpeló, en mayo en ambas cámaras, al ministro de Asuntos Religiosos, Ahmed Taoufik sobre “la ofensiva evangélica”. “El pueblo marroquí (…) exige medidas concretas para garantizar su seguridad espiritual”, insistía At Tajdid, órgano de los islamistas moderados.

Taoufik echó balones fuera en su respuesta aunque su predecesor sí envió una circular a los oulemas para que pusieran en guardia a la población. Por esas fechas el Ministerio del Interior expulsó también a un pastor surafricano, Dean Malan, de Marraquech. Pero aunque les incomoda el activismo evangélico, a las autoridades les resulta difícil ir más lejos. A Rabat acuden importantes delegaciones de las iglesias evangélicas de Estados Unidos que se entrevistan con ministros. “Se benefician de un trato de favor porque nuestro majzen no ahorra esfuerzos para agradar a Bush”, asegura el semanario independiente Le Journal.

Gran mayoría de evangélicos

En su intervención parlamentaria Abdelhamid Aouad, del partido nacionalista Istiqlal, evaluó en 40.000 a los marroquíes convertidos y advirtió de que el objetivo evangélico era lograr que en 15 años, el 10% de la población fuese cristiana.

La cifra es muy exagerada. Jean-Luc Blanc, presidente de la Iglesia Evangélica de Marruecos, la que goza de reconocimiento oficial, la rebaja a “una horquilla de entre 800 y 1.000″, de los que sólo 200 serían católicos. “Es verdad que el número aumenta”. “Casi tocan a un pastor por converso”, subraya.

Los más optimistas de los pastores evangélicos entrevistados calculan que sus fieles se elevan a 3.500, a los que hay que añadir otros 500 católicos, anglicanos, etcétera.

Blanc establece dos categorías de conversos: “Aquellos que intentan vincularse a iglesias tradicionales y que son gentes acomodadas, muchos de ellos profesores o pertenecientes a profesiones liberales”.

“Los fundamentalistas cristianos predican más bien entre las clases desfavorecidas y se aprovechan de su debilidad para convertirles”, prosigue poniendo de relieve sus discrepancias con los misioneros anglosajones con los que apenas mantiene contactos.

Este pastor francés, que recibe a periodistas marroquíes, les explica que ni él ni los demás pastores o sacerdotes extranjeros con estatuto oficial hacen proselitismo. “Respetamos la ley”, recalca.

Pese a su prudencia acaba, de vez en cuando, perdiendo la paciencia cuando le preguntan si el militantismo evangélico supone un peligro para Marruecos. “Mire”, contestó en una ocasión, “la gran pregunta consiste más bien en averiguar si la libertad religiosa es una amenaza para Marruecos”. Blanc no responde a su pregunta pero sí lo hace Alí, pastor marroquí. “Es una libertad básica, pero la presión islamista hace que el Estado no se atreva a consagrarla en las leyes”.

El Pais

martes, 12 de abril de 2016

abril 12, 2016

Pastor salvadoreño involucrado en red de lavado de dinero por narcotráfico

Los investigadores tienen en su poder información que involucran a un pastor evangélico y a su familia con la red que dejó Crespín Fuentes. Según las pesquisas policiales, en febrero de 2009 el líder religioso inscribió dos sociedades comerciales.

El asesinato del hondureño Juan José Peña González, asentado en El Salvador desde abril de 2005 a quien se le conocía por el nombre de Pedro Crespín Fuentes, ha dado la pauta para que autoridades policiales salvadoreñas investiguen las supuestas actividades de narcotráfico, tráfico de personas y lavado de dinero que él y sus allegados efectuaban en El Salvador, según notificó el comisionado Howard Cotto, subdirector de investigaciones de la Policía.

Las investigaciones han comenzado a dar resultados, han afirmado otras fuentes policiales allegadas a la indagación, a tal grado que han detectado ya a varios de los más estrechos colaboradores que tenía Crespín, quien murió el 25 de abril al enfrentarse a balazos con Narciso Ramírez, alcalde de San Francisco Menéndez, en Ahuachapán.

Los investigadores tienen en su poder información que involucran a un pastor evangélico y a su familia con la red que dejó Crespín Fuentes. Según las pesquisas policiales, en febrero de 2009 el líder religioso inscribió dos sociedades comerciales. En una de esas empresas, dedicada al ramo de la enseñanza, sus socios son la mujer, una hija de 20 años y dos hijos adolescentes.

La otra empresa se supone que se dedica al rubro de la publicidad.

Pero entre los miembros de la familia del pastor evangélico destaca una hija de este, una joven que a sus 21 años es accionista de una de las empresas de su padre y la representante legal de una sociedad dedicada al cultivo, comercialización y distribución de pescado y camarón.

Es en esa sociedad donde, según las fuentes policiales, aparece más claro el vínculo del pastor evangélico con los Crespín Fuentes. Las fuentes policiales sostienen que la sociedad tiene como domicilio el mismo cantón en el que está localizada la hacienda de “Los Catrachos”, en Sonsonate, y la única socia de la hija del pastor es Esperanza G., de 55 años, de origen hondureño, pero que se identifica también con un documento único de identidad salvadoreño.

De acuerdo con fuentes de El Diario de Hoy, las autoridades sospechan que Esperanza G. podría ser la madre de Juan José Peña González o Pedro Crespín Fuentes, pues, según documentos de identidad hondureños de Peña González, así se llama la madre de éste.

F: Diario de Hoy