Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Post Top Ad

Ayudanos a pagar el servicio de Radio. $78.82 Nos falta. Hoy es el último día.

Ayúdanos con un Donativo para seguir brindándote la mejor música cristiana e informarte de lo que ocurre en el mundo.

 Nuestra cuenta paypal es:


NOTICIA MAS VISTA

Rudolph Moshammer, uno de los diseñadores de moda más famosos de Alemania, fue encontrado muerto en su mansión

 Rudolph Moshammer, uno de los diseñadores de moda más famosos de Alemania, fue encontrado muerto en su mansión la mañana del 14 de enero...

Recent

Loading...
Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vida. Mostrar todas las entradas

sábado, 16 de septiembre de 2017

viernes, 28 de julio de 2017

julio 28, 2017

Esto te hará creer en la vida después de la muerte

No sabemos cuándo ni dónde llegará la muerte, pero la tasa de mortalidad es del 100% para todos. Dicen que haber nacido es un acto heroico, pero también suicida.

Pero, ¿qué pasa después de la muerte? Muchas religiones, tradiciones, comunidades e individuos han tratado de descifrar ese misterio a través de los tiempos; para tratar de rellenar desesperadamente algún vacío de la vida.

¿Qué pasa después de la muerte? Esto han dicho algunas corrientes a lo largo de la historia de la humanidad:

El Olvido: La luz al final del camino no es una prueba del más allá, sino un mecanismo de defensa patrocinado por un estallido de impulsos neuroquímicos.


El Cielo: Tus acciones por un periodo de tiempo en la tierra decidirán tu destino por toda la eternidad.

El Infierno: Es el sufrimiento infinito por una cantidad infinita de tiempo.

El Purgatorio: Solo estarás vos en un cuarto gigante de nada.

Biocentrismo: El concepto de la muerte, universo, tiempo y espacio son un producto de nuestra conciencia. La muerte no existe.

Reencarnación: Regresás a la vida como otra persona, animal o cosa. Este ciclo de renacimiento continúa para siempre.


Una Simulación: Toda tu vida fue parte de una simulación que diseñaste, no hay un mundo real solo lo que vos diseñaste.

El Despertar: Todo era un sueño, despertarás en una completa nueva realidad. Tu última vida se sintió real pero la memoria de ella se disuelve rápido.

Nuevo Juego: La vida se repite pero recordás todo. Te das cuenta que la verdadera felicidad viene de vivir el presente y servir a otros.

¿Qué otras teorías de la muerte conocés o has escuchado antes? Pensalo bien porque se trata de tu eternidad.

Con info de Dama G.

lunes, 24 de julio de 2017

julio 24, 2017

¿Qué es la Torá y cuál es la diferencia entre la Torá oral y la Torá escrita?

Usamos la palabra Torá para referirnos a una clase, para hablar de pasajes, sentimientos y veinte mil cosas. Decimos Torá para esto, Torá para aquello, Torá… Tanto así que muchos de nuestros lectores nos han preguntado qué es la Torá y cuál es la diferencia entre la Torá oral y la Torá escrita. Es una de las preguntas más difíciles que me han hecho en la vida, porque contestarla representa poner en palabras y sistemas dialógicos premisas básicas de mi fe. Sin embargo, es una pregunta medular porque en ella se fundamenta todo el judaísmo.

Hay varios niveles en los cuales la pregunta puede ser interpretada, trato de responderla desde lo más básico y fundamental sin banalizar y simplificar su significado. Espero haber logrado mi objetivo y que este artículo logre clarifique varias dudas. Ojalá lo disfruten.

¿Cómo conocemos el pasado? La Torá como historia y tradición.

Imagínate a un hombre que nace y a los pocos años es abandonado en una isla desierta. Cuando crece no sabe nada de su origen y nunca ha tenido contacto con otro ser humano. Esta persona se acostumbraría a creer únicamente en lo que sus sentidos le dicen.

De repente llega otro ser idéntico a él, logran comunicarse y le platica que nació de otro hombre. Le dice que hace muchos años era pequeño y durante nueve meses vivió en el vientre de un ser llamado “mujer”; que dentro de ese vientre se alimentó de lo que ella comía a través de un cordón conectado a su panza y que una bolsa repleta de agua lo rodeaba para protegerlo del exterior.

Si el hombre vive en una isla donde sólo hay pájaros o peces no tiene forma de creerle a la persona que le habla. No puede comprobar lo que le está diciendo aunque sea cierto. Ese hombre nació sin tradición; a través de la razón y los sentidos físicos jamás va a poder sustituir la verdad que la experiencia enseña.

Ese es el gran conflicto que la humanidad ha enfrentado por años: lo que sabemos de nuestro origen es bastante poco. La historia que nos cuentan nuestros padres y maestros sucedió mucho antes de que nosotros naciéramos. La razón nos puede indicar si lo que nos dicen es congruente o no, lógico o no, pero jamás va determinar si es verdadero en su totalidad. Mucho de lo que conocemos y creemos no es comprobable, sin embargo, no por ello falso.

Éste es el eterno problema que enfrentan ateos, agnósticos y creyentes diariamente. No sabemos cuál fue el origen del Universo, de la vida y del hombre. Tratamos de explicarlo a través de creencias y teorías, de mundos materiales o espirituales, pero al final del día lo único que nos quedan son teorías; creencias y misterios.

Si nos vamos por la vía de la ciencia, nos damos cuenta que la física, la química y la geología nos pueden dar datos físicos, nos pueden hablar del presente, sobre leyes comprobables y fenómenos medibles, pero no nos pueden dar una historia. No pueden hablar del pasado porque no pueden comprobarlo científicamente. Tampoco nos pueden hablar del futuro, porque no saben si las condiciones que estudiaron van a ser alteradas.

Cuando aceptamos una ley científica aceptamos la creencia de que un patrón que se repite en el presente se repetirá en un futuro. Cuando aceptamos una teoría, aceptamos la explicación que se le dan a esos fenómenos en su totalidad, una deducción. Sin embargo, el futuro no puede ser comprobado porque no ha sucedido y nada nos asegura que lo que sucede en el presente realmente ocurrió en el pasado.

Sólo la historia nos puede hablar del pasado. De algo que ya ocurrió, pero para creerle a la historia necesitamos creer en las personas que lo dicen. Nuevamente nos movemos en un mundo donde no hay certezas; en ese mundo, si el individuo quiere tener un poco de sanidad debe de formar su propio marco de creencias. A través de la experiencia y a través de la razón deducirá lo que considera cierto y verdadero.

Sin embargo, si quiere saber su origen y su sentido en este mundo en todo momento depende de la historia, de la memoria que sus antecesores le han legado. Depende de una tradición, de lo que hombres y mujeres construyeron antes que él y han decidido enseñarle; de los relatos que familias enteras han decidido contarles a sus hijos, de culturas que no se han dejado vencer por el tiempo y han trasmitido los conocimientos adquiridos a lo largo de siglos.

Finalmente tenemos historia y tenemos cultura gracias a aquellos que decidieron dárnosla; gracias a aquellos que quisieron darnos un legado, una tradición.

La Torá es nuestra tradición y es nuestra memoria. Son las enseñanzas que nos fueron dadas de padres a hijos a través de los milenios y que hemos decidido preservarlas.

Es lo que nos configura como judíos, el código que marca nuestro comportamiento moral con las demás personas, con nosotros mismos y con Doos; las prácticas que realizamos comunitariamente, la forma en que educamos a nuestros hijos y el sentido que le damos a nuestro futuro.

La Torá es el centro del judaísmo: en ella se encuentran las prácticas judías, la filosofía judaica y la historia del pueblo judío. Nos fue dada y la hemos preservado de dos formas distintas: una oral y otra escrita.

Torá Escrita

La Torá escrita son los textos sagrados que preservamos en rollos dentro de casas y sinagogas. Se tratan con un cuidado extremo y se les da una reverencia especial. Se leen en servicios religiosos, y fueron hechos por un sofer (un escriba) que recibió instrucción durante años y fue preparado específicamente para copiar correctamente los textos sagrados y dotarlos de la santidad requerida.

Al hacer un rollo nuevo, él copia letra por letra el texto de un rollo anterior. Si un punto, una línea de cualquier símbolo es incorrecta o tiene un pequeño defecto, todo el rollo se considera no kasher (no legal), se le entierra y se vuelve a empezar nuevamente. Esto se ha hecho por más de 4,000 años. Por esta rigurosidad hemos logrado mantener nuestros textos sagrados inmutables a través del tiempo y el espacio geográfico.

Los primeros rollos de Torá que fueron escritos, son los cinco libros del Pentateuco (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) fueron dictados letra por letra por Dios a Moisés. Desde entonces todos los rollos que se han escrito han sido una copia de los anteriores. Son divinos porque cada una de sus palabras fue dicha por Dois.

En ellos se cuentan la historia de la creación del hombre y del mundo, las historias de los patriarcas, la conformación del pueblo judío, el Éxodo en Egipto, la entrega de la Torá, la travesía por el desierto y la construcción del Tabernáculo. Es decir, cuenta la historia del pueblo judío y la conformación del judaísmo con genealogías y fechas. Es el relato que nos habla de nuestro origen.

Por si fuera poco, aparte, entre cada relato se encuentran las leyes que fueron dadas por Dios a Moisés y al pueblo judío. En ellas se encuentran normas con respecto a relaciones interpersonales, normas con respecto a rituales, rezos y prohibiciones. A estas leyes se les llaman mitzvot son 613 y alrededor de ellas giran todas las prácticas judías.

Aparte del Pentateuco, al cual uno se refiere como La Torá, tenemos otros textos escritos que se consideran sagrados pero no divinos. Son los Profetas (Nevim) y los Escritos (Ketuvim). En ellos se encuentran libros que fueron escritos por personas que tenían profecía como Ezequiel, Mica o David.

También se preservan en rollos, pero se leen en distintas épocas y de distintas formas. Se les considera parte de la Torá escrita, porque aunque no fueron dictados por Dios, tienen santidad y fueron escritos para ser preservados a lo largo de los milenios.

Juntos las tres compilaciones (Torá, Nevim y Ketuvim) toman el nombre de Tanaj, y son toda la Torá escrita que tenemos. Es decir, son la tradición escrita que nos fue dada, todos los otros textos que existen sobre judaísmo forman parte de la tradición oral.

Torá oral

En la Torá oral encontramos aquello que da vida a la Torá escrita. Es decir, nos dice cómo interpretar y llevar a cabo las leyes que aparecen en ella, da explicaciones a pasajes enigmáticos y enseña formas de conocer y domar las emociones.

De la Torá oral se desprende la halajá (la ley judía), el musar (libros sobre crecimiento personal), la cábala (mística judía), los midrashim (relatos explicativos de sucesos o personajes bíblicos), la liturgia y la hagadá (la filosofía judía).

Todas son enseñanzas de una sabiduría viva, porque el objetivo del estudio de Torá es que la persona integre los aprendizajes adquiridos a su vida; que la practique; que se relacione de una mejor forma consigo misma, con el prójimo y con Dios.

Durante años se prohibió escribir estas enseñanzas, precisamente porque se requiere estudiarlas de forma íntima para conocerlas, es decir con un maestro. La Torá oral fue pensada para ser trasmitida de padres a hijos, para que el conocimiento fuera interno y no externo como un libro. Y la persona supiera de dónde aprendió las enseñanzas, de su propio padre. Así también, la persona sabría que su padre lo aprendió de su abuelo, su abuelo de su tatarabuelo y éste de su propio padre, hasta llegar a Moisés quien lo aprendió de Dios.

Exilio

Durante siglos, el judaísmo soportó numerosos exilios con las formas de enseñanza tradicionales, recluyéndose en yeshivot (escuelas judaicas), pueblos y templos. Sin embargo, en el último exilio, el exilio romano, muchos de los centros de estudio fueron destruidos y se corrió el riesgo de perder toda la Torá oral. Por eso, Rabí Yehudá Anasi se vio en la dolorosa misión de recopilarla y escribirla, para evitar su destrucción.

Así en el siglo I e.C. se creó la Mishná, que contiene alrededor de 4,224 preceptos distribuidos en 6 tratados distintos. Los mishanyiot, los preceptos de la Mishná, son frases que contienen la halajá (ley judía). Por ejemplo, te dicen cuáles son los trabajos que están prohibidos realizarse en Shabat, qué se considera un espacio privado, qué es un tefilin y cómo se usa. Todas las particularidades que no vienen escritas en los rollos de Torá.

Eran preceptos que niños y adultos estudiaban y se sabían de memoria. Eran más de 70,000, pero quedaron escritos únicamente las que todo el mundo conocía y aceptaba. Para recopilarlas, Yehudá Anasi recorrió todos los centros y pueblos judíos existentes en el momento; preguntó a niños y adultos cuáles eran los preceptos y escribió únicamente aquellos que todos recitaban.

Más adelante, ya escrita la Mishná se escribe la Guemará, ésta es más que nada es filosofía judaica. Conecta la Torá oral con pasajes de la Torá escrita y da explicaciones a por qué se hace así la ley. La obra que recopila a ambas se llama Talmud es el corpus de libros más importante de la Torá oral, en él se encuentra la Mishná y la Guemará recopiladas y los comentarios que hacen a ambas varios de los rabinos más importantes. En el estudio del Talmud se centra casi toda las prácticas y creencias judías.

Aparte se encuentran otros libros de Torá oral que se han ido escribiendo a lo largo de los milenios como el Sidur, que es el libro de rezos más importante, el Zohar, el libro de donde se desprende toda la cábala el Shulján Aruj la recopilación de la halajá más completa que tenemos hasta nuestros días y el (El camino de los justos), que es el libro de musar más conocido en nuestros días. Éstos sólo por poner unos ejemplos bastante populares de los cientos de libros de Torá oral que existen y han sido recopilados a lo largo de los siglos.

En nuestros días

Es muy importante recordar que la Torá oral aunque haya partes de ella escrita sigue siendo oral. Hoy en día miles de rabinos siguen enseñando a sus alumnos judaísmo, siguen compartiendo reflexiones al hacer los servicios y familias enteras siguen estudiando Torá con sus hijos. Todo ello, las pláticas con amigos sobre un pasaje, las vivencias personales al festejar una celebración, los sentimientos hacia Dios y la Torá, las miles de pláticas y conferencias que se dan día a día son parte de la Torá oral. Contribuyen a que nuestra tradición no se pierda.

Hay un rabino que dice que la Torá escrita tiene una dimensión finita e infinita. Finita en cuanto a que está escrita y se puede leer de principio a fin sin problema, infinita en cuanto a que el aprendizaje que se obtiene de ella es infinito. La Torá oral representa ese aprendizaje, es inagotable porque se encuentra dentro de cada persona que se acerca a Hashem y su Torá y con cada persona con cada generación se mantiene y se renueva. Es el agua que riega a la semilla, el alimento de la fe.

Finalmente la Torá en su totalidad, de forma escrita y oral, es nuestro origen y nuestra tradición. Nuestro futuro, nuestra salvación.

El sentido por el cual fuimos creados, la verdad absoluta, el pacto más íntimo que se puede hacer con Dios. La razón por las que todas las cosas que existen fueron creadas.

Fuente: Enlace Judío

domingo, 23 de julio de 2017

julio 23, 2017

Todos están luchando una gran batalla

Una estrategia para profundizar tu sentido de compasión y empatía.

“Sé amable, porque cada persona que te encuentras está luchando una gran batalla”. Aparentemente este era el consejo favorito de Gloria Vanderbilt. No es lo que yo me esperaba, pero ese es el punto, ¿no? Incluso los aparentemente privilegiados, los ricos, los talentosos, no están exentos de los desafíos de la vida. Todos están luchando una gran batalla.

Porque ese es todo el sentido de la vida, y la batalla es por la vida misma. El campo de batalla ocurre en nuestra psique, en la lucha entre lo mundano y lo sagrado, la inclinación negativa y la positiva, el cuerpo y el alma.

Y es interminable. Día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto, la lucha continúa. La línea de fuego de cada quien es diferente, pero la fuerza de batalla es similar, y así mismo debieran ser nuestras estrategias de batalla y nuestro plan de ataque. Porque si estamos involucrados en una batalla diaria por nuestras almas, entonces —como cualquier buen general—, necesitamos planear una estrategia para el éxito.

No queremos que nos tomen por sorpresa; no queremos estar desprevenidos. Esos son los errores cardinales de un líder. Y aquí tenemos la ventaja por sobre la mayoría de los estrategas militares. Sabemos que la batalla viene. No hay razón para que seamos sorprendidos inesperadamente.

Igual como un alcohólico necesita evitar las calles con carteles de neón en las que están sus bares favoritos, así mismo nosotros tenemos que mantenernos alejados de situaciones que gatillan respuestas negativas.

Si estamos a dieta, no entramos a una panadería a mirar… y oler… y… bueno, ya saben qué pasa después. Ese no sería el plan de un gran estratega.

Si constantemente llegamos tarde al trabajo, quizás debiéramos comprar un despertador sin botón de snooze (¿existen?), o poner el reloj 15 minutos más temprano (¡ya conocen los trucos!). No queremos darnos permiso a nosotros mismos para tomar la elección equivocada.

A diferencia de las películas y la televisión, nuestras batallas no son usualmente grandiosas y épicas. No se pelean en coliseos o a lo largo de fronteras internacionales. Son pequeñas y constantes peleas que asedian todos nuestros momentos despiertos.

¿Gritarle al niño que olvidó su almuerzo, o llevarlo con calma a su clase (¿o dejarlo comer el sándwich de mantequilla de maní que la maestra siempre tiene a mano?)?

¿Expresar frustración con mi pareja que olvidó recoger la ropa de la tintorería, ir yo misma o —aquí hay un pensamiento radical— ponerme algo diferente?

Luchar por saber de quién es el turno de sacar la basura, preparar la cena, leer el cuento antes de dormir, o simplemente hacerlo con una sonrisa en la cara… Estos son nuestros desafíos diarios, nuestras grandes batallas. Y nadie está inmune.

Aunque nuestro enemigo puede tener el ingenio de un terrorista, sabemos en dónde se está escondiendo y sabemos qué gatilla un ataque. Esta es nuestra oportunidad de ser inteligentes estrategas y crear un plan que funcione para enfrentar a nuestro yetzer hará, nuestra inclinación negativa.

Sí, a veces estamos durmiendo. Pero eso es culpa nuestra. Las señales están por todas partes si escogemos leerlas. También podemos apoyarnos en nuestras experiencias pasadas. Sabemos en dónde somos débiles. Sabemos en dónde somos vulnerables. Sabemos que cuando estamos cansados, nuestras defensas están bajas. Así que tenemos que planificar en torno a eso.

No juzgues tan rápido

Este es un consejo sensato para cada ser humano que está luchando la gran batalla por la vida. Pero la señorita Vanderblit lo lleva un paso más allá. No se trata solamente de la batalla que estamos luchando, sino que también es sobre la batalla que todos los que nos rodean también están teniendo.

Si recordamos que todos nuestros familiares, nuestros amigos, los miembros de nuestra comunidad y nuestros conocidos, también están luchando, esto profundizará nuestro sentimiento de compasión y empatía. No seremos tan rápidos en juzgar o ser heridos. Estaremos enfocados en sus necesidades y no las nuestras.

Es bueno que todos estén luchando una gran batalla, porque rendirse es escoger la muerte. Pero algunos desafíos son más difíciles que otros, y para algunos el costo es mayor de lo esperado. Así que tenemos que comportarnos con bondad y misericordia no solamente con nuestros amigos, sino también con nosotros mismos.

Su consejo favorito podría haber sido solamente “sé amable” y eso nos hubiera llevado lejos. Pero la segunda parte de la cita la convierte en tanto más – para nosotros y para otros. Llega al corazón de lo que significa estar vivo y desarrollarse y crecer como ser humano. Hay sabiduría en todas partes; nosotros tan sólo tenemos que hacernos receptivos a ella.

Fuente: Aish Latino

jueves, 20 de julio de 2017

julio 20, 2017

Un joven judío fue amenazado de muerte por sus compañeros musulmanes

Un adolescente judío que asiste a una escuela de Berlín, Alemania, denunció que teme por su vida tras las amenazas que recibió de parte de sus compañeros musulmanes.

El joven, que fue identificado como "Ferdinand", 14 años de edad, aseguró que los agresores sacaron una réplica de un arma y le apuntaron y amenazándolo de muerte. “Estaba aterrado y me tiré al suelo”.

“Todo el mundo se echó a reír y me llamó gay”, continuó Ferdinand.

Ferdinand es nieto de sobrevivientes del Holocausto. El incidente ocurrió en la escuela pública Friedenau Gemeinschaftsschule en Berlín.

Dijo que también ha sido objeto de frecuentes ataques físicos, incluyendo golpes y patadas de los estudiantes de Medio Oriente y de Turquía.

Los padres de Ferdinand dijeron que el acoso antisemita continuó incluso después de que sus abuelos entregaron un discurso en la escuela explicando cómo habían sobrevivido al Holocausto.

Sus padres lo sacaron de la escuela en abril después de haber sufrido el abuso durante cuatro meses.

Los líderes judíos en Berlín han pedido una investigación sobre el acoso antisemita en las escuelas alemanas después del incidente.

Josef Schuster, el jefe del Central Council of Jews in Germany, pidió a los líderes alemanes de la comunidad musulmana combatir las “tendencias antisemitas en sus filas”. Dijo que es necesario introducir mayores esfuerzos en educar a los jóvenes musulmanes y los niños en la lucha contra el antisemitismo.

La Dirección de la escuela emitió un comunicado expresando su pesar después de la transferencia de Ferdinand a otra escuela para escapar de la intimidación.

“En primer lugar nos gustaría expresar nuestro pesar y horror por el hecho de que un estudiante se vio obligado a experimentar el antisemitismo en su vida cotidiana escolar”, según el comunicado. “Estamos perdiendo a un estudiante especialmente activo y de alto rendimiento que eligió nuestra escuela con alegría y la vio como una oportunidad para continuar su desarrollo”.

La escuela agregó que los estudiantes que atormentaban y agredieron a Ferdinand serían notificados a la policía.

Fuente: Estado de Israel

lunes, 17 de julio de 2017

julio 17, 2017

Asteroide de septiembre ya tiene dónde caer (Video)

El impacto del asteroide de septiembre profetizado y difundido ampliamente ya tiene dónde caer, según un “profeta”.

    La predicción que el mundo se acabará entre el 22 y 28 de septiembre ahora tiene localización exacta del impacto del asteroide que habría sido enviado por Dios.

El autotitulado Profeta Efraín Rodríguez señaló que Puerto Rico, América Central, es el lugar elegido por Dios para el asteroide que ya estaría en camino a la tierra, pero él aún no ha sido detectado por la NASA.

Según Rodríguez, recibió un mensaje divino que anuncia el fin de la vida humana en la tierra a través del impacto del inmenso cuerpo celeste. La caída en Puerto Rico marca el comienzo de la destrucción de todo el planeta, según el “profeta”.

Terremotos y tsunamis barrerán la costa este de Estados Unidos, México y América Central, América del sur. Como el océano Atlántico baña Europa, el impacto llegaría al viejo continente poco después de diezmar América.

“A partir de ahí el caos se va a instalar y pocos sobrevivirán — es decir, si hay alguien” sugiere el Profeta, según información del sitio Super Incrível, del portal Yahoo!

Es increíble la audiencia que Rodríguez consiguió con su predicción. Que difundió su teoría de las redes sociales y el rebote llegó a la dirección de agencias espaciales de varios países.

NASA, por ejemplo, tuvo que lanzar un comunicado oficial negando las pretensiones de “profeta” y destacando que no “hay ninguna posibilidad de cualquier objeto grande golpee la tierra en cientos de años próximos”.

“Evitar en cualquier caso, Puerto Rico del 22 al 28 de septiembre”, se burlaron los periodistas de Yahoo!


Fuente: sanandolatierra.org
julio 17, 2017

Israel en el octavo lugar del mundo en esperanza de vida

La Organización Mundial de la Salud publicó hoy su informe principal de los datos de salud de los países miembros. De acuerdo con los datos, la esperanza media de vida en Israel pone al país en la parte superior de sus países miembros – tanto en mujeres y hombres.

El informe muestra que la esperanza media de vida en Israel (promedio entre hombres y mujeres) es de 82,5 años, y coloca a Israel en el octavo lugar en el mundo. Esto se basa en datos del año 2015. La esperanza de vida masculina en Israel es de 80,6 años, cuarto lugar en el mundo, detrás de Irlanda, Suiza e Islandia. La esperanza de vida de la mujer en Israel es la octava posición en el mundo y se sitúa en 84,3 años.

Otros indicadores de salud también indican una elevada tasa de inmunización de Israel, aproximadamente del 94%. Según los datos revisados del Ministerio de Salud, la tasa de vacunación es aún mayor, de 95 a 97 por ciento.

La tasa de consumo de alcohol en Israel es una de las más bajas del mundo.

A la cabeza del consumo de alcohol están los países de Europa del Este, en particular Moldavia, Rusia y Rumania. La posición de Israel es relativamente baja, ya que es superado por la mayoría de los países europeos, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. En la parte inferior de la lista están los países árabes, que prohíben el consumo de alcohol, en base a la religión islámica.

Otros indicadores que indican la calidad del servicio médico son tasa de mortalidad infantil hasta un mes después del nacimiento, la tasa de mortalidad materna en el nacimiento y tasas de mortalidad neonatal. Aquí, también, Israel está uno de los últimos lugares de la tabla con la tasa de mortalidad infantil de cuatro muertes por cada mil nacimientos por año, y cinco casos de mortalidad materna por cada mil nacimientos. En la parte superior de esta lista se encuentran en los países pobres de África, Asia y América del Sur.

La Organización Mundial de la Salud también examinó las posibilidades de morir a causa de enfermedades graves, incluyendo infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, cáncer y diabetes a la edad de 30 a 70. Este índice es un indicador de la calidad de los servicios médicos en la comunidad y en los hospitales y el nivel de la medicina preventiva y educación para la salud de la población.

En Israel este índice es alto – el quinto en el mundo, con el riesgo de sólo el 9,3% que mueren a causa de enfermedades graves, después de Islandia, Corea del Sur, Japón, Suiza y Suecia. La probabilidad de morir por estas enfermedades de Israel es mucho más baja que los países occidentales se consideran avanzados, incluyendo Australia, Nueva Zelanda, Francia, Reino Unido, Países Bajos, Alemania y Estados Unidos.

Fuente: aurora-israel.co.il

martes, 27 de junio de 2017

junio 27, 2017

¿Acaso el suicidio puede hacer que se termine el sufrimiento?

La vivencia espiritual genera experiencia. El experimentado ve lo que los legos no ven. Con base en la experiencia de una vida fundamentada en obedecer a la Palabra de Dios, una pareja de obreros, Gilmar y Gloriza, notó una poderosa alarma en el más profundo y completo silencio.

El último sábado, aquel silencio le “gritó” a la pareja que realizaba un anexo de oración en un barrio simple de Campo Grande, en Mato Grosso do Sul. Ellos golpearon en un portón para llamar a los habitantes de una casa. Llamaron, llamaron y nada. Parecía que no había nadie.

Decidieron seguir hacia la casa de al lado donde la conversación con una vecina fue rápida y, al terminar, iban a seguir adelante hacia una tercera casa, cuando el obrero vio a un muchacho saliendo del inmueble donde antes habían llamado sin respuesta.

El habitante de la casa tenía la expresión pesada. Gilmar se identificó, pero la única reacción del muchacho fue señalar hacia arriba, hacia la parte de adentro de la casa, donde había una soga de horca colgado en una viga.

“Yo ya iba a quitarme la vida, no aguanto más tanto sufrimiento. Pero oí voces golpeando y decidí abrir”, dijo el vecino entre lágrimas, en desesperación por haberse involucrado con drogas, por estar con la vida profesional completamente trabada y porque su esposa se había ido de su casa con sus hijos.

Las historias de aquel joven y del obrero son muy semejantes. Años atrás, Gilmar también vio su matrimonio desmoronándose y llegó no solo a pensar en el suicidio, sino también en matar a su esposa. Pero todo cambió cuando llegaron a la Universal. “Le conté que mi historia había sido, en algunos puntos, incluso peor, y le conté otros casos de quien tuvo la vida transformada por la fe. La mirada pesada le dio lugar a una de sorpresa y preguntó ‘entonces, ¿no me ocurre solo a mí eso?’ Le dijo a él que, si nosotros lo logramos, él también podía.”

La pareja oró con el muchacho y Gilmar quitó la cuerda de la viga. “Voy a guardarla conmigo y, cuando su vida esté cambiada, usted la va a mirar y recordará de dónde lo sacó Dios”, dijo al antes desesperado joven. La acción Divina le permitió a aquel casi muerto salir del trance diabólico al oír los golpes en un simple portón en el momento más oportuno posible.

Quien intenta el suicidio, en realidad, no quiere que se acabe su vida. Lo que quiere es darle fin al sufrimiento.

El fin del sufrimiento solo tiene sentido si la vida continúa después. Cada vez mejor. Esta es una historia que está solo comenzando. Aún oiremos hablar mucho sobre ella. Y muchos se inspirarán en eso, tanto para ayudar a los demás, como para que ellos mismos sepan que es posible salir de la dificultad y construir una existencia mejor.

Por Marcelo Rangel

domingo, 25 de junio de 2017

junio 25, 2017

La vida de Benjamín Netanyahu

Desde sus estudios en Estados Unidos a su vida política. Los pasos acelerados de quien fuera el Primer Ministro más joven de la historia de Israel.

Benjamín Netanyahu nació en 1949 en Tel Aviv. Su vida, desde entonces, se repartió entre su adolescencia en Estados Unidos, su paso militar por Israel, su vuelta a Estados Unidos y a sus estudios universitarios y su posterior regreso, cargando ya con un importante currículum a sus espaldas, a Israel y a la vida política y a esa frescura insaciable que, necesariamente, todo político debe o debería tener.

Su currículum se aggiornó desde muy temprano. Sus estudios le dieron pie para trabajar en una importante consultora internacional y más adelante en el tiempo, en la Industria Rim en Jerusalén. Pero el plato fuerte llegaría más tarde. Todavía era joven (contaba apenas con 33 años) cuando comenzó a trabajar en las misiones diplomáticas de Israel en Estados Unidos. Dos años más tarde, de 1984 a 1988, Netanyahu sirvió como embajador de Israel en las Naciones Unidas. Su carrera política, entonces, estaba encaminada.

Ya en 1988, Netanyahu fue electo miembro de la Knéset por el Partido Likud. Esos cuatro años fueron años duros: la intifada y la guerra del Golfo Pérsico por el año ’91 habrían de marcarle el camino. Sus posturas fueron cada vez más radicales y menos pacientes. En 1993 fue elegido presidente del Partido Likud y no habría de pasar mucho tiempo hasta convertirse en el Primer Ministro más joven de Israel. En 1996 Benjamín Netanyahu asumía como el noveno Primer Ministro de la historia de Israel. Su ferviente postura contra el terrorismo, su estilo norteamericano de discursos breves y candentes le habían dado resultado.

Su carrera, sin embargo, dio un pequeño traspié al perder las elecciones del ‘99 con Ehud Barak. Momentáneamente, Benjamín Netanyahu se desligó de la política; aunque su regreso no habría de hacerse esperar. En noviembre de 2002 fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores y en febrero de 2003 Ministro de Finanzas. Mientras tanto, el liderazgo del partido Likud fue una oscilación de fuerzas entre Sharón y Netanyahu.

Fue recién en noviembre de 2005, luego de unas elecciones internas del Partido Likud, cuando Netanyahu volvió a hacerse cargo del Partido.


Redacción de Pablo Gowezniansky para Radio Jai

jueves, 22 de junio de 2017

junio 22, 2017

Venezuela ya es como Cuba (Video)

Venezuela cumple 35 días en marchas y protestas y la represión del régimen chavista ya ha dejado 38 muertos. La sociedad civil venezolana sigue en las calles arriesgando su vida para intentar tumbar a la dictadura. Todo esto mientras soportan una economía destruida y una escasez de alimentos que asciende al 82 % y de medicinas del 90 %. Los venezolanos se están muriendo por enfermedades que podrían ser curadas fácilmente con un antibiótico, pero el socialismo ha acabado con todo.

Ante este panorama, muchos se preguntan cuál es el camino que debería seguir Venezuela para tumbar al dictador. Para muchos la solución está en la presión de la valiente sociedad civil que debe exigir mucho más que lo que hasta ahora ha demandado la MUD. Si bien la represión ha aumentado y el tirano ya se quitó la careta y oficializó su dictadura, es evidente que las continuas movilizaciones lo están poniendo en aprietos.

  En nuestro podcast de hoy con Andrea Rondón, profesora de la Universidad Católica Andrés Bello y miembro del comité de derechos de propiedad de Cedice libertad, hablamos de los recientes sucesos acontecidos en Venezuela. La incertidumbre por el paradero de Leopoldo López, de quién aún no se tiene una prueba de vida confiable, su familia y abogados siguen esperando para verlo, la convocatoria de Maduro a una Asamblea Constituyente y la difícil situación que vive el pueblo venezolano en medio de la represión y la miseria.

Por otro lado, muchos nos preguntamos si Venezuela inevitablemente va a terminar como Cuba. Algunos afirman que esa no es una posibilidad y que los venezolanos jamás permitirán que su país se convierta en lo que es hoy la isla. Para otros el riesgo es grande. Sin embargo, nuestra invitada de hoy afirma que los venezolanos ya viven como los cubanos y nos cuenta por qué.

Fuente: PanamPost

miércoles, 21 de junio de 2017

junio 21, 2017

Arabia Saudita prohíbe la Biblia

En Arabia Saudí, ni una biblia

El país guardián de La Meca y Medina no admite en su territorio ningún rastro de otra religión que no sea la musulmana

La vida para los no musulmanes adquiere niveles intolerables en Arabia Saudí, el régimen guardián de los lugares santos de La Meca y Medina y, por lo tanto, en cierto modo paradigma para los 1.300 millones de musulmanes de todo el mundo que están obligados a hacer, al menos una vez en su vida, una peregrinación a la patria del profeta Mahoma.

Esta circunstancia sirve a las autoridades políticas saudíes para justificar el rigor con que aplican el integrismo en todos los aspectos de la vida pública, y el celo con que persiguen a los no musulmanes.

Según la tesis oficial, es un «mandato de Dios» transmitido a través del profeta que no se permita la presencia de ninguna otra religión en la tierra donde nació el islam. La interpretación literal de la sura del Corán tiene algunos detractores dentro de Arabia Saudí -y, desde luego, en muchos círculos coránicos de otras naciones árabes-, pero la prohibición de iglesias, incluso dentro de los recintos de las embajadas, y del más mínimo signo religioso no islámico es inapelable.

Nada, ni remotamente, puede sugerir la presencia en Arabia Saudí de otra religión. El hallazgo de un crucifijo o de una biblia basta para dictar la orden de expulsión en el caso de los extranjeros, o para fijar penas severas si se trata de un musulmán saudí.

Son relativamente frecuentes las redadas de la policía religiosa (la mutawa) en domicilios privados donde se sospecha que pueden reunirse más de dos extranjeros, por lo general filipinos, para rezar. Según se cuenta en Riad, la compañía Swissair tuvo problemas para operar en Arabia Saudí por su logotipo, en el que aparece una cruz.

Fuente: ABC

jueves, 15 de junio de 2017

junio 15, 2017

El poder de la Oración de acuerdo a la Torah


 El poder ignorado de la plegaria

Extraído de Expansión del alma, Traducido al Español por Guillermo Beilinson

¿Quién es el hombre que desea vida? ¿Quién se halla realmente preocupado por sí mismo? ¿Quién es aquel que desea ser digno de servir al Santo, bendito sea, a través de la plegaria, que es la fuente esencial de la vida de la persona, tal como está escrito, “Plegaria al Dios de mi vida” (Salmos 42:9)? A través de la plegaria, uno puede también traer fuerza de vida a todos los universos espirituales. Que tal persona preste atención a las enseñanzas recopiladas en este libro, las que hablan de la importancia de la plegaria y de la meditación, en especial con respecto a “derramar nuestra alma y corazón como agua delante de la presencia de Dios.” Aquí aprenderá cómo pedir al Santo, bendito sea, por todo aquello que necesita, tanto material como espiritual. Pues esta es la única manera en que uno puede recibir ayuda Divina en todo momento.

Éste santo camino es muy antiguo y ha sido recorrido por nuestros patriarcas, profetas y sabios. Afirma la Torá que antes de la creación de Adán, “ningún arbusto del campo se hallaba aún en la tierra y ninguna hierba del campo había brotado todavía, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra y no había hombre para labrar el suelo” (Génesis 2:5). Esto corresponde al sexto día de la creación y Rashi anota que esto parece contradecir el versículo que dice que en el tercer día, “la tierra produjo plantas” (Génesis 1:12). Rashi explica que las plantas sólo llegaron hasta la superficie de la tierra y que allí se detuvieron hasta que Adán oró por la lluvia. Fue entonces que la lluvia cayó y todas las plantas y árboles comenzaron a crecer desde la tierra.

Se ha enseñado también que cuando Noé dejó el arca y vio la tremenda destrucción que lo rodeaba, comenzó a gemir y clamar, “¡Señor del Universo! ¡Deberías haber tenido misericordia de Tus criaturas!” El Santo, bendito sea, le respondió, “¡Tonto pastor! ¡Ahora te estás quejando! Antes te dije, ´he visto que tú eres recto en esta generación´ (Génesis 7:1). Y te advertí, ´voy a traer un diluvio que eliminará toda vida de la tierra´ (Génesis 6:17). Y te lo dije para que tú orases por el mundo. ¡Ahora que el mundo está destruido, tú abres la boca delante de Mí con plegarias y súplicas!” Cuando Noé comprendió su error, ofreció un sacrificio y oró al Santo, bendito sea, por el futuro. La “agradable fragancia” (Génesis 82.21) que el Santo, bendito sea, aspiró fue la fragancia de las plegarias de Noé. También encontramos muchos ejemplos en las plegarias de Abraham. Cuando el Santo, bendito sea, le dijo a Abraham, “el clamor de Sodoma, y Gomorra es muy grande” (Génesis 18:20) y amenazó con destruir las ciudades, Abraham inmediatamente “se acercó” (Génesis 182.23) y comenzó a orar y a rogarle al Santo, bendito sea, para que liberara a esas ciudades en el caso de que cincuenta o finalmente incluso que diez hombres rectos pudieran ser hallados dentro de sus límites.

También comentan nuestros sabios sobre el versículo, “Abraham se levantó temprano en la mañana y fue al lugar donde había estado delante de Dios” (Génesis 192.27). Enseñan que esto alude al hecho de que Abraham instituyó la plegaria de la mañana. También encontramos que el Santo, bendito sea, le dijo a Abimelej, “Devuélvele la esposa a este hombre, pues él es un profeta fiel y va a orar por ti” (Génesis 20:7). La Torá relata entonces, “Abraham oró a Dios y Dios curó a Abimelej” (Génesis 20:17). Enseña el Midrash que cuando Abraham ofreció esta plegaria, el nudo fue desatado.

Cuando Eliezer, el siervo de Abraham, salió a buscar una esposa para Itzjak, expresó sus pensamientos ante el Santo, bendito sea, en una plegaria y dijo, “Dios, Señor de mi amo Abraham, haz que hoy pueda tener éxito y haz bien a mi amo Abraham” (Génesis 24:12). Afirma el Midrash que dijo, “¡Señor del Universo! Lo que queremos es completar lo que Abraham logró con su plegaria cuando le otorgaste a Itzjak. Ahora completa el acto de bondad y otórgale una esposa para su hijo.” Dice la Torá respecto a Itzjak, “Itzjak salió a meditar en el campo hacia el atardecer” (Génesis 24:63). Enseña el Talmud que esto alude al hecho de que Itzjak instituyó la plegaria diaria de la tarde. Afirma el Midrash que Itzjak se encontraba totalmente inmerso en la plegaria y que Rebeca dijo, “Este es un gran hombre” de modo que preguntó, “¿Quién es este hombre que anda en el campo y viene a nuestro encuentro?” (Génesis 24:65).

Dice la Torá que más tarde, cuando Itzjak se casó con Rebeca y encontró que ella era estéril, “Itzjak oró por su esposa” (Génesis 25:21). Afirma el Midrash que de acuerdo a una opinión, él ofreció riquezas como plegaria, mientras que otros dicen que oró tanto que fue capaz de cambiar el decreto con su plegaria. Dice la Torá respecto de Iaacov, “E hizo noche en ese lugar” (Génesis 28:11). Afirma el Talmud que de aquí aprendemos que Iaacov instituyó la plegaria de la noche. Iaacov también elevó una plegaria al Santo, bendito sea, y dijo, “Si estuviese Dios conmigo y me guardaré en este camino en que ando y me diere pan para comer y ropa para vestir…” (Génesis 28:20). Afirma el Midrash que el Santo, bendito sea, tomó la meditación de los patriarcas y la transformó en la clave para la redención de sus descendientes.

Enseña también el Midrash que durante los veinte años que Iaacov estuvo con Labán, no durmió durante las noches, sino que recitaba las cincuenta “Canciones de los Ascensos” en los Salmos (120-134). Iaacov pasaba noches enteras meditando y orando al Santo, bendito sea. Al volver a la Tierra Santa, Iaacov envió emisarios para calmar a Esaú. Sin embargo, su arma más importante era la plegaria y dijo, “Oh Dios… Líbrame, te ruego, de manos de mi hermano, de manos de Esaú” (Génesis 32:12). También encontramos que todas las Matriarcas se dedicaban constantemente a la plegaria. Dice el Midrash que el Santo, bendito sea, hizo que las Matriarcas fueran estériles porque Él deseaba las plegarias de los justos. Dice el Midrash que cuando Sara fue llevada al palacio de Abimelej, ella pasó toda la noche postrada sobre su rostro diciendo, “Señor del Universo…”

Dice la Torá que cuando Itzjak oraba por Rebeca, lo hacía “frente a su esposa” (Génesis 25:21). Afirma el Midrash que Itzjak oraba en un rincón y que Rebeca oraba en el otro. Vemos en la Torá que Raquel dijo, “Dios me ha juzgado y ha escuchado mi plegaria” (Génesis 30:6). Y que dijo entonces, “Con grandes luchas he luchado con mi hermana y he prevalecido” (Génesis 30:8). Rashi explica que Raquel elevó plegarias que eran preciosas a los ojos del Santo, bendito sea. Dice la Torá que cuando Raquel dio a luz, “Dios escuchó [la plegaria] de Raquel y Él abrió su matriz” (Génesis 30:22). Más tarde la escritura habla de “Raquel llorando por sus hijos” (Jeremías 31:15).

Dice la Torá al describir a Lea, “Los ojos de Lea eran débiles” (Génesis 29:17). Enseña el Talmud que sus ojos eran débiles por todo lo que ella había llorado y clamado para no llegar a ser la esposa de Esaú. También los hijos de Iaacov se volcaron a la plegaria. Así, cuando Iaacov envió a Benjamín con sus hermanos a Egipto (Génesis 43:13), les dijo “Aquí está el dinero, aquí están los regalos y aquí está vuestro hermano.” “¡Pero son tus plegarias lo que necesitamos!” Respondieron sus hijos. “Entonces esta es mi plegaria,” dijo Iaacov. “Que el Dios Todopoderoso os conceda misericordia delante del hombre (Génesis 43:14). Pueda Él que en un futuro dirá ´suficiente´ a todo sufrimiento, decir ahora ´suficiente´ a mi sufrimiento.” También Iosef oraba cuando estuvo prisionero en Egipto (Génesis 39:20). Así decimos en la oración, “Que Aquél que respondió a Iosef en la prisión nos responda también a nosotros.” Cuando Iosef tomó a Benjamín, la Torá dice, “Y Iehudá se acercó” (Génesis 44:18). Comenta el Midrash que Iehudá se acercó al Santo, bendito sea, en plegaria. La Torá nos dice que cuando nuestros ancestros estaban en Egipto, “El pueblo de Israel gemía debido a su trabajo y clamaba; y su clamor llegó hasta Dios” (Éxodo 2:23). De manera similar está escrito respecto al Mar Rojo, “Israel aclamó a Dios” (Éxodo 14:10).

Afirma el Midrash, comentando sobre el versículo, “Mi paloma en los acantilados de roca, …déjame escuchar tu voz” (Cantar de los Cantares 2:14), que el Santo, bendito sea, está hablándole a Israel, diciendo: “Déjame escuchar la misma voz con la cual clamaste a Mí en Egipto.” De aquí vemos que el Santo, bendito sea, desea la plegaria del judío. Todo a lo largo de la Torá y de las palabras de nuestro Sabios encontramos que Moisés estaba constantemente dedicado a la plegaria y a las súplicas, tanto para sí mismo como para Israel. Cuando Israel transgredió con el Becerro de Oro, “Moisés oró a Dios” (Éxodo 32:11). Más tarde Moisés describió su plegaria, “Me incliné en plegaria delante de Dios por cuarenta días y cuarenta noches…” (Deuteronomio 9:18). Afirma el Midrash que el Santo, bendito sea, le enseñó a Moisés como orar. En Mará el Santo, bendito sea, le enseñó a Moisés que dijera, “Haz que lo amargo se vuelva dulce.”

Más tarde, cuando los Judíos pecaron con el Becerro de Oro, Moisés le dijo a Dios, “Tal como Tú me dijiste en Mará que orase para que volvieras lo amargo en dulce, toma ahora la amargura de los pecados de Israel y hazla dulce otra vez.” Cuando Moisés pidió al Santo, bendito sea, que perdonase el pecado del Becerro de Oro, oró hasta agotar todas sus fuerzas. Estaba dispuesto a perder este mundo y el próximo en aras de su pueblo, tal como dijo, “Si [Tú no los perdonas] bórrame” (Éxodo 32:32). Cuando los Judíos pecaron al escuchar a los espías, Moisés oró por ellos (Números 14:13). Cuando el pueblo murmuró contra el Santo, bendito sea, Moisés oró por ellos (Números 11:2).

Cuando Miriam fue golpeada por la lepra, Moisés clamó, “Oh Dios, ¡cúrala por favor!” (Números 21:13). Cuando fue decretado que Moisés no entraría en la tierra prometida, Moisés describió su respuesta: “Yo supliqué (Ve-Et-Janan) delante de Dios” (Deuteronomio 3:23). Dice el Midrash que Moisés ofreció 515 plegarias, el valor de Ve-Et-Janan. Concluye el Midrash que si Moisés hubiera ofrecido una plegaria más, hubiera sido aceptado. También habla el Midrash sobre las muchas plegarias que Moisés elevó el día de su muerte. Antes de enviar a Ioshúa como espía, Moisés oró, “Pueda Dios protegerte del consejo de los otros espías.” Cuando Caleb vio que Moisés no oraba por él, decidió ir hasta la tumba de los Patriarcas y allí orar para no ser tentado de seguir a los otros espías. Afirma la Torá, que luego de la rebelión de Koraj, “Aarón tomó el incensario” (Números 17:12). Fue en ese momento que Aarón elevó plegarias al Santo, bendito sea, para que perdonase a los Judíos. De modo que decimos, “Pueda Aquél que respondió a Aarón con el incensario, respondernos también a nosotros.” De manera similar, cuando Pinjas se puso de pie delante de la congregación (Números 25:7), él oró tal como está escrito, “Pinjas se puso de pie y oró” (Salmos 106:30).

Cuando los Judíos fueron derrotados en Ai, “Ioshúa rasgó sus vestimentas y cayó sobre su rostro a tierra delante del arca… Y dijo, ´Oh Señor Dios…´ ” (Ioshúa 7:6,7). En los días de los Jueces, cada vez que los Judíos pecaban, el Santo, bendito sea, montaba en cólera con ellos y los ponía en manos de sus enemigos. La respuesta de Israel era clamar al Santo, bendito sea, hasta que Él tuviera misericordia de ellos y levantara un Juez para librarlos. Esto fue lo que sucedió con cada uno de los Jueces. Cuando los Filisteos quitaron los ojos de Sansón y lo encadenaron, Sansón clamó al Santo, bendito sea, “Oh Dios, Señor, recuérdame te lo ruego. ¡Dame fuerzas una vez más!” (Jueces 16:28).

Cuando Ana comprendió que el Santo, bendito sea, había sellado su vientre, ella lloró y oró delante del Santo, bendito sea, (Samuel I, 1:12). Afirma el Talmud que de ahí aprendemos que todo aquel que ora mucho es respondido por el Santo, bendito sea. Se enseña también que cada vez que un justo ora es respondido. Ana dijo, “Yo he derramado mi alma delante de Dios” (Samuel I, 1:15). Más tarde ella dijo de Samuel, “Este es el niño por el cual yo oré” (Samuel I, 1:27). Dice la Escritura, “Ana oró y dijo…” (Samuel I, 2:1), sobre lo cual comenta el Midrash, “Ella comenzó a orar y a confesar.” Más tarde, cuando los Filisteos derrotaban a Israel, Samuel dijo, “Que todo Israel se congregue en Mitzpá y yo voy a orar a Dios por ustedes” (Samuel I, 7:5). Dice la Escritura, “Ellos fueron a Mitzpá y tomaron agua, derramándola delante de Dios” (Samuel I, 7:6). Los comentarios notan que ellos derramaron su corazón como agua delante del Santo, bendito sea. Dice entonces, “Samuel clamó a Dios por Israel y Dios le respondió” (Samuel I, 7:9).

También los profetas se dedicaban constantemente a la plegaria. Así dijo Elías, “Vive el Señor, Dios de Israel, delante de Quien yo sirvo” (Reyes I, 17:1). Dicen los comentaristas que lo que él estaba diciendo era que estaba acostumbrado a estar de pie orando delante del Santo, bendito sea. Cuando falleció el hijo de la mujer de Tzarafat, Elías clamó al Santo, bendito sea, y dijo, “Dios, mi Señor, que el alma de este niño vuelva a él,” y la escritura relata que “Dios escuchó la plegaria de Elías” (Reyes I, 17:21,22). De manera similar, cuando Elías juntó a todo Israel y a los profetas de Baal en el monte Carmel, para revelar que hay un Dios en Israel, Elías se acercó al Santo, bendito sea, y dijo, “Dios, Señor de Abraham, Itzjak e Israel, que hoy sea conocido que Tú eres Dios en Israel… ¡Respóndeme, Dios, respóndeme!” (Reyes I, 19:36,37). Aunque Elishá realizó muchos milagros, el Talmud afirma que, “sea lo que fuera lo que Elishá lograra, todo lo hizo a través de la plegaria.”

Cuando Jonás fue tragado por el pez, la Escritura dice que “Jonás oró desde el vientre del pez” (Jonás 2:2). También dice la escritura, “Plegaria de Habakuk” (Habakuk 3:1). Esta escrito, “[Dios] escucha la plegaria de los justos” (Proverbios 15.29). Comenta el Midrash que esto se refiere a las plegarias de los profetas de Israel. Está escrito, “Si ellos son profetas… Que oren entonces al Señor de los Ejércitos” (Jeremías 27:18). El rey David pasó toda su vida dedicado a la plegaria, a la súplica y a la búsqueda del Santo, bendito sea, expresando sus pensamientos delante de Él. De esta forma llegó a ser digno de componer el Libro de los Salmos. Se enseña que el versículo, “[Noé] envió al cuervo” (Génesis 8:7) se refiere a David, quien clamó al Santo, bendito sea, como un cuervo. David solía ir a las montañas como un cuervo, a meditar, tal cual está escrito, “David ascendió al Monte de los Olivos y clamó y lloró al subir, con su cabeza cubierta” (Samuel II, 15:30).

También el rey Salomón oró al Santo, bendito sea, luego de construir el Santo Templo, tal cual está escrito, “Salomón estuvo allí delante del altar de Dios, en presencia de toda la comunidad de Israel y extendió (en plegaria) sus manos al cielo” (Reyes I, 8:22). Está registrado que cuando el rey Hizquiahu enfermó, “él volvió su rostro hacia la pared y oró a Dios” (Isaías 38:2). Su plegaria se encuentra allí descrita en su totalidad. Cuando se le pidió a Daniel que interpretase el sueño del rey Nabucodonosor, se dice que “Daniel fue hasta su casa e informó a Jananías, Mishael y Azaria, sus tres compañeros, para que ellos orasen a Dios en el cielo, respecto a este secreto” (Daniel 2:17,18). Más tarde, Darío decretó en una ley “que todo aquel que hiciera algún pedido a algún dios o a algún hombre, durante los próximos treinta días… Sería arrojado en el foso de los leones” (Daniel 6:8).

La respuesta de Daniel está registrada: “Daniel sabía que el decreto estaba sellado, pero fue a su casa y con las ventanas del piso superior abiertas hacia Jerusalem, se arrodilló trece veces al día y oró y agradeció delante de su Dios, tal cual siempre lo había hecho” (Daniel 6:11). Cuando Daniel fue arrojado al foso de los leones, oró con gran intensidad. Decimos entonces, “Que Aquél que respondió a Daniel en el foso de los leones, también nos responda a nosotros.” Daniel clamó también al Santo, bendito sea, respecto a la destrucción de Jerusalem, tal cual está registrado, “Yo puse mi rostro hacia Dios, buscando con la plegaria, con súplicas, con ayuno, con saco y cenizas. Yo oré a Dios mi Señor y confesé, diciendo, ´Oh Señor, el grande y tremendo Dios… Vuelve Tu oído, mi Dios y escucha…´ Y así hablé en plegaria…” (Daniel 9:3 y sig.).

Jananías, Mishael y Azaria sólo fueron liberados del horno ardiente debido a las plegarias que elevaron al Santo, bendito sea, tal cual está expresado en el Zohar. Decimos entonces, “Que Aquél que respondió a Jananías, Mishael y Azaria en el horno ardiente, también nos responda a nosotros.” Ezra registra de manera similar, “Yo proclamé un ayuno allí en el Río Ahavá, para afligirnos delante de nuestro Dios, a fin de solicitar de Él el camino recto para nosotros… Ayunamos pues y rogamos a nuestro Dios acerca de esto. Y Él nos fue propicio” (Ezra 8:21,23). Cuando Ezra descubrió que los Judíos se habían casado con mujeres gentiles, clamó amargamente y dijo, “Me avergüenzo y confuso estoy para levantar, Oh Dios mío, mi rostro hacia Ti…” (Ezra 9:6). Ver allí toda su plegaria.

También Mordejai y Esther oraron al Santo, bendito sea, cuando en Shushan se emitió un decreto en contra de los Judíos. Tal cual vemos en el libro de Esther. Poco después, la Gran Asamblea ordenó todas las plegaria formales que la persona debe elevar al Santo, bendito sea, todos los días de su vida. Todos los sabios del período Talmúdico se abocaban a la plegaria personal de un modo constante. Así el Talmud registra las plegarias que muchos de los sabios recitaban luego de la Amidá formal. También compusieron plegarias para ocasiones especiales, tal como la plegaria del viajero (tefilat ha-derej). También ordenaron que antes que la persona midiese su cosecha de grano, debería decir, “Sea Tu Voluntad, Oh Dios, mi Señor, que envíes Tu bendición a esta pila de granos.” De modo similar, antes de entrar a una ciudad, uno debe decir, “Sea Tu voluntad que Tú me hagas entrar a esta ciudad en paz.” Luego de componer estas plegarias, ellos dijeron finalmente, “¡Si la persona pudiese pasar su día en oración!”

En épocas posteriores, muchos hombres santos compusieron plegarias y poemas (piutim). Así, el Ari y sus discípulos compusieron un gran número de plegarias, como aquellas que se encuentran en el Shaarei Tzion. También el Baal Shem Tov se dedicó constantemente a la meditación y reveló la importancia de la plegaria, tal cual encontramos en las obras basadas en sus enseñanzas. Escribe el Rabí Tzví de Zidijov: El mejor momento para meditar es luego de la medianoche. Uno debe levantarse y orar por su alma, la cual debido a sus pecados, se halla lejos de la Fuente de Vida. Debe en ese momento, rever todo lo pasado y expresar su corazón en palabras, como un esclavo postrado delante de su amo. Debe expresar sus plegarias como un niño delante de su padre. El idioma debe ser aquel que usa comúnmente, de modo que sus palabras puedan ser fluidas y sea capaz de expresar el dolor en su corazón por todos los pecados que ha cometido, pidiendo perdón y expiación. Enseña el Zohar, “Desde la destrucción del Santo Templo, lo único que nos ha quedado es la plegaria.” Uno debe pedir al Santo, bendito sea, que le ayude a servirLo y a temerLo con un corazón perfecto. Uno debe orar de esta manera, pues esto es más precioso para el Santo, bendito sea, que cualquier ayuno.

Continúa entonces citando un manuscrito del Beit Midot atribuido al Ari, que afirma, “Uno debe meditar, recluyéndose con el Santo, bendito sea. Debe hablar al Santo, bendito sea, con temor, como un esclavo le habla a su amo o un niño a su padre.” Y esta es la senda que continuaron todos los discípulos del Baal Shem Tov. Finalmente, el Rabí Najmán de Breslov, bisnieto del Baal Shem Tov, renovó este antiguo sendero de nuestros ancestros y se dedicó especialmente a la plegaria, a la súplica y la meditación, en los campos y bosques. Fue él quien nos iluminó y nos enseñó la manera apropiada para seguir este sendero. Él le dijo a sus seguidores, “Denme sus corazones y yo los voy a llevar por un nuevo sendero, que en realidad es un antiguo sendero sobre el cual siempre anduvieron nuestros padres.”

Fuente: Torah.org

lunes, 12 de junio de 2017

junio 12, 2017

La fe y el miedo; una historia judía

 La doctrina jasídica se basa en educar el corazón y las emociones para conocer a Dios. Consiste en estar presente en todo momento, en encontrar la harmonía y la alegría dentro de cada detalle que la vida ofrece; porque sólo así, con amor y felicidad, uno puede entender que Dios se expresa en toda la Creación. El Baal Shem Tov, Israel Ben Eliezer, fue su líder espiritual, uno de los rabinos jasídicos más importantes. En estas dos historias podemos apreciar la fuerza de su fe que llegó a romper encantamientos. Conocemos a fondo al gran rabino, aquel que guió a niños y ancianos a través de bosques. Esperamos les gusten las historias.

Las palabras de su padre

El padre de Israel murió cuando él todavía era un niño.
Cuando sintió la muerte de cerca, tomó al niño en sus brazos y le dijo: “Puedo ver que engrandecerás mi luz y que no estoy destinado a verte crecer. Sin embargo, querido hijo, recuerda todos los días que Dios está contigo, y por esa misma razón no hay nada en el mundo a lo que le debas temer.”
Israel cuidó de estás palabras en su corazón.

La primer pelea

Cuando el niño creció, buscó trabajo como asistente de profesor. Temprano en la mañana llamaba a los niños desde las puertas de sus casas, los llevaba a la escuela y a la Casa de Oración. Mientras caminaban les enseñaba a cantar con él las canciones que se desprenden de los rezos. Cuando regresaban a sus casas, andaban por el camino del bosque.

Los maestros jasídicos cuentan que en el cielo los ángeles se regocijaban cada mañana justo como en su tiempo lo hicieron con las canciones de los Levitas en Jerusalén. Las horas en que se reunían a escuchar las voces de los mortales eran horas de gracia, pero LeSatán estaba ahí también. Para probarlos, entró en el cuerpo de un hechicero quien tenía la habilidad de convertirse en lobo.

Una vez que Israel iba caminando con sus pequeños por el bosque se lanzó sobre de ellos y provocó que los niños gritaran y corrieran por todos lados. Algunos de ellos inclusive se enfermaron del miedo que el monstruo les ocasionó. Gracias a ese evento, los padres decidieron no permitir más las acciones del joven asistente. Sin embargo, Israel recordó las palabras que su padre le dijo antes de morir y volvió a visitar las casas de los niños. Tocó en cada puerta, entró a cada casa y prometió a las familias proteger a sus hijos. Después de un tiempo Tuvo éxito convenciendo a los padres que confiaran en él una vez más.

La siguiente vez que pastoreo a los niños por el bosque llevó consigo un palo sencillo y cuando el lobo atacó nuevamente, lo golpeó en medio de los ojos. El lobo pereció en el momento. Al día siguiente, encontraron al hechicero muerto en su cama.

Escrito por Martín Buber
Traducción e introducción: Aranza Gleason

Fuente: Tales of the Hasidim.
Enlace Judio

sábado, 10 de junio de 2017

junio 10, 2017

Video: Muere atropellada tras cruzar la calle mientras habla por celular

Una mujer perdió la vida tras ser atropellada al cruzar una avenida mientras hablaba por teléfono,  informa la prensa de Tailandia.

Los hechos fueron captados por la cámara de un auto que pasó por el lugar.

En las imágenes se ve a la mujer habla por teléfono y sin tomar precauciones se cruza una amplia avenida; en los primeros tres carriles los libra sin problemas, pero en el cuarto y último, un auto la avienta varios metros.

La mujer voló por los aires y cayó sobre dos autos, resultado con heridas graves por lo que fue trasladada al hospital, pero los médicos nada pudieron hacer por salvarle la vida.

Se desconoce la identidad de la mujer.

ADVERTENCIA: IMÁGENES FUERTES


Fuente: eldiariony.com

jueves, 8 de junio de 2017

junio 08, 2017

Drogó y metió a bebés Judíos vivos en ataúdes por años para salvarles la vida (Video)


 Cuando fue descubierta solo gritaba una cosa…

¨Ayuda siempre al que lo necesita y descubrirás que ahí está el verdadero sentido de la vida¨ esas fueron las palabras que el padre de Irena Sendler le dijo cuando era pequeña, a sus 7 años él murió y desde entonces se prometió cumplir con eso hasta el final en memoria de su padre…

Él era médico y siempre ayudó a toda aquella persona de bajo recursos, pero inesperadamente murió de un virus infeccioso que produce fiebres muy altas llamado tifus, la muerte de su padre para Irena fue un golpe muy duro, era su compañero de vida y siempre le encantaba estar cerca de él en el consultorio.

 Cuando creció se convirtió en enfermera de Bienestar Social de Varsovia, no sólo curaba sin recibir nada a cambio a los enfermos, también buscaba por todos los medios comida para darles a los necesitados. Fue criada bajo la religión católica, sin embargo, su corazón era tan grande que no tenía ningún prejuicio contra los judíos.

Las situación empeoró cuando dio inicio la Segunda Guerra Mundial en 1939, a causa del movimiento de los nazis se formó el Gueto de Varsovia, en donde no entraba nadie que fuera judío. Entonces la masacre comenzó, su objetivo era eliminarlos, pero Irena se unió a la Zegota (Consejo para la Ayuda de los Judíos) la situación se estaba saliendo de control, los alemanes pusieron su plan de ¨limpieza¨ donde asesinaron a todo niño que viniera de una familia en contra de sus creencias.

No era necesario moverse mucho, pues para el lugar que se volteara había abuso, cuerpos en las calles, niño fusilados, golpeados, niños sin fuerza muriendo de hambre, enfermos, Irena no podía con tanto dolor, así que decidió arriesgar su vida y hacer algo por esos niños, con ayuda de otros compañeros empezó su plan para salvar a los niños judíos de la Gueto, no fue nada fácil pues muchas madres no confiaron en dar a sus niños y engañadas las llevaban al campo de la muerte.

Irena se las ingenió para salvar a los pequeños, los llegó a sacar en bolsas, maletas, cestos de basura, en ambulancias con enfermos que eran llevados al hospital, pero cuando comenzaron las vigilancias intensas, comenzó a drogarlos para después meterlos en ataúdes. Más de ¡2500! niños son los que salvó de ser asesinados brutalmente.

¨Recuerdo a la más pequeña su nombre Elzunia, sólo tenía 5 meses y no tuve otra opción que meterla en una caja de madera en un cargamento de puros ladrillos¨ explicó Irena, lo sorprendente es que esta mujer hizo un archivo de todos los niños que ayudó, esos registros los guardó en botes el jardín de su vecina. Sin embargo, en el momento menos pensado los nazis la descubrieron con 10 ataudes, sin embargo, mientras la llevaban a la cárcel solo gritaba que los dejarán vivir. Ella fue torturada pero a pesar de todos los abusos ella jamás dio el paradero de ningún pequeño y entonces la condenaron a muerte.

Lo único que le quedaba era una estampa , se aferró a ella y le pidió la protegiera, entonces sus compañeros sobornaron a un soldado y así pudo escapar, viviendo bajo una identidad falsa.

Al final de la guerra Irena no olvidó su promesa y desenterró los archivos de los niños salvados y se los entregó al Comité de Salvamento de los Judíos Supervivientes. Aunque la mayoría de las familias de estos niños ya habían muerto, les ayudó para recordar de dónde venían.

Tiempo después Irena conoció a un hombre con el que se casó y tuvo 3 lindos hijos, se sentía tranquila y en paz con lo que había hecho, estaba segura que su padre desde el cielo se sentía orgulloso de ella y hasta el final de sus días no dejo de ser solidaria.

En el 2007 el mundo la nominó al Premio Nobel de la Paz, llamándola la justiciera entre las naciones, lamentablemente murió en el 2008, después de todo el infierno que vivió, que nunca se rindió y siempre vio una luz en la oscuridad a sus 98 años se fue de este mundo, dejando una gran lección no sólo para las enfermeras sino para todo el planeta, donde ser más humana y de buen corazón es lo que le dio sentido a su vida.


Fuente: Badabun.

miércoles, 31 de mayo de 2017

mayo 31, 2017

Parecía imposible cambiar…

Todo comenzó cuando tenía 6 años y fui abusada sexualmente por un amigo de mi familia, que tenía unos 30 años. Mi familia pensaba que era bueno, sin embargo me amenazaba y me decía que no contara nada, que era mi amigo y que iba a cuidarme. A los 7 y a los 12 fui abusada nuevamente. Pensaba que era normal. Él abusaba de mí y de mis amigas y nos daba dinero para que no se lo contáramos a nadie. A los 13 años pensé que mi vida iba a cambiar, pero empeoró. Conocí a un muchacho que fue mi primer novio, y tuve mi primera relación. Mis padres no lo aceptaban, pues era más grande que yo. Además de pelear mucho, me traicionaba. Estuvimos unos 5 años juntos. Indignada con la situación, empecé a ser una mala mujer. Comencé a traicionarlo con sus amigos.

En una fiesta, conocí a mi actual esposo. Él consumía drogas, vivía en las esquinas. Entonces comencé a consumir drogas junto a él, creyendo que iba a agradarlo. Me fui destruyendo en la bebida. No quería saber nada más, solo consumir drogas. Fue pasando el tiempo y nos casamos. Las peleas eran constantes, no solo verbales, sino también físicas. Llegamos incluso a pelearnos con cuchillo e incluso intenté matarlo. Terminamos separándonos.

Quería ser modelo, me gustaba sacarme fotos sensuales y postearlas en las redes sociales. Conocí amigas que me presentaron el mundo del lujo y de la fama. Comencé a concurrir con frecuencia a las discotecas y a consumir más drogas. Esas muchachas eran modelos, bailarinas y acompañantes de lujo. Comencé a entrar a ese mundo. Me fascinaba viendo sus autos, sus objetos personales y deseaba todo eso. Pero en el fondo estaba muy triste, depresiva, peleaba con todo el mundo, con mis padres, con mi hermano, con mis amigos, incluso con el viento, si me dejaba. Me sacaba fotos y hacía clips, cualquier cosa para salir en los periódicos. Quería ser famosa a cualquier precio. Decidí ser bailarina en un grupo de funk, comencé a entrenar duro, a usar ropa corta, mostrando casi todo. Quería ser el centro de la atención. Me gustaba provocar a los hombres casados y seducirlos. Dejaba a mi hija y a mi esposo en casa durante semanas.

Viajaba mucho, me parecía lo máximo andar en avión, dormir en los hoteles y comer de todo. La fama era mi sueño. En los shows, hacía lo que el animador mandaba. Yo quería ser la mejor, la más atractiva, sin medir las consecuencias. Los hombres y las mujeres pensaban que yo era prostituta, querían negociar el precio y así me sentía humillada, pues yo solo era bailarina. Un día recibí una propuesta para una casa nocturna de striptease, era solo para bailar y fui, pues estaba necesitando dinero. Después me sentí sucia, humillada, rebajada y, al final, tuve que tomar con los clientes para ganar más. Fue humillante, me sentí la peor mujer.

Empecé a involucrarme con mujeres, pues no creía más en los hombres. Me convertí en animadora, hacía shows. Entré de cabeza a la fama, no tenía nada que perder. Comencé a divulgarme en cualquier lugar. Quería ser famosa y me inscribía en todos los concursos, hasta para “miss bumbum”. Me sacaba fotos semidesnuda y las posteaba en las redes, quería recibir muchos “Me Gusta” y comentarios. Era adicta a Internet y a las redes sociales. Perdí mi dignidad y respeto, nadie más creía en mí.

Pasaron los años y me fui desanimando, no veía más gracia en nada. Entré en depresión, no quería ni siquiera levantarme de la cama, dejaba que mi hija pasara hambre. Yo la maltrataba mucho, quería matarla. Mi ex marido en esa época no ayudaba mucho, pues consumía drogas y no sobraba dinero. Era necesario que una amiga me llevara comida. Planeé mi muerte muchas veces, soñaba día y noche en cómo matarme. Veía sombras, sentía la presencia de personas que habían muerto. Hablaba con ellos y sentía un dolor de cabeza muy fuerte todos los días. Los médicos decían que estaba depresiva.

Yo estaba muy vacía, y uno de los días que planeé mi muerte, mi madre llegó a mi casa, vio que yo no estaba bien y me hizo prometerle que no iba a hacer nada. Fui a su trabajo de manicura con ella. Llegando allá, fui a investigar en internet cómo matarme más rápido. Estaba todo programado para la noche. Entonces llegó una cliente y se sentó, le hice las uñas y venía a mi mente una voz diciéndome que la agujereara y que la rasgara. Solo que esa señora comenzó a contarme su testimonio de vida, que luchó mucho para vivir y que Dios la había salvado. En ese momento, todos los pensamientos se fueron, llegué a casa y lloré mucho. Encendí la TV, cambié de canal y estaba pasando el programa Punto de Fe, de la Iglesia Universal. Al final del programa, tomé esa agua de la oración y fui aliviada, ni siquiera sabía el motivo por el cual estaba llorando.

Entonces, fui a la Iglesia Universal, luché durante 3 meses y me liberé. Conocí la Fuerza Joven Universal, que me ayudó a vencer mis miedos y complejos. La FJU creyó en mí y me enseñó qué es ser un joven visionario. No tengo más depresión, no siento más dolor de cabeza y soy muy feliz. Recuperé mi respeto y mi dignidad. Fui bautizada en las aguas, nací de nuevo. Tuve un encuentro con Dios y recibí el Espíritu Santo. Hoy vivo muy bien con mi esposo y mi familia. Mi esposo se liberó, no consume drogas y está en la misma fe.

Lorena

sábado, 27 de mayo de 2017

mayo 27, 2017

La humildad: el objetivo más importante de la vida de un judío

JAMETS PSICOLÓGICO

Además de la Mitsvá de comer Matsá, durante Pésaj está estrictamente prohibido comer o poseer cualquier alimento que sea o contenga Jamets. ¿Por qué? Más allá de las razones históricas bien conocidas –nuestra redención fue tan presurosa que no hubo tiempo que perder–  nuestros Rabinos vieron en el Jamets, el proceso de fermentación que eleva a la masa, una representación muy significativa. Los Jajamim compararon al Jamets con la soberbia y la vanidad; la masa que se infla sola, con el individuo que permite que su ego se expanda y se engrandezca. La soberbia y el Jamets son simple aire, una inflación ilusoria del yo.

Pero ¿por qué nos ponemos a pensar en arrogancia vs. humildad específicamente durante Pésaj?  Porque no todas las personas están expuesta al riesgo de convertirse en individuos arrogantes… Un esclavo judío en Egipto, por ejemplo, no podía darse el lujo de ser vanidoso. El riesgo del orgullo excesivo sólo es relevante para un hombre libre. Y en Pésaj, cuando conmemoramos nuestra libertad de la esclavitud física, tenemos en mente que como individuos libres, fácilmente podríamos caer en un tipo diferente de auto-esclavitud, una esclavitud mental: la adicción a los aspectos inflables de nuestro ego. Los riesgos del “Jamets psicológico”: la soberbia.

La sociedad moderna en sus incansables esfuerzos por convertirnos en consumidores leales, contribuye en gran medida a la alimentación de nuestro ego. Enseñándonos a ser más narcisistas, más egocéntricos y más hedonistas. Nos empuja a convencernos de que tenemos derecho a tener no sólo todo lo que necesitamos, sino también todo lo que queremos y todo lo que deseamos. Esta inmensa ambición, cuando se satisface, puede derivar fácilmente en arrogancia: sentir que SOY más que los demás,  porque TENGO más que los demás.

La Matsá, un pan plano, chato y sin pretensiones, representa la humildad. La humildad no significa degradarnos. Ser humilde significa asumir la verdadera dimensión de la vida humana, tomando conciencia de nuestra ineludible mortalidad, y reconociendo que dependemos totalmente de HaShem..

La humildad es también la esencia de la autoestima. Quererse, y fundamentalmente aceptarse, es un pre requisito para estar en paz con uno mismo. El individuo arrogante es inseguro. Necesita el halago público y el permanente aplauso de los demás. Busca la aprobación del otro,  a veces desesperadamente, con el fin de compensar la no-aceptación de sus propias fallas y errores. Sólo el humilde, la persona que no necesita buscar el aplauso de los que están a su alrededor para sentirse mejor, es verdaderamente libre, independiente. El hombre humilde es capaz de admitir sus desaciertos, cambiar y mejorarse constantemente a sí mismo. La persona arrogante, por otro lado, es psicológicamente incapaz de admitir errores y por lo tanto, incapaz de cambio. Y al no poder corregirse, termina adaptándose (=esclavizándose) a sus propios defectos. La arrogancia es un Faraón tirano que condena nuestra personalidad al estancamiento.

Mientras que la persona humilde sabe y sostiene que todo ser humano merece dignidad y respeto y tiene el derecho a ser escuchado y comprendido, el individuo arrogante se convierte en un sirviente de su propio ego inflado. La arrogancia es una capa de aluminio detrás de un cristal que sólo nos deja ver nuestra propia imagen.

Nuestros Jajamim explican que la arrogancia, este Jamets mental, es la principal barrera entre el hombre y su prójimo. Y también entre el hombre y HaShem. La persona arrogante no concibe “servir a Dios”, pretende más bien “usar” a Dios para su propio beneficio.

Nuestros Jajamim explican que desde la perspectiva del hombre soberbio, “no hay lugar en este mundo para él y para Dios”. ¿Qué significa esto? Que si la realidad de la existencia fuera un circulo, alguien (o Alguien) tiene que estar en el centro. Y en el centro, no hay lugar para dos. El arrogante se sitúa en el centro y desplaza a Dios a la periferia. En esa relación, él no sirve a Dios,  sino que trata de servirse de Él.

El objetivo más importante de la vida de un Yehudí es alcanzar este nivel de humildad: reconocer que HaShem está en el centro. Y asumir que yo, el hombre, estoy aquí por Él y para Él. Y ésta es una misión imposible para el individuo soberbio.

Pésaj es una intensa lección de humildad. De la misma manera que eliminamos cada migaja de Jamets de nuestros hogares, debemos borrar todo rastro de vanidad de nuestros corazones.

Fuente: Halaja.org

miércoles, 3 de mayo de 2017

mayo 03, 2017

¿La Biblia puede ayudarle en sus negocios?

by Versión original por Kevin Miller

La vida de John D. Beckett,  Presidente de la Junta Directiva y Gerente General de la Corporación R.W. Beckett
~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Mucha gente piensa que la única manera de lograr el éxito en el mundo de los negocios es a través de la competencia despiadada y la astucia deshonesta. El lema del empresario es una regla que va en contra de todo lo que la Biblia enseña: “Todas las cosas que no quieres que los demás te hagan, hazlas tú a ellos primero.” Tomando en cuenta esta actitud tan común entre los empresarios, ¿es posible que una empresa surja si hace exactamente lo opuesto?

John D. Beckett, Presidente de la Junta Directiva y Gerente General de la Corporación R.W. Beckett cree firmemente que se puede alcanzar el éxito de esta manera.

¿Por qué lo cree así? Porque la “Regla de Oro”, y otros principios bíblicos son los fundamentos sobre los cuales se ha construido su empresa multi-millonaria. La compañía tiene su oficina central en Elyria, que se encuentra en el estado de Ohio. En esta ciudad se encuentran las empresas más exitosas del mundo en el ámbito de las piezas para calentadores.

Un año de terribles sucesos le enseñaron a John a buscar las cosas importantes y transcendentales de la vida. En ese año falleció su padre, su hija sufrió un accidente automovilístico casi fatal, y,  por poco, un incendio acaba con su fábrica.  John se dio cuenta que había llegado la hora de tomar su fe en serio:  “Llegó el momento en que tuve que rendirme completamente y encomendarme al cuidado del Dios Todopoderoso”  John asegura que fue su esposa quien le ayudó a descubrir una nueva dimensión del cristianismo que nunca había conocido. Su vida cambió drásticamente al encontrar una nueva y más íntima relación con el Señor Jesucristo:  “Al conectarme más íntimamente con el Señor Jesús pude mirarle a los ojos por medio de la fe.  Pude escuchar Su voz, también por la fe. Tuve un encuentro con una persona real; alguien quien me amaba y se preocupaba por mí.”

Al crecer su relación con el Señor Jesús la vida personal de John comenzó a transformarse también. Se dio cuenta de la necesidad que tenía de forjar un lazo más fuerte entre su fe y su negocio. Empezó por emplear algunas reglas bíblicas sencillas de resolución de conflictos dentro del manejo de las relaciones interpersonales de su empresa. Supo que estos principios le darían buenos resultados cuando, a través de ellos, pudo resolver un conflicto que había surgido entre dos de sus supervisores. John comenzó a encontrar otras áreas de su empresa en las que su fe y los principios bíblicos pudieron producir la misma efectividad.  Encontró soluciones para varios problemas que habían surgido en las finanzas, en el manejo de los recursos, en el área de la ética corporativa, y en el trato entre los empleados y los clientes.

Estos cambios fueron muy positivos para la empresa. No obstante, el área en que más se hizo evidente la nueva fe de John fue en el liderazgo de la organización. Desde temprano, adoptó un nuevo estilo administrativo y lo llamó “liderazgo servicial”.  Según John, este estilo implica poner las necesidades de los trabajadores y de los clientes antes que las suyas. Aún en el área de las finanzas de la corporación esta actitud tiene mucho sentido. En las reuniones de liderazgo siempre se hace la misma pregunta: “¿A qué cliente nuestro no le gustaría que le atendamos bien? Y, ¿a cuál de nuestros empleados no les gustaría trabajar en un ambiente donde hay respeto y las personas son valoradas?” Los resultados de esta línea de pensamiento son claros. Las ventas han multiplicado año tras año y todos los trabajadores son muy leales a la compañía. Desde que heredó el negocio de su padre en los años finales de la década ’30 el Sr. Beckett ha logrado un crecimiento asombroso en la empresa. Al principio era una compañía pequeña que contaba son solamente doce empleados y el monto de un millón de dólares americanos en ventas anuales. Ahora es una corporación importante compuesta por tres diferentes compañías. Tiene 600 empleados y una ganancia aproximada de cien millones de dólares al año.

A pesar del éxito que ha alcanzado John afirma constantemente que su mayor preocupación no son los ingresos mensuales ni el dinero. La vida de la empresa gira alrededor de un trato agradable e íntegro hacia los trabajadores y los clientes y más que nada se basa en Dios y en sus principios. Jesucristo siempre es el número uno en todo lo que hace la compañía.  John dice:  “Me concentro en estas cosas y los ingresos y el dinero vienen solos.”

Si has llegado a un punto que, así como John, estás cansado de manejar todo por si solo, y ahora quieres que el Señor Jesús ocupe un papel mucho más importante en tu vida te animamos a que hagas la siguiente oración:

    Señor Jesús, quiero conocerte personalmente. Gracias por morir en la Cruz por mis pecados. Abro la puerta de mi corazón, y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por perdonar mis pecados, y por darme la vida eterna. Toma el control de mi vida. Hazme la persona que Tú quieres que sea.

Al haber hecho esta oración tomaste el primer paso para tener una relación personal con el Señor Jesús. Deseamos orar por tu vida y tus necesidades

viernes, 28 de abril de 2017

abril 28, 2017

Ex actrices porno testifican como Jesús les dio nueva vida

Ellas ganaron fama y fortuna en la industria del entretenimiento para adultos como actrices en películas porno, pero dejaron todo para servir a Dios. Crissy Outlaw, de 41 años, y Brittni de la Mora, 30 años de edad, cada una a su manera, son ahora madres y llevan a cabo el ministerio pastoral.

Al dar su testimonio en las iglesias, Crissy relata que tuvo una infancia difícil. Sus padres eran católicos, pero ella no siguió las enseñanzas que recibía en el hogar y en la iglesia.

Abusada sexualmente a los 4 años de edad por un vecino adulto, ella dijo que el abuso continuó durante algunos años. Siempre tenía problemas de autoestima y depresión. Ella creció pensando que había “algo” en lo que había provocado la situación, algo que nunca dijo a sus padres.

A los 17 años quedó embarazada de un novio y, finalmente, decidió abortar cuando se negó a llevar al niño. “Fue una de las cosas más traumáticas que me han ocurrido”, dice hoy.

Alrededor de este tiempo se convirtió en modelo. Esto la condujo a una carrera como actriz porno a los 23 años. Años después apareció en las páginas de la revista Playboy.

Vacío y maltrato

Dijo que ganó mucho dinero y por un tiempo ella tuvo su propio sitio porno, pero en su interior había un gran vacío. Durante la grabación de algunas películas confiesa que su mayor deseo era morir.

Tuve muchas relaciones en las que buscaba la aceptación. Sin embargo, debido a su profesión, dijo que con el tiempo se involucró con personas que la maltrataban y la miraban como un objeto sexual.

Crissy hizo más de 50 películas para adultos entre 2001 y 2006, convirtiéndose en el momento en una de las más populares estrellas de la pornografía de los EE.UU., mientras que utilizaba el nombre Crissy Moran.

Hasta que un día, cuando tenía 31 años de edad, ella dijo que no podía soportarlo, porque se sentía “destrozada por dentro”. Se arrodilló en el piso de su casa de lujo y gritó pidiendo ayuda divina. “Me dije, Dios, si eres real, necesito que me enseñes. Necesito una señal, porque todo lo que sé sobre el amor no es correcto. Necesito sentirte en mi vida”.

Al día siguiente, ella fue a un estudio donde su novio de la época hacía una película para adultos. Durante una pausa en la filmación, ellos salieron con unos amigos. Sorprendentemente uno de ellos, ahora era un cristiano, comenzó a hablar de Jesús con ella.

Crissy dijo que lo vio como una señal divina. Ella oró, aceptó a Jesús y decidió que a partir de aquel día no haría nada que la involucrara a la pornografía, a pesar de que su carrera estaba en su apogeo.

Más tarde, comenzó a asistir a una iglesia local. Un año más tarde, conoció a su futuro marido, Lawton Outlaw, que era un pastor de jóvenes. Se casaron en 2013 y Crissy fue consagrada pastora.

Hoy en día, además de ayudar al marido en la iglesia, colabora con el ministerio XXXChurch, que mantiene la mayor página web contra la pornografía en el mundo. Da su testimonio en varias iglesias en todo el país, lo que demuestra que Jesús puede cambiar la vida de todo tipo de personas, incluso la de actores porno.

275 películas y tres millones de dólares

La historia Brittni de la Mora es similar. Durante su juventud, ella luchó contra la adicción a las drogas, la depresión y trastorno de alimentación. “Estaba siempre muy deprimida. Las drogas eran la única cosa que me ayudaba a pasar el día, porque me daban un poco de energía y un falso sentido de felicidad”, explica.

Ella mantuvo una carrera ocupada, a partir de la industria del sexo a los 16 años cuando trabajaba como stripper en su ciudad natal de Santa Bárbara, California. Brittni dice que su infancia estuvo llena de abandono e inestabilidad emocional.

Descubrió que exhibir su cuerpo generaba deseo en los demás y por dos años trabajó como bailarina en un club. Hasta que un día, un director de cine porno la invitó a una audición como actriz. El dinero estaba bien y quería terminar de pagar la universidad.

A los 18 años grabó su primera película. Dice que en su cabeza lo único que pasó fue: “Eso es increíble. Las personas me van amar y seré una estrella”.

Después de unos meses en la industria del cine para adultos, un director comentó que ella estaba gorda. Para una joven que luchaba mucho tiempo con trastornos de alimentación, fue un shock. Con el tiempo acabó entregándose a la cocaína después de escuchar el consejo de un amigo que esto la haría perder peso rápidamente.

Durante siete años de su carrera, actuó en no menos de 275 películas, la mayoría con el seudónimo de Jenna Presley. Se calcula que ganó cerca de 3 millones de dólares, pero desperdició una fortuna en medicamentos. A pesar de la etiqueta de “estrella”, ella cayó en una profunda depresión e incluso llegó a considerar el suicidio, según publica Daily Mail.


Fuente: noticiacristiana.com

Ads

Loading...