Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas
marzo 26, 2020

Vino a iluminar el barrio y apagó la luz de su vida

Vino a iluminar el barrio y apagó la luz de su vida, muchas causas y a  muerte es una que no digas coronavirus ni nada más (y Dios no retrasará un alma si viene por ella. Dios sabe lo que hacen).

Dios lo bendiga y lo prueba cuando se pregunta
Sabiendo que este trabajador es el padre de tres hijos 😢

Lo menos que podemos ofrecer a este joven modelo es hacer que su foto recorre este mundo sin parar.... para que todos lo llamen misericordia.

Merece un honor
marzo 25, 2020

Sacerdote italiano murió al ceder su respirador para salvar la vida de un joven

Un sacerdote italiano infectado con Covid-19 murió después de darle su respirador a un joven desconocido que luchaba por respirar.

Según los informes, el sacerdote, Don Giusseppe Berardelli, de 72 años, renunció al respirador que le había comprado con anterioridad la comunidad parroquial a la que servía. En cambio, Berardelli se lo dio a un joven que ni siquiera conocía pero que podría superar la enfermedad, pensó Berardelli.

Giuseppe Berardelli, era sacerdote principal en la ciudad de Casnigo, fue llevado al hospital Lovere, donde murió a los pocos días,  según infome de Newsweek

No hubo funeral para Berardelli, pero cuando su ataúd pasó por las calles, los residentes miraron desde sus balcones y vitorearon al sacerdote.

El hombre de 72 años era un hombre admirado que disfrutaba sirviendo a su comunidad y era conocido por ayudar a las personas que experimentaban dificultades financieras.

El caso extraordinario fue revelado por el sacerdote jesuita James Martin, de los Estados Unidos, quien derivó esta información a la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano. La revista de noticias italiana Araberara publicó la historia.

James Martin, elogió al ministro italiano por su sacrificio desinteresado durante esta pandemia de coronavirus.

marzo 24, 2020

¿Es Dios responsable del Covid-19?

Algunos creyentes de buena fe se preguntan -en ocasiones, sin expresarlo verbalmente- por qué haría el Creador estructuras moleculares tan dañinas como los virus, capaces de acabar con la vida humana. Otros, desde su escepticismo antirreligioso, pretenden burlarse o ridiculizar al cristianismo formulando preguntas como: ¿por qué un Dios bondadoso y omnipotente permite que el COVID-19 mate a tantas personas? ¿Es acaso malvado en vez de misericordioso o, simplemente, no existe? ¿Cómo pudo un Diseñador bueno hacer algo tan malo como este virus? Veamos, en primer lugar, qué es un virus, cómo actúan y por qué este coronavirus puede hacer lo que hace. 

El origen latino de la palabra “virus”, que significa “veneno”, no hace honor a la actividad de la mayoría de los virus. Los malignos, o perjudiciales para el ser humano u otros organismos, son un insignificante puñado frente a los miles que tienen efectos ecológicos beneficiosos. En realidad, están constituidos por fragmentos de ácidos nucleicos (ADN o ARN) rodeados por una capa de proteínas que les confiere variados aspectos, ya que pueden tener forma de esfera, poliedro, cilindro, mosaico, hélice, etc. La información genética que contienen es mínima comparada con la de las células humanas y puede llegar a ser de tan sólo una millonésima parte del genoma humano. 

Las mutaciones al azar malignizan algunos virus y los convierten en armas mortales.A pesar de lo cual, algunos virus son capaces de multiplicarse dentro de las células de otros organismos, usando el propio material genético de éstas. Son, pues, agentes submicroscópicos acelulares (puesto que no pueden verse con los microscopios ópticos tradicionales ni tampoco se consideran células) capaces de infectar a los seres vivos (animales, plantas, hongos, bacterias o incluso a otros virus, que por definición no son entidades vivas). Pero, hay que insistir en que los virus no son capaces de reproducirse por sí mismos sino sólo por medio de los materiales de las células a las que parasitan. Actualmente se conocen unos 5.000 virus distintos, aunque algunos virólogos creen que pueden existir millones todavía por descubrir. 
Se sabe que los virus colaboran en procesos naturales de transferencia de genes entre las especies; que han existido desde la más remota antigüedad, aunque se especula acerca de sus orígenes; que ciertas agresiones ambientales pueden provocar su malignización y que la inmensa mayoría posee un papel ecológico beneficioso, tan importante o más que el de las bacterias.[1] En un litro de agua marina hay alrededor de diez mil millones de virus. Contribuyen a mantener el equilibrio entre las distintas especies que componen el plancton marino y el resto de la cadena trófica (o alimenticia) en los océanos. Son capaces de destruir a las bacterias cuando hay un exceso de ellas, enriqueciendo así la cantidad de nutrientes del agua. Además, el azufre que se obtiene de esta manera contribuye a la formación o nuclearización de las nubes. Éstas, a su vez, proporcionan sombra, descenso de la temperatura, lluvia sobre tierras y mares, etc. De manera que el comportamiento patógeno de los virus -en contra de lo que en ocasiones se dice- es extremadamente minoritario y, desde luego, si fueran nuestros competidores en la carrera de la supervivencia, haría ya mucho tiempo que nuestra especie habría desaparecido de la faz de la Tierra.

Los virus malignos pueden llegar al ser humano a través de otros seres vivos que los transmiten. Los de procedencia vegetal suelen propagarse por medio de insectos que se nutren de la savia, mientras que los virus animales (presentes en camellos, cerdos, murciélagos, chimpancés, pangolines, tejones, erizos, nutrias, etc.) lo hacen mediante insectos hematófagos (chupadores de sangre) o por su consumo directo y posteriormente  por el aire, mediante tos o estornudos, por vía oral o fecal, a través de las manos, los alimentos, el agua contaminada, por vía sexual, etc. Con frecuencia los mecanismos de defensa del huésped suelen destruir a la mayoría de los virus infectantes, produciendo una respuesta inmunitaria que confiere inmunidad permanente. También existen muchos virus que se reproducen sin causar ningún daño al organismo infectado. Sin embargo, cuando el sistema inmunológico es incapaz de eliminar al virus, éste se replica muchas veces en el interior de las células del paciente (en el caso del COVID-19, en las células de los pulmones) destruyéndolas con consecuencias serias para la salud. Los antibióticos no tienen ningún efecto sobre los virus, de ahí que sea necesario desarrollar medicamentos antivirales contra aquellas infecciones que pueden ser mortales.

Las proteínas de la superficie de un virus pueden compararse con la llave que abre una determinada cerradura. Estas proteínas deben encajar bien en las proteínas receptoras que hay en las membranas de las células. Si no es así, no resulta posible la infección. Pero, si encajan, el “ladrón” abre la puerta celular y empieza a robar lo que existe dentro. ¿Cómo puede la llave de ciertos virus presentes en algunos animales llegar a abrir la puerta de nuestras células? Normalmente estas llaves animales no abren nuestras células pero, a veces, se producen mutaciones virales que accidentalmente cambian la forma de la llave, permitiendo que ésta encaje. Si una persona está en contacto directo con animales portadores de un virus mutado, éste puede saltar e invadir al humano. Esto es lo que ocurrió, por ejemplo, en el mercado de Wuhan (China) con el virus SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) a principios del siglo XXI que mató a casi 800 personas; o en Arabia con el virus MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) que también provocó la muerte de un número similar, diez años después; y es lo que ahora está pasando, de nuevo a partir de Wuhan, con el COVID-19. 

¿Son los virus el producto de múltiples mutaciones en una evolución ciega o fueron diseñados inteligentemente desde el principio? Todos los virus, incluso los más peligrosos para el ser humano como el Ébola, el VIH o el actual COVID-19, muestran una organización precisa y deliberada que permite afirmar que son el resultado de un diseño inteligente original. Si esto es así, ¿significa que el Creador es un ser malvado? Yo creo que no. Tal como se ha señalado, la mayoría de los virus no afectan negativamente a los humanos sino que cumplen funciones necesarias para el buen funcionamiento de la biosfera. Son las mutaciones al azar, que se producen en la actual naturaleza sometida al mal, las que malignizan a algunos virus y eventualmente los convierten en armas mortales para el hombre. Sobre todo en aquellos lugares donde se hacinan ciertos animales portadores junto al ser humano o son consumidos frecuentemente por éste. Sin embargo, esto no es una razón suficiente para pensar que los virus no fueran bien diseñados al principio o que el Creador sea malévolo. 

Quienes contraponen la virulencia de ciertos virus y el sufrimiento que le generan al hombre con la omnipotencia y bondad divinas, para concluir que Dios no existe, olvidan que el Altísimo puede tener sus buenas razones al permitir tales tribulaciones. A veces, el sufrimiento o el dolor pueden tener efectos claramente positivos. Si, por ejemplo, me duele una muela, esto quiere decir que debo buscar la ayuda de un dentista. Si Dios me librara de ese dolor tan molesto, ¿acaso no estaría siendo injusto conmigo al permitir que la caries avanzara y yo no lo supiera? El dolor alerta de la enfermedad y permite tratarla. Hay sufrimientos que pueden tener sentido pedagógico.

Por otro lado, el problema del sufrimiento es mucho más difícil de explicar para el ateísmo que para el cristianismo. En efecto, ¿cómo se concibe el mal y el dolor desde el naturalismo materialista? Según el evolucionismo ateo, el ser humano es el superviviente de un largo proceso natural de sufrimiento, muertes y extinciones en masa. Desde tal perspectiva, el COVID-19 no sería malo en sí mismo sino todo lo contrario, algo beneficioso para la especie humana ya que al eliminar a los débiles, la selección natural estaría favoreciendo la evolución de aquellos que poseen un sistema inmunitario más eficiente. Sin embargo, cuando desde el ateísmo se señala la gravedad y malignidad de esta pandemia, ¿qué es en realidad lo que se está diciendo? Se recurre a un estándar moral de lo que es bueno y lo que es malo, que no es el propio del naturalismo materialista ni del orden natural. La única base en la que se puede sustentar este código moral son las prescripciones bíblicas reveladas por Dios. Y, paradójicamente, al considerar el coronavirus como un mal para el ser humano, se está de hecho afirmando implícitamente la existencia de ese Dios bueno. 

Las Sagradas Escrituras enseñan que Dios no fue el autor del mal en el mundo sino que éste surgió como consecuencia del orgullo, la soberbia y la desobediencia humana. Es lo que en la Biblia se llama pecado y que tuvo consecuencias distorsionadoras para toda la creación. De manera que los virus peligrosos como el COVID-19 y todo aquello que produce sufrimiento, dolor y muerte, no son más que la consecuencia de nuestro propio pecado. Fuimos creados en libertad pero no supimos elegir bien y nos decantamos por el mal, abriendo así la caja de Pandora de dolencias tan graves como la de este virus. 

Ante esta triste realidad en la que nos encontramos hoy, tenemos que ser humildes y responsables para adoptar aquellas medidas necesarias para mantener la salud de la mayor parte de la población mundial. El pánico, la histeria colectiva, el acopio innecesario de provisiones, la ansiedad, el egoísmo, la creación de hipótesis conspiratorias, etc., no mejoran la situación. Más bien la empeoran. Los cristianos debemos seguir confiando en el Creador del cosmos, que es también el de todos los virus, moléculas y átomos que hay en el mismo. Tenemos que ser sabios, pacientes y no perder la esperanza en su inmenso amor hacia el ser humano. Nuestra vida no depende de ningún virus maligno sino únicamente de Dios. Tal como escribió el profeta Isaías: No llaméis conspiración a todas las cosas que este pueblo llama conspiración; ni temáis lo que ellos temen, ni tengáis miedo. Al Señor todopoderoso, a él santificad; sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo (Is. 8:12-13).

Fuente: protestantedigital.com
enero 31, 2020

Pastor solicita ofrenda de $50 millones para traer de nuevo a la vida a Kobe Bryant

La pérdida de Kobe Bryant, su hija y siete personas más en un accidente de helicóptero sorprendió al mundo del deporte sin embargo, el pastor Nigel Gaisie de Ghana podría cambiar el rumbo del destino y traer de vuelta a la leyenda de la NBA. 

«El Señor me llevó al mundo de los espíritus, y he visto caer a un gran hombre, al cual América llora. Luego, el Señor me dio instrucciones de anunciarle a la familia de este, a la embajada estadounidense en Ghana y al mundo entero, que Él, el Señor, no ha sancionado su defunción», expresó el pastor.

«Cuéntale a la familia de este hombre y al mundo entero, que si acuerdan pagar mis diezmos y ofrendas, te usaré como un recipiente para resucitarlo a él y su hija”, dijo Gaisie.

Sin embargo, traer de regreso a Kobe no sería gratis. Para revivir al exjugador, el costo será de 500 millones de dólares, pero si la familia acepta darle el 10% (50 millones de dólares), él lo resucitará sin problema.

“¡Así lo dice el Señor! Sin el dinero, no puedo traerlo a él y a la niña de regreso, lastimosamente”, concluyó Gaisie.

Fuente: Redes Sociales
septiembre 25, 2019

Ex stripper se convierte a Cristo

La vida de Dust cambió luego de tener un encuentro con Jesús, cosa que la hizo abandonar la violencia, el sufrimiento y el abandono familiar que experimentó en su pasado.

Harmony cuenta que su padrastro era un traficante de drogas en California, donde vivían, y que su madre era una adicta a la cocaína; ambos «tenían una relación muy violenta», dice en un vídeo de «I Am Second» (Estoy Segundo, en español).

La mujer informó que también fue violada varias veces a lo largo de su vida, específicamente desde que tenía 5 años y en su adolescencia; incluso el novio de su madre abusó de ella cuando tenía 13 años, y aunque ella sabía lo que pasaba no hizo nada para impedirlo.

«No porque fuera horrible o mala, sino porque me enseñó lo que aprendió cuando era joven cuando la maltrataban», dijo Dust con respecto a lo ocurrido.

Hubo un tiempo en que su madre se fue de viaje a Canadá con su novio, dejándola sola con su hermano con solo 20 dólares en cupones para comida; por lo cual Harmony tuvo que recurrir a robar para mantener a su hermano y a sí misma.

Dust comenzó un noviazgo con un chico, el cual la llevó a convertirse en stripper para ganar dinero; cuando él le propuso la idea, ella se negó, pero cuando recurrió a una profesora para contarle lo que estaba ocurriendo, en vez de proporcionarle un buen consejo, le dio una respuesta que la llevó por el camino incorrecto.

Cuando ingresó a la industria del sexo, se dio cuenta de que no podría salir. Usó «Monique» como sobrenombre y una historia falsa.

La transformación
Fuera del club, ella aspiraba tener una vida normal, por lo que se inscribió en clases de ballet, lugar en donde conoció a una amiga; la chica era cristiana y la invitó a la iglesia.

Durante un tiempo asistió a la iglesia, pero seguía manteniendo su vida de stripper. Ella no quería que nadie supiera sobre su trabajo; como era nueva en el cristianismo estaba segura de que nadie estaría de acuerdo con su carrera.

Finalmente, una noche comenzó a llorar en el club donde trabajaba, y tomó la decisión de abandonar la vida que estaba llevando. Para ella, abandonar ese lugar fue fácil, pero lo complicado estaría en dejar a su novio.

La ex stripper dice que el 89% de las mujeres en la industria del sexo quieren irse, pero se quedan porque no ven otras opciones.

Harmony escribió su historia en Scars & Stilettos: The Transformation of an Exotic Dancer (Cicatrices y Estiletes: La Transformación de una Bailarina Exótica, en español) para exponer la explotación sexual; y creó el grupo Treasures (Tesoros, traducido al español) para ayudar a las mujeres a salir de la industria del sexo.

Fuente: bibliatodo.com






julio 21, 2019

Pastor evangélico mata esposa y se ahorca

Un pastor evangélico mató ayer a puñaladas a su esposa, hirió a su cuñada y luego se quitó la vida ahorcándose en Higüey, informó la Policía.

Con esta son 25 las mujeres asesinadas en lo que va de este año 2019.

Fiordaliza Trinidad Sena, de 30 años de edad, fue asesinada a puñaladas por su esposo Andrés Zabala Paniagua, de 50 años, quien intentó matar a su cañada Glennys Sena Pérez, de 37 años, a quien logró inferirle varias heridas con un arma blanca.

Tras cometer el hecho, el pastor Zabala Paniagua se quitó la vida colgándose en la parte trasera de su vivienda, informó el fiscal Dennis Guerrero, quien dijo que la tragedia ocurrió en la calle Pedro Livio Cedeño del sector Cambelén. Se supo que la pareja trabajaba en Bávaro, y viajaba con frecuencia a Higüey.

Los vecinos reaccionaron sorprendidos por la tragedia y dijeron que “el pastor Zabala Paniagua era un hombre de su iglesia, cristiano, que todos los días que le correspondía ir a la iglesia estaba presente, y además vestía mejor que muchos políticos”.

“El pastor era un ejemplo en su sociedad, un hombre serio, dedicado al señor, que vestía educadamente, tenía un buen léxico y todas las buenas cualidades de un profesional”, dijo un vecino de la pareja.

La tragedia ha llevado luto y dolor a los familiares y vecinos que no salen del asombro y comentan que era “un hombre cristiano, de Dios, y un ejemplo a seguir, se dejó tentar por el diablo”.

Se informó que Glennys Sena Pérez, hermana de Fiordaliza Trinidad, está ingresada en una centro de salud privado de Higüey, donde su estado es de pronostico reservado.

La Policía y la fiscalía investigan para determinar qué llevó al pastor Zabala Paniagua a cometer el crimen, aunque oficiales investigadores sospechan que la causa fue pasional.

Fuente: elnacional.com.do











julio 11, 2019

ÉL te librará de todas las aflicciones

“Muchas son las aflicciones del justo, Pero de todas ellas le librará Jehová. El guarda todos sus huesos; Ni uno de ellos será quebrantado”. Salmos 34: 19-20

En mi vida no recuerdo haber visto tantas situaciones tan difíciles como las que he sido testigo los últimos meses. Estamos frente a unos tiempos llenos de tribulaciones y de aflicciones indescriptibles.

Por donde voy encuentro personas que están pasando por duros momentos económicos, familiares, laborales y espirituales. Es difícil para mi ser testigo de lo que esta ocurriendo, mas cuando me siento incapaz de poder hacer algo por cambiar lo que nosotros mismos hemos provocado.

Es que no podemos hacernos el del ojo pacho y creer que esto que estamos viviendo es “un castigo de Dios”, Dios siempre ha sido el mismo de ayer, es el mismo hoy y será el mismo mañana. Somos nosotros los que nos hemos olvidado de su justicia, de ser justos delante de El y con esto alcanzar su libertad.
Si todo el mundo entendiera que necesitamos humillarnos ante Dios y reconocer nuestra total dependencia de El, como dirían en nuestro país: “otro gallo cantara”. Pero la realidad es otra. Estamos frente a una generación que no depende de Dios, aun nosotros mismos, llamados cristianos, no estamos dependiendo TOTALMENTE de Dios, y realmente todo esto es una lastima, pues tarde o temprano ese hecho nos pasara factura.

Frente a todo lo que estamos viviendo y de lo cual estamos siendo testigos Dios me llevaba a reflexionar en el pasaje que leímos al inicio, en donde la primera frase dice así: “Muchas son las aflicciones del justo”.

Ahora bien, ¿Que significa justo? Entre las definiciones que nos regala el diccionario de la lengua española están:

1. Que obra según justicia y razón.
2. Que vive según la ley de Dios.

Me quedare con la segunda definición: “que vive según la ley de Dios”. Si bien es cierto hoy no vivimos conforme a ley sino conforme a la gracia de Dios, pero eso no quiere decir que tenemos que desviarnos del propósito de nuestra vida el cual tendría que ser agradar a Dios en TODO, y esto es igual a ser JUSTO.

La Palabra de Dios en los versículos que leímos nos menciona que muchas son las aflicciones del justo, pero la segunda frase nos llena de aliento y nos dice: “Pero de todas ellas le librará Jehová”.

Eso quiere decir que no importa cuales sean tus aflicciones, si ERES JUSTO Dios te librara de todas ellas.

La pregunta seria: ¿Estaremos siendo justos?, si yo te preguntara lo siguiente: ¿Quieres ser librado de tus aflicciones?, rápidamente y sin dudarlo me responderías: “SI QUIERO”, pero la respuesta la tenemos TODOS y no se trata solo de una respuesta hablada, sino mas bien de una vida que agrade a Dios.

La Clave de ser librado de todas las aflicciones es: SER JUSTO.

Ser justo tiene que ver con llevar una vida que agrade a Dios, una vida que aun con sus errores y defectos anhele por todos los medios de ser transformado por el poder de Dios para ser delante de El como un olor grato.

Y es que para ser justo solo se necesita vivir como Dios manda y eso TODOS los sabemos, pero aun cuando lo sabemos, NO QUEREMOS HACERLO.

Amados hermanos, estamos viviendo unos tiempos en donde necesitamos urgentemente buscar la justicia de Dios, en donde ya no valen las excusas para tratarnos de justificar de nuestra falta de justicia. Dios anhela ver un pueblo que se decida a buscar la justicia a ser justos con Dios y por ende con TODO mundo.

Dios quiere librarte de todas tus aflicciones, no importa que nombre tengan, pero también anhela ver de tu vida, una vida JUSTA, pues la Palabra de Dios es clara en afirmar que muchas serán las aflicciones del justo, pero que lindo saber es que Dios no te olvidara, sino que DE TODAS ELLAS TE LIBRARA.

Valga mencionar que aun cuando eres justo, las aflicciones vendrán, el hecho de practicar la justicia no te dejara exento de las aflicciones, pero tienes que tener la certeza que de TODAS ELLAS te librara el Señor.

¿Qué de aquellos que aun cuando sabemos que la clave de la liberación de Dios frente a la aflicciones es la justicia, pero no la queremos buscar?, ¡Ay! De nosotros.

Es hora de anhelar la justicia, es hora de comenzar a ser justos hasta en lo mínimo, hasta en aquello que nosotros creemos que no es necesario. Dios anhela corazones que anhelen la justicia, porque a dichos corazones no se negara su ayuda.

¿Estas siendo justo?, Examinemos nuestro corazón y ANHELEMOS SER JUSTOS.

Fuente: ministros.org








julio 02, 2019

¿Habrá algo Imposible para Dios?

Normalmente cuando nos enfrentamos a situaciones de las cuales no sabemos como enfrentarlas en la vida , muchas veces nos sentimos incapaces y limitadas nuestras fuerzas para dar pasos, y hacer emprendimientos de los cuales un día nos propusimos de la mano de Nuestro Dios, siempre sucede que cuando una persona se pone metas y objetivos por los cuales luchar siempre van a venir los vientos contrarios queriéndote hacer retroceder.


Jeremías un siervo de Dios el cual se desarrollaba como una persona temerosa de Dios ; llego un momento en su vida en el cual no se explicaba aquellas cosas que Dios le estaba llevando a hacer ; Dios le ordeno que comprara una heredad dentro del territorio de Israel ; siendo que ya esa ciudad iba a ser saqueada por un pueblo enemigo ; puesto que el no entendía la orden de Dios, llego al punto de preguntarle a  Dios que para que iba a invertir en aquella tierra si iba a ser asolada ; a causa de ello Dios le respondió esto; He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Jeremías: 32:27

Hay cosas que Dios permite que nosotros hagamos o que el nos guía hacer y todo va respaldado con un propósito divino sin embargo aunque muchas veces no lo entendamos es importante descansar en que Dios tiene el control absoluto de nuestras vidas.

No se trata de nuestro esfuerzo , de nuestro esmero o de nuestra disposición ; sino mas bien de la obra poderosa de Nuestro Dios manifestada en los momentos de nuestra limitación ; como Jeremías muchas veces nos podemos ver privados de explicación a cosas que estemos viviendo en lo personal , laboral , económico , familiar , matrimonial etc..; porque la mirada de Dios no solo esta en el presente sino en lo por venir.

La respuesta de Dios

Muchas veces nos frustramos por lo que estamos viviendo en el presente , problemas , sinsabores de la vida , y situaciones que no logramos entender ; pero la Gloriosa respuesta de Dios hacia Jeremías fue  ¿habrá algo que sea difícil para mí?; esta respuesta a cualquiera de nosotros nos deja perplejo ante cualquier compromiso o circunstancia en la que nos podamos encontrar ; hay muchos que en este 2019 se establecieron retos , metas , objetivos ; propósitos los cuales cumplir ; pero quizás se  sientan apocados porque no poseen los recursos de como suplir todo lo que conlleva aquella visión o meta.

Pero déjame decirte amado hermano (a); que esto no se trata de lo que tu y yo hagamos sino mas bien de que para Dios no hay nada imposible ;aunque para Jeremías parecía ilógico e inentendible ; para Dios había una razón y esa razón era que sus ojos estaban en el futuro no solo en el presente ; que cosas te habrán hecho menguar en tu fe , el desanimo , el desaliento , no tienes como enfrentar los compromisos económicos en tus estudios , en tu casa , los problemas matrimoniales ya son muy fuertes y no sabes como solucionarlos ? ; hay una palabra de parte de Dios para tu vida en este mismo momento ; He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?.

Levanta tu mirada hacia  el cielo

Nada por mas difícil que sea para el ser humano para Dios no lo es ; que es un cáncer?, un sida? , una tristeza?, una traición?, que tu esposo(a) se convierta?,el desempleo ? , que es amado hermano(a) , este es el momento que levantes tu mirada hacia  el cielo y mires a lo alto y reconozcas que para Dios nada hay imposible y he aquí el convierte tu valle de lagrimas en fuente de gozo , tu tristeza en alegría , tu tribulación en fortaleza ; si tan solo te aferras a esta promesa de seguro comprenderás que si Dios obro el en pasado lo volverá hacer otra vez ; Dios no se mueve de acuerdo a nuestro panorama o de acuerdo a nuestras expectativas ; déjame decirte algo en este mismo día Dios manifiesta su brazo sobre tu vida y supera diez veces mas las expectativas que tu tenias acerca de El.

Quizás las situaciones te habían enceguecido tu visión de mirarle a El y únicamente a El ; este es el momento en donde a través de este principio te  digo; no hay nada imposible para Dios; El es poderoso para sanarte si estas enfermo , El es poderoso para levantarte si estas caído , El es Poderoso para hacer todas las cosas nuevas si tan solo te vuelves a El.

Si en este momento estas dispuesto a aferrarte de esta palabra ; repite con jubilo esta oración ;

Padre Nuestro que estas en el Cielo ; en este momento me aferro a tu palabra y yo declaro que no hay nada imposible para ti ; proclamo que tu mano se mueve en este mismo momento ; para sanar , liberar , restaurar , cambiar y transformar todas las situaciones dificiles que estoy viviendo ; declaro que eres Poderoso para proveer en todos los sentidos y me declaro un vencedor en el Nombre Poderoso de Jesús, amén.

Por Guía del Espíritu Santo
Carlos y Chantalle Villarreal
Misioneros y Evangelista.. Miami FL . USA.





junio 04, 2019

¿Usted ya recibió el Espíritu de Cristo?

El milagro de una nueva vida sigue el mismo molde del nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios: María fue envuelta por el Espíritu del Altísimo, y entonces Jesús fue concebido.

El mismo proceso ocurre en relación con los demás nacidos del Espíritu, hijos de Dios.
Treinta años más tarde, Jesús le enseñó a un maestro religioso cómo convertirse en hijo de Dios verdaderamente:

… el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Juan 3:5

El nacer del agua implica el cambio de los pensamientos humanos por los de Dios. El agua Divina lava los pensamientos fútiles, inútiles y vanos, y ocupan su lugar los pensamientos vivos de Dios.

Por su parte, el nacimiento del Espíritu ocurre según el relato del ángel a la virgen María:

El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Lucas 1:35

Es lo que tiene que suceder con todos.
Todos los que, con humildad, creen en la Palabra de Dios. Debido a eso, también el ente santo que ha de nacer será llamado Hijo de Dios.
Para complementar esto, el Espíritu Santo, a través de Pablo, afirma:

Pero si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, el tal no es de Él. Romanos 8.9

La pregunta es: ¿usted ya ha recibido el Espíritu de Cristo?

Fuente: blogs.universal.org



abril 10, 2019

¿Iría al cielo si siendo cristiano me suicido?

Aunque la Biblia nos advierte sobre las actitudes y actividades de las que debemos alejarnos, ¿qué tan seriamente la mayoría de los cristianos siguen el consejo bíblico?

Las advertencias de Dios son para nuestro bien, e ignorar su guía y sus mandamientos nos abre a ser engañados. Para ayudarnos a mantener nuestros pies en el camino que conduce a la vida, a continuación, se incluyen 10 advertencias bíblicas que los seguidores de Cristo deben tomar más en serio.

1. Ten mucho cuidado de cómo vives

Con tantas voces y opiniones que bombardean nuestros pensamientos hoy, nosotros, los humanos, podemos desviarnos del camino sin siquiera darnos cuenta de la dirección hacia la que nos dirigimos. Efesios 5:15 advierte a: “Ten mucho cuidado, entonces, cómo vives, no como imprudente sino como sabio”.

Las decisiones diarias que tomamos se suman a toda la vida, por lo que, al tomar decisiones diarias, es bueno considerar cómo podemos recordar nuestras decisiones dentro de veinte años y cómo pueden afectar nuestra vida en general.

Romanos 12: 2 insta: “No te conformes con el patrón de este mundo, sino que te transformes con la renovación de tu mente. Entonces podrás probar y aprobar cuál es la voluntad de Dios: su buena, agradable y perfecta voluntad”.

Centrarse más en la verdad de Dios, en lugar de lo que el mundo dice que es verdad, renovará nuestras mentes, transformará nuestros pensamientos y nos guiará a seguir su voluntad para nuestras vidas.

2. Asegúrate de probar los espíritus

Muchas personas se apresuran a saltar a bordo de nuevas ideas y tendencias. Sin embargo, tenga en cuenta las siguientes palabras: “Queridos amigos, no crean en todos los espíritus, pero analicen a los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo”, (1 Juan 4: 1).

Entonces, ¿cómo probamos los espíritus? A menudo, nuestros propios sentimientos y comprensión pueden llevarnos por mal camino, como Proverbios 16:25 describe: “Hay una manera que parece ser correcta, pero al final conduce a la muerte”.

En cambio, las Escrituras nos urgen a “Confiar en el Señor con todo tu corazón y no apoyarte en tu propio entendimiento; en todos tus caminos sométete a Él, y Él enderezará tus caminos”, (Proverbios 3: 5, 6).

Volviendo a la palabra de Dios para ver lo que está escrito con respecto a una nueva idea o tendencia, es necesario orar y pedirle a Dios que nos revele la verdad, así podemos probar a los espíritus.

3. Deja ir las palabras vacías

¿Por qué son tan importantes las palabras? ¿Realmente importa lo que decimos?

Jesús explicó por qué importan, “Pero te digo que todos tendrán que rendir cuentas el día del juicio por cada palabra vacía que hayan hablado”, (Mateo 12:36).

Entonces, ¿qué es exactamente una palabra vacía? “No permitas que salgan de tu boca palabras insulsas, sino solo lo que es útil para edificar a los demás según sus necesidades, para que pueda beneficiar a los que escuchan” (Efesios 4:29).

Efesios 5: 4 continúa explicando con más detalle: “ni palabras deshonestas, ni necedades, ni truhanerías, que no convienen, sino antes bien acciones de gracias”.

4. Poner a un lado la venganza

Como cristianos, ¿cómo manejamos el hecho de que nos mientan, nos maltraten, nos maltratan o nos engañen de cosas tales como promociones, posiciones o pertenencias que deberían haber sido nuestras?

¿Sometemos el mal a Dios y confiamos en Él para hacer las cosas bien?

La Escritura insta: “No digas: ‘¡Te pagaré por esto mal!’ Espera al Señor, y Él te vengará” (Proverbios 20:22).

Jesús es el último ejemplo de confiar en Dios, como se describe en 1 Pedro 2:23: “Cuando le lanzaron sus insultos a Él, Él no tomó represalias; cuando sufrió, no hizo amenazas. En cambio, se confió a Aquel que juzga con justicia”.

En el sufrimiento, podemos mirar a Cristo y seguir Sus pasos como nuestro ejemplo para caminar a través de él (1 Pedro 2:21).

Incluso si hemos hablado palabras vacías en el pasado, en el futuro podemos comprometernos a elegir nuestras palabras con cuidado. Como lo alienta Colosenses 4: 6, “deje que su conversación esté siempre llena de gracia, sazonada con sal, para que sepa cómo responder a todos”.

Como David, podemos confiar nuestras palabras a Dios. “Que estas palabras de mi boca y esta meditación de mi corazón sean agradables a tu vista, Señor, mi Roca y mi Redentor” (Salmo 19:14).

5. Usa tu poder influyente sabiamente

¿Alguna vez alguien te ha presentado o te ha presionado para que intentes ciertas actividades con el potencial de desviarte y alejarte de Dios?

Si es así, considere lo que “Jesús dijo a sus discípulos: ‘Las cosas que causan que las personas tropiecen, vendrán, pero ¡ay de cualquiera a través de quien vengan’” (Lucas 17: 1).

Al enfatizar la seriedad de desviar a otros, Jesús dijo: “Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar”, (Mateo 18: 6).

Es importante para nosotros ser extremadamente cuidadosos en la forma en que influenciamos a otros, entendiendo la advertencia de Dios con respecto a desviar a otros. 1 Tesalonicenses 5:11 nos insta a alentarnos unos a otros y a construirnos unos a otros.

Del mismo modo, Hebreos 10:24 dice: “Y consideremos cómo podemos estimularnos unos a otros hacia el amor y las buenas obras”.

6. Di “No” a imitar el mal

En la sociedad actual, no es infrecuente ver a las personas adoptar la apariencia, los refranes y los comportamientos de las celebridades populares, los libros y las figuras de películas de personajes menos honorables: vestirse como ellos mismos, adoptar sus lemas como propios.

Tal vez solo parezca algo inofensivo y divertido, pero mire lo que 3 Juan 1:11 tiene que decir al respecto. “Querido amigo, no imites lo que es malo sino lo que es bueno. Cualquiera que hace lo que es bueno es de Dios. Cualquiera que hace lo que es malo no ha visto a Dios”, (3 Juan 1:11).

Aunque es fácil quedar atrapado en el encanto y la simpatía de los personajes inteligentes y rebeldes, las Escrituras nos advierten: “Rechaza todo tipo de mal” (1 Tesalonicenses 5:22).

Como lo indica 1 Pedro 2:21, cuando busque un modelo a seguir en la vida, siga el ejemplo de Jesús.

7. Mantén tus votos a Dios

Algunos cristianos pueden creer que, ya que vivimos bajo la gracia, no estamos obligados a cumplir nuestros votos a Dios porque ya estamos perdonados, Él lo entenderá, y eso no le importa realmente a Él.

Sin embargo, Deuteronomio 23:21 dice:  “Si haces un voto al Señor tu Dios, no tardes en pagarlo, porque el Señor tu Dios ciertamente te lo pedirá y serás culpable de pecado”.

Desde romper los votos matrimoniales hasta prometerle a Dios varias cosas en tiempos de crisis, muchas personas racionalizan no cumplir su palabra a él.

Números 30: 2 urge: “Cuando un hombre hace un voto al Señor o hace un juramento para obligarse a sí mismo con una promesa, no debe romper su palabra, sino que debe hacer todo lo que dijo”.

Dios es fiel y guarda su palabra para nosotros. Deuteronomio 7: 9 nos recuerda: “Reconoce, por lo tanto, que el Señor tu Dios es Dios; Él es el Dios fiel, guardando su pacto de amor a mil generaciones de aquellos que lo aman y guardan sus mandamientos”.

Cuando tengas la tentación de romper tu palabra a Dios, pídele que te ayude a ser fiel, ya que Él te es fiel.

8. Evita el pecado sexual

1 Corintios 6:18 advierte: “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”.

Desafortunadamente, incluso los cristianos están atrapados viendo pornografía, participando en una sociedad de enganche y jugando con tentaciones adúlteras. Los sitios en línea y las aplicaciones telefónicas hacen que sea más fácil que nunca sentirse tentado y ofrecen infinitas oportunidades para perseguir el pecado sexual.

Sin embargo, 1 Tesalonicenses 4: 3 explica: “Es la voluntad de Dios que usted sea santificado; que debes evitar la inmoralidad sexual”.

Como la palabra de Dios alienta, “Por lo tanto, los exhorto, hermanos y hermanas, a la vista de la misericordia de Dios, a ofrecer sus cuerpos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios; esta es su adoración verdadera y apropiada” (Romanos 12: 1).

Si luchas con el pecado sexual, pídele a Dios que te ayude a resistir tus tentaciones. Como 1 Corintios 10:13 asegura: “Ninguna tentación te ha superado, excepto lo que es común a la humanidad. Y Dios es fiel; Él no te dejará ser tentado más allá de lo que puedas soportar. Pero cuando seas tentado, Él también te proporcionará una salida para que puedas soportarlo”.

9. Niéguese a llamar bueno a lo malo

La Biblia advierte en Isaías 5:20, “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!”.

Nuestra sociedad actual, incluye más y más iglesias en el proceso de llamar a las cosas buenas que Dios ha llamado mal. A medida que los gobiernos crean nuevas leyes e n la tierra, renombran y legalizan las prácticas pecaminosas, muchas son iglesias que se unen al cambiar las doctrinas para apoyar la cultura.

Efesios 5: 11-12 advierte: “No tengas compañerismo con los hechos infructuosos de la oscuridad, … Porque es vergonzoso incluso mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto”.

Al observar lo que dice la Biblia y buscar a Dios por sabiduría y comprensión, podemos resistirnos a decir lo que es malo y bueno, y en su lugar buscar una vida que sea “aceptable y agradable para él” (Filipenses 4:18), para que podamos producir buenos frutos y crecer en nuestro amor y conocimiento de nuestro Padre.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM





abril 02, 2019

Tres claves para Vivir por fe

Viviendo por fe es un termino que reivindica la fuerza de la convicción que se nos da Cristo en esta vida nueva que hemos recibido de lo Alto muchos de nosotros.

Siempre fue así desde los orígenes del cristianismo- Los primeros creyentes aprendieron a vivir y a caminar por fe más que por vista, instintivamente estos fueron dirigidos por la presencia del Espíritu Santo y aprendieron a confiar en Dios a pesar de toda adversidad y problemas, renunciando a sus sentidos humanos como son la vista, el oído, el tacto y los sentimientos emocionales, que en esta nueva vida no nos garantizan la verdad ni tampoco nuestro verdadero rumbo en la vida espiritual.

Vivir por la fe como nos propone la carta a los Hebreos (Hebreos 11) y como refleja la lista de los llamados héroes de la fe en el pasado, nos guían a imitar la conducta y la fe de otros, y esta fe debe verse manifestada en cada uno de los creyentes como así en los lideres cristianos (Hebreos 13:7).

La definición exacta de fe es la confianza en Dios por parte de cada creyente, esta es la primer clave para perseverar día tras día aun cuando las cosas no salen como uno espera o desea. La fe viene a ser, para el creyente fiel, algo así como la sangre de vida cristiana; lo primero que hemos de aprender es a pensar en fe (Números 14: 6-9) como aquellos ilustres varones Josue y Caleb quienes se aferraron a Dios ante la terrible oposición del pueblo.

La segunda clave que debemos de ejercitar es la de orar con fe ante las circunstancias adversas, creyendo que Dios oye nuestra oración basada en la Palabra de Dios que nos imparte la confianza necesaria. Un ejemplo claro es Josue, que ante el acoso del amorreo mandó a detener al mismo astro solar “…y no hubo día como aquél, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel” (Josue 10: 12-14). Este fenómeno nunca antes ocurrido, sobrenatural y maravilloso hecho por la mano de Dios no solo se mantuvo intacto sino que propicio una victoria colosal ante el ferviente clamor de este nuevo caudillo de Israel.

Y la tercera clave que hemos de pedirle al Señor, es la de actuar en fe, al igual que actuaron en la conquista de Jericó “Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días” (Hebreos 11:30). Esta es la fe victoriosa que vence al mundo y al mismo enemigo de nuestras almas (1ª Juan 5:4 / 1ª Pedro 5: 8-9); esta es la fe que persevera y se mantiene firme en Cristo, esta clase de fe bíblica, es una fe viva, entiéndase como una fe en acción.

Hoy es un buen día para comenzar de nuevo, como hombres y mujeres de fe, que perseveren en oración clamando a Dios día y noche, fortalecidos por su fuerza y poder para enfrentar todas las adversidades, con la espada del Espíritu Santo y la eficaz y poderosa Palabra de Dios (Efesios 6:17 Hebreos 4:12).

Fuente Protestante digital



















marzo 23, 2019

Una testigo de Jehová de 20 años, en estado de coma por rechazar una transfusión de sangre

Una testigo de Jehová de 20 años se encuentra en estado de coma inducido en el Hospital San Jorge de Huesca (España), donde se debate entre la vida y la muerte tras negarse a recibir una transfusión de sangre por motivos religiosos, tal y como queda reflejado en su testamento vital, informa Heraldo de Aragón.

La chica sufrió una peritonitis (una inflamación del peritoneo) tras ser sometida a una operación. Su condición requería una urgente transfusión de sangre, pero en aquel momento no estaba consciente y por eso los médicos no le podían consultar sobre el procedimiento. Obligados a respetar y cumplir la voluntad de su paciente, los médicos no podían practicarle la transfusión pese a la solicitud de su familia. 

En su intento por salvar la vida de la joven, su familia ha recurrido a un tribunal para revocar su decisión, pero la demanda ha sido desestimada. Los jueces explicaron que la ley de autonomía del paciente implica que una persona mayor de edad tiene el derecho de manifestar su voluntad sobre los tratamientos a través del testamento y los médicos deben cumplirla.

Los Testigos de Jehová, que creen en la vida y la resurrección de Cristo y utilizan cierta terminología cristiana, prohíben a sus miembros el consumo de alcohol y de drogas, no reconocen las instituciones, así como tampoco algunas obligaciones civiles ni prácticas como el divorcio, el servicio militar o las transfusiones de sangre, al tiempo que exigen una sumisión total a la voluntad y los objetivos de la organización.

Los miembros se han visto criticados en reiteradas ocasiones, sobre todo por rechazar las transfusiones de sangre incluso cuando peligra la vida de quien la requiere, lo que genera un conflicto entre el deber de los médicos de preservar la vida del paciente y el derecho a la libertad religiosa.

Fuente: actualidad.rt.com
marzo 11, 2019

¿Cómo puede un Dios amoroso enviar a la gente al infierno?

Hay algunas doctrinas que vemos, pero no podemos ver a través de ellas. El creyente a menudo es llamado a sostener las verdades bíblicas en tensión. Debemos contentarnos simplemente con ver a través del cristal hasta que sepamos lo que se nos conoce (1 Co. 13:12). Hay varias doctrinas bíblicas en esta categoría. Orar en el Espíritu no es uno de ellas.

Orar en el Espíritu es una parte indispensable de la vida cristiana que, en ocasiones, ha generado “más calor que luz”. Es cierto que las opiniones varían sobre el significado exacto de orar en el Espíritu. Hay una variedad de afirmaciones teológicas acerca de cómo “lograr” la oración en el Espíritu como si la admonición fuera una habilidad para ser adquirida. No lo es. Es un regalo para ser recibido, una vida para ser vivida.

Las Escrituras son claras: orar en el Espíritu Santo es acercarse al trono de la gracia en humilde y devota intercesión y súplica completamente en los términos de Dios, no en los nuestros. O, como un autor cristiano más viejo lo dijo Jacob Gregory: “Ningún ser humano puede orar sin ayuda divina. La oración con ayuda divina es orar en el Espíritu”.

¿Qué dicen las Escrituras?

“Ningún humano puede orar sin la ayuda divina” parece ser un dicho demasiado simple. Queremos más. Queremos saber qué debemos hacer para fomentar la experiencia. Nuestra contribución a la obra del Espíritu Santo es tan absurda como suponer que orar en el Espíritu Santo es una experiencia de éxtasis para cultivar. Sin embargo, este fenómeno de “Dios puede hacerlo, pero debo ayudarlo” es un impulso de la humanidad equivocado. “Orar en el Espíritu” es en conjunto una actividad divina que uno se apropia a través de la fe en Jesucristo y en su obra final en la cruz. ¿Sencillo? Sí, e infinitamente glorioso.

Recuerdo la frase de Peggy Nunan de su libro, On Speaking Well: “La mayoría de las cosas importantes que alguna vez dirás o escucharás en tu vida están compuestas de palabras simples, buenas y sólidas. ‘Te amo. Se acabó. Es un niño. Vamos a ganar. Él está muerto”.

Orar en el Espíritu Santo es una doctrina simple, buena y sólida. Pero es simplemente increíble. Hay numerosos pasajes, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo, sobre las oraciones hechas en el poder del Espíritu. The great EM Bounds (1835-1913), un pastor metodista episcopal que se “especializó” en el estudio de toda la vida de la doctrina bíblica de la oración, escribió sobre uno de estos ejemplos con respecto a Ana en 1 Samuel 1: “Sus deseos eran demasiado intensos para la articulación. Ella derramó su alma en oración ante el Señor. Dificultades naturales insuperables estaban en el camino, pero multiplicó su oración, como el pasaje significa, hasta que su corazón iluminado por Dios y su rostro brillante registraron la respuesta a sus oraciones. y Samuel fue suyo por una fe consciente y una nación fue restaurada por la fe”.

Las lágrimas de Ana eran como sacramentos de agua salada que hablaban de un deseo profundo e invisible. Este anhelo fue elevado a Dios con la ayuda de Dios. Ella estaba orando en el poder de Dios, no en el suyo. Si bien no hay una redacción específica, “orar en el Espíritu”, la narrativa (y la narrativa es el principal género literario en el texto del Antiguo Pacto) demuestra claramente que tanto Ana como su hijo eran creyentes que oraban con “ayuda divina”.

El Nuevo Testamento se caracteriza, no solo por la narrativa, sino también por la literatura “didáctica”. Es decir, los escritores del Nuevo Testamento, particularmente el Señor Jesús y sus apóstoles, hablan o escriben para enseñar: para comunicar la verdad revelada de Dios a la humanidad. Dentro de este género primario en el Nuevo Testamento, podemos aislar y examinar mejor las enseñanzas exactas sobre el tema de orar en el Espíritu Santo. Aquí hay solo algunas selecciones que enseñan “oración con ayuda divina”.

5 versículos de la Biblia acerca de orar con ayuda divina

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”, (Gálatas 5: 16,17).

“orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”, (Efesios 6:18).

” Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo” (Judas 1:20).

“Igualmente, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. Porque no sabemos por qué orar como debemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos demasiado profundos para las palabras. Y el que busca en los corazones sabe lo que es la mente del Espíritu, porque el Espíritu intercede por los santos según la voluntad de Dios”, (Romanos 8: 26-27).

“¿Qué voy a hacer? Oraré con mi espíritu, pero también oraré con mi mente; Cantaré alabanza con mi espíritu, pero cantaré también con mi mente”, (1 Corintios 14:15).

Nuevamente decimos: estas son solo muestras de la doctrina de orar en el Espíritu. Cada pasaje glorioso es digno de su propia consideración cuidadosa. Los pasajes son misteriosos solo en el sentido de que toda verdad sobre la gracia y el amor condescendiente de Dios es incomprensible para los simples mortales, pero la enseñanza es sencilla y accesible.

Uno ve un campo congelado y dice: “¡nada bueno puede crecer allí!” Ah, pero espere la primavera y verá que el mismo campo que parecía estéril estaba pulsando con poder invisible. Así también, la enseñanza bíblica sobre “orar en el Espíritu” es una semilla escondida dentro de aquellos que confían en Cristo Jesús. Vemos a la querida dama en el asilo de ancianos, y podríamos sentirnos tentados a pensar: “¡Qué impotente es la pobre alma!” Pero no podrías estar más equivocado. A medida que las semillas ocultas de trigo brotan en el cálido sol de la primavera, también el Espíritu Santo se mueve dentro de ella para inspirar sus oraciones, para perfeccionar sus oraciones y llevar el dolor a la oración y la oración a la providencia y la providencia para alabar.

Ya sea en la narrativa (p. Ej., Hechos 4:41) o en la expresión didáctica (“enseñanza”), (p. Ej., Efesios 6:18), el Antiguo y el Nuevo Testamento demuestran que la oración en el Espíritu sucede cuando nos acercamos al Dios Todopoderoso en la Nombre de Jesucristo y según la voluntad revelada de Dios.

Cómo orar en el espíritu

Me arriesgo a repetir aquí, pero no debemos dejar espacio para la siempre presente tendencia humana a agregar o quitar la verdad clara de las Escrituras. Orar en el Espíritu, caminar en el Espíritu y adorar en el Espíritu (“en Espíritu y en verdad”, Juan 4:24) debe presentarse ante el Señor de acuerdo con Sus medios designados, es decir, a través de Aquel a quien el Espíritu magnifica, el Señor Jesucristo ( Romanos 8: 26-27 ), dependiendo de Su Palabra revelada y suplicando como una criatura menor a nuestro Creador glorioso.

El Espíritu Santo también toma nuestras oraciones y las perfecciona ante el Todopoderoso (por ejemplo, Romanos 8:26). El Espíritu Santo ora dentro de nosotros cuando no podemos pronunciar una palabra (nuevamente, Romanos 8:26). Orar en el Espíritu Santo es también construir unidad en el cuerpo de Cristo. Cuando está orando en sumisión al Señor Dios y a Su Cristo, el Espíritu Santo dentro de usted se testificará a sí mismo en Su Palabra, en sus oraciones, e incluso en aquellos otros creyentes que oran con usted. Estas cosas y mucho más están encendidas por la dinamita de orar en el Espíritu.

Orar en el Espíritu no es

El Dr. Martyn Lloyd-Jones, el galés que fue el cirujano convertido en Embajador de la Reina, usó un gran segmento de su enseñanza en la Capilla de Westminster, Londres, para orar en el Espíritu Santo al demostrar, a partir de las Escrituras, lo que no es: Orar en El Espíritu no es un acto de mera emoción. Uno no puede ser “animado a orar en el Espíritu”. Un arreglo tan divino no puede ser cautivo de las sensaciones mortales. Alternativamente, orar en el Espíritu es, sin duda, orar con todo nuestro ser, “cabeza y corazón”. La emoción, en este caso, es un efecto de orar en el Espíritu en lugar de la causa…”.

Déjame dar un ejemplo. Sé de un anciano cristiano que vive solo. Este hombre sin pretensiones y amable es un banquero retirado, una persona reservada y reservada por naturaleza. Anglicano, este caballero lee la ” oficina diaria ” del Libro de Oración Común. Lee Antiguo Testamento, Nuevo Testamento y un Salmo. Él reza la Colecta del Día (una oración especial escrita, en su mayoría por Thomas Cranmer [1489-1556] para las respectivas estaciones de la Iglesia, reunidas en el Libro de Oración Común). Cuando se inclina ante el Señor y ora, usando estas formas antiguas, ¿es este hombre de alguna manera incapaz de orar en el Espíritu? Por supuesto que no. Él puede o no estar orando en el Espíritu Santo (lo conozco y creo que ciertamente lo está). Entonces, orar en el Espíritu no se demuestra, necesariamente, por un entusiasmo visible, sino por la fe en la Palabra de Dios y en la voluntad de Dios, por la fe en el Señor Jesucristo. El Espíritu de Dios magnifica al Hijo de Dios y su voluntad para sus corderos: tú y yo.

¿Por qué es importante orar en el espíritu?

Orar en el Espíritu es vital para nuestra santificación (crecimiento en gracia y conocimiento de Cristo y en nuestra respuesta ética a Dios en cada área de la vida). Además, orar en el Espíritu Santo es el medio glorioso de Dios para hacer avanzar Su voluntad en la tierra como en el cielo. El difunto J. Oswald Sanders (1902-1992) de Nueva Zelanda señaló la bendición del creyente de orar en el Espíritu en su libro clásico, Prayer Power Unlimited: “Aquí está el secreto de la oración que prevalece, orar bajo una inspiración directa del Espíritu Santo, cuyas peticiones para nosotros y por medio de nosotros siempre están de acuerdo con el propósito divino, y por lo tanto son ciertas respuestas”.

Orar en el Espíritu cultiva una relación vital con nuestro Señor Jesucristo resucitado y reinante. Orar en el Espíritu es abrir tu vida a la plenitud del Espíritu de nuestro Señor Jesucristo. La oración en el Espíritu nos cambia de adentro hacia afuera y nos hace listos y dispuestos a hacer la voluntad de Dios.

¿Quién puede orar en el espíritu?

Quiero ser muy alentador para todos ustedes que están leyendo esto. Todos y cada uno de ustedes pueden venir a Dios y orar en el Espíritu Santo. No hay trucos, jerga críptica ni información privilegiada que se deba adquirir. Arrepiéntase de sí mismo y de todas las consecuencias pecaminosas de confiar en “la carne” y reciba a Jesucristo por fe. El Espíritu de Dios entrará en ti y hará su residencia en ti. Te convertirás en un verdadero “templo” del Dios vivo. Entonces, tendrás un nuevo deseo implantado por Dios para seguirlo: en la adoración, el testimonio, la comunión y en la oración. La oración en el Espíritu es el siguiente paso “natural” para seguir a Jesús como Señor y Salvador.

Una vez hubo un creyente que llevó su carga a Dios en oración. Dos veces este hombre había estado comprometido para casarse y dos veces había perdido a su novia por una enfermedad. Joseph Scriven(1819-1886) tuvo una carrera prometedora en la música después de graduarse de Trinity College en Dublín.

Las pérdidas que sufrió lo llevaron a Canadá a tomar la vida de un maestro y un educador. Pero el dolor era abrumador. De hecho, además de todo esto, su madre en Irlanda lo extrañaba mucho. Joseph Scriven murió el 10 de agosto de 1866; no está claro si el pobre hombre se ahogó por accidente. Sin embargo, su familia, la comunidad cristiana que lo rodeaba y todos los que lo amaban y se preocupaban por él podían consolarse con las palabras que escribía, palabras que eran una verdadera oración de corazón. Verás, aunque este pobre hombre sufrió en silencio, llevó su escrito a Dios, él compuso una oración que se convirtió en un himno. Puede que sepas muy bien ese himno: el amigo que tenemos en Jesús.

“¡Oh qué amigo nos es Cristo!

Él llevó nuestro dolor,

Él nos manda que llevemos

Todo a Dios en oración.

¿Está el hombre desprovisto

De paz, gozo y santo amor?

Esto es porque nos llevamos

Todo a Dios en oración”.

Lleva todo a Dios en oración. Hazlo por su poder y según su voluntad. Si haces eso, estarás orando en el Espíritu. Un tiempo tan refrescante de renovación está disponible para usted, su comunidad cristiana local, e incluso para una nación de creyentes a medida que la semilla velada y prevaleciente de la oración brota para lograr lo que nosotros no podemos.

Por Michael A. Milton, PhD (Universidad de Gales; MPA, UNC Chapel Hill; MDiv, Knox Seminary), el  Dr. Milton actualmente se desempeña como Presidente de Misiones James Ragsdale en  el Seminario Teológico Erskine.  Él es el Presidente de  Faith for Living  y el  Instituto D. James Kennedy,  un ministro presbiteriano desde hace mucho tiempo, y Capellán (Coronel) USA-R. El Dr. Milton es autor de más de treinta libros y un músico con cinco álbumes publicados. Mike y su esposa, Mae, residen en Carolina del Norte.