Radio Milagro: virtud

Radio Milagro

Solo éxitos cristianos anunciando la venida de Jesucristo

Post Top Ad

Mostrando entradas con la etiqueta virtud. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta virtud. Mostrar todas las entradas

miércoles, 22 de mayo de 2019

mayo 22, 2019

Avaricia

Particularidad o característica de la persona avara; apego extremo al dinero; cuya preocupación mayor es juntar dinero.

Aborrecimiento a la avaricia

Además escoge tú de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez. Éxodo 18:21

Pervierten el derecho

Pero no anduvieron los hijos por los caminos de su padre, antes se volvieron tras la avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho. 1 Samuel 8:3

Alboroto

Alborota su casa el codicioso; mas el que aborrece el soborno vivirá. Proverbios 15:27

Acorta sus días

El príncipe falto de entendimiento multiplicará la extorsión; mas el que aborrece la avaricia prolongará sus días. Proverbios 28:16

Indignación del Señor

Por la iniquidad de su codicia Me enojé, y le herí, escondí Mi Rostro y Me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón. 
Isaías 57:17

Engaño

Porque desde el más chico de ellos hasta el más grande, cada uno sigue la avaricia; y desde el profeta hasta el sacerdote, todos son engañadores. Jeremías 6:13

Miseria

Y les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee. 
Lucas 12:15

Idolatría

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría. Colosenses 3:5

Fuente: blogs.universal.org

jueves, 9 de marzo de 2017

marzo 09, 2017

Carta de José Smith Explicando la Poligamia a Nancy Rigdon

"La felicidad es el objeto y propósito de nuestra existencia, y será el final de la misma, si seguimos el camino que conduce a ella; y este camino es la virtud, la justicia, la fidelidad, la santidad y la obediencia a todos los mandamientos de Dios, pero no podemos guardar todos los mandamientos sin primero conocerlos, y no podemos esperar conocerlos todos, o más de lo que ahora sabemos, a menos que cumplamos con o guardemos los que ya hemos recibido. Lo que está mal bajo una circunstancia, puede estar, y a menudo es, justa en otra."

"Dios dijo: "no matarás"; en otro momento dijo "Tú lo destruirás todo". Este es el principio por el que el gobierno de los cielos es conducido - por la revelación adaptada a las circunstancias en las que se encuentran los hijos del reino. Todo lo que Dios requiere es justo, no importa lo que sea, aunque no podamos ver la razón para ello sino hasta mucho después de que los hechos sean verificados. Si buscamos primero el reino de Dios, se añadirán todas las cosas buenas. Así que como Salomón: en primer lugar, pidió la sabiduría, y Dios se la dio, y con ella todos los deseos de su corazón, incluso cosas que podrían considerarse abominables a todos aquellos que entienden sólo en parte el orden de los cielos, pero que en realidad están en lo correcto porque Dios lo dio y sancionó a través de una revelación especial."

"Un padre puede azotar a un niño, y justamente, también, porque robó una manzana; mientras que si el niño hubiera pedido la manzana, y el padre se lo hubiera dado, el niño habría comido con más apetito; y no habría habido ningún azote; todo el placer de la manzana habría estado asegurado, toda la miseria de robar se habría perdido".

"Este principio se aplica con justicia a todos los tratos de Dios con sus hijos. Todo lo que Dios nos da es recto y justo; y es adecuado que disfrutemos de sus dones y bendiciones siempre y cuando Él esté dispuesto a concederlos; pero si hay que apoderarse de esas mismas bendiciones y placeres sin leyes, sin la revelación, sin mandamientos, esas bendiciones y placeres se convertirían finalmente en maldiciones y vejaciones, y tendríamos que tendernos en la tristeza y los lamentos del eterno remordimiento. Pero en la obediencia hay gozo y paz sin mancha, puros; y como Dios ha diseñado nuestra felicidad - y la felicidad de todas sus criaturas, él nunca padece - Nunca instituirá una ordenanza o dará un mandamiento a su pueblo que no esté en su naturaleza el promover la felicidad que Él ha diseñado y que no va a llevar a una mayor cantidad de bienes y gloria a los que se convierten en los destinatarios de su ley y ordenanzas. Las bendiciones ofrecidas, pero rechazadas, son bendiciones cortas, pero llegan a ser como el talento escondido debajo de tierra por el siervo malo y negligente; las ofrecidas con buena rentabilidad para el dador; son las bendiciones que se otorgan a aquellos que las recibirán y usarán; porque al que tiene se le dará, y tendrá en abundancia, pero al que no tiene o no quiere recibir, se le quitará lo que tiene, o pudo haber tenido".

    Sea prudente hoy; aplace la rabia:
    Al día siguiente un precedente fatal puede declararse.
    De esa manera hasta la sabiduría es empujada fuera del tiempo
    hacia la eternidad.

"Nuestro Padre Celestial es más liberal en sus opiniones, e ilimitado en sus misericordias y bendiciones de lo que estamos dispuestos a creer o recibir; y, al mismo tiempo, es más terrible para los que hacen iniquidad, más horrible en la ejecución de sus castigos, y más preparado para detectar todo camino de mentira, que nos inclinamos a suponer que viene de él. Él se pregunta por sus hijos diciendo:

    "Pedid y se os dará, buscad y hallaréis;" pero, si toman lo que no es suyo, o lo que no les he dado, serán recompensados de acuerdo con sus obras, pero no hay nada bueno que se le niegue a los que andan en integridad delante de mí y hacen mi voluntad en todas las cosas - quienes escuchan mi voz y la voz de mi siervo a quien he enviado; porque me deleito en los que me buscan con diligencia para conocer mis preceptos, y cumplir con la ley de mi reino, y que todo se les dará a conocer en mi propio y debido tiempo, y al final tendrán gozo".

- Historia Oficial de la Iglesia, vol. 5, p.134-136, Ver también "La Carta del Profeta, José Smith a la Señorita Nancy Rigdon", José Smith Collection, archivos LDS.

Fuente: libresdefe.blogspot.com.co